InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
ISBN : 8418398671
Editorial: Letrame Editorial (30/11/-1)

Calificación promedio : 3.88/5 (sobre 4 calificaciones)
Resumen:
«Tu padre es un asesino». Carlos acude al encuentro convocado por una joven misteriosa, de tez blanca y cabello rizado del color de la mantequilla, sin más indicio que esta frase. Confiado de conocer bien a su progenitor, no le rinde cuentas al encuentro. Ella le arrastrará a la búsqueda de la verdad, algo que puede hacer temblar los cimientos de su familia.
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Bookshop ORGCasa del libroAmazon ES
Críticas, Reseñas y Opiniones (4) Añadir una crítica
Beatriz_Villarino
 20 abril 2021
Es gratificante leer una novela y darse cuenta de que durante casi cuarenta años hubo mucha gente que no se contuvo, a la que no pudieron refrenar a pesar de utilizar contra ella todo el odio y la violencia imaginables, amparados por el poder. Esto es lo que tienen las dictaduras, que no dejan actuar según lo que cada uno piense sino solo lo que quiera el dictador.
Cuando alguien que tiene intactas sus facultades mentales lee sucesos de lo ocurrido en cualquier posguerra no puede dejar de sobrecogerse, de sentir pena, dolor por lo que las personas debieron pasar para empezar de cero y, en algunos casos, solos. Son los horrores inevitables de la contienda. Cuando leemos sucesos de lo ocurrido en una dictadura, nos espantamos al comprobar que, tras haber vivido el trauma de la guerra, no todos tienen el derecho a vivir, a sobreponerse.
Esto es lo que nos ocurre cuando reflexionamos sobre Indómita Aurora, se encienden las alarmas, cierto regusto amargo nos viene a la memoria. Conviene leer este testimonio para comprobar la capacidad de sufrimiento que tiene el ser humano, solo comparable a las ansias de libertad.
La novela es la historia que protagonizaron tantas familias en España, desde los años 40 hasta los 80. Una vez terminó la guerra civil, los que pudieron, o quisieron, adherirse al régimen vivieron más o menos bien, aun siendo conscientes –o no– de que tampoco ellos eran realmente libres. Los que mantuvieron una actitud contraria al bando vencedor entraron en el infierno.
Indómita Aurora me ha tocado de cerca. Por la proximidad con Murcia, Valencia estuvo presente en mi niñez, mi familia materna tenía amigos (de la guerra) en Algemesí. En realidad no sé si eran parientes, pero cuando venían era motivo de alegría extrema para mis abuelos. Siempre traían naranjas. En fin, no es lugar para contar nada de esto, daría para escribir otra novela, pero sé que todo lo que relata Estela Melero es cierto, el rencor de las familias enfrentadas, la justicia ejercida por aquellos que nunca habían sido defendidos, las delaciones, las violaciones de los señoritos, impunes, el ocultamiento de la mujer, el silencio.
La autora pretende que en esta novela destaque la función referencial cuando relata lo que ocurrió en un lugar y un tiempo determinados. Aunque Indómita Autora se desarrolla a principios de los años 70, el narrador, en tercera persona, cuenta a modo de flash back, hechos habituales de 1936, «Amanecía el pueblo con los primeros fríos del otoño […] Los concejales y el alcalde, republicanos, habían huido a los montes, otros se encontraban ocultos en sus propios hogares, dentro de tinajas o en las cuevas de las casas».
Pero esta finalidad referencial no dura mucho; ante un suceso de ese tipo es difícil mantener la imparcialidad, por lo que Estela Melero toma las cartas de Carmen, una activista del PCE, para, desde su punto de vista, transformar la labor intelectual objetiva, en labor artística. Los pensamientos de la joven, en 1945, rebosan plasticidad con imágenes naturales que hoy han desaparecido. Así pues la función expresiva deriva asimismo en referencial. Es maravilloso asistir a sentimientos propios de cualquier época a través de expresiones hoy algo anticuadas, olvidadas «Ya nos hemos besado, sin que nadie lo vea. Besar a un hombre es como cuando te comes una fruta madura y la boca se te llena de jugo, los labios te arden y todo explosiona en tu cerebro». Creo que en las novelas que hacen referencia al siglo XXI no he leído eso. ¿No hay frutas maduras ya? ¿No saben igual? Es una delicia leer expresiones de este tipo, y vocablos propios de la zona «palangana, aldaba, una palometa, a la taula, melguizo, la casquera,…».
El fondo de la novela, según quien la lea, puede gustar más o menos no cabe duda, pero merecen la pena los comentarios, las reflexiones sobre cierto costumbrismo que nos trae términos locales y actos de un tiempo concreto, no tan lejano y tan diferente al actual «Le fascinaban los toros de Osborne, pues le recordaban a los primeros viajes que hicieron ella y su primo con el abuelo a Valencia […] siempre les retaba a ver quién lo veía primero […] en los trayectos surgía siempre una conversación entrañable, una canción bonita, una broma divertida, una parada exprés debido al mareo de uno de ellos…».
Puede que algún escéptico elimine ciertos diagnósticos que se dan por ciertos en la trama. Puede que encontremos un discurso filosófico, poco profundo, sobre la postura adoptada para el momento, puede que alguien piense que faltan argumentos de autoridad. Pero la Historia se ha encargado de eliminar razones. En una guerra civil no se buscan culpables. El caos vivido debe ser de tal calibre que atrape a los combatientes en un vórtice temerario. No hay culpables entre quienes luchan en una guerra. No hay culpables en Indómita Aurora (no aparecen quienes provocaron el levantamiento). Es una novela escrita desde el punto de vista del perdedor, pero Estela Melero no es demasiado severa a la hora de juzgar las tropelías de la posguerra, «–Arturo entró en la cárcel por adulterio, como tu tía […] Mas tarde su padre apareció muerto […] tu abuelo siempre sospechó de Arturo». La autora sabe que cuando se instaura una dictadura el hombre deja de serlo y se convierte en animal aterrado. Y no hay nada peor que el miedo «Según a quien preguntes te dirá una cosa u otra».
Esta novela es representativa del quehacer social del libro a través de las cartas. Actúan como transmisoras de mensajes que salvan las distancias aparecidas entre los personajes y al mismo tiempo funcionan como análisis psicológico para que el lector entienda las razones de la actuación que llevan a cabo. Las cartas, o la variante en forma de diario de Carmen, constituyen el grueso de la novela. Aurora y Carlos son meros artífices que nos leen la situación por la que pasaron los protagonistas, Carmen y Paco primero, Lola y José después. El miedo, la ocultación, el dolor, la culpa son compañeros habituales de aquellos que tuvieron mala suerte en el reparto al no encontrarse en el lado adecuado, estaban al otro lado y debieron vivir ocultos para siempre.
El narrador intercala escenas, de la misma época en diferentes lugares, de diferentes épocas de los mismos personajes. Con esto se convierte en el enunciador ficticio de una historia que plasma una situación conflictiva ficticia pero con capacidad para asumirse como autobiográfica. La mitad de España se ve reflejada de alguna manera en los hechos; los personajes se dejan llevar por la interpretación de las cartas, voces del pasado que advierten del horror «Paco trabajó mucho mientras yo estaba en la cárcel […] la casera se enteró de nuestra condición y nos tiró. Era una fascista acomodada que no quería saber nada de presos rojos».
La autora intenta permanecer entre su yo y la interpretación del mundo no vivido aunque certificado. Los hechos ocurridos en la década de los 70 representan el presente, la verdad de Aurora y Carlos, por lo que ambos –de diferente formación política– quieren tomar distancia crítica para interpretar esa experiencia que, a punto de terminar la dictadura, los lleva a seguir huyendo del régimen temerosos de lo peor. Las cartas exponen una serie de cuestiones vinculadas a la memoria individual, puede que formen parte de una historia real o no, pero son un reflejo de los testimonios sociales que aun hoy corroboran algunos, pocos ya, que los vivieron en primera persona.
Deberíamos haber sido testigos del pensamiento de los dos bandos en Indómita Aurora, si consideramos las cartas como voces del pasado que nos avisan del miedo a la deshumanización, a la animalización. Probablemente, pero Estela Melero ha levantado la voz de los perdedores sociales (triunfadores éticos). Para proclamar en lo que devino el bando ganador ya tenemos bastantes libros de historia, y algunos confirman detalles que nunca debieron ocurrir y que empiezan a asomar en consignas pensadas por monstruos antes que por seres humanos. Algunos deberían revisar –no hace falta leer un gran libro, solo el DRAE– el concepto de “libertad” para no incluirlo en contextos inadecuados… o leer a Estela Melero.

Enlace: https://elblogaurisecular.bl..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         20
Leercomoformadevida
 04 abril 2021
En esta novela, nos vamos unos 30 años hacia delante de donde terminamos “Tierra sobre la memoria” que tanto nos gustó, y vamos a volver a revivir todo lo que ocurrió en esa época, pero esta vez, acompañando a algunos de los descendientes de los protagonistas de la novela anterior (no diré relaciones para no caer en posibles spoilers), que querrán saber toda la verdad de lo que ocurrió, y que muchos de los supervivientes han preferido ocultar y enterrar.
Aurora y Carlos se juntarán para investigar y descubrir a través de las cartas que escondían todo lo ocurrido, una historia que les hará sufrir, que les hará ver la crueldad de una guerra y que los llevará, como a todos nosotros, a reflexionar sobre las cosas que ocurrían en una época no tan lejana, la desgracia que trae una guerra en todos sus aspectos, y reflexionar sobre la justicia, sobre quien es el malo y quien es el bueno en determinadas situaciones.
En este libro, hay una cosita solo que me ha gustado menos, relacionado con una escena erótica, pero es un detalle totalmente subjetivo que seguro que a mucha gente le gusta.
En conclusión, son dos libros que se pueden leer de forma independiente, pero recomiendo leerlos en orden y disfrutar de dos visiones diferentes de la crueldad de una guerra, y de la situación y evolución del papel de la mujer hace no tantos años atrás. Y como ya dije en el primero, me encanta la forma de escribir de Estela.
A Estela la tendremos el 14 de abril por instagram. ¿Os veremos?
+ Leer más
Comentar  Me gusta         50
Pinguinalectora
 14 enero 2021
Si algo nos enseña la historia y yo, como muchas otras personas, no me cansaré de decir es que debemos conocerla para que no se repita, sobre todo lo malo.
En 𝙸𝚗𝚍𝚘́𝚖𝚒𝚝𝚊 𝙰𝚞𝚛𝚘𝚛𝚊 vamos a conocer una parte de nuestra historia que es dolorosa, cruel y… (venga, no entro en detalles que tampoco quiero que se descubran mis colores y se entren en debates indebidos, que estoy aquí para hablar del libro 😜)
Estela tiene una forma de narrar un poco peculiar, diferente, pero eso hace que te atrape desde el comienzo. La manera en la que nos muestra la trama de este libro es muy buena, porque gracias a saltos en el tiempo con cartas del pasado vamos conociendo esos detalles que nos hacen engancharnos y no querer parar de leer.
Como saben odio hacer spoilers y resúmenes de los libros, simplemente cuento lo que a mi me hace sentir y Estela ha conseguido con #IndomitaAurora que mi corazón sintiera todo tipo de cosas, desde rabia a ternura pasando por tristeza.
¿𝗥𝗲𝗰𝗼𝗺𝗶𝗲𝗻𝗱𝗼 𝗲𝘀𝘁𝗲 𝗹𝗶𝗯𝗿𝗼? Sí, claro que si. Pero si los libros con algo de temática histórica no te gustan quizás no sea tu libro, porque hay que comprender cierta parte para poder ponerte en el lugar, pero disfrutarlo lo disfrutarás, quizás de forma más calmada que alguien que si le apasione la historia.
Enlace: https://pinguinalectora.word..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
Antarai
 10 mayo 2021
Es la continuación de "Tierra sobre la memoria", unos 30 años después. Aunque realmente nos sitúa en diferentes momentos de la historia, incluso coetáneos con el tiempo de Irene y Arturo, los protagonistas de la primera novela. Es la intrahistoria que no vimos contada a través de cartas que dan testimonio de algunos atropellos cometidos, de las vidas truncadas y de los odios enquistados.
Comentar  Me gusta         10
otros libros clasificados: novela históricaVer más
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Bookshop ORGCasa del libroAmazon ES

Otros libros de Estela Melero Bermejo (1)Ver más




Test Ver más

Literatura española

¿Quién es el autor/la autora de Episodios Nacionales?

Emilia Pardo Bazán
Benito Perez Galdós
Rosalía De Castro
Gustavo Adolfo Bécquer

5 preguntas
157 lectores participarón
Thèmes : literatura españolaCrear un test sobre este libro