InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
ISBN : 8433968556
Editorial: Editorial Anagrama (31/01/2004)

Calificación promedio : 4.14/5 (sobre 38 calificaciones)
Resumen:
Un capitán del ejército de Franco que, el mismo día de la Victoria, renuncia a ganar la guerra; un niño poeta que huye asustado con su compañera niña embarazada y vive una historia vertiginosa de madurez y muerte en el breve plazo de unos meses; un preso en la cárcel de Porlier que se niega a vivir en la impostura para que el verdugo pueda ser calificado de verdugo; por último, un diácono rijoso que enmascara su lascivia tras el fascismo apostólico que reclama la sa... >Voir plus
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro
Críticas, Reseñas y Opiniones (15) Ver más Añadir una crítica
Samarkanda
 07 abril 2021
Este libro recoge cuatro historias o, como dijo el propio Méndez, cuatro derrotas que nos narran una época que muchos no hemos conocido físicamente pero sí a través de nuestros abuelos o a través de los libros de historia. Una época de silencio y miedo donde expresar unos ideales concretos podía tener como consecuencia la muerte o, en el mejor de los casos, la cárcel. Cuatro historias que, aunque independientes entre sí, se terminan mezclando para contarnos que tras una guerra sólo quedan muertos, lágrimas y dolor.
La primera historia, Si el corazón pensara, dejaría de latir, nos habla del capitán Alegría, un oficial del ejército franquista que asqueado de tanto horror decide rendirse ante el bando republicano el mismo día que las tropas golpistas entran en Madrid. Ni republicanos ni franquistas entienden los motivos de su rendición porque, los primeros, le consideran un loco y, los segundos, un desertor. Pero nadie entiende que su rendición obedece a que ha formado parte de un ejército que no quería ganar una guerra, sino matar a su enemigo.
La segunda historia, Manuscrito encontrado en el olvido, es una especie de diario que un joven poeta escribe en una braña de los montes de Somiedo contándonos por qué huye junto a Elena, su novia, de diecisiete años y embarazada, y cómo ella muere al dar a luz a su hijo en pleno invierno. Esa braña que es refugio de la vida también lo será de la muerte. Este relato es el que más me ha gustado por ser el más intimista y sobrecogedor de los cuatro y por transmitir las sensaciones de un joven que tiene que madurar a golpe de tan duras circunstancias.
La tercera historia, El idioma de los muertos, versa sobre Juan Serna, un estudiante comunista encarcelado en Porlier que trata de alargar su vida contándole al juez militar que instruye su causa, y a su mujer, lo que quieren oír sobre su hijo muerto. Un ser despreciable que Juan convertirá en un patriota heroico a los ojos de sus padres hasta que ya no soporta seguir mintiendo y les cuenta la verdad sobre lo despreciable que fue su hijo.
La cuarta y última historia, Los girasoles ciegos, nos habla de Lorenzo y sus padres: Ricardo y Elena. Lorenzo es un niño que está acostumbrado a ver cómo su padre tiene que vivir oculto tras las cortinas, en la oscuridad, sin que nadie lo vea, ni le sienta, ni le oiga, y que ha de encerrarse en un armario cada vez que suena el timbre de la casa y sus vidas se paralizan por unos segundos. El miedo y las mentiras hacen que Ricardo siga con vida hasta que el hermano Salvador, que confunde el amor con la lujuria y la lascivia, se obsesiona con Elena y un día irrumpe en su casa, dejándose llevar por su obsesión por ella, hecho que provoca un sobrecoger final.
Son cuatro relatos a cual más duro pero escritos con una prosa muy cuidada, poética en algunos momentos, cuyos personajes son cercanos porque, como dice la contraportada, todo lo que se narra en este libro es verdad pero nada de lo que se cuenta es cierto.
Libro altamente recomendable por la sensibilidad y melancolía que transmite pero también por ser un reflejo de una parte de nuestra historia que no debemos olvidar para que no vuelva a repetirse.
Es una lástima que Alberto Méndez falleciera once meses después de que se publicara Los girasoles ciegos, su primera y única obra, que ha sido galardonada, entre otros, con el Premio Setenil 2004 al mejor libro de relatos publicado en España y el Premio Nacional de Narrativa 2005.
Si mal no recuerdo, en 2008 José Luis Cuerda llevó al cine esta obra con las interpretaciones de Javier Cámara y Maribel Verdú, centrándose especialmente en el segundo y cuarto relato de la obra de Méndez.
Enlace: https://libropoli.blogspot.c..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
Andrews
 08 mayo 2018
Para describir y opinar sobre este texto es necesario realizar cierto nivel de abstracción y conocimiento histórico de lo que se narra, tras lo cual se puede optar por hacer un análisis más formal o un análisis más centrado en los contenidos. En este caso concreto he decidido enfocar esta reseña hacia el terreno más formal, ya que creo que da más de sí.
Uno de los aspectos que más valoró de este libro es la variedad de puntos de vista narrativos que nos ofrece en cada uno de los relatos que componen la obra. No sólo debemos tener en cuenta el buen hacer en la elecciones sino la pertinencia en el uso de los diferentes actores narrativos para dar al texto en concreto una carga emotiva que refuerce la temática y llegue al lector calando fuertemente y haciendo que en la medida de lo posible sienta emociones similares a los protagonistas de la historia.
Tocando de soslayo la temática del texto y si me tengo que quedar con alguna historia de las cuatro, sin ninguna duda me quedo con la primera, primero porque me parece la mejor construida sobre todo en lo que al protagonista se refiere, ya que personalmente pienso que es el personaje más completo y mejor construido de todos los que aparecen a los largo del libro. Desde el punto de vista temático creo que esta historia ofrece una perspectiva menos tendenciosa y panfletaria ofreciendo unas ideas que pueden llegar a mostrar el sinsentido que tienen las guerras y más aún las guerras civiles.
La interconexión de los relatos ofrecen al lector un hilo conductor más allá de la temática del mismo, dando a entender la globalidad de lo acontecido en aquella época, estableciendo vínculos entre personajes de los relatos 1 y 3 y entre los relatos 2 y 4, aunque creo que puede existir cierta conexión entre personajes del tercero y cuarto.
Reconozco que casi por norma no suelo escoger novelas sobre la guerra civil, ya que la mayoría son obras parciales, ya que aunque lo que cuenten sean verdades como puños, no muestran el global de la situación sino aquello que al autor le sirve para mostrar y sostener su argumento o sus ideas; por lo que al lector se le ofrecen medias verdades como verdades completas.
Alberto Méndez tenía muy claro su objetivo al escribir y publicar esta obra y por esta razón dio la forma al texto de manera muy estudiada, sin embargo no pudo observar el éxito de su obra ya que al poco de ser publicada falleció, por lo que tampoco conoció la existencia de la película basada en el último relato del libro. Dicha película no la he visto sin embargo pienso verla para comprobar sobre todo como se ha realizado la adaptación y para observar si la historia ha sido manipulada en el film y con qué objetivo.
En definitiva es un buen libro, el cual narrativamente es más que correcto consiguiendo transmitir sensaciones que para otros autores pueden resultar extremadamente complicadas de hacer llegar al lector.
No se si sería el objetivo del autor pero personalmente creo que lo que en este libro se refleja es la vergüenza de una país, la vergüenza de lo ocurrido antes, durante y después de la contienda, la vergüenza de cómo el pueblo no supo gestionar y dar cabida a las diferentes maneras de pensar sin recurrir a la violencia... Otra gran mancha en la historia de España.
Enlace: http://unrincondeopinion.blo..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         20
marta_lo
 06 noviembre 2020
Estas cuatro historias se mezclan entre sí para ofrecernos una historia escalofriante. A través de estos relatos, podríamos incluso decir que se entrevé una novela completa y corta. Aún así, podrían pasar por relatos diferentes perfectamente, por lo que este puzle consigue asombrar al lector cuando se da cuenta de todo esto.
También resulta impresionante que estas historias que se narran en el libro sean reales, que hayan pasado de verdad. Llenas de violencia, desamparo e injusticia, nos muestran la cara amarga del fin de un conflicto bélico y la impotencia de los derrotados.
Pelotones de fusilamiento, días en la cárcel que saben un poco a vida, muertes de seres queridos y un sinfín de situaciones horribles que sucedieron durante aquellos años tan duros. Todas caben en este libro breve, dando una muestra más de inhumanidad por parte de hermanos, compatriotas, amigos.
Un libro duro de leer en ciertos momentos, que no deja de ser la historia de España, quizá una España destrozada, pero que conviene seguir recordando, aunque haya personas que no lo crean conveniente.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         50
varyvol
 04 febrero 2021
De nuevo una lectura que llevaba muchísimo tiempo en la lista de pendientes. de nuevo un error haber tardado tanto en llegar hasta ella, porque la sorpresa ha sido mayúscula.
Siendo honestos, con la fama que tiene el libro, esperaba leer algo de calidad y que mereciera la pena. Pero la lectura ha ido más allá, y en multitud de momentos el lirismo y la poética narrando situaciones que, por otra parte, son durísimas de afrontar como lector y como ciudadano, me han dejado ojiplático y con el corazón en un puño.
El libro está compuesto de cuatro cuentos, cuatro relatos protagonizados por perdedores de la Guerra Civil española. Un soldado que reniega de su bando, una pareja de exiliados que huyen, un encarcelado y un hombre que se esconde en su propia casa. Y las historias no tienen maquillaje; son perdedores y así se les narra. Con sus duras vivencias, sus agonías, sus pensamientos, sus lágrimas, sus sufrimientos y sus pavoneos con la locura. Uno imagina y siente su dolor y su rabia, y se hace plenamente consciente de lo que ocurrió en aquellos años y en muchos posteriores. Aunque parezca que se ha contado mucho, nunca será suficiente.
Y qué forma de escribir la de Alberto Méndez. Una pena que un hombre de su talento solo nos legara un libro, aunque a veces no hace falta más para deslumbrarnos. La prosa es ágil, lírica y preciosista, pero con un equilibrio plenamente estudiado y trabajado: no falta ni sobra una palabra. Frases y párrafos que son derechazos a la mandíbula y una transmisión de emociones maravillosa.
Me alegra mucho saber que este libro ha sido lectura habitual en los institutos españoles. Quizás muchos alumnos no lleguen a entender o sentir todo lo que en él se narra, pero sin duda les hará más conscientes de aquellos años y de la buena literatura.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
Daniel7
 27 agosto 2020
El miedo es una fuerza poderosa. Ante una situación extrema de la que no hay una salida indolora, se nos hiela la sangre ante los peligros que nos acechan. El temor a la muerte de la mano de otros sobrevuela esta obra. al aceptar el último destino, el pavor que eriza la piel de algunos personajes de estos escritos se desvanece como le sucede al capitán Alegría en «Primera derrota: 1939 o Si el corazón pensara dejaría de latir». La Guerra Civil está a punto de terminar con su bando como vencedor. Aun así, se rinde ante las tropas enemigas debido al sinsentido del conflicto bélico. Sabe que esa decisión acortará su vida. Pese a ello, continua adelante con ella hasta las últimas consecuencias. le gana la batalla al miedo. En cambio, este terror ante la incertidumbre de saber qué pasará mañana consume a los que se esconden de los emisarios del régimen franquista. Ocultos esperan la oportunidad para huir o morir de hambre. Convivir con esa incerteza debe resultar agotador como refleja el cuaderno de Eulalio Ceballos Suárez en «Segunda derrota: 1940 o Manuscritos encontrados en el olvido».
En tiempos de dificultades sentirse arropados por nuestros seres queridos o personas que están pasando por una situación similar a la nuestra nos ayuda a aguantar cada golpe hasta que se quiebre nuestra voluntad. La mayoría de personajes que asumen la derrota de la guerra y temen por su porvenir en un país cuya ideología no comulga con la suya resisten porque no están solos. Esta necesidad de compañía en la que cobijarse se reitera en todo momento a la vez que la ausencia de alguien con quien compartir este revés enloquece incluso al más valiente. Según el texto, la soledad en un contexto sociopolítico como la posguerra española puede incrementar las ganas de morir para los derrotados fueran del bando que fueran.
La imposición del nuevo orden conlleva la transformación lingüística de algunos términos asociados a la devoción ante la ideología imperante que se ha hecho con el poder. Este nuevo lenguaje, con su correspondiente versión de la Historia reciente, se le suma la creación por parte de Juan Senra en «Tercera derrota: 1941 o El idioma de los muertos» de la lengua que da título a este relato. Encarcelado, escribe cartas a su hermano sin saber cuál será la última, lo cual le lleva a soñar con palabras nuevas cuyo significado solo él conoce. de la misma manera que las personas que han tomado el poder cambian el significado a conceptos que antes se aprendían de otra forma, el ejemplo de Senra muestra cómo los derrotados también usan el ingenio para crear una forma de habla que enmascare la realidad o una historia inventada que posponga su inevitable final.
Los girasoles ciegos recogen cuatro cuentos sobre cuatro posibles escenarios de personas que temieron por sus vidas al quedarse en una tierra dirigida por personas con ideas opuestas a las suyas que podía acabar con ellos por el simple hecho de su rol en la guerra o pensar diferente. Los derrotados presentes en estas historias, probablemente, no muestren la infinidad de tragedias de los que se quedaron. Sin embargo, sus historias cotidianas reflejan un capítulo terrible de la Historia que no hay que olvidar.
Lee la reseña completa en: https://elbohemiodehojalata.wordpress.com/

Enlace: https://elbohemiodehojalata...
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00

Las críticas de la prensa (1)
confabulario15 enero 2020
Los girasoles ciegos de Alberto Méndez cuenta cuatro historias diferentes que se entrelazan entre sí durante la guerra civil de España.
Leer la crítica en el sitio web: confabulario
Citas y frases (7) Ver más Añadir cita
marta_lomarta_lo06 noviembre 2020
Sabía incluso diferenciar al que se arrepiente por no haber hecho algo del que se arrepiente por haberlo hecho. Pero aquel muchacho tenía en la mirada la cicatriz de un sentimiento que ya casi había olvidado: la añoranza.
Comentar  Me gusta         10
MelMel27 enero 2018
No tuve tiempo para hacer planes porque otros horrores suspendieron mi futuro, pero ten por seguro que, de haberlos hecho, tú hubieras sido la columna vertebral de mi proyecto.
Comentar  Me gusta         10
MelMel29 enero 2018
Todos eran tan obedientes, tan sumisos, que su poquedad se difuminaba en esa caterva de niños asustados que veían en el hábito el símbolo de la autoridad recuperada, el otro uniforme de los ejércitos de Dios.
Comentar  Me gusta         00
MelMel29 enero 2018
Cierto es que no fue ejemplo de santidad porque, ante tanto horror, los instintos son, a la postre, un ancla de la vida y es deber del soldado saber que los muertos no ganan las batallas.
Comentar  Me gusta         00
MelMel27 enero 2018
Cuando algo es inexplicable, aventurar una razón plausible es lo mismo que mentir porque los que necesitan administrar verdades suelen llamar a la confusión mentira.
Comentar  Me gusta         00
otros libros clasificados: dictaduraVer más
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro




Test Ver más

Literatura española

¿Quién es el autor/la autora de Episodios Nacionales?

Emilia Pardo Bazán
Benito Perez Galdós
Rosalía De Castro
Gustavo Adolfo Bécquer

5 preguntas
132 lectores participarón
Thèmes : literatura españolaCrear un test sobre este libro
{* *} .. ..