InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
Crea una cuenta en Babelio para descubrir tus próximas lecturas Babelio en Français
ISBN : 8432291404
Editorial: Seix Barral (05/11/2011)

Calificación promedio : 4.36/5 (sobre 11 calificaciones)
Resumen:
Las enigmáticas desapariciones de niñas del colegio de las madres lazaristas de San Gervasio son el punto de inicio de la aventura indagatoria que tiene como protagonista a un cliente del manicomio, quien, obligado a convertirse en investigador, se verá envuelto en toda clase de percances de los que logrará salir llevando a cabo su cometido y descubriendo una intrincada farsa de gente pudiente. La escritura de Mendoza constituye un espléndido ejemplo de investigació... >Voir plus
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro
Críticas, Reseñas y Opiniones (6) Ver más Añadir una crítica
Beatriz_Villarino
 20 octubre 2018
Acabo de leer la primera novela de la saga protagonizada por el detective más estrambótico de la literatura española. No hace mucho comenté aquí la última, (esperemos que por ahora) El secreto de la modelo extraviada, por lo que no me voy a extender en rasgos estilísticos de Mendoza, ya que son de sobra conocidos y además los destaqué en otros momentos. Pero El misterio de la cripta embrujada no la tenía; mi hermana se acordó y me la ha prestado. Así pues, he leído al final la que fue escrita para inaugurar la serie. Lo he pasado igual de bien que con el resto; además me ha hecho reflexionar sobre una serie de rasgos del protagonista que, con el paso de las aventuras, se han convertido en definitivos y definidores de su personalidad:
1º No tiene nombre. Esta falta de identidad, reforzada por el doctor Sugrañes o el comisario Flores que se refieren a él como el susodicho, esta perla, el interfecto, este personaje, el ejemplar o tú, ya la vino sufriendo, por su madre, desde el momento en que nació «El día de mi bautizo, e ignorante como era, se empeñó a media ceremonia en que yo tenía que llamarme Loquelvientosellevó […] La discusión degeneró en trifulca […] Pero esto es ya otra historia…» Frente a él, la identidad del resto de personajes va marcada, casi en su totalidad, de forma irónica, por el nombre: su hermana prostituta Cándida, el comisario Flores, el jardinero Cagomelo Purga, el dentista Sobobo Cuadrado…
2º La relación distante que tiene con su hermana no impide que la quiera, tal y como demuestra en sus descripciones, que van desde el ridículo hasta la pena más honda «Hola Cándida […] Tenía, por el contrario, la frente convexa y abollada, los ojos muy chicos, con tendencia al estrabismo […] de su cuerpo ni que hablar tiene: siempre se había resentido de un parto, el que la trajo al mundo, precipitado y chapucero, acaecido en la trastienda de la ferretería donde mi madre trataba desesperadamente de abortarla y de resultas del cual le había salido el cuerpo trapezoidal…»
3º Utiliza el disfraz a menudo, pero siempre hecho con lo que encuentra a mano por muy absurdo que sea, lo que le confiere una imagen grotesca que, habitualmente complementa con un nombre falso «hube de conformarme con unas hilas de algodón en rama no demasiado sucias, con las que y mediante un cordelito compuse una barba larga y patriarcal que no sólo dificultaba mi identificación, sino que me confería un aspecto respetable y aun imponente»
4º Otras veces la técnica que usa para conseguir lo que quiere es tan disparatada que recuerda a los detectives del tebeo; de hecho, las situaciones penosas por las que atraviesa no podrían suceder en la realidad; al menos no nos enteraríamos de ellas con una sonrisa o una carcajada «—Pues voy a hacer con él croquetas Findus— se jactó el perdonavidas. Y cogiendo por el gollete una botella de vino vacía, la estrelló contra el mostrador de mármol, clavándose en la mano los cristales y sangrando con profusión.
—¡Mierda! –exclamó–. En las películas siempre sale bien…»
5º El vocabulario empleado por nuestro protagonista es variadísimo; de hecho da muestras de ser una persona culta pues cambia de registro según con quién esté, así se mueve con total normalidad bien con un léxico vulgar, bien con uno culto y preciso, usando a veces palabras anticuadas o en desuso: convoluto, jamba, oblongo, afeites, alcorques, traje talar… Esto le confiere un punto aún más desequilibrado, pues, como él mismo confiesa, nunca ha estudiado.
6º Empieza su aventura en unas condiciones malísimas que se van volviendo pésimas porque no llega a superarlas, sino que empeoran paso a paso «Emprendieron la marcha sin darme ocasión a ducharme»
7º Las circunstancias por las que pasa van desde lo desagradable a lo repulsivo y, sin embargo, en ningún momento le obstaculizan seguir con su propósito «…estaba algo agrio de sabor y baboso de textura»
8º Asimismo, siempre sale del manicomio para ayudar, supuestamente, a la policía y, supuestamente, con la aprobación del doctor Sugrañes, pero termina enredándose en diferentes altercados que hacen de él otro perseguido por las autoridades «No tiene nada que temer de mí. Soy un exdelincuente, libre sólo desde ayer. Me busca la policía para encerrarme otra vez en el manicomio…»
Me atrevería a afirmar que El misterio de la cripta embrujada inauguró, en 1979, un subgénero narrativo sin parangón: novela humorística, por supuesto, tal como ha quedado probado en los ejemplos arriba mencionados; novela negra, ya que el crimen y las pesquisas para descubrirlo son el eje de la historia, aunque los métodos no sean del todo ortodoxos y, en ocasiones, nos recuerden a los usados en cómics infantiles, como he dicho antes; no hemos de pasar por alto la picaresca, ya que el protagonista, residente de un psiquiátrico, tiene puntos en común con aquellos que poblaron la literatura aurisecular; todos ellos sirven a varios amos, en este caso al comisario Flores, que lo saca del manicomio para que resuelva un caso ante el que él se siente impotente; el policía actúa con mayor despotismo del que, en su día, tuvo el ciego hacia Lázaro, pues Flores no le ofrece a cambio de sus servicios ni comida, ni techo, ni nada. El otro amo a quien debe obedecer si no quiere sufrir las consecuencias en su encierro psiquiátrico es el doctor Sugrañes, un moderno dómine Cabra dispuesto a descargar su odio sobre aquellos inadaptados que, como nuestro protagonista, pertenecen a la clase social más baja, la de quienes no tienen nada, ni oficio, ni nombre, ni posesiones, ni vida propia, aquellos que deben usar el ingenio para sobrevivir pues la sociedad les ha negado todo lo necesario para sentirse personas; los utiliza cuando conviene y los retira si molestan. Nuestro lazarillo debe, asimismo, obedecer a la Iglesia, aquí encarnada en las madres Lazaristas –nombre irónico, por cierto–, que calla y consiente todos los desmanes siempre que ella salga beneficiada.
Por todo ello podemos afirmar que nos encontramos ante una novela satírica. Eduardo Mendoza clava dardos certeros a todas las instituciones que, a pesar de tener que velar por los ciudadanos, utilizan sus medios y su influencia para beneficiarse personal o profesionalmente.
Una vez que el protagonista sale del centro y, como los pícaros, debe vagar por las calles de la ciudad para solventar el caso sin dañar su propia integridad, el autor aprovecha para describir la realidad de una ciudad esplendorosa, grande, Barcelona, que sin embargo esconde en sus barrios deprimidos suciedad, dolor, miseria y fraudes. Asimismo, con una visión de futuro certera o una pasmosa lucidez, previó el golpe de estado que casi dos años después tuvo lugar en España: «No creo, por lo demás, que los cambios que recientemente han sobrevenido a nuestra sociedad sean duraderos. Tarde o temprano, los militares harán que todo vuelva a la normalidad.»
El punto de vista de la narración es único, el del protagonista principal que, bajo su desequilibrio mental esconde la lucidez suficiente para darse cuenta de que las propias familias de las niñas desaparecidas estaban implicadas en el caso. Curiosamente es quien percibe que las alumnas han debido desaparecer sin salir del colegio; y curiosamente, el narrador realiza casi todos sus movimientos amparado en la noche, que potencia el aspecto lúgubre de la situación pues, según órdenes policiales, debe resolver unas misteriosas desapariciones del internado de las hermanas lazaristas, ocurridas con seis años de diferencia, pero no dispondrá de credencial alguna ni ayuda de nadie; sólo obtendrá la libertad del sanatorio en el que está recluido.
Al enterarse su hermana Cándida le razona que no debe implicarse en nada pues, dada su situación negligente, es en el Centro donde únicamente puede disponer de ciertas comodidades «Vuelve al manicomio: techo, cama y tres comidas diarias, ¿qué más quieres?» Triste consejo, y premonitorio, ya que cuando, pese a haber resuelto los casos de corrupción, le niegan la independencia, acepta la decisión médica y policial casi aliviado al pensar que «podría darme una ducha y, ¿quién sabe?, tomarme una Pepsi-Cola si el doctor Sugrañes no estaba enojado conmigo por haberle metido en la aventura del funicular…»
Sátira social para denunciar el determinismo feroz que planea sobre algunos ciudadanos. ¡Fantástica!

Enlace: http://elblogaurisecular.blo..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
cristhianparedes
 30 enero 2018
(libro recibido por parte del programa Masa Crítica de Babelio)
001. El misterio de la cripta embrujada //// Eduardo Mendoza //// Seix Barral
Formato: pasta blanda, de bolsillo. Papel de gramaje medio, tipografía sencilla con serif.
Géneros identificados: Novela pulp, humor, suspenso.
Narración: Primera persona
---
De qué va: el personaje principal es un detective (o bien así se da a entender él y con todos con quienes convive e interactúa) cuyo nombre no se revela y, para terminar de aderezarlo, es paciente de un manicomio que es sacado de esa institución por el Comisario Flores para ayudarle a resolver un caso que no encuentra pies ni cabeza: En el colegio de monjas Sn Gervasio desapareció sin rastro alguna una niña. No sería tan impactante si no fuera porque hace seis años antes había ocurrido un hecho demasiado similar.
Todo está situado en esa época gris que fue el pasar del franquismo a la democracia enmarcado por una Barcelona de noche.
La forma en que se narra todo es de boca y experiencia a detalle (muy, MUY, a detalle) del detective de forma casi seria al inicio como novela pulp pero que poco a poco va a diluirse en un humor que recuerda la comedia de situaciones característica de las obras del siglo de oro español no sin dejar de lado la sátira e ironía que me recuerda demasiado a Mono y Esencia de Huxley ya que retrata todos los acontecimientos que rodean la acción del personaje con sorna hacia la iglesia, la política y la gente acaudalada.
Esto último hace que, en un exceso de uso de lenguaje se desgasten palabras y hojas haciendo casi eterna una descripción de un mero cuarto usando el recurso literario de la locura-cordura del detective para describir cosas a la mitad de un apunte, perderse en un mar descriptivo para volver a dicho apunte y continuar el hilo argumental.
En corto: el misterio de la cripta embrujada pasa por poco las 200 páginas, pero solo por estar escrito de dicha forma ta que de ser más apegado a lo delimitado por su arco argumental se resuelve en no más de 90 páginas pero por el mismo juego de usar al portavoz del libro como una persona loca (aunque posiblemente sea el único cuerdo en la obra) se alarga sin cesar.
---
¿Lo puedo recomendar?
Vaya, no sé. El humor que se lleva en la obra es muy español:
Si alguna vez han visto a Torrente o leído a Mortadelo & Filemón y les ha causado gracia, adelante. A mi en lo personal no me gusta ese humor en lo más mínimo. La historia policíaca-detectivesca detrás de todas las situaciones es interesante como un capítulo de Nancy Drew (no es queja): Un misterio con vistas paranormales que se soluciona rápido con la lógica y la buena observación.
Sé que me he quejado de cómo está escrito con descripciones al por mayor, pero en realidad es digno de reconocerle que quiera recuperar prosa cervantina. Digamos que es un buen libro para cierto nicho que lo disfrutará.
No para todos. No para mi.
3.8/5
+ Leer más
Comentar  Me gusta         10
MelyMr
 01 diciembre 2018
La verdad es que no le tenía MUUCHA fe a este libro cuando lo arranqué. Si bien me llamaba la sinopsis, la portada del ejemplar que yo tenía era bastante feucha y no prometía nada. Así que grande ha sido mi sorpresa al darme cuenta cuánto me gusto este libro.
La trama se basa en un personaje que ayyy, cada salida tiene!! Me ha hecho matar de risa. Se supone que es un loco del manicomio pero de loco no tiene un pelo, ahora de desfachatado los tiene todos!
Se le encomienda resolver un misterioso caso en el cual desaparecen por algunos días unas niñas pupilas de un colegio religioso, al que regresan después sin recordar nada. Ni dónde estuvieron, ni como salieron o como regresaron. Como recompensa de resolver tan extrañas desapariciones se le ofrece la libertad.
Y así, con una mano atrás y otra adelante que es como lo largaron a su misión, este personaje tendrá que recurrir a los mas disparatados planes y realizar grandes proezas para poder llegar a la conclusión del caso.
El libro tiene tan solo 200 páginas y se lee rapidísimo. La escritura es muy fluida para la época en la que fue escrito. Tiene un humor mas bien irónico e incoherente. Porque realmente el personaje tiene una forma de ser y de razonar que es para matarse de risa.
Realmente muy, muy recomendado. Me encantó y fue algo diferente a lo que estoy acostumbrada a leer.
Enlace: https://perdidaentrepaginasy..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         10
lectoraaburrida
 30 noviembre 2018
Magnífica la prosa de Mendoza. Un vocabulario tan rico que en algunas ocasiones he tenido que recurrir al diccionario.
Este libro lo comencé en mi adolescencia pero lo dejé a la mitad ya que mi vocabulario era más limitado y no había la facilidad de hoy para buscar términos. Y ya le había llegado la hora hoy.
Mendoza nos muestra una sociedad en su forma más cruda pero plasmada de tal modo que las carcajadas que me ha sacado, se han debido oír hasta en Barcelona.
Muy recomendable.
Comentar  Me gusta         10
Claudia
 22 noviembre 2017
Cuando me mandaron leer este libro en el Instituto, supe que lo disfrutaría. Ya había leído "Sin noticias de Gurb", y pensaba que con este libro volvería a reír a carcajadas.
Aquí, nos encontramos con un entrañable loco, que nos relata todo lo que ocurre en su día a día mientras investiga el misterio de la cripta.
La normalidad con la que trata cada tema, la naturalidad en sus palabras y las situaciomes extrañas a las que se enfrenta, lograrán mantener al lector pendiente de esta hilarante historia.
Comentar  Me gusta         00
Citas y frases (1) Añadir cita
lectoraaburridalectoraaburrida30 noviembre 2018
recompuso los coloretes de su cara con una cajita oblonga que contenía un espejo y una pelusa polvorienta. Recordé que mi hermana se aplicaba cosmético con un retazo de bayeta y reflexioné que las diferencias sociales se patentizaban en los detalles más baladís o baladíes.
Comentar  Me gusta         10
otros libros clasificados: humorVer más
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro





Test Ver más

Literatura española

¿Quién es el autor/la autora de Episodios Nacionales?

Emilia Pardo Bazán
Benito Perez Galdós
Rosalía De Castro
Gustavo Adolfo Bécquer

5 preguntas
47 lectores participarón
Thèmes : literatura españolaCrear un test sobre este libro
{* *}