InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
Crea una cuenta en Babelio para descubrir tus próximas lecturas Babelio en Français
Críticas sobre La hija del relojero (20)
Ordenar por :   Fecha   Los más apreciados  



Añadir crítica
sanhezped
 10 noviembre 2018
Tratándose de una novela de Kate Morton, partía con el listón altísimo. Probablemente por eso haya sentido una cierta decepción con La hija del relojero. Confieso que si no se hubiese tratado de una novela de esta autora, lo hubiera dejado tras las primeras cincuenta páginas, pues la historia de Elodie en la actualidad no consiguió engancharme, por más que las primeras páginas de la novela fuesen electrizantes.

Pero todo cambia cuando vamos al pasado y nos sumergimos en la infancia de Lily, Una historia como decía antes con un toque muy del Dickens de Oliver Twist. Ahí es imposible no sentirse enganchado a la ambientación y a los personajes que nos presenta la autora.

Con todo, el ritmo es irregular, pues depende en gran medida del protagonista que en esos momentos tengamos delante. Así por ejemplo, la historia de Edward me resultó tediosa, mientras que la de Ada, la niña que viene de la India y es internada en un colegio (la casa protagonista de la novela) es fascinante.

El problema son esos cambios de ritmo, abandonar una historia en su punto álgido para arrancar con otra a la que le cuesta coger ritmo.



Lo curioso es que mientras que hay novelas con las que disfruto mucho leyendo pero al cabo de dos semanas apenas recuerdo nada, con La hija del relojero, una novela con la que en algunos momentos he tenido que pelearme con ella para seguir leyendo, pasadas esas dos semanas veo que conservo muchos momentos inolvidables, una sensación de libro importante. ¿Contradictorio, no?

Eso es lo que tiene la escritura de Kate Morton, que no puede dejarte indiferente y que sabe conectar con puntos de nuestra alma sin que sepamos cómo lo ha hecho.



Si la obra la hubiese escrito cualquier otro autor, es probable que le hubiese dado mejor nota, pero de los grandes esperas siempre lo mejor, y no ha sido mi caso con La hija del relojero.


Enlace: http://www.elbuhoentrelibros..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         210
Claudia
 15 diciembre 2018
Hoy, sentada frente a la pantalla de mi ordenador, en plena soledad y tranquilidad de mi cuarto, se me plantea el dilema de cómo escribir una reseña que haga justicia a esta increíble novela.

Si tengo que hablar de la hija del relojero, no puedo hacerlo como si se tratase de una única historia, sino de las diferentes vidas que se entrelazan en esta obra, en la que el misterio, el amor, la amistad y la lealtad, juegan un papel muy importante.

No solo es la trama de la novela lo que va a atrapar al lector, sino que cada uno de los personajes, en especial la misteriosa Birdie, van a mantener la atención entre sus redes, haciéndole sentir lo mismo que ellos sienten: esa frustración ante los acertijos no resueltos, esa nostalgia por el pasado, esa incertidumbre ante lo que va a suceder, el dolor por las mentiras y las traiciones...

Kate Morton va a lograr, a través de Birdie, unir distintas vidas y contar tantas historias que el lector va a sentirse perdido, encontrando poco a poco la luz a través del bosque entretejido por una obra en la que no todo es lo que parece.

Una vez más, la autora logra crear unos personajes muy creíbles, complejos y reales. Una historia tan bien documentada y contada, que parece real, pese a ser fruto de una desbordante imaginación. Cada dato, cada escenario y cada descripción, llevarán al lector a perderse en un libro que parece tan real que cuesta diferenciar, en ocasiones, la ficción de la realidad.

Debo reconocer, que me ha llamado especialmente la atención el hecho de que en esta novela encontremos un fantasma, a través del cuál iremos conociendo el pasado de Edward Radcliffe y la propia Birdie Bell.

También hallaremos cierto paralelismo entre algunos de los personajes principales, ya que sus vidas, pese a suceder en distintas épocas, han sido similares. La pérdida de un ser querido es lo que va a marcar la tragedia en todos los personajes principales de esta novela, y lo que les va a unir, además de ese hilo temporal que poco a poco nos irá mostrando las conexiones.

La hija del relojero está llena de secretos que, si el lector presta atención, podrá relacionar para resolver el misterio que envuelve todo.

Si tengo que hablar de mis personajes preferidos, en esta obra serán Birdie, Elodie, Pippa y Tip. Cada uno de ellos por un motivo diferente:
Birdie, por su inteligencia, su lealtad, su superación y su fuerza. Por su bondad y su forma de ver el mundo.
Elodie, por su sensibilidad, su paciencia, su generosidad y su forma de tratar a los demás.
Pippa, aunque apenas sabremos de ella, por su sinceridad y franqueza. Por esa energía y lealtad que le llevan a ser franca y directa con aquellas personas que ama.
Tip, por su inocencia y madurez al mismo tiempo, por ser esa persona que pasa desapercibida, pero que realmente está presente y firme como una roca para sostener a los suyos.

Solo he mencionado a cuatro personajes, pero lo cierto es que he amado a tantos en esta novela, que necesitaría horas y horas para hablar de todos ellos y de lo que me han hecho sentir. Personajes como Lucy, Ada o Edward, que han creído en el arte y han creado magia y ciencia. Personajes como Lily Millington, que enseñó tanto a Birdie. Personajes como Juliet o Jack, cuya fuerza ha protegido a los demás. Personajes como Leonard o Joe el Pálido, que siempre han buscado la verdad...

Pero no son solo los personajes los que me han enamorado, sino que los lugares, esas casas victorianas que tanto gustan a la autora y que tan bien sabe describir, han logrado llevarme al pasado y trasladarme en el espacio hasta allí, tan solo con el arte de la descripción de Kate.

Creo que crear este tipo de historias, sin que aburran al lector, y que hagan sentir tantas cosas a la vez, es extremadamente complicado. Es todo un arte el estilo de Kate Morton, y es una de esas autoras que merecen la pena leer.

Y en esta reseña, quiero dejaros un poquito de Kate Morton y de sus personajes, a través de sus palabras. Quiero dejar algunas citas de la novela, para que así podáis apreciar su talento y un pequeño pedazo de la hija del relojero.



"Estás enamorada, y es que el amor es exactamente así. Es quitarse una máscara, mostrar tu verdadero ser a otra persona y la aceptación forzosa, la espantosa conciencia de que quizás la otra persona nunca sienta lo mismo".

"la mirada en sus ojos mostraba ese espantoso lugar que hay más allá del pánico, la terrible aceptación de que esta era ahora su suerte".

"Y, en tanto que mi nombre, mi vida, mi historia yacían bajo tierra, yo, que una vez había soñado con apresar la luz, descubrí que me había convertido en una luz cautiva".

"Era una niña cuyas aguas en calma ocultaban corrientes profundas".


Si os ha gustado la obra o sentís curiosidad por ella, no dudéis en dejarlo en los comentarios, pues estoy deseando poder comentar esta obra con vosotros.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         80
Inquilinas_Netherfield
 19 diciembre 2018
Cuando Elodie Winslow, archivista de Stratton, Adwell & Co., encuentra en un bolso de más de 150 años de antigüedad una fotografía de una joven victoriana en tono sepia junto a un cuaderno de bocetos de Edward Radcliffe, no sabe que esos objetos tan dispares serán las llaves que le harán desandar su presente y su pretérito anterior.

Tanto la fotografía enmarcada en plata como el cuaderno de bocetos desprenden una energía subliminal que le dicen que no son simples objetos que catalogar en la colección de James W. Stratton. Más bien al contrario: conforme los toca le susurran y sugieren mensajes personales e implícitos, encerrados y casi olvidados. Desde ese momento los engranajes curiosos de Elodie trabajan para descubrir y conocer las historias que confinan, quedando absorbida en el proceso y aislada de su presente y futuro más que imperfecto: su boda con el impecable Alastair.

Ciento cincuenta años dan para muchas crónicas y memorias, en particular las de todas aquellas personas que se enlazan y entrecruzan en el tiempo en Birchwood Manor, una casa de campo a orillas del Támesis que, en algún momento de sus vidas, fue refugio y hogar para los que deambularon por ella. Ahora le toca a nuestra Elodie conocer el por qué de esa casa y la importancia que tiene en su vida, pues este conocimiento la desanclará, permitiéndole comprender y cerrar heridas enquistadas en el tiempo que todavía no han supurado. En este proceso, y sin saberlo, no se encontrará sola, pues una vez que desempolva el retrato enmarcado en plata de Birdie Bell, esta se convierte en su guía y mentora (al igual que hizo con tantos otros antes que ella), encaminando sus pasos hacia Birchwood Manor con el fin de que se reencuentre con su vida y su memoria.

Al tiempo que descubrimos la vida de Elodie y de sus allegados, la buena de Birdie también nos desvela las vidas de todos aquellos que han pasado por la casa a lo largo de los años. Así, sabremos de Jack; de Lauren Adler, la concertista de chelo; de Juliet y sus hijos, Beatrice, Freddy y Tippy; de Ada Lovegrove; de Lucy Radcliffe; de los hermanos Leonard y Tom... hasta llegar a la médula, el meollo de la narración: la hija del relojero, la pequeña dickensiana Birdie Bell, y su amor, el pintor Edward Radcliffe.

Kate Morton no ha escrito en La hija del relojero una trama lineal, sino que la novela es toda una composición esférica y envolvente, al igual que lo es la memoria. al tiempo que hilan la argumentación, los saltos en el tiempo hacia el pasado y el presente se suceden y afluyen dependiendo de los recuerdos de una u otra protagonista, y es en este punto donde el lector empatiza más o menos con las biografías de los distintos personajes.

Ada Lovegrove es la que más me ha llegado de todos los habitantes pululantes de Birchwood Manor, pero esto es más una cuestión personal que otra cosa, pues una va avanzando en la lectura y de pronto, sin saber por qué, se queda enganchada con un personaje mientras los demás van desfilando y sus historias pasan a un segundo lugar. Por eso, y practicando mi memoria retrospectiva, los hechos y los eventos vividos por Ada son los que más huella me han dejado.

Pero lo anterior no quita ni desmerece lo que Kate Morton ha imaginado y creado en La hija del relojero, pues en ella encontramos toda una sucesión de personajes de distintas épocas, enredados en amores, desamores y en diversas situaciones, con sus misterios, asesinatos, robos y sucesivas intrigas sepultados en un tiempo en el que el arte, la magia y la belleza, junto al sentimiento de pérdida y de hogar, son los elementos que apuntalan el cuadro recreado en la novela.

Solo me resta decir que he disfrutado de toda la narración, de todo lo que engloba, y que sigo prendada de todo lo que Kate Morton me quiera contar.
Enlace: http://inquilinasnetherfield..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         60
Miesquinitadelectura
 20 noviembre 2018
Hoy os traigo la última novela de Kate MortonLa hija del relojero”. Anteriormente había visto obras de la autora, pero esta es la primera que leo y he de admitir que estoy segura de que repetiré.

Nos encontramos ante una historia compleja, pero sobretodo muy bien escrita. Es cierto que no habrá una acción y un desarrollo trepidante ya que la autora se toma su tiempo para presentarnos a los diferentes personajes y a crear ambientación. Normalmente ese estilo me suele aburrir un poco, pero afortunadamente no ha sido el caso. ¿Por qué? La autora nos presenta varias historias a lo largo del tiempo, que a simple vista no tienen ninguna conexión pero al final entenderás porque lo cuenta, lo que hace que no llegues a aburrirte.

La novela empieza con un prólogo en un tiempo pasado (1860) que te hace reflexonar sobre lo que habrá ocurrido, y a continuación nos traslada al presente donde Elodie descubrirá una cartera con un libro de bocetos y una foto que le traerán recuerdos a la mente de una casa que aparecía en un cuento que le narraba su madre. Y de esta forma comenzará su investigación.

Quiero hablaros de la casa, Birchwood Manor, que bajo mi punto de vista es un personaje más en esta trama, y uno muy importante ya que iremos conociendo a los habitantes que han vivido en ella a lo largo de los años y cómo están relacionados entre sí. No voy a hablaros de ellos, pero me ha parecido una forma muy original de narrar la novela.

Hablando de narración, vamos a encontrar dos tipos de capítulos, los numerados con números ordinales y los de números romanos. Los segundos tienen en común la narradora y son los que más me han gustado porque servían de nexo para darle una continuidad a la historia y por su contenido. Además la vida de Birdie es la que más me ha gustado.

Es una novela en la que se refleja muy bien la sociedad de la época y las diferentes clases sociales, un aspecto que me encanta.

La forma de entrelazar las diferentes historias dándole continuidad y sentido al final de la obra me ha parecido excelente. Como se han entremezclado las tramas dejando al lector con cierta intriga hasta el final de la historia. A pesar de la extensión de la novela no se me ha hecho pesada ni aburrida, por lo que os lo recomiendo.

Quiero hacer mención especial a la gran labor de documentación de la autora y como trata temas tan diversos como son el arte (con la hermandad magenta), la música, la familia, el amor... Se nota que lo ha trabajado todo mucho y que ha tardado 3 años en darle forma a 'La hija del relojero'

La hija del relojero” es una historia escrita de forma exquisita, con unas tramas entremezcladas a la perfección que concluyen en un final interesante y bien hilado. Ideal para los asiduos a Kate Morton y para los que todavía no la han leído.

Enlace: https://miesquinitadelectura..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         50
MiTijuanaLectora
 08 marzo 2019
La historia o las muchas historias están entrelazadas por una casa comienza con Elodie Winslow, una archivista que se encuentra un cuadro de bocetos el cual tiene una casa pintada, de la cual ella pensaba que se trataba de un cuento infantil que ha pasado de generación en generación. Es la casa la que despierta la curiosidad y el deseo de saber si en verdad existió lo que hace que Elodie comience a seguir la pista de quien dibujo ese boceto.

Debo confesar que casi hasta la mitad del libro todo me parecía muy confuso, no le encontraba relación alguna, ya que las historias iban de una época a otra, por lo que sentía que solo era un caos del cual no había conexión, pero como las historias eran bastante entretenidas y enigmáticas seguía avanzando a ver que pasaba o si algo cambiaba.

Una de las historias que más me conmovió fue la de Ada cuando es llevada al colegio de niñas, todas las emociones que sentía por haberse separado de sus padres y aun con todo eso tener que lidear con el rechazo y el acoso de algunas niñas a tal grado de estar a punto de morir ahogada. Y por su puesto la historia de Lily Millington cuando era pequeña y va huyendo del Policía hasta entrar por la ventana de ese niño tan solitario como ella.

Pero por supuesto que no solo se trata de una casa, también hay un asesinato, el robo de una joya y la desaparición de Lily Millington que llevo a Edward Radcliffe a alejarse de la pintura para buscar desesperadamente su musa aún cuando todos los sucesos la acusaban de ser la ladrona y asesina. Definitivamente te sorprenderá saber que fue lo que en realidad paso con ella y sobre todo la conexión que tiene Elodie, quien en su búsqueda de la verdad descubre que tampoco esta segura si desea casarse...

Son 648 páginas llenas de historia que no te puedes perder.
Enlace: https://mitijuanalectora.blo..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         20
mariacriado
 08 febrero 2019
Elodie Winslow es una archivista que vive en Londres y un día le llega el encargo de archivar varios objetos antiguos que le llegan en una caja. Un libro de bocetos de un pintor donde hay dibujada una casa al lado de un rio y el retrato de una mujer muy bonita vestida de época. Elodie no sabe por qué esa casa le resulta tan familiar aunque nunca haya estado allí.
Por otra parte, Birdie, otro personaje nos va contando cosas de su pasado. Pasado que ha transcurrido en una casa, la misma del boceto que encontró Elodie, la casa es Birchwood Manor. Estas dos historias son narradas en el presente .
El libro es un conjunto de historias, historias que se van uniendo y entretejiendo hasta llegar a un final en que todo concurre.
El libro es bastante extenso, la manera de narrar de Kate Morton es muy detallada, mientras leía alguna de las historias que cuenta no llegaba a comprender donde quería llevarnos, después todo se entiende, todo tiene un por qué.
Kate Morton es experta en narrar historias familiares, antepasados y con esta la ha bordado.
Me ha gustado mucho, aunque estaba siempre impaciente por saber más de la época actual con Elodie, las historias pasadas me iban cautivando cada vez más.
Al principio del libro, supongo que a alguien más le ha pasado, me costaba cogerle el ritmo, pero conforme la historia se iba formando me iba gustando cada vez más.
Sólo le he visto algo negativo y ha sido al final de la historia, para mi hay algún punto que no ha quedado atado.
Ha sido lectura conjunta en un club de lectura y todas hemos coincidido en que el final ha quedado "a la imaginación" y no digo con ésto que no haya quedado cerrado, sino que con lo extenso que es el libro, la autora podría haber descrito ciertas escenas que aunque las ha dado a entender, me hubiera gustado leerlas.
A pesar de ésto, ha sido un libro que he disfrutado mucho.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         20
LEMB
 20 diciembre 2018
Interesante estructura, con una historia dividida en cuatro partes, las cuales se componen de dos líneas de capítulos diferentes, una más intimista, directa, narrada en primera persona, omnipresente a lo largo de los años y que habla directamente con el lector (numerada con número romanos), y otra que va cambiando de época y de protagonista pero siempre alrededor del suceso que lo desencadenó todo y del que poco sabemos. El eje común a todos es esencialmente la relación que tengan con una casa en la que ocurrió algo y en la que se esconde el misterio.

La historia está concebida como un puzzle cuya conexión es la "hija del relojero", narradora de esa línea directa que lo une todo, para ir desmigando los acontecimientos ocurridos a través de diferentes personajes y en distintos momentos. Presente y pasado se van sucediendo con la ayuda de un texto narrativamente muy adecuado y bien construido, lleno de intriga, de trasfondo social, de realidad y de consecuencias, sobre todo consecuencias, y lleno de personajes que tienen su porqué y de los que iremos conociendo partes esenciales de su existencia, incluso de momentos diferentes de su vida.

Puedo entender que haya lectores a los que tanta información dispar les resulte sobrante porque tengan la necesidad de desenmarañar el principio y el fin de lo que fue la vida de Birdie, pero a mí, precisamente, esa manera de ir construyendo la historia me ha gustado mucho. Cuando me va dejando islas de información para finalmente componer el total, la lectura me obliga a estar atenta y a asimilar mucho, manteniendo mi atención altiva y mis ganas de continuar leyendo.

Dejando a un lado todo el tema de la intriga que se genera a medida que vamos avanzando en la lectura, una de las cosas que más ha llamado mi atención es el paso del tiempo y la memoria como instrumento narrativo, así como el sabor agridulce impregnado en las consecuencias de lo que ocurrió y de cómo se llegó hasta allí.

¿A quién recomendaría esta lectura? Creo que encajaría dentro del gusto de un lector ya experimentado, que disfrute de textos narrativamente interesantes aunque fáciles de entender y con estructuras globales algo complejas; un lector al que le guste esa mezcla de presente y pasado, de vidas entrelazadas, así como una trama llena de momentos y de personajes.

Enlace: https://millibrosenmibibliot..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         20
Mari
 27 julio 2019
En esta historia contada a varios tiempos, la autora nos va dando a cuentagotas las piezas del puzle que conforma el cuadro de Birchwood Manor. Ha sido un hogar, un refugio, una escuela, un museo; sus paredes han visto cosas tanto buenas como malas y, algunas, simplemente atroces. El misterio que rodea a Birchwood, la muerte de Fanny y la de Edward, está servido desde la primera página.
La casa parece un personaje más, con su pasado y su propia historia que nos fascina y encoje el corazón a partes iguales. Tiene una especie de magnetismo que hace que algunas personas (y los lectores) se sientan inusualmente atraídas por ella. Ya sea por ese recodo del Támesis, los árboles que rodean la casa, el arce japonés, o la sensación de que, allí dentro, estás a salvo.

Las historias que alberga el libro son a cada cuál más conmovedoras, bonitas y tristes. Todo a la vez. Sobre todo, la historia de Leonard me conmovió mucho y las del pequeño Tip también me parecieron muy tiernas. Joe el Pálido se ha ganado un lugar en mi corazoncito, y mira que sus apariciones no son tan frecuentes. Y si algo tengo que destacar es la presencia de las mujeres en esta novela. Mujeres cuyas vidas cambian a lo largo del tiempo. Vemos a niñas que no son más que un medio para conseguir un fin, niñas a las que no tienen en cuenta, muchachas curiosas e inteligentes que no se conforman con lo que dictan los cánones, madres trabajadoras que luchan por sacar adelante a su familia y mujeres enamoradas de su trabajo. Todas tienen una voz con mucha fuerza y tienen claros sus objetivos y lo que tienen que hacer y, sobre todo, destacan por su valor y su fortaleza de espíritu.
Hay momentos que lo cambian todo y producen un efecto dominó con un alcance que nadie puede imaginar. Y si el libro tiene alguna pega es que nos deja con ganas de tener una novela dedicada única y exclusivamente a cada uno de los personajes en lugar de conformarnos con un mero retazo de sus vidas.
Enlace: https://wanderingbookreader...
+ Leer más
Comentar  Me gusta         10
sadeblaubooks
 05 febrero 2019
La hija del relojero es una historia formado por un montón de historias que se entretejen en el tiempo y con un factor mágico entre ellas. Juega con la ambigüedad para crear suposiciones al lector que pueden ser ciertas o no.
Es lo primero que leía de esta autora y mi opinión no puede ser más positiva. Leí por ahí que era muy descriptiva y que la gente se aburría pero yo no lo creo. Si obviamente esperas un libro dinámico en la que cada página pasa algo nuevo, pues no es tu libro.

La historia salta entre protagonistas y en el tiempo, dejándonos ver poco a poco como en una ventana partes de la historia para que la vayamos construyendo poco a poco. Parece que es más thriller por su sinopsis pero, aunque hay un misterio, y juega con lo sobrenatural, yo creo que el mayor misterio es como esos protagonistas de los que van saltando la novela luchan por sobrevivir en su época al ser personas descontextualizadas: una protagonista que vive de historias del pasado, un ex soldado de guerra que lucha por volver a encontrarle sentido a su vida después de la guerra, una alumna criada en la india como un cuento salvaje y se encuentra en una escuela en Inglaterra para enseñarla a ser una señorita. Y dejo varios personajes más. Puedo decir que sobretodo son protagonistas femeninas, fuertes y luchadoras, cada una en su tiempo y en su contexto. Y luego el arte, cobra un papel importante casi como si fuera una protagonista más del libro. El cambio del pensamiento artístico de la época, la introducción de la fotografía, a veces está en un primer plano y otras veces en un segundo plano.

Y la protagonista principal es la casa que es desencadenante de los hechos y a su vez lugar de los hechos. Todo gira en torno a un personaje pero también gira sobre la casa.

Y el final es desgarrador. No hay un plot twist como tal pero te van dejando las migajas de pan para que las recojas hasta llegar a su final.

Conclusión.

Es un perfecto libro para ir desmontando lentamente con cierto aspecto sobrenatural pero no aterrador que te envuelve.

Enlace: https://sadeblaubooks.blogsp..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         10
carlotenia
 28 enero 2019
La novela, de 640 páginas (ahí es nada, todas las novelas de la autora son de gran cantidad de páginas así que preparaos para largo rato de lectura), está estructurada en 32 capítulos, y vamos a encontrar acontecimientos y personajes del presente, mezclados con protagonistas y escenas de tiempos pasados. Esto es algo inherente a las novelas de Kate Morton, que todas mezclan pasado y presente (a veces con siglos de diferencia) y cuyos personajes está unidos en un complejo entramado que quizás a veces haga que el autor se pierda un poco, yo aconsejo ir tomando notas si es necesario. También en casi todas sus novelas hay un secreto o un misterio que es el que da pie a que comience la búsqueda y la unión de presente y pasado, en esto la autora es una auténtica maestra, entrelazar tantos personajes y hechos en una historia y que no acabemos locos perdidos al leer, o sin enterarnos de nada, o que esté perfectamente cerrada es algo que pocos autores consiguen.


Creo que he empezado la casa por la ventana, así que vamos por partes. La novela empieza de la mano de Elodie, que trabaja de archivera, recuperándo objetos del pasado desconocidos a los que intenta encontrar su vida oculta.. Pero ahora ha encontrado algo que le resulta familiar, e inevitablemente tiene que investigar sobre esos esbozos de esa casita que le mencionaba su madre en un cuento e intentar saber quién es la bella mujer de la fotografía que ha encontrado. Todo un reto para alguien de su profesión, que se convierte en algo personal.


A la vez que asistimos a esto, sabemos que Elodie está preparando su boda, nos hablarán de su madre muerta, de como llevan el duelo y los ha unido a su padre y a ella. Iremos conociendo a diversos personajes relacionados con Elodie, y la iremos conociendo más a fondo. Y un poco más adelante, empezaremos a inmiscuirnos en el relato de los hechos que ocurrieron en la casita de los bocetos. Y empieza lo bueno! Porque empieza de verdad la historia con la que Kate Morton nos va a embelesar. Y es la historia de la casa Birchwood Manor, y su eterna moradora, Birdie Bell, la hija del relojero, que asistió a los hechos acaecidos en 1862 y seguirá allí como espectadora muda de todos los visitantes y huéspedes de la casa, y nos irá hablando de todos ellos. Creo que esta historia es en definitiva la historia de una casa, porque es tan misteriosa y enigmática que de una manera u otra influyó en todos los que fueron pasando por ella, y esto nos lo va relatando "la fantasma" con una sensiblidad que sólo puede salir de la pluma de esta autora. Habrá personajes del pasado que nos llamen la atención más que otros. Yo me quedo con Ada y su trágica historia, me sorprendió y me hizo derramar lágrimas (en Navidad que está una sensiblona).

Hay gente a la que no le ha gustado nada la historia del presente, ni siquiera Elodie. Es cierto que no se profundiza tanto en ella como en todo lo demás (se dedican muchos menos páginas además), pero a mí sí me ha gustado. Aunque es cierto que la historia del antes es muy interesantes, aunque el libro te engancha con intentar descubrir qué fue lo que pasó aquel verano, y resolver el misterio y el secreto que lo rodea, yo personalmente lo que estaba era deseando saber cuáles serían los próximos moradores de Birchwood Manor, ya que fue colegio para señoritas, casa de acogida durante la Guerra Mundial (una parte que me ha encantado, como la vivió Julien con sus hijos), y actualmente casa-museo dedicada al artista. Fijáos que de gente pudo pasar por ahí, cada uno con su historia, sus miedos, debilidades, dramas, fracasos o éxitos, y todo nos lo cuenta de una manera tan íntima y personal Birdie que es algo que enamora.

Pero no todo va a ser bueno, tengo que reconocer, y esto nos ha ocurrido a muchos lectores, que en ocasiones la lectura se me ha hecho algo lenta, creo que la autora quería dar tal dramatismo y suspense que alargaba la cosa más de lo que debía, y es cierto he tardado más en leerla que por ejemplo su otra novela El cumpleaños secreto, que lo devoré en poco tiempo (este es el segundo libro que leo de su pluma). Pero esto no es impedimento para destacar todo lo que he destacado y para recomendar la novela. Sólo que hay que tomarla con los caldos sabrosos, a pequeñas cucharadas.

Destacar algunos personajes secundarios que me han calado mucho más hondo que los protagonistas. Por ejemplo con Edward, pese a ser digno de mi lástima, no me he empatizado lo que querría. Sí por ejemplo con la mencionada Ada, con Joe el Pálido, Tip... Los niños me han conmovido todos, y me ha recordado a novelas como Antes de que Llegaras, esos huérfanos que se tenían que buscar la vida, o esos niños faltos de cariño, o débiles por naturaleza que dan muchísimo sentimiento.

En cuanto al secreto, pues finalmente se descubrirá, en los últimos capítulos volveremos con Elodie y todo quedará zanjado, el misterio resuelto y algunos giros que no esperábamos.

En conclusión, es un libro con gran valor por la historia que nos cuenta, y por esos personajes que dejarán huella en nosotros, aunque tengo que reconocer que no ha sido mi mejor lectura de la autora, pero en absoluto mala lectura, sólo le falta un pelín de dinamismo y sólo por esas vidas que recorrieron la casa y por la fantasma que en ella habita, merece la pena y la recomiendo!

Enlace: https://losauguriosdelaluna...
+ Leer más
Comentar  Me gusta         10


Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro





Test Ver más

La fruta en la literatura

Las ---------------- de la ira, de John Steinbeck (publicada en 1939)

manzanas
uvas
peras
chirimoyas

10 preguntas
22 lectores participarón
Crear un test sobre este libro
{* *} .. ..