InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
Crea una cuenta en Babelio para descubrir tus próximas lecturas Babelio en Français
ISBN : 8408177508
Editorial: Esencia (07/11/2017)

Calificación promedio : 3.15/5 (sobre 13 calificaciones)
Resumen:
Me llamo Eric Zimmerman y soy un poderoso empresario alemán. Me caracterizo por ser un hombre frío e impersonal, que disfruta del sexo sin amor y sin compromiso.En uno de mis viajes a España para visitar una de mis delegaciones conocí a una joven llamada Judith Flores. Ella me hizo reír, me hizo cantar, me hizo incluso bailar, y yo no estaba acostumbrado a eso. Cuando me di cuenta de que sentía más de lo que debía, me alejé de ella, pero regresé, pues esa mujer me a... >Voir plus
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro
Críticas, Reseñas y Opiniones (10) Ver más Añadir una crítica
Bibliotecariarecomienda
 29 septiembre 2018
Lo primero de todo quiero decir que no quiero ofender a nadie con mi reseña. Los que me seguís habitualmente podréis ver que no suelo ser muy hater a la hora de reseñar, ya sea porque elijo libros que desde el comienzo intuyo que me pueden gustar, o porque siempre intento encontrar algo positivo en lo que leo. Digo todo esto porque puede ser que me quede una reseña un poco negativa y sé que hay algunas fans de Megan que son acérrimas y la defienden a capa y espada. Por eso ante todo quiero decir que esta es mi opinión personal como lectora, como usuaria de a pie, que gasta su dinero como todas en los libros que cree que le pueden gustar y a veces lo hacen pero otras no.
Leer considero que es algo muy subjetivo, y que a mí me guste o no me guste algo no quiere decir que a los demás deba gustarles o no también, el mismo libro puede ser una maravilla para una persona y un bodrío para otra, cada uno debe sacar sus propias conclusiones. Yo solo doy mi opinión, mis impresiones, y lo haré intentando no ofender a nadie, así que también pido respeto para mi opinión.
Pues nada, vamos al meollo del asunto. Yo soy Eric Zimmerman es un spin-off de la famosa saga Pídeme lo que quieras de la conocida autora Megan Maxwell. Este libro es el primer volumen de una bilogía que verá su desenlace en el 2018 con el Yo soy Eric Zimmerman Vol. 2.
En principio, y si no lo he entendido mal, se supone que en esta bilogía se verá como un resumen de la historia que vimos reflejada en la saga Pídeme, esta vez desde la perspectiva de su protagonista masculino, Eric Zimmerman, cuyo nombre da título a este spin-off. Este primer volumen abarcaría la historia contada en Pídeme lo que quieras y Pídeme lo que quieras ahora y siempre.
Las que ya habéis leído Pídeme lo que quieras ya sabéis de lo que va la historia, para las que aún no lo conocen os resumo un poco.
Eric Zimmerman es un exitoso empresario alemán, a la muerte de su padre pasa a ser el dueño mayoritario de Müller, la empresa familiar con filiares en varios países, entre ellos España. Por deseo de su madre, que quiere que se haga cargo de la empresa, accede a viajar a España, donde conocerá a Judith. Con ella empieza una relación al tiempo que la irá sumergiendo poco a poco en la clase de sexo liberal que a él le gusta practicar.
Pues nada, os voy a contar como, en mi opinión, una autora puede destrozar un personaje que te enamoró desde que lo conociste, y es que a veces pienso que es mejor una narración bajo ambas perspectivas desde el comienzo a hacer estas cosas y destrozar la imagen que un personaje tenía en tu cabeza. Muchas veces es mejor dejar un personaje en la fantasía y en tu imaginación que destronarlo del pedestal donde lo habías puesto al plasmarlo en papel nuevamente.
Megan ha intentado hacer un Grey, al igual que E.L. James, nos trae la visión de Eric de su historia de amor con Jud, y al igual que a E.L. James, le ha quedado algo que no hay por donde cogerlo. En el caso de James, también me compré el libro con muchísima ilusión por conocer la historia desde el punto de vista del protagonista masculino y, al igual que este, no pudo ser más decepcionante.
Nos encontramos con un hombre orgulloso y egocéntrico que está acostumbrado a hacer lo que le da la gana con quien le da la gana.
«¡Soy un macho alfa!
Todas quieren que las desnude.
Todas desean que me meta entre sus muslos.
Todas se mueren por ser las elegidas esta noche.»
¡¿Pero qué me estás contando hijo de mi vida y de mi corazón?!😲 Esto en la primera página, vamos que me daban ganas de tirar el ereader por la ventana. Y eso que ya sabía en lo que me estaba metiendo, pues leí el primer capítulo gratuito que ofreció la editorial en su web, pero aún así caí, debo tener un puntito masoquista porque si no no lo entiendo...
Pero es que la forma de narrar, no sé si es que yo ya llevó mucho tiempo leyendo, o que Megan ha perdido eso que la hacía tan especial y que me llevó a enamorarme de su obra. ¿De verdad es necesario abusar tanto de las formas verbales y adjetivos para describir una escena? ¿Es necesario que la palabra morbo, morboso, etc, salga en un párrafo sí y en otro también? Está claro que yo ya no conecto con su obra y ya os digo es una pena porque esta autora me gustaba mucho.
«Me gusta...
Me trastorna...
Me sorprende...»
«Exquisita...
Delicada...
Insuperable...»
«—Pequeña, te gustará.
Y le gusta...
Le apasiona...
Le enloquece...»
Otro ejemplo de las formas verbales por triplicado como en los formularios del ayuntamiento...
«Le hago saber que he venido a jugar con su cuerpo, a enseñarle cómo manejar un vibrador, y ella se enfada. Estalla. Grita.
La observo gesticular, maldecir, farfullar. En eso es como mi madre, muy española.»
¿De verdad es necesario que toda la narración sea así? Es como cuando tienes un examen y no has estudidado demasiado y te lanzas a meter rollo y repetir mil veces lo mismo para hacer relleno y que parezca que sabes de lo que va la cosa.
Otra cosa que no me ha gustado es como está narrado el libro, para quienes hemos leído la serie puede no ser excesivamente importante, a no ser que haga tiempo como yo y te vayas perdiendo por las páginas, pero para quienes no la hayan leído y prefieran empezar por este, no se van a enterar de la mitad, pues pasa de puntillas por muchas cosas, las resume en lugar de narrarlas, con lo que no parece un libro nuevo, si no una recopilación de ideas del anterior. Os dejo un ejemplo con la misma escena en ambos libros.
Escena de Pídeme lo que quieras:
«—Vístete. Nos vamos.
Extasiada por lo vivido, hago un gesto afirmativo con mi cabeza. Cojo el vestido, que veo a un lado de la cama, y me lo pongo. Me siento en la cama y lo observo vestirse. Después, me doy cuenta de que estamos solos en la habitación.
—¿Dónde está Björn?
Eric me mira y, con un gesto que me descuadra, pregunta:
—¿Para qué quieres saberlo?
—Para nada, Eric —respondo, sin entender su pregunta—. Es simple curiosidad.
En ese instante me percato de que algo le pasa y lo agarro del brazo. Eric se suelta de mala gana.
—¿Por qué estás enfadado?
La furia de sus ojos me deja sin habla.
—¿Por qué querías meterte su polla en la boca?
Sus palabras me sorprenden. No sé que responder.
—No lo sé, Eric. El morbo del momento.
Al ver que él no me mira y se sigue abrochando la camisa, exploto:
—¡Perfecto! Me traes aquí. Me haces abrirme de piernas para él y ahora, ¿me vienes con reproches? Joder, Eric... no lo entiendo.
—Tú has accedido. No lo olvides.
—Por supuesto que he accedido. ¡Imbécil! He entrado en el juego. ¡Tu juego! Me he dejado lamer, chupar y follar por una persona a la que no conozco de nada porque sé que a ti es lo que te gusta, y ahora, cuando ves que he disfrutado y me he dejado llevar por el morbo, me lo reprochas. ¡Vete a la mierda!
Dispuesta a largarme de allí, me encamino hacia la puerta. Pero antes de que llegue, él me agarra y me tumba sobre la cama.
—Tienes razón, nena... tienes razón.
—¡Gilipollas!... Eso es lo que eres, un auténtico gilipollas.
—Entre otras muchas cosas. Perdóname.»

La misma escena en Yo soy Eric Zimmerman Vol. 1:

«—Vístete. Nos vamos.
Judith recoge su vestido y, al ver que estamos solos, me pregunta:
—¿Dónde está Björn?
Le contesto de malos modos y ella, molesta, vuelve a preguntar:
—¿Por qué estás enfadado?
La miro, recordando cómo miraba su erecto pene, deseosa de metérselo en la boca, y, cuando se lo echo en cara, sisea con desconcierto:
—No lo sé, Eric. El morbo del momento.
De nuevo cruzamos varias palabras y, cuando por fin soy consciente de lo imbécil que soy por pensar algo que no viene a cuento, ella exclama:
—¡Gilipollas!... Eso es lo que eres, un auténtico gilipollas.
Le pido disculpas.
¡Tiene razón!»
¿Alguien más ve lo que yo? Es como una conversación unilateral, donde te estás perdiendo la mitad de la información. Yo lo único que veo son un cúmulo de situaciones, que en su mayor parte, no tienen sentido alguno a no ser que tengas fresco el primer libro en tu cabeza. Ya no sé si la autora lo ha hecho ex profeso, para quienes no se hayan leído el libro se animen a buscar las píldoras de información que faltan o no.
Me he encontrado a un Eric que no me ha gustado nada, un hombre al que le dicen que no y va a buscar mejores pastos, le dices «te quiero» y se tirá otra tía, te preocupas por él y te echa a patadas... He descubierto un Eric Zimmerman egoísta, un cavernícola cabezota y controlador preocupado solo por él mismo, al que no le preocupa mucho los sentimientos de los demás y no me ha gustado nada.
Vamos que estoy harta de los personajes, tanto masculinos como femeninos, que dicen una cosa y hacen otra, me tienen hasta el gorro.
Para concluir, el primer libro de la saga original me encantó, pero yo no sé si es que hace mucho tiempo desde que lo leí o que lo tenía idealizado en mi mente, pero al leer este me ha echado la historia al suelo, pero obviamente para mí, entre un libro y otro me quedo con el primero.
Yo soy Eric Zimmerman es un libro para fans de la saga, así que si no la has leído con anterioridad no te recomiendo que lo leas, al menos hasta haber leído al menos los dos primeros libros de la saga, pues no vas a enterarte de la mitad de las cosas que pasan excepto de una manera superficial.
Y para terminar, podéis dejar todos vuestra opinión, pero siempre respetando la de los demás, que no todos tenemos los mismos gustos y es totalmente respetable.
Besotes. 💋

Enlace: http://bibliotecariarecomien..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         40
LaPetitaLlibreria
 08 abril 2018
Hoy la jefa de las Guerreras Maxwell, Megan Maxwell, nos regala un reencuentro muy especial. Si os gustó su trilogía “Pídeme lo que quieras” donde Jud nos explicaba su especial relación con Eric, nuestro Iceman particular, ahora podemos revivir esa historia en la voz de él, Yo soy Eric Zimmerman, (volumen 1) recoge las dos primeras entregas “Pídeme lo que quieras” y “Pídeme lo que quieras, ahora y siempre” dejándonos con las ganas de descubrir en su próximo volumen el final de una de las historias que ha batido records de venas.
Esta entrega añade la historia previa a ellos, mejor dicho, la vida de él en Alemania, nos da pinceladas más amplias de Betta, Amanda y su familia. Aquí descubriréis al verdadero hombre duro, fuerte, frio y calculador que era en un principio y que solo conocíamos a través de los ojos de Jud.
La ventaja de esta idea, de darle la vuelta a la historia y que sea la otra parte implicada el que nos la cuente es que las lectoras podemos ir encajando su perspectiva de la relación con la anterior y descubrir su evolución psicológica desde una visión más neutral. Como su coraza va rompiéndose y aunque él se niegue a dejar a Jud entrar en su vida, en su mundo y en su corazón, también vemos sus puntos débiles, sus inseguridades y lo mal que lo pasa al intentar manejar a una española tan cabezona como él.
Después de una lectura voraz, como ocurre con todas las novelas de la autora, me he entretenido intercalando capítulos de la entrega anterior con la actual, viendo situaciones que en su momento me llamaron la atención y como encajan las versiones de ambos mostrando un auténtico choque de caracteres.
Un juego muy interesante que nos ofrece de una historia tres versiones, la de ella, la de él y la que las lectoras podemos extraer mirando la situación desde el otro lado del papel.
Creo que Esencia acierta con esta entrega y espero que el volumen II no se haga derogar mucho.
Una primera entrega que deja con ganas de más, se hace corta, picante, sensual, sexy y emotiva, una historia pasional donde los sentimientos están a flor de piel, donde un hombre guapo, poderoso, sexy y Alemán, lucha contra sentir algo, educa a su sobrino, siente la pérdida de su hermana cada día y lleva el peso del mundo en sus espaldas, sin olvidar que tiene una condena en sus ojos que le recuerda a menudo que su futuro puede ser muy oscuro.
Un hombre que lo tiene todo hasta que descubre que le falta demasiado, que descubre un mundo lleno de alegría y color junto a una joven inocente que le plantará cara como nadie lo había hecho hasta el momento.
Un spin-off que invita a recuperar “Pídeme lo que quieras” y releerlos.
P.D He leído algunas críticas no muy constructivas sobre el aprovechar el filón y vender libros sin aportar nada nuevo y estirar el chicle de las lectoras fieles, en este punto quiero solo decir dos cosas, la primera es que las lectoras no somos tontas y que cuando lo has leído descubres más de lo que esperabas y la segunda es que “la jefa” respeta a sus Guerreras y eso lo sabrían esas voces criticonas si hubieran leído sus libros.
Enlace: http://lapetitallibreria.blo..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         30
meszzara
 27 febrero 2019
Yo soy Eric Zimmerman, de Megan Maxwell es un spin-off de la trilogía Pídeme lo que quieras, relatado desde la perspectiva de Eric.
Como hace bastantes meses que leí dicha trilogía, he encarado este libro como si fuese una historia nueva ya que no recordaba algunos detalles ocurridos en Pídeme... y a pesar de ir recordando mientras leía me ha encantado.
Eric, alias Iceman, alias el empotrador es un macho alfa, un hombre frio, seguro de si mismo y  de su sex- appeal, acostumbrado a relaciones sin ataduras hasta que conoce a Judith, una temperamental española que le pondrá su vida patas arriba, pero a la misma vez irá derritiendo el corazón de hielo a ese alemán cabezota y testarudo.
No es fácil la convivencia entre ellos, sus celos, sus miedos, las y los ex, etc..
Es un relato con bastante contenido erótico, pero también momentos románticos y palabras dulces y llenas de amor.
Las discusiones y los desacuerdos entre ellos son épicos, la música y una buena sesión de  sexo amansa las fieras, pero no todo en una relación es sexo, debe haber confianza, complicidad, risas, entendimiento, generosidad, debe haber buen entendimiento tanto en el sexo como en el día a día y a ellos eso es lo que les falla.
Eric está criando a su sobrino Flyn, huérfano de su hermana, para Eric no es fácil compartir responsabilidades, lo tiene dentro de una burbuja por temor a que se haga daño y cuando Jud entra en sus vidas no es fácil hacerse con el cariño del niño, porque Flyn la ve como un obstáculo entre su tio y él. Jud consigue el cariño del niño, menuda es la morenita pero a Eric no le gusta las libertades que se toma con Flyn y una sucesión de errores derivan en una gran pelea y ella se marcha.
Eric no puede vivir sin su preciosa morenita, se desvive por verla, por recuperarla, por demostrarle que la quiere, que la añora y monta una gran reconquista, lo conseguirá ??
Lee el libro y lo averiguas, mientras  yo comienzo la lectura de su segunda parte.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         10
mawerik75
 13 febrero 2019
Me ha sorprendido para bien. Por que cuando vi que salia la parte de el me tiro un poco para atrás. Por que ley la de Grey y no me gusto. Este por lo menos ha conseguido engancharme. Aunque ya sabemos que es un egocéntrico y con eso de yo soy Eric Zimmerman y nadie va a poder conmigo... y el macho alfa... pero bueno bueno por lo menos me ha enganchado a terminarlo
Comentar  Me gusta         20
Bella
 25 mayo 2018
De verdad, me arrepentí de leerlo.
La imagen del poderoso e imponente Iceman se rompió con este libro desde su POV.
O sea, parece que a la autora se le olvidó que Eric era Alemán. Era como si él fuese más español de Jud y eso fue imperdonable para mí. El hilo de pensamiento de Jud era más divertido y cuerdo que el de Eric lo que fue muy decepcionante.
Perdí la cuenta de cuántas veces usó la misma expresión. o cuántas veces utilizó expresiones exclamativas.
Comentar  Me gusta         00

Las críticas de la prensa (1)
elinformador15 febrero 2018
La escritora explica que a diferencia de los libros de “Cincuenta sombras de Grey” de E. L. James, donde se desarrolla un contexto machista y de sumisión, ella ha buscado que en su novela erótica, los dos protagonistas, tanto “Eric” como “Judith”, gocen plenamente de su sexualidad, que nadie sobrepase al otro.
Leer la crítica en el sitio web: elinformador
Citas y frases (1) Añadir cita
YalonsoYalonso12 junio 2019
Le doy todo de mí, a la vez que el fuego, la lujuria y la pasión se apoderan de nosotros y sacan esa parte animal que tanto nos gusta y que disfrutamos con locura.
Comentar  Me gusta         10
Video de Megan Maxwell (1) Ver másAñadir vídeo
Vidéo de Megan Maxwell
Vidéo de Megan Maxwell
otros libros clasificados: erotismoVer más
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro





Test Ver más

Grandes comienzos de la literatura infantil y juvenil

El señor y la señora Dursley, que vivían en el número 4 de Privet Drive, estaban orgullosos de decir que eran muy normales, afortunadamente. Eran las últimas personas que se esperaría encontrar relacionadas con algo extraño o misterioso, porque no estaban para tales tonterías.

Los juegos del hambre
Percy Jackson y el ladrón del rayo
Harry Potter y la Piedra Filosofal

10 preguntas
16 lectores participarón
Thèmes : literatura juvenil , literatura infantil , Literatura infantil y juvenilCrear un test sobre este libro
{* *}