InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
Crea una cuenta en Babelio para descubrir tus próximas lecturas Babelio en Français
ISBN : B087J99X18
Editorial: FLASH (23/04/2020)

Calificación promedio : 4.38/5 (sobre 4 calificaciones)
Resumen:
Un relato basado en las historias reales de los llamados «bâtards de Boches», más de doscientos mil niños nacidos de las relaciones entre jóvenes francesas y soldados alemanes durante la Ocupación de Francia en la Segunda Guerra Mundial.

Como cada mañana, coincidiendo con el tañido de las campanas de la iglesia, Nathalie saca al escaparate su pastel de manzana. Inmediatamente, el aroma dulce de la masa recién horneada fluye por las callejuelas empinad... >Voir plus
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro
Críticas, Reseñas y Opiniones (4) Añadir una crítica
meg
 25 septiembre 2020
El pastel de manzana de Nathalie es lo primero que leo de Carla Montero y, desde ya, tengo clarísimo que voy a hacerme con sus otros trabajos porque este me ha encantado y la sinopsis de sus novelas me han gustado más que a los vecinos de la protagonista el delicioso aroma de sus pasteles.
Es una maravilla comenzar una historia y que te atrape desde la primera página, y eso es lo que me ha ocurrido con este texto, además de resultarme imposible el resistirme a la bondad y el buen hacer de Nathalie. Así que he devorado su relato del tirón y me ha enternecido tanto su trama, que tengo una sonrisa en la cara como si hubieran dado las ocho en el reloj de la iglesia (para entender a qué me refiero, tendréis que leer el relato; lo siento, je, je).
De un modo muy esquemático, podríamos resumir el argumento en que la rutinaria y monótona vida de un pequeño pueblo francés se verá interrumpida por la llegada de un desconocido, quien pondrá su encorsetada existencia patas arriba, pero es que no me atrevo a añadir más para no destriparos nada.
La forma de narrar de Carla Montero es, sencillamente, sublime porque describe todo muy bien, y no se le escapa ni un detalle. Con lo que a medida que vas leyendo, te imaginas en la confitería de la protagonista, tomándote un café y disfrutando de algunos de sus deliciosos dulces, al tiempo que charlas con este encanto de mujer.
Aunque debo avisaros de algo: es posible que terminéis con antojo de pastel de manzana, ja, ja.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         20
alpolorenedo
 28 abril 2020
Este es un libro que no tenía en mi lista de lectura, la cual cada vez tiene más compromisos en tiempo cerrado y más tareas que espero que al final del año no se conviertan en pendientes. Simplemente surgió, y surgió a raíz de ver que, a través de la generosidad de la autora solidarizándose con la época que vivimos y conmemorando el día del libro, nos regala este relato de forma gratuita en las plataformas habituales de venta de Ebooks, lo descargué y de seguido lo leí, sin conocer mucho de que trataba y confiando en pasar un buen rato.
Esta confianza en la autora la posaba recordando lo mucho que me gustó su libro La tabla esmeralda, un gran libro que incluso despertó mi interés por el idioma alemán y a raíz del cual comencé a estudiar un poco del mismo, sin pretensiones, pero por lo menos para conocer lo básico y saber como leer los vocablos originales que en este idioma venían en el libro y en los muchos documentales que a veces veo.
Este relato nos adelanta la autora que hace referencia a los llamados "Bâtards de boches", aunque es una referencia sutil ya que nos adentraremos en un relato de sensaciones, de sabores, de gustos, de esas historias de las que es mejor no saber mucho de antemano y descubrirlo sin más. Una historia muy directa por la poca extensión pero en la que la autora nos traslada maravillosamente a una época de postguerra tardía en Francia y donde aún en los parajes menos grandes la gente a través de sus ventanas se cree con el derecho a dirigir la vida de sus vecinos. (algo que ahora me ha sonado como muy actual).
Una historia que enseña que a veces hay que apostar fuerte para que el rebaño te siga, y donde el sonido de las campanillas al abrir la puerta de la pastelería te abrirá el apetito, ¿que mejor que un pastel de manzana como cada día a las 8,00?.
A veces la rutina y la cotidianidad de las cosas nos pueden curar y dar esa seguridad que nos falta.
CONCLUSIÓN:
Un relato que recomiendo leer,escrito por una especialista en la temática de la 2ª guerra mundial, que es gratis, pero que además es un regalo para los sentidos y que te dejará un sabor, ¿amargo o dulce?, eso ya me lo contarás....Yo de momento tengo pendiente alguno de sus otros libros, pero no tardaré.
Enlace: https://familialectorade4.bl..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         20
aracelitarifa
 12 septiembre 2020
Un relato precioso que me ha encantado. La autora escribe muy bien, de tal forma que me ha enganchado desde el principio y me ha tenido atrapada hasta el final. Lo recomiendo.
Comentar  Me gusta         30
mawerik75
 17 septiembre 2020
Un relato interesante pero que me ha faltado algo, sobre todo el final.
Comentar  Me gusta         20
Citas y frases (4) Añadir cita
megmeg25 septiembre 2020
Búscate un buen hombre… Nathalie dudaba de que verdad hubiera buenos hombres. Los había menos malos; amables, simpáticos, atractivos… Pero buenos… A su modo de ver el hombre era un ser egoísta por naturaleza. Ni siquiera su padre había sido un buen hombre en el estricto sentido de la palabra. Fue un padre severo y desapegado; trabajador, sí, en la medida de lo que se espera de un hombre; pero nunca había hecho por la familia tanto como su madre. En cuanto a todos aquellos que alguna vez la habían rondado, los que la habían invitado a ir al baile, a la feria o al cine de verano, no tenía mejor opinión de ellos: vanidosos, superficiales, egocéntricos… solía aburrirse de ellos a la tercera cita. Ahora todos estaban casados con mujeres que les habían dado montones de hijos, los cuales criaban para ellos; que a diario les lavaban la ropa, les preparaban la comida, les limpiaban la casa y les encendía la pipa antes de irse a acostar a un lecho en el que se encontraban tan solas como ella. Tampoco Roland fue un buen hombre; de hecho, era el peor de todos. Quizá porque fue el único del que se enamoró, cuando sólo era una chiquilla y se creyó aquel cuento de que podrían casarse y ser felices. Pero Roland tenía otros planes y la dejó con el vestido blanco estirado sobre la cama. Se marchó del pueblo y nunca más supo de él. Aquel fue el único día de los últimos cien años en que el pastel de manzana desprendió un aroma amargo y supo salado como las lágrimas.
+ Lire la suite
Comentar  Me gusta         00
megmeg25 septiembre 2020
–No importa lo que digan los demás. Tú… eres joven y preciosa. Lo mejor que me ha pasado. Tú me haces feliz. Sólo con mirarte. Desde la primera vez que te vi… El que diga que te aprovechas de mí es un envidioso o no sabe de lo que habla. Porque no fuiste tú, fui yo el que te encontré, detrás del escaparate. Y desde entonces no pude quitarte de mi cabeza. Por eso iba cada día a la confitería: no a buscar tu pastel de manzana, Nathalie, sino a buscarte a ti.
+ Lire la suite
Comentar  Me gusta         20
megmeg25 septiembre 2020
(…) alzó los ojos y su mirada se encontró con otra: fuera de lugar, nueva, desconocida, grande y azul, como el azul lavanda de la fachada de madera del Café Patisserie Maison Blanchard, o el de las pequeñas hojas que moteaban su pastel de manzana. Tras el desconcierto inicial, Nathalie recobró la sonrisa. Sin embargo aquel hombre (aunque de haberse fijado mejor Nathalie habría concluido que no se trataba más que de un muchacho), un hombre fuera de lugar, nuevo y desconocido, no se la devolvió. Muy al contrario, escondió la mirada y se marchó calle abajo con la cabeza gacha bajo la gorra y las manos metidas en los bolsillos.
+ Lire la suite
Comentar  Me gusta         00
megmeg25 septiembre 2020
Nathalie sonrió, regalándole sin saberlo lo que Paul en realidad más anhelaba. Y es que ella ignoraba que aquello que el muchacho se detenía a observar cada mañana a las ocho en punto, coincidiendo con el tañido de las campanas de la iglesia justo en la misma plaza, no era el pastel de manzana de Nathalie, sino su sonrisa; aquella sonrisa rosada, velada de vapor de caramelo, necesariamente dulce; aquella sonrisa, simplemente una sonrisa… cuando hacía tanto, tanto tiempo que nadie le sonreía.
+ Lire la suite
Comentar  Me gusta         00
Videos de Carla Montero (3) Ver másAñadir vídeo
Vidéo de Carla Montero
Carla Montero, autora de libros como 'El jardín de las mujeres Verelli' envía un mensaje a nuestros lectores por el Día de la Madre.
Hazte con sus libros en nuestra web y te los enviamos a casa https://bit.ly/3bS5hU1
otros libros clasificados: relatosVer más
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro





Test Ver más

Literatura española

¿Quién es el autor/la autora de Episodios Nacionales?

Emilia Pardo Bazán
Benito Perez Galdós
Rosalía De Castro
Gustavo Adolfo Bécquer

5 preguntas
110 lectores participarón
Thèmes : literatura españolaCrear un test sobre este libro
{* *}