InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
>

Crítica de Mari_08


Mari_08
19 junio 2021
Esta novela comienza con Ismael Pauli, quien nos relata que quiere escribir la historia de su familia, pero que no sabe por dónde comenzar, ni cómo escribirla.
Ya desde el primer momento, el protagonista avisa al lector de que su relato no va a ser contado de un modo cronológico, sino que divagará en ciertos momentos, ya que a él tampoco le han llegado estas historias familiares de forma cronológica.
El hecho de indagar en su familia, es porque quiere saber porque su familia se ha ido moviendo, y más concretamente, por qué abandonaron de forma repentina Inglaterra cuando él tan sólo contaba con ocho años.
Su ímpetu por saber nos lleva hasta Southend, al SE de Inglaterra, lugar en el que Ismael tenía ocho años e intenta así, recordar su infancia, sin embargo, no sé acuerda muy bien ni con la exactitud que él quisiera, pues aquella época de su vida son retazos en su memoria y donde se mezcla la imaginación de un niño que la utiliza como vía de escape de una realidad que no quiere ver.
Así pues, al principio, el protagonista pone al lector al corriente de su familia, de cómo era él de niño y adolescente y cómo eran sus padres: Otto, farmacéutico e Imara y también nos habla algo de su herma Isabela.
Con diecisiete años, Ismael descubre una maleta de su abuela paterna, Emma. Dicha maleta contiene diferentes objetos, fotos... recuerdos del pasado. Es ahí cuando siente un mayor interés por conocer el pasado de su familia.
Estos recuerdos de su abuela Emma, quien por desgracia ya no tiene recuerdos debido a que el Alzheimer se los ha arrebatado, llevan a Ismael a preguntar a su padre, en quien perduran y se perpetúan parte de los recuerdos que su madre le transmitió cuando aún se encontraba bien. Además de intentar recordar las historias que su abuela les contaba cuando eran niños de una época en la que ella era feliz.
Así pues, con Ismael y los recuerdos de su familia viajamos hasta África, concretamente a Namibia, justo en los años donde imperaba el colonialismo en aquel continente.
Cada paso que Ismael daba en la investigación sobre el pasado y los antepasados de su familia, le iban surgiendo más y más interrogantes.
Así, poco a poco, sus pesquisas le llevan hasta el Frankfurt de principios del siglo XX, en su época dorada, para después pasar por la guerra y la posguerra de después del Holocausto Nazi. Así pues nos habla también del asentamiento judío en esta ciudad desde sus orígenes en el siglo XV hasta su intento de exterminio por parte de Hitler y su posterior "resurgir de sus cenizas".

Así pues, la novela nos sitúa en una época actual, pero con diferentes saltos hacia el pasado, según el protagonista va descubriendo retazos de la historia de su famila.

Dividida en doce capítulo más una introducción y dos epílogos, junto a los árboles genealógicos de la familia del protagonista y otro que se centra en su familia paterna.

En cuanto a los personajes, son personajes fuertes, que han tenido que vivir una vida dura, perdiendo a sus familiares, quizá mucho antes de tiempo, por diferentes motivos, ya que han pasado por guerras, desapariciones, trágicos accidentes, y que sin embargo, y a pesar de todo el sufrimiento intentan seguir adelante.
Me ha fascinado el personaje de Emma, la abuela de Ismael, de cómo contaba su historia y especialmente, ver qué lo que siempre quería contar era la parte de su vida en la que más feliz era, olvidando así, o intentando dejar olvidado, otros recuerdos que le hacían daño y que no le aportaban más que sufrimiento y que le impedían seguir hacia adelante, como piedras que van cargando en una mochila que cada vez se va haciendo más grande.
Ismael, el protagonista también me ha gustado, especialmente su evolución a lo largo de la novela y de lo que José ha ido contando, viendo como reflexionaba sobre ciertos temas, lo que hace que el lector reflexione también con él. Me ha cautivado cómo intenta comprender y entender toda la historia de su familia, pues para él es difícil porque a la vez que le perturba también le es ajena.

"Memorias fugitivas" nos habla de eso mismo. Recuerdos fugaces que con el paso del tiempo pueden variar o no ser los mismos, hasta incluso puede cambiar la perspectiva de ellos. de lo importante que es mantener viva la memoria de nuestros antepasados e intentar comprender lo que pasó desde una perspectiva lo más neutral posible. Porque "la memoria y la historia no son lo mismo, aunque se sobrepongan, ya que las memorias se pueden transformar con el tiempo o se pueden percibir de forma distinta con el pasar de los años" (página 156)
Transmite la importancia de recordar y de conocer la historia para que no se repitan los mismos errores.
Otro tema muy importante que trata además de el colonialismo y del Holocausto judío es el tema de las personas refugiadas o de la migración , obligadas a abandonar su país por diferentes motivos, ya sea por conflictos bélicos, raza, religión e incluso oportunidades laborales. Personas que sienten el desarraigo, arrastrando con ellos una tristeza y falta de identidad, ya que es muy difícil su adaptación, ya sea por idioma, por costumbres o por la aceptación o no de la propia ciudadanía del lugar.
Además, hace una crítica hacia los intereses financieros y políticos, los cuales priman sobre los intereses humanitarios. Me ha encantado que, a pesar de que los temas que trata, son temas duros, la autora lo hace de una forma exquisita y muy respetuosa.

"Memorias fugitivas" es la primera parte de una trilogía que lleva por título "Las memorias (in)ciertas de Ismael Pauli"
Una novela muy interesante con un estilo sencillo y pulido, en donde se repiten de forma deliberada ciertos momentos de la narración para dar a entender que son recuerdos de diferentes personas con diferentes perspectivas, ya que la memoria es subjetiva a la persona, y que llegan al protagonista de forma inconexa. Con una excelente documentación sobre las diferentes épocas en las que transcurre las "memorias" de la novela, en donde en ocasiones, hay muchos datos y mucha información en pocas páginas, lo que puede abrumar un poco al lector.
Un libro donde prima la narración , y donde a penas hay diálogos, por lo que su lectura es pausada, además, está todo contado en primera persona por el protagonista, por lo que podemos sentir su frustración a la hora de escribir y plasmar todos esos recuerdos que le van llegando, además de intentar comprenderlos. Y que, al igual que nuestro protagonista, no se sabe dónde termina realidad y la ficción, ya que se entremezclan.
Me gusta que el protagonista se dirija directamente al lector, haciéndolo más partícipe de lo que va a contar y captando así su atención, para contarlo todo de una forma pausada e intimista.
Una novela muy interesante que hace sentir y que invita a la reflexión y que deja con ganas de saber más sobre el pasado de la familia paterna de Ismael, pero, por lo poco que se cuenta en esta, saber también más, sobre su familia materna.
Enlace: https://laventanadelira-lira..
Comentar  Me gusta         30



Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Bookshop ORGCasa del libroAmazon ESAgapea
Apreciaron esta crítica ()(3)ver más