InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
Crea una cuenta en Babelio para descubrir tus próximas lecturas Babelio en Français
Las mejores frases de Cien años de soledad (18)

pierre
pierre 27 septiembre 2017
No entendía cómo se llegaba al extremo de hacer una guerra por cosas que no podían tocarse con las manos
Comentar  Me gusta         122
totecabana
totecabana 25 enero 2018
El mundo se redujo a la superfice de su piel.
Comentar  Me gusta         60
jessiel3
jessiel3 12 octubre 2017
Sin embargo, antes de llegar al verso final ya había
comprendido que no saldría jamás de ese cuarto, pues estaba previsto que la ciudad de los espejos (o los espejismos) sería arrasada por el viento y desterrada de la memoria de los hombres en el instante en que Aureliano Babilonia acabara de descifrar los pergaminos, y que todo lo escrito en ellos era irrepetible desde siempre y para siempre porque las estirpes condenadas a cien años de soledad no tenían una segunda oportunidad sobre la tierra.
Comentar  Me gusta         60
marquez2393
marquez2393 20 julio 2019
En Macondo no ha pasado nada, ni está pasando ni pasará nunca. Este es un pueblo feliz.
Comentar  Me gusta         50
lourdesmateo88
lourdesmateo88 05 marzo 2019
Muchos años después, frente al pelotón de fusilamiento, el coronel Aureliano Buendía había de recordar aquella tarde remota en que su padre lo llevó a conocer el hielo.
Comentar  Me gusta         40
pierre
pierre 25 octubre 2017
El llanto más antiguo de la historia del hombre es el llanto de amor.
Comentar  Me gusta         40
ingbazapata
ingbazapata 30 mayo 2019
Había perdido en la espera la fuerza de los muslos, la dureza de los senos, el hábito de la ternura, pero conservaba intacta la locura del corazón
Comentar  Me gusta         20
Juana
Juana 28 diciembre 2017
Uno no se muere cuando debe, sino cuando puede.
Comentar  Me gusta         20
Carlota_Figueroa
Carlota_Figueroa 26 abril 2019
Aquel fatalismo enciclopédico fue el principio de una gran amistad. Aureliano siguió reuniéndose todas las tardes con los cuatro discutidores, que se llamaban Alvaro, German, Alfonso y Gabriel, los primeros y últimos amigos que tuvo en la vida.
Comentar  Me gusta         10
lourdesmateo88
lourdesmateo88 05 marzo 2019
Llegaron a sospechar que el amor podía ser un sentimiento más reposado y profundo que la felicidad desaforada pero momentánea de sus noches secretas.
Comentar  Me gusta         10




    Comprar este libro en papel, epub, pdf en

    Amazon ESCasa del libro





    {* *}