InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
ISBN : 8483932822
Editorial: Páginas de Espuma (07/10/2020)

Calificación promedio : 3.17/5 (sobre 9 calificaciones)
Resumen:
Criaturas que se suben a los tejados y alzan el vuelo, una adolescente apasionada por la sangre, una profesora que recoge la cabeza de la vecina en su jardín, una chica incapaz de separarse de la dentadura de su padre, dos gemelas ruidistas en un festival de música experimental, mujeres que se lanzan desde lo alto de una montaña, terremotos apocalípticos, un chamán que escribe un conjuro para revivir a su hija. Las voladoras reúne ocho cuentos que se ubican en ciuda... >Voir plus
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro
Críticas, Reseñas y Opiniones (10) Ver más Añadir una crítica
Janire
 03 marzo 2021
Este ha sido mi acercamiento a esta autora que está empezando a despuntar. He decidido empezar por este libro de cuentos para conocer un poco su estilo y tengo que reconocer que me ha gustado bastante su manera de contar las historias.
Las voladoras: Relato que se basa en una leyenda andina sobre unas criaturas a las que llaman Voladoras. Son seres místicos, mujeres que suben a los tejados y vuelan. Este relato tiene un aura un tanto turbia en la narración que rodea a la escena familiar pero resulta la mar de interesante.

Sangre coagulada: Cuento donde la protagonista absoluta es la sangre. Ha sido un relato que me ha fascinado y asqueado a partes iguales. No soy una persona que me dé asco la sangre o me maree con ella, pero en este relato he tenido que parar de leer varias veces ya que notaba el estómago revuelto y los pelos de punta. Me ha maravillado cómo la autora va desengranando la historia poco a poco ya que al principio da la impresión de no tener nada sentido. Eso sí, es bastante escatológico.

Cabeza Voladora: En la casa vecina a la de nuestra protagonista se ha cometido un crimen y ella es la persona que desgraciadamente encuentra el cuerpo. Este relato nos deja ver las consecuencias psicológicas que padece desde aquel momento. La verdad es que te atrapa desde la primera palabra y es imposible soltarlo. Llegas a sentir cada sentimiento y desvarío de la protagonista.

Canino: Una chica nos va desgranando un poco su infancia, con unos padres alcohólicos, y cómo y por qué tuvo que hacerse cargo ella de su padre cuando éste enfermó. Todo esto gira en torno a una dentadura postiza. La verdad que es un relato que descubre los bajos fondos de una familia disfuncional, con un toque bastante inquietante. Es muy difícil soltarlo.

Slasher: Nos cuenta la historia de unas gemelas, una de ellas sordomuda. Participan en conciertos haciendo música con ruidos. Ambas viven obsesionadas con amputaciones, dolor y engañar con fines bastante negativos a quienes se encuentran a su alrededor. Es muy curioso el valor del ruido, de los gritos y del silencio en este cuento. Ademas muestra también el como es vivir con alguien que sufre de alguna enfermedad mental.

Soroche: Cuento contado mediante distintas voces. Un grupo de amigas emprenden un viaje y, a medida que la narración avanza, vamos conociendo el por qué de ese viaje y la personalidad de cada una de ellas. Esta historia habla sobre humillaciones, autoestima y amistad.

Terremoto: Relato muy breve en el que se describe una relación amorosa y sexual entre dos mujeres. de fondo tenemos un terremoto que ha destruido la ciudad donde viven. Tengo la sensación de que no he entendido lo que quería transmitir, me ha dejado muy indiferente.

El mundo arriba y el mundo abajo: Relato muy triste sobre cómo un padre se enfrenta a la muerte de su hija. Desprende melancolía, tristeza y magia en cada una de sus palabras.

Estos relatos están llenos de magia y misticismo por todas partes. Me ha encantado cómo escribe la autora a pesar de que, como suele pasar en una antología de relatos, es difícil que te gusten todos los cuentos. He sentido muchos vaivenes sentimentales mientras leía pero, desde mi gusto, siento que los cuentos van de más a menos para terminar con un relato triste que te deja un sabor amargo al finalizar el libro con tanta tristeza.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
JusstRead
 26 abril 2021
No se sale ileso después de terminar una lectura como esta.
8 relatos que muestran el lado del ser humano que muchas veces no queremos ver. Digo que muestra porque con su estilo de escritura, Mónica hace una excelente construcción de imágenes. Las palabras las usa de tal manera, que construye en medio de los paisajes andinos, el paisaje violento de nuestra humanidad.
De una forma clara, explícita la autora toca temas como el aborto, el abuso, la muerte, la depresión entre otros. En su narración va mezclando los hechos con detalles escabrosos y bastante misticismo. En los cuentos encontré mucha realidad llena de una fantasía horrorífica, plasmada de una forma poética.
Es mi primer acercamiento a la autora, y desde que empecé a leer estos cuentos, me he sentido envuelta entre la hermosura de la escritura y al mismo tiempo la crudeza de las situaciones y de la emociones que causa. Sentí mucha incomodidad con lo que decía, pero una incomodidad que me gustaba, como estrellarse a la realidad que uno no ha visto nunca o que ha ignorado. Y cuando sentía que ya había llegado al tope, siempre había un detalle que hacía el cuento más espeluznante. Siempre había una palabra que hacía la experiencia de leer a Mónica Ojeda mucho mejor.
Hubo un par de cuentos que no me gustaron mucho, pero en general fue una lectura que disfruté, sobre todo: Sangre coagulada, Soroche y El mundo de arriba y el mundo de abajo.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         10
Daniel7
 21 abril 2021
En la narrativa hispanoamericana suele aparecer el binomio civilización – barbarie donde a una de estas dos realidades se le aplica un valor positivo y a la otra uno negativo. En este libro de cuentos hallamos un fuerte contraste entre ambas. La civilización está representada por los convenios sociales, el orden y el gobierno de los hombres. En cambio, la barbarie es el terreno de la madre naturaleza, los rituales, los entes sobrenaturales y el campo visto como espacio reinado por las mujeres. Este lugar libre de aglomeraciones humanas es reivindicado en esta obra. A través de una mirada llena de curiosidad y atracción por los tabús del cuerpo humano y del bosque, se van desgranando sin fisuras la relación de las personas con su cuerpo. Como es habitual en los escritos de Ojeda, esta fascinación recalca tanto lo bello como lo horrible. Sin censura ni detalles escabrosos omitidos. Como el agua del río, las descripciones de elementos viscerales discurren con fluidez. A modo de ejemplo, llama la atención el relato «Sangre coagulada», una historia donde la sangre se ama, se teme, se oculta, se muestra.
La feminidad representada en este texto es la del regreso de la mujer al campo. Libre de las constricciones de la sociedad, de sus tabús, sus jerarquías y las normas de conducta sobre el cuerpo femenino. En relación al vínculo entre cuerpo y naturaleza, la narradora nos cuenta desde la inocencia su fascinación por la sangre, por ver cómo esta brota de sus heridas y se seca. Cuando llega a la pubertad, menstrúa y, al vivir en el campo, no ha adquirido la vergüenza, el rechazo y el temor ante este proceso del cuerpo humano. Esa misma mujer libre de las ataduras mentales impuestas por la sociedad aparece en «Las voladoras» en forma de ente femenino alado similar a las harpías de la mitología griega. Ellas viven libres en el bosque lejos del poder del hombre de la ciudad. Civilización frente a barbarie. Dos realidades opuestas. La primera se denuncia mientras que la segunda se reivindica.
La lengua oral es una suma de sonidos que moldea palabras. Estas, asimismo, constituyen un lenguaje conocido por una comunidad de hablantes que lo emplea para comunicarse entre sí. Por ello, en las raíces de varias culturas antiguas se le otorgan poderes mágicos a ciertos sonidos o vocablos. El lenguaje, en ocasiones, funciona como conjuro que dialoga con las entrañas de la Tierra o despierta una corriente eléctrica en nuestro interior. La escritura supone una búsqueda del sentido de la palabra precisa que traduzca aquello que el escritor quiera transmitir. Ojeda no es una excepción. En su estilo narrativo se palpa la prosa fieramente poética que fluye en sus cuentos. Dentro de esa indagación por encontrar la sonoridad y el ritmo exacto, topamos con dos textos que exploran los límites del lenguaje musical y el poder de la repetición de las palabras como ritual. «Slasher» y «El mundo de arriba y el mundo de abajo» experimentan con el poder transformador de ciertos sonidos, respectivamente.
En definitiva, Las voladoras reivindica una feminidad que habite en la naturaleza. A esta postura se le suma una atracción por explorar las fronteras de las secreciones corporales, los sonidos y el poder transformador de la palabra.
Lee la reseña completa en: https://elbohemiodehojalata.wordpress.com/
Enlace: https://elbohemiodehojalata...
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
entremislibros
 23 abril 2021
Uno no sale ileso después de leer a Mónica Ojeda, ya lo había experimentado con «Mandíbula» y lo ratifico con esta antología de cuentos, que aunque difieren bastante de esa novela guardan similitud en las sensaciones que despierta en el lector.
«Las voladoras» son ocho cuentos poderosos donde la autora explora el horror en situaciones cotidianas, de género, de violencia con tintes metafóricos y mitológicos.
Las historias que narra en su mayoría son como una patada en el estómago, así de contundentes, así de dolorosas muchas veces, así... para quedar sin aliento y con el recuerdo por varios días, son historias que quedan rondando en la cabeza, que requieren una pausa entre una y otra, que se deben procesar antes de continuar con la siguiente.
Me gusta mucho cuando me encuentro estás historias que me revuelven por dentro, que me hacen hacer pausas, que me obligan a tomarme tiempo, cada vez me gusta más lo que están haciendo las escritoras latinoamericanas con estas historias mezcla de realidad, crudeza y terror porque se salen de los cánones y me sacan de la zona de confort.
Aunque los ochos relatos me gustaron, mis favoritos son:
Slasher.
Cabeza voladora.
Caninos.
Con este libro descubrí que Mónica es considerada la principal exponente del «gótico andino», un género que narra situaciones reales y sobrenaturales en medio de paisajes y mitos propios de las regiones y pueblos andinos y que yo desconocía por completo, pero que me pareció fascinante.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
Ferrer
 11 diciembre 2020
En estos cuentos reaparece la exploración del animismo de la cultura andina. Las voladoras de estos cuentos son figuras rotundamente corpóreas y quizá más cercanas al significado que tiene la palabra ánima en la novela homónima de Wadji Mouawad, quien al igual que Ojeda bucea en las profundidades de lo atroz. Esta corporalidad se trasluce en cuerpos tremendamente violentados, la figura de la decapitación o la degollación, así como muchas referencias a la mutilación tienen una presencia fundamental en este libro. Precisamente la mutilación más mortal y cruel que pueda existir, la “decapitación”, impregna los relatos de vísceras, de coágulos de sangre y especialmente de cabezas que vuelan. de modo que Ojeda explora en el símbolo de la cabeza, entendida como una analogía de la mente o el pensamiento.
Comentar  Me gusta         30

Las críticas de la prensa (2)
elinformador16 abril 2021
La escritora ecuatoriana presenta un libro de cuentos donde la mitología y terror se combinan para dar al lector una sensación de realismo contemporáneo.
Leer la crítica en el sitio web: elinformador
elperiodico19 noviembre 2020
Un libro de relatos de terror de la excelente Mónica Ojeda marcado por la curiosidad por las mutilaciones.
Leer la crítica en el sitio web: elperiodico
Citas y frases (2) Añadir cita
LauraMonLauraMon24 diciembre 2020
Me gusta la sangre. Alguna vez me preguntaron:" ¿Desde hace cuánto, Ranita?". Y yo respondí :" Desde siempre, Reptil". No recuerdo un solo día que no haya abierto mi cuerpo para ver la sangre brotar como agua fresca. (Sangre coagulada)
Comentar  Me gusta         30
Daniel7Daniel708 marzo 2021
¿Bajar la voz? ¿Por qué tendría que hacerlo? Si uno murmura es porque teme o porque se avergüenza, pero yo no temo. Yo no me avergüenzo.
Comentar  Me gusta         00
Videos de Mónica Ojeda Franco (6) Ver másAñadir vídeo
Vidéo de Mónica Ojeda Franco
Conversatorio entre Mónica Ojeda, Dolores Reyes y Michelle Roche Rodríguez. Modera Lucía Campanella.
otros libros clasificados: relatosVer más
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro

Otros libros de Mónica Ojeda Franco (2)Ver más




Test Ver más

Escritores latinoamericanos ¿Quién es el autor?

Como agua para chocolate

Laura Esquivel
Isabel Allende
Gabriela Mistral

15 preguntas
97 lectores participarón
Thèmes : literatura latinoamericanaCrear un test sobre este libro