InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
ISBN : 6073152736
Editorial: LITERATURA RANDOM HOUSE (12/09/2017)

Calificación promedio : 4.32/5 (sobre 31 calificaciones)
Resumen:
Un grupo de niños encuentran un cadáver flotando en las aguas turbias de un canal de riego cercano a la ranchería La Matosa. El cuerpo resulta ser de la Bruja, una mujer que heredó dicho oficio de su madre fallecida, y a quienes los pobladores de esa zona rural respetaban y temían.

Tras el macabro hallazgo, las sospechas y habladurías recaerán sobre un grupo de muchachos del pueblo, a quienes días antes una vecina vio mientras huían de casa de la hech... >Voir plus
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro
Críticas, Reseñas y Opiniones (22) Ver más Añadir una crítica
MarioG17
 12 febrero 2020
Se avecina una tormenta. Estamos en México, en un espacio temporal que podría ser el actual. Es el mes de mayo y en un pueblo hay un asesinato. Una mujer aparece muerta en un canal de riego. En el pueblo la apodan la Bruja, concretamente la Bruja Chica, porque su madre también fue bruja, pero desde que murió solo la llaman Bruja.
Pero no, esto no es un thriller —¡y menos mal!—, sino una novela fortísima en todos los sentidos. Una chica llamada Yesenia ha visto a dos jóvenes salir de la casa de la Bruja con una persona en brazos que podría ser ella, subirla a una furgoneta conducida por un tercero y huir en ella. Uno de los chicos a los que ha visto Yesenia es, sin ninguna duda, su primo Maurilio.
Así, esta historia nos irá desgranando en cada capítulo las vidas, infancias, experiencias y sentimientos de los protagonistas del asesinato. Ya se conoce la víctima y los asesinos. Así que el jugo de la novela no es tanto el misterio, que también, sino deleitarse con la narración que hace esta joven autora mexicana de las vidas de los tres implicados, sus consecuencias y el móvil del asesinato.
Al mismo tiempo, el narrador nos dibuja un retrato del lugar plagado de miserias. A la Bruja le tenían miedo y respeto, tenía mala fama y había una leyenda que decía que albergaba en su casa un tesoro valiosísimo, aunque ella vistiera con harapos y viviera en una casa deplorable. La narración hace que el lector se encoja y tema al personaje, que luego no resulta tan maligno, porque la historia no deriva donde creíamos.
La autora no crea un halo de terror en torno a la bruja. Qué va, no es una historia con miedo, terror ni horror. Es una historia de miseria y sordidez que, por momentos, da arcadas debido al hedor y la podredumbre tanto física como moral que emana. Y eso Fernanda Melchor lo hace, simplemente, perfecto.
Los tres implicados son Maurilio, apodado Luis Miguel por el parecido que tienen ambos en la voz cuando cantan; Munra, el conductor de la furgoneta, y Brando. Se narran las vidas de los tres. Por ejemplo, Maurilio fue abandonado por sus padres y lo crio su abuela junto a sus primas. Empezó a drogarse desde joven y se convirtió en un caso perdido. Todas ellas son vidas intrincadas de alambres y espinas que se encuentran.
En torno a ellas, múltiples temas: abuso sexual, ideas de suicidio, abortos, miseria, miedo, prostitución, drogas, borracheras, sordidez, homosexualidad, crítica religiosa, maternidad, crítica a la corrupción y la violencia policiales y a la situación inmunda de aquellas cárceles. La narración no tiene ni un punto y aparte, algo que detesto tal y como dije en "Crematorio", de Rafael Chirbes.
Sin embargo, la narración es tan perfecta que supera todos los pormenores negativos y ha conseguido que puntúe este libro con la nota máxima, que son cinco estrellas, en Goodreads. Pese a no haber ni un punto y aparte, la autora enlaza la narración de tal modo que no resulta nada pesada, sino muy atractiva, aunque cuesta coger oxígeno. El lector devora las palabras y quiere seguir leyendo y saber más.
Al final el lector establece una relación con los personajes, empatiza con ellos y crea sus propios sentimientos en torno a ellos. Por ejemplo, yo sentí una emoción neutra de misterio hacia la Bruja, lástima e impotencia por Yesenia, pena por Norma. al principio también sentí pena y admiración por la abuela de Maurilio, pero finalmente sentí un odio iracundo hacia ella por su cerrazón a ver la actitud dañina de su nieto, pese al amor de abuela que pueda argumentar.
Con un lenguaje coloquial y, en muchos momentos, vulgar, esta novela adopta la magnitud de una historia grandiosa donde la presencia de numerosos insultos y frases malsonantes, lejos de resultar ordinarios, dan un ritmo y una calidad extremas. La autora construye muy bien la historia, atando todos los flecos y sin que se le escape nada. Con coherencia y dibujando a unos personajes muy bien formados. Podríamos decir que, exceptuando a la Bruja, que es la asesinada, Maurilio es el personaje más destacable de esta novela coral. Es un libro de digestión lenta que requiere un estómago fuerte, una obra de imaginería colosal y deslumbrante.
Según se nos dice al principio, este libro está basado en un cuento popular. En esta novela pasan demasiadas cosas, imposible nombrarlas todas, se me escapan mil detalles, y no es para menos. Es una novela completísima, llena de matices. Esta es, quizás, la novela más sórdida que he leído en mucho tiempo. Es indescriptible todo lo demás que ocurre en estas páginas, hay que leerlo para entenderlo todo. La narración y la historia forman un tándem que, gracias a la pluma de Melchor, se convierte en una historia triste, pero al mismo tiempo bellísima que el lector tiene la suerte de poder disfrutar. Vaya historia…
Como aspectos negativos, he de decir que el diseño de cubierta podría ser mejor, porque apenas atrae ni resuelve nada. El título, sin embargo, sí es sugerente y tiene relación con un elemento de la historia.
Autora de otros libros como "Aquí no es Miami" o "Falsa liebre", Fernanda Melchor ha entrado de lleno con esta novela en el panorama literario en español. Se ha convertido en uno de mis libros favoritos y me atrevería a decir que, si sigue escribiendo así, nadie la descarte para el Nobel dentro de algunos lustros.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         30
JusstRead
 28 abril 2021
Encuentran un cadáver flotando en las aguas de un canal, el cadáver resulta ser de la bruja, una persona conocida y temida en el pueblo. Las sospechas con respecto a lo ocurrido no demoran en llegar y todo recae sobre un grupo de chicos del pueblo. A partir de ese suceso, capítulo a capítulo iremos conociendo a los personajes involucrados en el crimen y a través de sus ojos la autora nos mostrará realidades crudas y realmente difíciles. 

Este libro es una muestra de cómo en tan poco se dice mucho, tiene tan solo 220 páginas pero debido al contenido tan impactante me sentí leyendo un libro de mayor extensión. Si bien al principio me costó un poco, después de unas cuantas páginas me enganché al estilo explícito y vertiginoso de la autora, descubrí una historia sorprendente.

Me gusta el uso del lenguaje que hace la autora, hay mucha jerga mexicana, no utiliza eufemismos, las cosas están dichas tal cual son y las palabras se usan de tal forma que te muestran más de lo que está en las páginas.

Siento que este libro recoge toda la bajeza de nuestra sociedad, todas las violencias a las que el ser humano está expuesto y las que genera, las violencias como resultado del agotamiento y la frustración. Este libro es una gran crítica a la sociedad mexicana que perfectamente se adapta a cualquier otro país latinoamericano. Leerlo es como quitar una venda de los ojos, estas páginas dejan al desnudo nuestras falencias, lo peor de nosotros agregándole un toque de misticismo. 

Sé que el libro ganó un premio y es muy merecido. No es para todo momento ni para todo el mundo, pero sí pienso que es un libro necesario. Es una joya.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         10
sansavanilla
 07 noviembre 2020
Tenía muchas ganas de leer esta novela desde hacía tiempo, más por las recomendaciones que iba encontrando que por la sinopsis, que no terminaba de llamarme la atención. Así comencé la lectura: con ganas por lo aclamada que es y con miedo de que me decepcionara porque el ambiente de brujería y asesinato que se me dibujaba no terminaba de convencerme.
Confieso que en un principio me costó llegar a la obra, tomarle el punto, engancharme y ver lo mucho de bueno que veían personas de cuyo criterio literario me fío. Sin embargo, cuando ya casi estaba convencida de la decepción, me cambió la perspectiva. A esto sin duda contribuyó la historia de Norma, uno de los personajes, pero no es solo por ella por lo que me ha gustado tanto, es porque con ella entendí el sentido de la obra de una manera más global: el ambiente que se trata de reflejar. Porque esto es, creo, lo que Fernanda Melchor quiere contarnos, cómo es el ambiente, qué sucede allá, y de ahí el lenguaje, una parte tan importante de la obra y con la que tanto me costaba conectar... Es un lenguaje tremendamente coloquial, conversacional, casi sin signos de puntuación y sin párrafos apenas. Y esto que no entendía se ha convertido para mí en uno de los elementos centrales de la obra, uno de esos que la hacen ser la gran obra que es.
El resto de personajes son también muy interesantes, a medida que la obra avanza y vas percibiendo las relaciones que se establecen entre ellos, vas conectando con cada uno en particular, entendiendo su función y su actuación en la comunidad que constituyen. Son personajes tremendamente humanos, no hay verdugos y víctimas por entero, todos son ambos de un modo u otro. Así, se construye un mundo (narrativo) que es tremendamente duro, no hay risas en esta obra, solo "calosfríos". Y esa es la sensación que te deja, la de haber vivido un huracán, la de haber pasado por un mundo destrozado, atravesado por la miseria y la podredumbre (ética, física y de todos los tipos). Sales sabiéndote ajena, pero terriblemente asqueada. Es muy difícil que un libro te haga sentir que has estado dentro de la historia, y Fernanda Melchor, en Temporada de huracanes, lo consigue.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
Koke
 20 abril 2021
Me ha costado decidirme a darle una oportunidad a esta novela, la veía en todas partes, aclamada por gente con gustos muy diferentes, ahora entiendo por qué.
En Temporada de huracanes, Fernanda Melchor ignora completamente que existen siglos de transmisión de historias por escrito y decide dar una forma diferente a su novela. Toma una voz narrativa que se va mimetizando con cada personaje y, sin perder nunca la tercera persona, te mete en su psicología, en su vida, hasta que cuesta trabajo recordar que quien te habla es un narrador ajeno a los hechos que se cuentan (aunque no del todo ajeno). Creo que la forma más fácil de explicarlo sería imaginar que una amiga te está contando algo que le ha ocurrido a amigues suyos, que tu solo conoces de oídas. Incluida la forma oral de transmisión ya que, a pesar de estar leyendo, he sentido en todo momento que era una historia que necesitaba ser escuchada y no leída; posiblemente por su estructura, sin párrafos, con frases que se extienden durante páginas y páginas, sin diálogos… Usando, además, el lenguaje y las expresiones más comunes entre la gente de esa zona (una vulgaridad que la mayoría de autores se cuidan mucho de esconder incluso cuando escriben sobre las clases sociales más bajas).
Por todo esto, y la naturaleza misteriosa y decadente de la historia, te ves envuelta en una vorágine de la que no puedes salir hasta terminar el libro, casi asfixiada por la información y las vivencias de los personajes. Creo que es una forma muy novedosa de presentar una novela, un estilo ambicioso y fresco al mismo tiempo que falto de cualquier pretensión pseudointelectual, que presenta la vida de los más marginados entre los marginados sin dulcificarla ni un poquito y criticando una realidad durísima pero real, fácil de olvidar cuando no vives en ella.
Me detengo especialmente en la forma porque es lo que más me ha gustado e impactado, pero esta es una novela de grandes y complejos personajes. Gente real con capacidad para el amor y el odio, para crear y para destruir, pero atrapados en un sistema y un ambiente del que no pueden salir.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
Bren
 14 enero 2019
Por un lado, presenta de una manera dura y desencarnada una parte de la sociedad de este país, donde la pobreza y la ignorancia prevalecen, pero que refleja también de una manera muy real la forma en que viven, hablan, visten y se relacionan un grupo de personas.

Una prosa coloquial, realista, cruda, fuerte tan fuerte como la misma trama que nos relata, es difícil leer un libro así tanto por la forma como por el fondo, sin embargo, es imposible soltarlo, duele tanto lo que se cuenta y duele porque se sabe que son realidades crudas, tan crudas como las cuenta Fernanda Melchor

Es increíble la manera en que salta en el tiempo sin siquiera avisar, pero que para nada hace que se pierda el ritmo o nos perdamos en la historia, es como llevarnos en el fondo de la historia de cada personaje, así que en ese fondo vemos su pasado, su historia y eso no hace que se nos olvide la trama principal.

La Bruja, una desgraciada mujer que vive en una ranchería, hija de una conocida Bruja, que maltrataba a la pobre niña que no tiene nombre y al final esa niña cuando muere la madre se convierte en “La Bruja” y un día aparece muerta y es así como vamos conociendo la vida de ella, del pueblo entero y de quienes fueron sus asesinos, sus motivos, y así también de todos los que de alguna manera tienen que ver con este asesinato.

A pesar de la prosa, del estilo tan crudo, tengo que decir que el libro me ha gustado y con todo que para nada es el tipo de libros que me gusta leer, pero es inevitable hacer notar la capacidad de Fernanda Melchor de escribir, su estilo tan crudo, su manera de representar tan crudamente una realidad en ciertos sectores de la población de este país, representando tanto, el machismo, la ignorancia, el abuso, sexual y físico.

Lo que no me ha gustado en absoluto es su narrativa sin pausas, sin estructura alguna, puede ser que haya quien vea esto como algo novedoso, pero personalmente, no me agrada y aún y cuando puede resultar ¿cercano? ¿tal vez?, una prosa llena de tantas groserías, no digo que no haya quien hable de esa manera, la hay, por supuesto que sí, pero primero no me agrada, cuestión personal que podría pasar por alto si no hiciera esta narrativa tan local.

Eso si, creo que después de terminar este libro, voy a empezar a hablar como camionero :D
Enlace: http://brendagza.wixsite.com..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         40
Citas y frases (3) Añadir cita
ciaovalentinaciaovalentina25 octubre 2020
Le decían la Bruja, igual que a su madre: la Bruja Chica cuando la vieja empezó el negocio de las curaciones y los maleficios, y la Bruja a secas cuando se quedó sola, allá por el año del deslave. Si acaso tuvo otro nombre, inscrito en un papel ajado por el paso del tiempo y los gusanos, oculto tal vez en uno de esos armarios que la vieja atiborraba de bolsas y trapos mugrientos y mechones de cabello arrancado y huesos y restos de comida, si alguna vez llegó a tener un nombre de pila y apellidos como el resto de la gente del pueblo fue algo que nadie supo nunca, ni siquiera las mujeres que visitaban la casa los viernes oyeron nunca que la llamara de otra manera. Era siempre tú, zonza, o tú, cabrona, o tú, pinche hija del diablo.
+ Lire la suite
Comentar  Me gusta         20
CalypsoCalypso07 octubre 2018
No volvió a conocérsele hombre alguno a la hechicera, y pues cómo, si ella misma se la pasaba echando pestes de los varones, diciendo que eran todos unos borrachos y unos huevones, unos pinches perros revolcados, unos puercos infames, y que antes muerta que dejar que cualquiera de esos culeros entrara a su casa y que ellas, las mujeres del pueblo, eran unas pendejas por aguantarlos
Comentar  Me gusta         10
marta_lomarta_lo30 diciembre 2020
Ya hasta mi doctora me regañaba y me decía: tu matriz no retiene, te falta esto, te falta lo otro, hay que hacerte cirugía y quién sabe cómo te quedes, ya mejor no te embaraces, resígnate, me decía, vieja cabrona […]
Comentar  Me gusta         10
Videos de Fernanda Melchor (4) Ver másAñadir vídeo
Vidéo de Fernanda Melchor
15/03/2021. La escritora mexicana sabe lo que es la desigualdad y la violencia y, sobre todo, sabe narrarlas a punta de pluma. Su nueva novela Páradais, recién salida de impresión en febrero de 2021, nos adentra de forma profunda y directa en ambas realidades. Todo sucede en el complejo de residenciales de lujo Páradais donde trabaja un pobre jardinero llamado Polo y dónde vive el adinerado adolescente Franco Andrade. La obsesión de este último por la señora Marián les conducirá a ambos a un descenso al infierno.
En esta entrevista, la autora nos habla de su peculiar forma de narrar, de la importancia del uso del lenguaje o de cómo poner en palabras sentimientos tan profundos y vidas tan complejas. Es inevitable, además, hablar de cómo la pandemia ha afectado a su vida al igual que tantos mexicanos. Aunque hablar de la violencia no es nuevo para ella, ya lo hizo en su pasada novela Temporada de Huracanes (2017), esta se contempla desde el punto de vista de los delincuentes, desde su propia mente, y en parte nos recuerda un poco a la obra A sangre fría (1965), de Truman Capote. ¿Esa era la intención de la autora? de todo ellos nos habla Fernanda Melchor en el vídeo.
+ Leer más
otros libros clasificados: escritores mexicanosVer más
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro

Otros libros de Fernanda Melchor (2)Ver más




Test Ver más

Escritores latinoamericanos ¿Quién es el autor?

Como agua para chocolate

Laura Esquivel
Isabel Allende
Gabriela Mistral

15 preguntas
97 lectores participarón
Thèmes : literatura latinoamericanaCrear un test sobre este libro
.. ..