InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura

Daniel de la Rubia (Traductor)
ISBN : 8418245549
Editorial: Ediciones Siruela (15/07/2020)

Calificación promedio : 3.33/5 (sobre 3 calificaciones)
Resumen:
ENTRE LAS VÍRGENES SUICIDAS Y PICNIC EN HANGING ROCK.

EL DEBUT REVELACIÓN DE LA NOVELA AUSTRALIANA.

«Perdimos a las tres hermanas ese verano. Dejamos que se desvanecieran como la letra de una canción medio olvidada; y, cuando una de ellas volvió, ni siquiera era a la que intentábamos recordar».

Tikka Molloy tenía once años durante el largo y caluroso verano de 1992, el mismo en que las chicas Van Apfel —Hannah, Ruth y la ... >Voir plus
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Bookshop ORGCasa del libroAmazon ES
Críticas, Reseñas y Opiniones (3) Añadir una crítica
LAKY
 04 octubre 2020
Tikka Molloy, la narradora de esta novela, vuelve a su país Australia, a su ciudad y a casa de sus padres tras varios años viviendo en Baltimore. Su hermana está enferma y Tikka decide pasar unos días con ella y sus padres. La vuelta al hogar le trae inevitables recuerdos de su vida allí y, sobre todo, de lo que pasó en el verano del año 1992. Aquel año Hannah, Cordelia y Ruth van Apfel desaparecieron. Casi treinta años después, sólo se conoce el destino de una de ellas.
En al año 1992 Tikka tenía once años y las hermanas van Apfel eran sus mejores amigas, así como las de su hermana Laura. Vivían cerca, estudiaban en el mismo colegio y solían pasar muchas tardes juntas. Hannah y Laura –las mayores- eran íntimas. Tikka estaba más cerca en cuanto edad de la más pequeña de las hermanas, Ruth, aunque sentía fascinación por la mediana, Cordelia. La noche en la que se desarrollaba un concurso de talentos en el colegio, las tres hermanas desaparecieron. Las búsquedas que se organizaron fueron (casi) infructuosas: sólo una apareció.
Tikka es la narradora –en primera persona- de la historia. Y lo hace en dos tiempos: desde el presente y desde el pasado. Cuenta lo que está ocurriendo en esos momentos y lo hace como una mujer adulta; y cuenta lo que vivió a sus once años y lo cuenta con una voz de niña. Es una narradora pero como si fueran dos, una adulta y otra infantil. La autora se adapta perfectamente a ambos registros, haciendo que ambas voces sean creíbles. Especialmente me ha gustado su voz infantil: inteligente, perspicaz pero inocente. Lo ve todo con ojos de niñas y hay cosas que se le escapan y que no logra entender del todo, dejando al lector la duda de si, tras las puertas cerradas de las casas, hay más de lo que las vallas abiertas dejan ver.
A pesar del título, “Las chicas van Apfel han desaparecido” no es una novela de misterio, ni un thriller. Sí que hay misterio, evidentemente: la duda sobre lo que les pudo pasar a las tres hermanas sobrevuela toda la historia y suscita la curiosidad del lector. Pero, debemos dejar un poco de lado esa curiosidad innata porque el desvelar el misterio no es lo más importante en esta novela. Más que negra, es una novela de crecimiento personal y también de carácter costumbrista. Es casi más importante la forma de vida de esa comunidad, las relaciones entre los vecinos, las relaciones en la familia y entre amigos que el misterio en sí.
La novela nos muestra una población no demasiado grande en la que casi todos se conocen. Y, dentro de ella, una urbanización cuyas casas se construyeron a la vez y de la misma manera: sin vallas. Eso da una sensación de puertas abiertas, de no tener nada que esconder que, quizás sí, o quizás no, se corresponde con la realidad. Porque detrás de las puertas de las casas, ¿quién sabe lo que verdaderamente ocurre? Cada familia tiene una forma de ser y una forma de comportarse entre ellos. Hay padres más o menos rigurosos, más o menos cariñosos; familias sumamente religiosas y familias sin principios morales… Tikka rememorará escenas de lo que ocurrió aquel año y nos mostrará cómo era la familia van Apfel, al menos lo que pudo conocer de ella. También nos hablará de la actitud que tuvieron ella y su hermana cuando las hermanas desapareciero. Porque quizás sabían más de lo que dijeron…
La caracterización de los personajes es uno de los puntos fuertes de esta novela. Las cinco protagonistas infantiles están dibujadas con mimo, siendo fácilmente distinguibles unas de otras. Hannah y Laura, que van de mayores (pobres, no tenían por aquel entonces más de catorce años). Ruth, la más pequeña y metomentodo. Cordelia, la diferente, la de más carácter, la que a todos fascinaba. Y la propia narradora, una niña y una mujer lúcida, sensible e inteligente pero con muchas dudas sobre lo que pasó. También los personajes secundarios, dentro de su papel, están bien caracterizados: los padres de las niñas y algún profesor.
Otro de sus puntos fuertes son los escenarios. Es fácil trasladarse a esa pequeña población australiana, a su colegio, a la urbanización de casas individuales y jardines sin vallas, a los alrededores… Sin dar excesivos datos que lastren la narración, la autora dibuja los lugares perfectamente haciendo que “veamos” todas las escenas que describe. Ayuda a contextualizar la historia, las continuas referencias que la autora hace a un caso real que conmocionó a la sociedad australiana de la época: el caso Chamberlain. Una bebé desapareció y su madre, Linda Chamberlain, fue acusada y condenada, haciéndole responsable de su muerte. Luego se descubrió que no fue así, que era completamente inocente y se había cometido un fallo judicial. A Tikka todo ese asunto le conmueve profundamente y marca su infancia.
En cuanto al estilo, la autora hace gala de una prosa precisa y evocadora, tierna y melancólica, llena de insinuaciones y cosas a medio decir. Hay muchas ocasiones en las que deja al lector con la sensación de que no cuenta todo lo que sabe y que ahí hay mucho por descubrir. Esto, qué duda cabe, contribuye al misterio que, insisto, no es lo más importante de la novela (en mi opinión) pero sí un plus importante.
Conclusión final
“Las chicas van Apfel han desaparecido” nos habla de cómo ciertos sucesos pueden marcar la vida de alguien. Nos habla de la familia, de religión, del sentimiento de culpa. Todo ello envuelto en una desaparición que completa la historia con una cierta intriga y que desvela tanto como oculta.
Enlace: https://librosquehayqueleer-..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         10
Kansas
 23 septiembre 2020
"Entonces dijo las palabras qu había estao esperando oír:
- ¿No te has enterado? Las hermanas van Apfel han desaparecido".
Esta novela comienza con la narradora viajando de Baltimore a Australia, su hogar de infancia, debido a la enfermedad de su hermana mayor. Tikka que con 31 años se encuentra en una especie de momento crucial en su vida planteándose si dejar su trabajo en un laboratorio americano y volver a Australia, se intuye que va a usar este momento crítico familiar para decidir que hacer con su vida en un futuro. Su llegada al lugar donde creció hace resurgir viejas heridas, traumas de adolescencia que la han perseguido hasta el presente. Los dias de verano en los que desaparecieron las hermanas van Apfel, amigas íntimas de Tikka y de su hermana Laura se vuelven a revivir tanto en conversaciones con su hermana Laura como con sus padres y de esta manera, la autora, Felicity McLean a través de este ejercicio de memoria, nos cuenta a través de la aguda voz narrativa de Tikka el desarrollo y la evolución de esta desaparición. de esta forma, el flashback está contado a través de una Tikka de 11 años que como una esponja va captando detalles y momentos narrando los episodios desde que el matrimonio van Apfel se afincó en la casa vecina junto a sus tres hijas, Hannah, Cordelia y Ruth hasta la desaparición de las niñas en una noche de verano.
Tikka y su hermana Laura pasaban la mayor parte el tiempo libre con las hermanas van Apfel y su voz narrativa contándonos momentos concretos de sus conversaciones o sus ratos en la piscina son impagables. El matrimonio van Apfel es extremadamente religioso y esta actitud no solo tiene consecuencias en sus hijas sino en sus amigas que son testigo de algunas escenas que las impactarán. Tanto Tikka como el resto de los personajes de esta novela sienten una fascinacion especial por Cordelia, Cordie, la hija mediana de los van Apfel, una chica de 13 que va por libre, descarada, misteriosa y provocativa en muchos momentos. Cordie es una chica rebelde y quizás más madura de los 13 años que tiene y esta fascinación que ejerce sobre algunos personajes son quizás el leitmotif, el sendero, que guía esta novela.
"Supongo que pensé que, si nunca decía las palabras en alto, tal vez las cosas terribles que habíamos visto no habrían pasado. Así que mantuvimos la boca cerrada, y lo mismo hicimos con los ojos".
Para ser una primera novela me ha parecido magnifica porque la seguridad, el ritmo con que Felicity Mclean nos va narrando los acontecimientos, no parecen en ningún caso las de una ópera prima. La historia está contada a través del punto de vista de una niña entrando en la adolescencia que observa el mundo de los adultos y va captando de aquí y de allá, y magistrales me han parecido algunas escenas por la forma en que están contadas porque a través de escenas cotidianas como la compra en un supermercado, el padre arreglando un trastero o la madre de Tikka podando las plantas del jardin, se establecen unas conversaciones llenas de vida y de realismo. Tikka va uniendo las piezas de ese día a día poco a poco, y la autora imbuye la historia de una atmósfera muy apropiada: misteriosa y con unas escenas en momentos hipnóticas que me recordaron lo que hizo Sofia Coppola en Las Virgenes Suicidas porque hay momentos que se quedan ya en la memoria y parece que los estuvieras visualizando a cámara lenta.
Felicity Mclean además no solo retrata el mundo de la adolescencia con un realismo asombroso, no solo en conversaciones sino en momentos y escenas concretas, sino que además de alguna forma nos confronta a la ambigüedad en esas edades; quizás sean los años que más nos marquen y aún más si en esa etapa de la vida se tienen que vivir traumas como la desaparición de tus mejores amigas con las consecuencias que esto puede traer en tu crecimiento como adulto. Y el tema de la memoria juega en esta novela un papel esencial: hasta qué punto lo que recordamos es tal cual o ha estado deformado por el curso de los años, y enfrentada esta memoria con otros personajes, eres consciente de que esa otra persona, lo recuerda todo de otra forma. Hay una oscuridad, una átmosfera en momentos malsana que rodea toda la historia y quizás tenga que ver con esos recuerdos de infancia que cuando los confrontas de adulto, entiendes muchas cosas que en aquel momento se te escaparon. Una novela que he disfrutado muchísimo con momentos que se quedan ya grabados.
"Sonaba herido Casi lloriqueante. Y el tono dolido que se había colado en su voz era lo que más me asustaba de todo".
Enlace: https://kansasbooks.blogspot..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
crismonteoliva
 07 mayo 2021

Todos los años desaparecen miles de personas en el mundo. Hombres, mujeres, niños y niñas que a veces, por fortuna, reaparecen al cabo del tiempo en cualquier otro lugar. Otros, por desgracia, serán encontrados muertos tarde o temprano. de muchos más no se sabrá jamás lo qué les pasó, lo que atormentará a sus seres queridos y allegados durante toda la vida. Y si no, que se lo digan a Tikka, la narradora de Las chicas van Apfel han desaparecido, la exitosa primera novela de Felicity McLean de la que a continuación hablaremos.
Tikka Molloy es una autraliana de treinta y un años que trabaja como asistente de laboratorio en Baltimore, Estados Unidos. Su vida, rutinaria y tranquila, aunque no feliz, se ve alterada el día que descubre que su hermana mayor, Laura, tiene cáncer. Tikka pondrá entonces rumbo a Australia para acompañar a sus padres y a su hermana en tan difíciles momentos; pero también, y sobre todo, para intentar averiguar qué fue de las hermanas van Apfel, sus vecinas y amigas desaparecidas veinte años atrás. Solo el cuerpo de la pequeña Ruth aparecería en una zanja tras la desaparición de las tres chicas, en 1992, durante la noche del concurso de talentos en Coronation Park. ¿Qué fue de Hannah, la mayor de las tres? ¿Y de Cordelia, la mediana y más carismática de las hermanas? ¿Por qué Tikka no puede dejar de pensar en ellas?
Tikka, la narradora y, en cierta medida, protagonista de esta historia, es una mujer que se conforma con un puesto como asistente de laboratorio cuando todo el mundo sabe que podría haber estudiado para tener un cargo más acorde con su inteligencia. El problema es que Tikka lleva veinte años sin poder avanzar, justo desde la noche en la que sus queridas amigas, las chicas van Apfel, desaparecieron.
Tikka viaja a Australia con la excusa de acompañar a Laura, su hermana gravemente enferma, cuando lo que en realidad la lleva hasta su pueblo natal es la búsqueda verdad sobre lo que pasó aquella fatídica noche en la que tres chicas desaparecieron. A lo largo de esta novela, Tikka nos contará todo lo que recuerda de su vivencias con las van Apfel, cómo fue la búsqueda, las incógnitas que quedaron tras su desaparición y las nuevas pistas que algunos testigos, tanto tiempo después, aportan del caso. ¿Consiguieron huir finalmente de un padre muy religioso que tenía una extraña relación con su hija mediana? ¿Tuvo algo que ver el señor Avery, el nuevo maestro del colegio, en su extraña desaparición?
Leeréis que esta novela guarda ciertos paralelismos con otras como Picnic en Hanging Rock, de Joan Lindsay, o Las vírgenes suicidas, de Jeffrey Eugenides, cuando en realidad la propia historia nos indica que la mayor referencia que su autora ha tenido a la hora de crear esta inquietante historia es el caso Chamberlain. En resumidas cuentas, este caso tuvo lugar en Australia, en 1980, cuando un bebé desapareció en un parque natural y todo el mundo culpó a la madre, Lindy, cuando ella afirmaba que un dingo se había llevado a la niña, Azaria. Tras un duro juicio contra los padres y la aparición de nuevas pruebas, quedó claro que la madre decía la verdad y fue por fin exculpada. La desaparición de las van Apfel, si bien no se produce en iguales circunstancia, supondrá para Tikka prácticamente lo mismo: algo inexplicable y traumático que solo se puede explicar si es alguien, un adulto, el culpable.
Las chicas van Apfel han desaparecido es, en definitiva, una novela llena de incógnitas que hace que el lector salga de ella con más preguntas que al principio. Una historia sobre cómo la desaparición de unas personas cercanas pueden dejar huella en sus allegados, hasta el punto de hacer que una chica no deje de pensar en el asunto durante toda su vida. Una magnífica novela veraniega, inocente, por una parte, y cruda, por otra, que estoy segura que te sorprenderá. Y tú, ¿te atreves a adentrarte en sus páginas para averiguar qué pasó con las tres hermanas autralianas?

Enlace: https://laorilladelasletras...
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
otros libros clasificados: novela negraVer más
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Bookshop ORGCasa del libroAmazon ES




Test Ver más

Encuentra la pareja

Empezamos con una fácil: Sherlock Holmes

El inspector Lestrade
El doctor Watson

10 preguntas
104 lectores participarón
Thèmes : novela negra , novela policíacaCrear un test sobre este libro