InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
Crea una cuenta en Babelio para descubrir tus próximas lecturas Babelio en Français
>

Crítica de Fesaro


Fesaro
15 octubre 2020
Hoy os traigo una novela de sombras, de lugares oscuros y fríos, con malos que bien podrían ser modelos a diseccionar por un comité de expertos psicólogos en contraposición de los buenos, personajes a los que ellos no les gustaría que se le etiquetasen como héroes, pero que arrojan luz sobre esas sombras de las que hablábamos antes.



Todos nosotros es una novela policíaca que para el que no me quiera seguir leyendo solo le pido que se lleve el nombre en la memoria y que cuando pueda la lea porque sin lugar a dudas su historia, sus personajes y todo el trasfondo que está sumergido entre sus páginas merecen la pena. Se acercan fechas de regalos y esto es apostar a caballo ganador para quien guste del género negro.
Todos nosotros tiene un buen comienzo, uno de esos intrigantes que te dejan con ganas de saber más, una figura abstracta lo suficientemente atractiva como para entregarte al proceso que unos cientos de páginas te harán llegar a ese dibujo completado.



Mientras tanto la trama comienza con el atropello de una chica desnuda en una calle de Madrid en una fría noche de 1981. El caso se lo asignan a los inspectores Diego Álamo y Roberto Guzmán. El primero un inspector de la nueva hornada, de la primera promoción de la policía que vio la luz con la democracia. Roberto Guzmán, su compañero, es un policía de la vieja guardia, de aquellos que vivieron la dictadura, sus normas y una forma de trabajar distinta a como se intenta en los nuevos tiempos de democracia. En definitiva un clásico con mal humor, pero que en el fondo no es un mal tipo.



Descubren que Elena Vicuña, la chica atropellada había sido secuestrada y tal vez en un descuido de su o sus captores huyó, cuando por accidente un coche la atropelló. Investigando les llega la información de que existen otras dos denuncias de chicas de edad similar que también han desaparecido sin causa aparente y que su último paradero conocido fueron locales de la noche madrileña.



Comienza así una investigación contrarreloj vertiginosa en la que nuestros dos protagonistas muestran como era el trabajo policial en una época donde no había móviles, cámaras de seguridad ni los avances científicos que hay hoy en día y que facilitan mucho más las cosas para los policías y en jaque a los malhechores.



La novela discurre en forma de capítulos cortos, llenos de intriga, emoción y que pone en vilo al lector. Una estrategia por parte del autor que hace que nos sea difícil despegarnos del libro.



En esta primera parte de la trama (la novela consta de dos, una que se desarrolla en 1981 y una segunda que transcurre veinte años después) se alternan los capítulos de investigación de nuestra original pareja con otros muy oscuros y duros narrados por una de las chicas secuestradas. Estos últimos son capítulos duros, violentos que harán encogerse nuestro corazón y desear que nuestros policías salven a la chica pronto. En esta parte el autor sabe contagiar a los lectores de cierta angustia ante los hechos.



En la segunda parte, en el año 2001 en un corto periodo de tiempo vuelven a desaparecer varias chicas jóvenes que habían salido de fiesta. Todo hace recordar a lo sucedido veinte años atrás y en los estamentos policiales volverán a saltar las alarmas ante la posibilidad de desenterrar un caso que abrió una herida incurable.



Esta novela es una auténtica máquina del tiempo que te lleva a los ochenta y a principios del siglo XXI con tal fidelidad que uno parece vivirlo in situ. Todo ello gracias a los continuos de detalles culturales como películas, música, obras de teatro y hechos notables que ocurrieron en esos años. El libro resuma nostalgia con su poquita caspa postfranquista por todos lados. Una novela llena de simbolismos donde el autor va dejando un montón de situaciones que nos harán reflexionar sobre diversos aspectos de la condición humana, de cómo uno es algunos momentos no deja de ser esclavo del tiempo que le toca vivir.



Los personajes son dignos de conocer, los buenos agradan y uno se entrega a ellos y los malos provocan repulsión. de todos ellos sin lugar a dudas destaca Diego Álamo, un hombre que representa al policía vocacional, ese hombre que entiende que su trabajo le gusta y que lo más bonito es servir y ayudar al prójimo. A pesar de esto queda retratado de forma edulcorada, al contrario, es un tipo que tiene todo para triunfar, pero la suerte es esquiva y salvo momentos de felicidad vive instalada en una continua melancolía del que necesita cerrar puertas abiertas para poder vivir en paz.



Una historia muy recomendable porque tiene un escenario atractivo, una trama que no da respiró y llena de giros que en todo momento la hacen atractiva, unos personajes que seducen con su personalidad y un caso intrigante hasta su resolución al final de la novela.



Y solo me queda preguntaros ¿Dónde estabais vosotros entonces?


Enlace: http://librosenelpetate.blog..
Comentar  Me gusta         00



Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro




{* *}