InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
Crea una cuenta en Babelio para descubrir tus próximas lecturas Babelio en Français
>

Crítica de Bookeandocm


Bookeandocm
05 octubre 2018
El día que Roberto Relenque, Róber para los amigos, regresó a Sevilla para enterrar a su hermano, y se abrazó emocionado a su madre en el aeropuerto, no podía imaginar que alguien lo observaba atentamente: Elisa. Ella, que no está pasando por su mejor momento, se conmueve con ese abrazo tan sentido que se dan madre e hijo y no dudará en seguir la pista de Roberto; un tipo con planta de tener una buena posición económica. Para ello se acercará con excusas y otra identidad a su íntimo amigo Fidel, que caerá rendido ante sus encantos. Pero Elisa no es trigo limpio; de buena familia y con un futuro prometedor hace años, hoy día paga las consecuencias de las malas decisiones del pasado. Su sueldo como traductora y profesora de inglés no da para mucho y sus adicciones la hacen esclava de ciertos servicios para La Rota, una camello.

Tolo, el hermano de Roberto tampoco andaba muy derecho; se movía en ciertos ambientes de los que nunca se saca nada bueno. Y así acabó, con la cabeza reventada por un bate de béisbol. Su madre, Paca, está deshecha. Y Roberto no puede dejar de pensar que le ha fallado, que debió protegerlo, pero no estuvo ahí, volcado como ha estado desde hace años en su trabajo como alto ejecutivo de una multinacional. Aunque no va a dejar las cosas en manos de la policía sino que está dispuesto, con la ayuda de su tío Alfredo, a llegar hasta los responsables de la muerte de Tolo, aun a sabiendas de que tal decisión pondrá en riesgo sus propias vidas.

Difícil aventurarse a reseñar esta novela que bebe de varios géneros (novela negra, intimista, intriga…) y en la que las tramas se cruzan y se superponen sin que a veces lleguemos a discernir cuál es la principal. Podríamos decir que El hombre que ya no soy es un domestic noir, y no estaría faltando a la verdad aunque sí me estaría quedando muy en la superficie. Porque en esta compleja historia no sólo encontramos una interesante investigación por asesinato, en torno a la cual se articulan una serie de subtramas con tanto o más peso que la principal sino que, a través de esta novela coral, iremos conociendo un gran elenco de personajes sin los que el enredo no se sustentaría. Unos personajes potentes, muy bien definidos, que se irán desvelando ante el lector con la mesura necesaria para mantener una tensión narrativa creciente y un halo de misterio en torno a ellos que, a la vez, van a experimentar un crecimiento personal a través de sus propias historias. Un crecimiento que va muy en consonancia con el título de la novela.

El autor hace uso de una prosa clara pero cuidada y un estilo directo, estructurando la trama en capítulos cortos en los que la abundancia de diálogos contribuye a proporcionar fluidez a una historia, que va ganando tensión por momentos hasta envolvernos en una espiral de persecuciones e interrogantes.

Complicado resulta en este caso apuntar a uno u otro personaje como principal en esta novela. Porque no habría historia sin Tolo y su tormentoso pasado con las drogas. Y tampoco la habría si a Roberto no le hubiera dado por pensar que podría haber hecho más por su hermano en vez de andar ambicionando alcanzar unos objetivos que le iban a llevar a tener el bolsillo un poco más forrado. O si Alfredo, el tío de Roberto, hubiera seguido dando clases de filosofía en la Universidad y pensando en su jubilación en vez de meterse en un berenjenal de mil demonios, jugando a Starsky y Hutch. O si a Fidel no le hubiera dado por poner los ojos sobre Elisa aquel día que se cruzó con ella. O si Mariola, la antigua novia de Fidel, no lo hubiera dejado tirado hace diez años para irse como cooperante a México y ahora hubiera vuelto para descolocarlo todo. Pero sin todo eso, ni Roberto, ni Fidel, ni Mariola, ni Elisa, ni ninguno de ellos hubieran crecido como personas.

Y de eso, de crecimiento personal, de amistad, de extorsión, de reflexión, de filosofía, de los errores que cometemos y de amores imperfectos hay mucho en esta historia. Y también de contrastes, porque estamos ante una narración que se mueve constantemente entre polos opuestos. En ella Sevilla es un protagonista más; una ciudad de la que conoceremos sus luces y sus sombras. Nos pasearemos por múltiples locales de la capital hispalense y alternaremos entre los barrios más acomodados y las zonas más deprimidas de la ciudad, donde mientras que unos viven confortablemente otros se juegan la vida cada día con sus trapicheos.

Llegados a este punto creo que no hace falta decir que El hombre que ya no soy me ha parecido muy buena historia. Una trama compleja que se lee con avidez y no sería nada sin la fuerza de los personajes que la sustentan: bien planteada, mejor abordada y con un desenlace tan brutal como congruente con los hechos narrados. Yo no me la perdería.
Enlace: https://bookeandoconmangeles..
Comentar  Me gusta         10



Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro
Apreciaron esta crítica ()(1)ver más




{* *}