InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
Crea una cuenta en Babelio para descubrir tus próximas lecturas Babelio en Français
>

Crítica de GuadalupeVazquez


GuadalupeVazquez
17 febrero 2019
Me gustó bastante la historia, y me encontré con un narrador que me agradó mucho. Además, de varias frases para pensarlas y reflexionar...

Elric es un rey "enfermo", débil, de tez blanca y flaco. Para su reino, esto es malo. Ellos acostumbran a ser grandes, fuertes, decididos, egoístas, asesinos... Elric, al contrario, pasa sus días en la biblioteca leyendo sobre filosofía y moral. Sus súbditos no conocen lo que es la moral. Su primo, el príncipe Yyrkoon, lo desprecia. Alega que es demasiado débil como para gobernarlos, y solo va a llevarlos a la desgracia.

Elric se encuentra en un dilema que no sabe cómo resolver. Por un lado, él no quiere ser rey, y cree que alguien más debería tomar su lugar. Pero, por el otro, insultan su persona, su orgullo y se meten con las personas que él aprecia. A partir de diversos hechos, vemos cómo Elric comienza a cambiar, a dejarse golpear por las situaciones, las personas, y a dejarse influenciar por todo lo que estaba sucediendo al punto de dejar atrás todo aquello en lo que él creía y convertirse en aquello que todos querían que fuera.



"Ya no pretendo ser un hombre libre. Aquí permaneceré hasta que muera, atrapado en el Trono de Rubí... "



"—¿Y que si es así? Deja que me destruya. Deja que me convierta apenas en una prolongación de mis antecesores. sin criterio propio. Déjame ser marioneta de fantasmas y recuerdos, movido por las cuerdas que se extienden más de diez mil años en el tiempo."



"El instinto le llevaba a buscar el consuelo y el olvido en cierto tipo de conocimientos pero, en aquella ocasión, sintió un súbito odio por sus pergaminos y sus libros. Echó a ellos la culpa de sus ridículas preocupaciones por la «moral» y la «justicia»; los culpó de los sentimientos de culpabilidad y desesperación que ahora le abrumaban a consecuencia de su decisión de comportarse como se esperaba que lo hiciese un monarca de Melniboné."



Esta fue una de las partes que me parecieron más interesantes en la novela. Elric nunca fue libre. Si bien al inicio tenía sus libros, su filosofía y su moral, estaba siendo constantemente golpeado y acusado por sus súbditos que no lo creían apto para gobernarlos y en vez de serles completamente fiel, solo lo seguían porque su título así lo ordenaba. Pero al menos, Elric se tenía a sí mismo. Sabía lo que quería hacer con su vida, los caminos que quería seguir y las maneras en que quería conseguir esas cosas. Pero luego, vemos este cambio. Decide entregarse completamente a las ideas de esos súbditos, dejar de lado los caminos que él había decidido transitar, las maneras que había elegido para su vida, y convertirse en ese rey sangriento, egoísta, asesino y que no conoce la moral que se espera para Melniboné.

A medida que vamos avanzando en las páginas, este cambio se va notando sutilmente. Ya no vemos las acciones misericordiosas, ni los pensamientos buenos que tenía el anterior Elric, sino que lo observamos convertirse paulatinamente en ese otro. Este cambio me gustó bastante, y me gustó la manera en que se dio. No solo es un decir del personaje, y luego cambia completamente, sino que se va dando despacio y se muestra tanto en su habla como en su acción.

Lo que me dejó esperando más fue el desarrollo de los demás personajes, y las relaciones que hay. Hay algo que siento que se da mucho en la fantasía épica, y es lo apresurado de las relaciones. Casi siempre cuando el personaje se encuentra con alguien y este alguien lo ayuda, inmediatamente se dan fidelidad completa. Ninguno de los dos se conoce bien, ni sus pasados, ni sus pensamientos, solo lo poco que se dicen, y ya son fieles compañeros de vida, hablan del otro y se defienden a muerte ante los demás. Siento que en ese sentido se necesita un poco más de desarrollo, de tiempo, de algo más que no sean solo palabras en los personajes sino que se nos muestre y nosotros comprendamos de dónde sale esa fidelidad y cómo se formó. Este punto lo sentí bastante débil, y es la principal razón por la cual le coloqué 3,5 estrellas.

Lo que también me gustó de esta novela es la manera vertiginosa en que nos va metiendo en la historia. Comienza siendo algo casi inocente, una disputa entre dos primos por el poder, y a medida que nos vamos adentrando en los sucesos nos damos cuenta de que hay algo más sucediendo en el medio. A pesar de que se nota que es una introducción a una saga, y a una historia mucho más grande, creo que Michael lo hizo bastante bien. No se nos revela mucho, pero sí lo suficiente. Permanecemos con la intriga, pero no con esa sensación de no entender nada de lo que sucede y de necesitar el libro siguiente para hacerlo.

El final me gustó muchísimo.

"—No podía imaginar... ¡Oh, Elric!, ¿por qué estropear la felicidad que ahora disfrutamos?
—Porque considero que la felicidad no puede durar a menos que conozcamos por completo lo que somos."

Y la cuestión con las dos espadas también. Creo que desde que se nos presentan, se nos deja en claro que ellas van a ser un gran problema sino en la saga, en la vida de Elric al menos. Todo lo relacionado con las espadas, lo que Elric piensa y dice sobre ellas, me deja con un mal sabor. Siento que su soberbia puede llevarlo a lugares oscuros. Y no quiero decir nada más para no meterme en spoilers...
Enlace: https://loslibrosdelosdragon..
Comentar  Me gusta         00



Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro




{* *}