InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
Crea una cuenta en Babelio para descubrir tus próximas lecturas Babelio en Français
>

Crítica de LAKY


LAKY
10 marzo 2019
Keiko Furukura tiene 36 años, vive en Tokio, está soltera y trabaja por horas en una Konbini. Keiko se sentía diferente desde que era una niña: no quería las mismas cosas que las demás niñas, ni las demás adolescentes, ni las demás mujeres jóvenes. No pensaba igual ni actuaba igual. Su familia y sus amigos siempre la han tenido por rara y han pretendido “curarla”. Keiko sentía que no encajaba en ningún sitio. Hasta que empezó a trabajar en una konbini

Cuando tenía dieciocho años vio que estaban haciendo obras en un local. Pronto supo que iban a abrir una konbini, una especie de tienda de ultramarinos abierta veinticuatro horas al día trescientos sesenta y cinco días al año. Echó la solicitud y la cogieron así que empezó a trabajar allí. Y encontró su lugar en el mundo

«Independientemente de nuestro sexo, nuestra edad o nacionalidad, al ponernos el uniforme nos convertíamos en “dependientes” ya no había diferencias entre nosotros».


La konbini tenía unas normas muy estrictas en cuanto a vestimenta (uniforme) y comportamiento (la sonrisas, las palabras a decir al cliente…, todo está regularizado en unos márgenes muy estrictos). Pero justo eso es lo que Keiko necesitaba. Cumpliendo las normas, haciendo lo que se espera de ella, Keiko se iguala a los demás; es una más, una dependienta. Así que Keiko es feliz en la tienda y no aspira a más.

Por lo que lleva ya allí dieciocho años, trabajando por horas. Y, claro, vuelve a ser “la rara”. A su edad ya tenia que haberse casado y tenido hijos, tenía que haber dejado de trabajar para cuidar a su familia o bien haber encontrado un trabajo fijo. El trabajo por horas en una konbini no es lo que se espera de una mujer hecha y derecha y la sociedad empieza a presionarla de nuevo.

Considero que “La dependienta” es una pequeña gran novela. Con una historia muy sencilla en la que, si lo piensas bien, no pasa apenas nada pero al mismo tiempo pasan muchas cosas, nos trae una fuerte crítica social hacia la sociedad japonesa y, sobre todo, al papel de la mujer. Ya había leído en alguna parte (creo que referido a la familia real) que la sociedad japonesa era muy machista y Sayaka Murata nos lo muestra perfectamente. Una sociedad que juzga a las mujeres en particular, a los individuos en general y no tolera a quien se sale del guión, a quien es diferente. Es por eso que Keiko, para adaptarse, para uniformizarse, no aspira a más que a ser una dependienta. Y se le da genial. Y disfruta de su trabajo. Pero eso no basta, claro, porque la sociedad le pide más.

La dependienta” es una novelita muy corta. No llega a doscientas páginas con letra más bien grande. No está dividida a capítulos e invita a ser leída de un tirón. En ella hay bastante diálogo y el ritmo es ágil: si bien no pasan grandes cosas, la historia transcurre de forma fluida y se lee muy a gusto

Toda la historia se basa en el personaje de Keiko, de quien el lector se acaba enamorando. En un mundo en el que la mayoría de la gente quiere destacar, individualizarse de la masa, ella quiere todo lo contrario: fundirse en la masa, no destacar, no llamar la atención. Es considerada rara por sus semejantes y, ciertamente, algunos de sus comportamientos nos extrañan al principio. Y no me refiero a que no se quiera casar o a que, pasados los treinta, siga trabajando por horas. Me refiero a que no siente como los demás, no empatiza y yo diría que tiene algún tipo de patología leve (probablemente del ámbito autista). Pero poco a poco, sin casi darnos cuenta, se va haciendo con nosotros. le vamos cogiendo cariño, entendiéndola y animando a que siga siendo como ella es, a que no haga caso a los demás y que viva su vida como quiere y necesita.


Conclusión final

Ya os digo que tenía miedo a la novela por venir de dónde viene. Creo que la última novela japonesa que había leído fue “Sputnik, mi amor” de Murakami y no me gustó nada (sí, sé que este hombre tiene muchos adeptos, que su nombre suena constantemente para el Nobel, que a la gente le apasiona.. pero a mí me pareció una novela muy rara y eso que algunos me dijeron que era quizás la menos rara de sus novelas). Fue tan mala la experiencia con esa novela que no me he vuelto a acercar a Murakami ni, de rebote, a la literatura japonesa. le tengo mucha prevención. Sin embargo, algo tan mundano como una dependienta en una tienda me parecía que no podía ser demasiado “raro” y así ha sido. Evidentemente, la sociedad japonesa es distinta a la nuestra y Keiko es diferente a los japoneses y a nosotros pero me ha conquistado la sencillez de una historia crítica a la par que entrañable.


Enlace: https://librosquehayqueleer-..
Comentar  Me gusta         00



Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro




{* *}