InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
Crea una cuenta en Babelio para descubrir tus próximas lecturas Babelio en Français
ISBN : 8491291822
Editorial: Suma de Letras (12/04/2018)

Calificación promedio : 4.05/5 (sobre 22 calificaciones)
Resumen:
Benito Olmo, el nuevo talento del género negro y criminal, presenta una brutal aventura protagonizada por el irreverente inspector Manuel Bianquetti. «Lo que tenía ante él respondía más bien a un sentimiento enfermizo, que colapsaba la parte más racional de su cerebro y le nublaba el juicio y la capacidad de pensar por sí mismo, convirtiéndolo en un títere en manos de aquella mujer. "Como un girasol -se dijo-, condenado hasta el final de sus días a seguir el mo... >Voir plus
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro
Críticas, Reseñas y Opiniones (23) Ver más Añadir una crítica
CARMINA
 11 mayo 2018
En España se publica tanto y tan rápido que los compradores compulsivos de libros nos vemos abocados a acumular sin remedio, hace unos años me impuse un alejamiento de librerías hasta que las baldas de mi estantería respirasen un poco, y en mi descargo confesaré que conseguí comprar mucho menos, pero las estanterías siguieron atestadas de libros porque visitaba con frecuencia la biblioteca. Porque lo que hoy es novedad y se compra con mucha ilusión en poco tiempo es desbancado por otro título que te atrae más y relega al que ya tienes en casa.
Hace tiempo que dejé de hacer listas de libros futuribles o apetecibles, porque descubrí que mi tiempo es tan escaso que posiblemente nunca llegara a leerlos todos, comencé a comprar en digital para que mi bolsillo se resintiera menos, pero sobre todo por el espacio en mi casa que ya brillaba por su ausencia. de esa manera llegó a mi lector digital La maniobra de la tortuga, un libro que en la blogosfera y en Twitter hizo mucho ruido, tanto que en ese momento y con las expectativas desbocadas temí leerlo, porque nada es peor que enfrentar una novela cuando estas están altas, y más cuando esperas tanto que sabes que por buena que sea no va a llegar a las que tú te has creado, no es la primera vez que me pasa y el resultado ha sido nefasto.
Con una buena soga logré amarrar las expectativas, el mercado editorial hizo el resto, posponer la lectura hasta que fuera más propicia, y la ocasión la pintaron calva cuando desde #SoyYincanera propusimos el sorteo y la Lectura Simultánea de la tragedia del Girasol. Si es posible me gusta comenzar las sagas por el principio, no siempre lo consigo, pero esta de momento era corta y no me daba pereza, me apetecía conocer a Bianquetti del que todos contaban maravillas y lo conocí, vaya si lo hice, y me cautivó su humanidad y me repelieron sus maneras de matón de barrio y lo mejor de todo es que terminé uno y comencé el siguiente.
La tragedia del girasol tiene en Bianquetti su pilar más potente, se podría decir que él es el alma matter de esta historia, y de toda la saga si me apuras. Manuel Bianquetti es un policía de la vieja escuela, irreverente, hosco, antipático si me apuras, acostumbrado a batirse en el cuerpo a cuerpo y utilizar sus manazas y su pie calibre 50 como armas disuasorias. Es también un hombre de contrastes porque si bien puede ser de lo más desagradable con sus compañeros de trabajo y con aquellos que le persiguen para acabar con su vida, también es bien cierto que es muy empático y tremendamente humano con aquellos que sufren, con los desheredados, o con aquellos que han tenido la mala fortuna de tomar una decisión errónea que les ha acarreado consecuencias poco halagueñas.
Bianquetti muestra su lado más tierno con las mujeres de su vida, y sin embargo no sabe mantenerlas a su lado, las aleja sin darse cuenta en muchas ocasiones en un afán por protegerlas de los peligros que le acechan a él, Y es que Bianquetti tiene un imán para atraer las peleas, y una forma bastante violenta de preservar su vida, que lo convierte en la mayoría de las ocasiones en un saco de moratones y heridas, lo que coloquialmente viene a llamarse un cristo, he llegado incluso a temer por la vida de este hombretón de dos metros, y poco agraciado que con la cara hinchada por los golpes daba grima por donde pasaba.
Cristina y Sol son las mujeres que dan sentido a la vida de Bianquetti, la primera con una relación sentimental a la que ella no le ve futuro porque Manuel la aparta constantemente, de la segunda, su hija, los separan los quilómetros, el odio que le profesa la madre de la chica y su incapacidad para mostrar sus sentimientos, Sol es ese puerto de luz radiante que nuestro hosco inspector se permite en muy pocas ocasiones, un oasis en medio del desierto. Ambos personajes son secundarios necesarios y de lujo para resaltar el lado humano de un policía acostumbrado a ir por libre, a no acatar órdenes, que tiende a meterse en camisa de once varas, o lo que viene a ser lo mismo en la boca del lobo.
Otro gran acierto en esta novela es su título, impactante, sobre todo cuando descubres que se esconde detrás de él, una gran metáfora, porque en esta novela el autor ha ganado en madurez literaria. Hecho que se constata en una trama más trabajada, en unas descripciones de las emociones que te permiten ver pasar el fotograma ante tus ojos e incluso sentir la desazón de los personajes en cada momento, sentir el olor a miedo, o la blancura y suavidad de la piel de Mary, incluso el sabor herrumbroso de la sangre tras un golpe, se bordan las emociones y de esa manera se atrapa al lector, le mantiene pegado a sus páginas, compartiendo la suerte del exinspector Bianquetti, temiendo a cada paso por él, sospechando de quién el inspector reconvertido en detective sospecha, elucubrando a la par que él hipótesis o al menos no viéndolas descabelladas, sintiendo aprehensión por los compañeros a quién odia o por quien siente indiferencia, en ese sentido lo borda y crea pasajes de gran belleza, y otros de gran tensión lectora, pero nos encontramos ante una novela negra, clásica, con el sabor del Bronx, salvo que se ambienta en las calles de Cádiz.
Y este es otro de los pilares importantes, la mayoría de novelas negras se ambientan en grandes ciudades, Madrid y Barcelona sobre todo, ahora y cada vez más los autores tienden a desarrollar las tramas en ciudades más pequeñas, y es que el delito y el mal no es coto privado de las grandes urbes, también se da en mayor o en menor medida en las capitales de provincias e incluso en localidades pequeñas, la elección de Cádiz se me antoja un acierto, no es un punto que ya esté trillado, le aporta luminosidad a la historia por más que se empeñe en bajarnos a los bajos fondos de la miseria humana. Y es que uno cuando piensa en la tacita de plata, piensa en playa, turismo y pescaíto frito, pero Cadiz también es viento de levante, también es lluvia, también son esas barriadas que existen en todas las ciudades donde se acumula la pobreza, la droga, los camellos y las prostitutas, y el autor lo pone de relieve, aunque también esas urbanizaciones exclusivas donde la felina y camaleónica Mary y su multimillonario marido se reponen de la pérdida del padre del magnate. El autor propone un paseo por el Cádiz menos conocido sin olvidarse el pescaíto frito que consume Manuel con fruición.
Y para finalizar me gustaría destacar esa fina ironía o esos golpes de humor de Manuel, que logran despertar una tímida sonrisa o una carcajada en el sufrido lector, porque no todo van a ser golpes en la historia, quien está sumergido en la trama necesita de vez en cuando un balón de oxigeno y este llega de esa forma.
Conclusión:
La tragedia del girasol es una novela muy visual, yo diría que cien por cien cinematográfica, con el sabor de novela clásica negra americana, bien se podría haber desarrollado en el Bronx, pero no, se ambienta en Cádiz, con un personaje principal muy potente, Bianquetti, que sostiene la historia y si me apuras la saga, una trama más madura que en la Maniobra de la tortuga, pero menos fresca.
Una novela negra con un secundario que promete Silva y dos femeninos que humanizan al inspector, Cristina y Sol. Solo por conocer a ese enorme hombretón de pies de barro y corazón tierno merece la pena adentrarse en La tragedia del girasol


Enlace: https://detintaenvena.blogsp..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         40
Domiar
 07 mayo 2018
La tragedia del girasol, Benito Olmo.
Buenas tardes Readers!!
Hoy os voy a hablar del segundo libro de Benito Olmo, La tragedia del girasol, también protagonizado por el peculiar inspector Manuel Bianquetti. El libro está editado en tapa blanda por Suma de letras y tiene 396 páginas que rezuman novela negra de la buena. Los que hayáis leído La maniobra de la tortuga ya conoceréis al bueno de Bianquetti, ambas novelas pueden leerse de forma independiente.
Hoy vamos a comenzar con un pequeño experimento. Vamos a abrir la ventana, inspiramos profundamente... ¿A qué huele? Llega el aroma salado del mar, cargado con tintes de novela negra gaditana, porque no creo que lo haya dicho, pero estamos en Cádiz. Un Cádiz muy alejado de los tópicos de sol y veraneantes. Nos encontramos en un Cádiz negro, lluvioso, húmedo, muy bien ambientado, dónde vamos a encontrar a gente de los bajos fondos y a gente de las más altas esferas. Porque como en la anterior novela de Benito Olmo, Cádiz también es un personaje más.
No descubro nada si digo que comenzamos con nuestro querido Bianquetti expedientado, suspendido sin empleo y sueldo por una temporada y que tiene que hacer trabajos esporádicos como detective privado para sacarse un dinerillo con el que ir tirando. Se ha cogido prestado eso si, el viejo Kadett de la comisaría, que seguro que no echarán de menos y a él le hace un buen apaño. Uno de estos trabajos consiste en encontrar a Regina, una prostituta algo escurridiza y que le está dando más dificultades de las que él esperaba. Como con este trabajo no le basta, decide aceptar un encargo que le ha llegado a través del Inspector Silva, un compañero de la comisaría con el que Bianquetti ha tenido sus más y sus menos en el pasado. Se trata de proteger a un gran empresario gaditano, Carlos Ferraro, forofo del fútbol y que llega acompañado de su nuera Mary, una mujer espectacular en todos los sentidos, de esas que juegan en grandes ligas. A pesar de ser un trabajo bien remunerado este encargo tiene sus contra prestaciones, además de venir de las incómodas manos de Silva, lo que ya es un martirio, tiene que ponerse a las órdenes del jefe de seguridad del empresario, Grégory y de su gran atlátere, Caracerdo (nuestro Bianquetti es muy dado a rebautizar a la gente).
Con estas sencillas bases Bianquetti se meterá en una espiral de violencia y muertes de la que podrá resultar difícilmente bien parado. de fondo tendremos a Cristina, la paciente Cristina, que está siempre ahí para recoger los pedazos cuando el gran titán se hace trizas y que es el único rayo de luz que queda en la vida de Bianquetti junto con su hija, que vive con su ex mujer en Madrid, y con la que no habla tanto como desearía, a pesar de esos momentos de quiero y no puedo, o más bien de no me atrevo por miedo al rechazo o al fracaso como padre o como pareja. Y es que a pesar del físico exterior de Bianquetti que es imponente en varios sentidos, el interior es muy frágil cuando está relacionado con las pocas personas que de verdad le importan. Pero estos pilares fundamentales en la vida del inspector pueden no estar siempre destinados a apuntalar sus salidas de tono, sus no respuestas y su falta de comunicación. Están comenzando a resquebrajarse, como cualquier tipo de relación, hay que alimentarlas con esmero, si no, se pueden desvanecer... irse con otros vientos, a otros lugares más cálidos y menos dolorosos.
Como un destello de brillo fulgurante entra Mary en escena, elegante, sofisticada, con movimientos felinos y sinuosos que atrapan todas las miradas, toda la atención disponible de todos cuantos la rodean, como un diamante al sol. Algo llamativo que puede eclipsar fácilmente algo que es verdadero, inalterable, seguro y sobre todo, puro. Pero no siempre valoramos las cosas seguras ¿verdad?. Junto a Mary está su marido, Leo Ferraro, hijo del gran empresario. Lujo, grandes firmas, casas exclusivas en zonas residenciales inalcanzables para el resto de los mortales, cuidadas maneras, y dinero, mucho dinero. Pero hay cosas que ni todo el dinero del mundo puede comprar y Leo está enamorado, perdidamente enamorado. Eso le lleva a prácticamente suplicar protección a Bianquetti, que se meterá en la boca del lobo, más por la velada petición que se esconde tras la mirada todopoderosa de Mary, que de los insistentes intentos de su marido por protegerla. Hay quién consigue con miradas lo que otros no podrían con fortunas. A partir de aquí es cosa vuestra, tenéis los hilos con los que seguir la compleja tela de araña que Benito Olmo construye cuidadosamente, en un Cádiz opresivo y agobiante por la lluvia y la humedad que hace que la ropa se te pegue al cuerpo.
La novela se lee sola, los métodos de Manuel Bianquetti son poco ortodoxos pero muy expeditivos. Y ya conocemos su poca disposición a seguir órdenes o las directrices de otros. No en vano está suspendido de empleo y sueldo. Los capítulos son breves y la aparente sencillez de su prosa hace que te deslices por las páginas sin apenas notarlo. Las dos tramas principales de la historia se entrecruzan hasta que acaban encajando. Tan solo apuntar que nos encontramos ante un libro que huele a clásico de novela negra, de la buena, de la de siempre, de la que se respira mientras lees, que recomiendo totalmente su lectura y que espero que Bianquetti acabe convirtiéndose en un clásico y que entre en el Olimpo de los grandes detectives españoles.
LA TRAGEDIA DEL GIRASOL, NUEVE.
"Como un girasol, condenado hasta el final de sus días a seguir el movimiento del sol que le da la vida; el mismo sol que al cabo de unas semanas se la quitará, achicharrándolo".
PD: A disfrutar del sol Girasoles!!
Enlace: http://readinginmyroom.blogs..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         40
MisLecturas
 25 julio 2020
Que el panorama de la novela negra española se revitaliza con autores como Benito Olmo, es un hecho constatado. Autores que logran hacerse un hueco con series cuyos protagonistas poseen carisma propio y quedan tatuados en el recuerdo del lector. Hoy os traigo mis impresiones sobre "La tragedia del girasol", la segunda entrega de la serie protagonizada por el inspector de la policía Manuel Bianquetti, una novela que perfectamente puede leerse de manera independiente, porque su autor da las pinceladas justas y necesarias para que el lector que por vez primera se sumerja en su prosa, no se pierda y pueda disfrutarla plenamente, sin sentir que la historia está sesgada en modo alguno.

En Cádiz se está organizando un dispositivo de seguridad y se busca personal capacitado para proteger a Carlos Ferraro, un reputado empresario con negocios en la industria naviera, aeronáutica e inmobiliaria, un titán de las finanzas al que no deben faltarle enemigos. A Manuel Bianquetti le llega esta oferta de trabajo por mediación de su ex compañero Silva, pero no tiene intención de rebajarse a escoltar a un vejestorio porque entiende que esa labor es más propia de un vigilante de seguridad, no de un inspector de policía. Bianquetti fue sancionado con un expediente disciplinario, suspendido de empleo y sueldo por dos años, tras los sucesos acaecidos en "La maniobra de la tortuga". Ya solo le quedan doce meses para cumplirlo y volver a ejercer, de nuevo, su profesión en la comisaría donde está destinado. Afortunadamente no fue expulsado del cuerpo y mientras termina de cumplir la sanción, logra sustentarse con pequeños trabajos, malvendiendo sus servicios como investigador privado, pero con la crisis es poca la gente que puede permitirse el lujo de contratarle. La inactividad le está pasando factura, se ha vuelto más irascible y necesita dar rienda suelta a su instinto de investigador, por eso acabará aceptando presentarse a la oferta de este trabajo aparentemente sencillo, aunque continuará con otro encargo, el de localizar a una joven, una prostituta que responde al nombre de Regina. Uno de los cometidos a llevar a cabo será el de acompañar al empresario a un partido entre el equipo local y el Real Madrid. Será allí donde, sin pretenderlo, nuestro protagonista se convierte en testigo de una escena que nunca debería haber presenciado, lo que pondrá en peligro su vida y de los que están a su lado…

Escrita con una prosa clara y concisa, sin florituras ni exceso de descripciones, y de la mano de un narrador omnisciente, Benito Olmo ha urdido un caldo de cultivo digno de las mejores novelas clásicas americanas, en la que la esencia está centrada en su carismático protagonista principal: Bianquetti. Un chicarrón íntegro y honesto, convertido en imán que solo atrae problemas, de personalidad poliédrica. Un tipo impulsivo, tosco y huraño, el típico justiciero que no rinde cuentas a nadie, experto en meterse en mil fregados y a quien van a vapulear, encañonar e insultar, pero nada ni nadie podrán poner freno. Un personaje muy humano, de múltiples aristas, con sus defectos y virtudes, un corazón que no le cabe en el pecho y a quien le gusta embutir su abultado físico en un Opel Kadett del año de la polca. No se puede decir lo mismo de los personajes secundarios, cuyas líneas que los contornan se presentan muy difuminadas y me hubiera gustado que el autor incidiera algo más en ellos, porque algunos darían mucho juego.

Benito Olmo refleja fielmente la realidad del momento y el lado más oscuro de la miseria humana. Toda la trama va a desarrollarse íntegramente en la provincia gaditana. Una ciudad de marcadas desigualdades sociales, con sus barrios de gente humilde, foco de venta de droga y prostitución, o la opulencia que irradia de las urbanizaciones de los más pudientes, donde no se escatima en lujos. Es cierto que la novela tiene un comienzo sosegado, tardando un poco en arrancar y entrar en materia, pero es algo necesario para poner al lector en situación. Posteriormente, en su recta final, el ritmo se agudiza y no dará tregua.


Sintetizando: "La tragedia del girasol" es una novela policíaca de corte clásico con giros argumentales sorprendentes y una trama realista, de rabiosa actualidad, abordando temas como el narcotráfico, la impunidad que da el poder, o la prostitución y conducirá al lector hasta los abismos del alma humana. La segunda entrega de la serie que tiene como protagonista a un carismático inspector que cumple sanción por un expediente disciplinario y que puede leerse de manera independiente. Una novela que recomiendo a los asiduos a este género literario.
Enlace: https://www.mislecturas.es/2..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         10
lectoraDreams
 10 mayo 2018
"La tragedia del girasol" es un libro que pertenece al género policiaco noir, al ser el protagonista un policía que se verá envuelto en una situación complicada, la lucha de gente poderosa, asesinatos, investigación... Manuel Bianquetti es un policía que está suspendido de empleo y sueldo, por lo que para seguir viviendo se ofrece como detective privado, así, le llega un encargo que no sabe si aceptar o no. Obviamente lo acepta, si no no habría libro, aunque más bien forzado por las circunstancias. Lo que no espera es tener que vivir todo lo que le está por llegar, lucha de poder, traiciones, asesinatos... y peligro. Aunque pueda parecer spoiler, no lo es, si lees la sinopsis y sabes que es policíaco, es bastante probable que contenga estos ingredientes, ¿verdad?.
El autor es Benito Olmo, y esta su segunda obra sobre Bianquetti, la anterior "La maniobra de la tortuga", que aún siendo de la misma serie, se pueden leer como autoconclusivas. Yo no he tenido el placer de leer su anterior obra y no me he perdido con esta en ningún momento.
En la obra que os traigo hoy, hay dos tramas que se verán entrelazadas, en ambas Bianquetti tendrá mucho que decir y que investigar. La trama principal nos va a llevar a diferentes puntos de Cádiz, algo que para los que conozcan la ciudad -no es mi caso- y alrededores, seguro que es un punto muy a su favor. No es habitual ver este tipo de novelas contextualizadas en lugares españoles, por lo tanto, un aplauso para Benito Olmo por apostar por lo nuestro como punto de partida de su novela.
Esta historia no se caracteriza por ir dejándote con la boca abierta en cuanto a revelaciones, que aunque sí tiene alguna cosa que no esperas, no es la tónica habitual. En este caso, este apunte no hace que la historia desmerezca en absoluto, aunque personalmente me gustan más los thrillers en los que es difícil predecir lo que pasará o en los que hay giros argumentales de los que te dejan sorprendido/a. Es una trama con un ritmo que va creciendo poco a poco, al inicio nos tendremos que situar y por ello es algo más lento pero poco a poco va subiendo el nivel. Sin duda, el último tercio del libro es la parte que más me ha gustado, cuando se va desentrañando e hilando todo lo sucedido. Como ya he dicho, sin ser la tónica habitual, sí hay un par de cosas que me sorprendieron.
Entrando en la parte más narrativa y del lenguaje, debo decir que la pluma del autor me ha parecido bastante buena. No es coloquial, tiene bastante expresiones, utilizando símiles y con una calidad del lenguaje que se aprecia desde la primera página. Aunque la trama vaya cogiendo ritmo poco a poco, la narración no se hace pesada en ningún momento. Hay descripciones y desarrollo de los hechos que son bastante descriptivas sin ser eternas y existen diálogos que varían en extensión en función de lo que requiera la historia.
Los capítulos son más bien cortos dando bastante agilidad y dinamismo a la lectura, en este caso que sean cortos no hace que se rompa el ritmo sino que le da ese punto que evita que se haga pesado.
Los personajes están bien perfilados, a pesar de no ser el primer libro de Bianquetti, he logrado conocerlo bastante. Es un hombre solitario, que no acata normas y ataca antes incluso de contestar, vemos que es su mecanismo de defensa para que las cosas no le afecten y es más fachada que otra cosa. Si lo lees entenderás por qué digo esto. Este tipo de personajes son de los que al principio aborreces pero luego tienen "algo" que termina haciendo que conectes con él.
Bianquetti es el amo y señor de esta novela noir pero como en toda buena novela que se precie, aparecen secundarios muy interesantes. del resto de personajes que aparecen (no voy a mencionarlos para no destripar nada), todos y cada uno de ellos, por pequeño papel que tengan, son necesarios en la historia y están muy bien definidos.
Enlace: https://lectoradreams.blogsp..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         20
Fesaro
 29 mayo 2018
Bianquetti ha vuelto y uno de los motivos de su vuelta es la de confirmar que Benito Olmo ha madurado aún más como escritor, con un personaje mucho más potente, tanto que tras terminar su libro ya tengo ganas de más y todo apunta a que el Bianquettismo puede adquirir tintes de secta literaria.
Para todos aquellos que leímos La maniobra de la tortuga no nos resultará extraño encontrarnos en La tragedia del girasol a un Bianquetti suspendido de empleo y sueldo, con un mal humor con respecto a su anterior novela multiplicado por siete y malviviendo ejerciendo de detective privado con algunos pequeños encargos. Será uno de esos encargos, encontrar a una chica que ejerce la prostitución una de las tramas de la novela. La otra cuidar en su papel de guardaespaldas de un magnate de los negocios que visitará Cádiz y de cuyo séquito de hombres de seguridad formará parte. Desgraciadamente esta historia no sale bien y Ferrero, que así se llama el hombre de negocios es asesinado con tan mala suerte que ese hecho será el comienzo de una serie de acontecimientos que pondrán en el ojo del huracán a nuestro policía de excedencia forzada.
Tan actual es la novela de Benito Olmo, que ahora que la guerra contra el narcotráfico en las costas gaditanas es portada en todos los medios de comunicación, el demuestra con una historia de las de siempre que esos asuntos han estado ahí y no es algo nuevo. Un acto más del autor por mostrar la cara más gris de Cádiz, esa que pervive junto a la otra más colorida y publicitaria de sol, carnaval y playas. En el fondo las novelas negras se construyen a base de miserias, ya sean humanas o materiales y Benito aquí las hace tan cotidianas, tan reales que en eso se basa uno de sus puntos fuertes, en retratar historias en escenarios cercanos y cotidianos que logra que el lector no se sienta extraño en ellos. Decía Somoza en una de sus novelas “a la realidad se le permite cualquier cosa, en tanto que la novela debe cumplir ciertos requisitos de verosimilitud” y Bianquetti es el punto intermedio entre realidad y novela.
Si algo me gusta de las historias de Benito es que me ha devuelto la ilusión por las novelas negras de corte tradicional. Las de bajos fondos, protagonistas atormentados de carácter rudo y de pocos amigos pero fieles. Lejos de los psicokiller, las novelas con tramas con muchos giros y finales con doble tirabuzón y vuelta atrás que tan apetecible son y en las que uno cada vez busca un punto cada vez más original, a veces llegan novelas como esta, sencillas dentro de su género, con una historia de las de siempre pero interesante donde muchas veces los personajes y su interacción entre ellos se hace más deliciosa que incluso la trama en sí.
La tristeza del girasol discurre poco a poco, con pies de plomo y esa puede ser la clave. El ritmo es el ideal para no perdernos detalle de todo y vivir la trama en un constante carpe diem. Yo disfruto el momento sin preguntarme quien será el asesino o como terminara porque aunque sé que es importante lo que realmente me atrae es saber en cada escena como va a salir de ella Manuel. Llegará el momento final y es entonces cuando dejaremos que el autor nos sorprenda porque sin duda aquí lo hace de una forma u otra porque tendremos giros finales de todos los colores para gusto del consumidor.
Se lo confesaba al autor hace unos días, no soporto el carácter de Bianquetti pero soy incondicional de su personalidad. A ratos un boxeador golpeado una y otra vez que vuelve a levantarse de su silla en cada asalto con cada sonido de timbre y que ya llega tarde para arrojar la toalla, a ratos con la fragilidad de un niño que no sabe la forma de tratar a los que ele quieren por miedo a estropearlo todo. Ese es el motivo para que llene la novela con su personalidad y a pesar de que en esta ocasión los personajes secundarios son peones de categoría, de los que acompañan y planifican genial la estrategia de la trama, Bianquetti es el protagonista absoluto, con unos diálogos llenos de chispa, frases lapidarias, con ingenio y hasta divertidas en ciertos momentos dentro del drama.
¿Recomiendo La tragedia del girasol?, absolutamente. Benito Olmo se ha superado y con creces con una trama mucho más interesante, unos diálogos que engancha al lector y que dan vida al mundo gris de delincuencia en el que nos sumerge el escritor. La novela es de final cerrado pero por la situación de los personajes uno intuye que aún hay trama interesante que nos espera en un futuro y Benito tiene muy buenas ideas para continuar con la saga según algunos aspectos que me confesó en mi encuentro con él.
Enlace: http://librosenelpetate.blog..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
Citas y frases (11) Ver más Añadir cita
lourdesmateo88lourdesmateo8806 abril 2019
Aquel hombre estaba enamorado, decidió, y no le había dado mayor importancia de haberse tratado de un enamoramiento sano, sensato. Sin embargo, lo que tenía ante él respondía más bien a un sentimiento enfermizo, que colapsaba la parte más racional de su cerebro y le nublaba el juicio y la capacidad de pensar por sí mismo, convirtiéndolo en un títere en manos de aquella mujer. "Como un girasol - se dijo -, condenado hasta el fin de sus días a segir el movimiento del sol que le da la vida; el mismo sol que al cabo de unas semanas se la quitará, achicharrándolo".
+ Lire la suite
Comentar  Me gusta         10
lourdesmateo88lourdesmateo8806 abril 2019
¿Por qué no podía dejarlo estar sin más? Al fin y al cabo, aquella no era su guerra y no tenía mucho más que hacer allí. Sin embargo, su intuición le empujó a seguir esperando, incapaz de echarse a un lado y dejar que otros tomaran las decisiones por él.
Comentar  Me gusta         10
DomiarDomiar07 mayo 2018
"Como un girasol, condenado hasta el final de sus días a seguir el movimiento del sol que le da la vida; el mismo sol que al cabo de unas semanas se la quitará, achicharrándolo".
Comentar  Me gusta         10
Blog_La_CopelaBlog_La_Copela22 mayo 2020
- El miércoles vendrá a Cádiz un ricachón, un tipo llamado Carlos Ferraro - extrajo una tarjeta de visita y la colocó sobre la barra -. Están organizando el dispositivo de seguridad para su protección y buscan personal. Nos han preguntado si conocemos a alguien, y me he acordado de ti.
Comentar  Me gusta         00
lourdesmateo88lourdesmateo8806 abril 2019
Bianquetti supo que aquel hombre acababa de comprender que la venganza no iba a mitigar en absoluto la tristeza por la pérdida de su hija.
Comentar  Me gusta         10
otros libros clasificados: cádizVer más
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro





Test Ver más

Encuentra la pareja

Empezamos con una fácil: Sherlock Holmes

El inspector Lestrade
El doctor Watson

10 preguntas
68 lectores participarón
Thèmes : novela negra , novela policíacaCrear un test sobre este libro
{* *} .. ..