InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura

Isabel Merino Bodes (Traductor)
ISBN : 8445001191
Editorial: Booket (20/03/2013)

Calificación promedio : 3.94/5 (sobre 24 calificaciones)
Resumen:
En 1940 una expedición de cinco personas se internó en la infame Casa Belasco para desentrañar los misterios de la que era considerada como la casa más peligrosa del mundo. Sólo uno de ellos consiguió salir con vida.

Treinta años después, el millonario Rolf Randolph Deutsch contrata a cuatro extraños, entre ellos el único superviviente de la masacre de 1940, para demostrar la existencia de la vida después de la muerte. Para ello deberán pasar una sema... >Voir plus
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libroBookshop ORG
Críticas, Reseñas y Opiniones (15) Ver más Añadir una crítica
Inquilinas_Netherfield
 30 octubre 2020
Damos un salto en el tiempo bastante grande y avanzamos casi un siglo hasta 1971, fecha de publicación de la casa infernal. Este ha sido el año de las casas encantadas, que además es un tema que me gusta mucho en la literatura de terror pero sobre el que he leído poco en los últimos tiempos (a excepción de la maldición de Hill House, de Shirley Jackson, publicada once años antes que esta que os traigo hoy y de la que os hablé en 2017 aquí). El caso es que hacía años que estaba detrás de leer La casa infernal, pero estaba descatalogado, no tenía prisa por hacerme con una edición de segunda mano, y en fin, que por unas cosas o por otras lo he ido dejando. El año pasado Minotauro lo reeditó, y ya no había excusas.

Al anciano y millonario señor Deutsch le queda poco tiempo de vida y su última obsesión es confirmar si hay vida después de la muerte. No quiere mentiras, solo quiere la verdad, sea cual sea. Para ello ha comprado la casa Belasco, situada en el condado de Maine, comúnmente llamada la Casa Infernal por los eventos sucedidos en ella treinta años atrás, cuando un grupo de expertos se adentró en ella para averiguar el origen de los sucesos paranormales que tenían lugar en su interior, y solo uno de ellos salió con vida y muy malherido. Para esta expedición, Deutsch ha contratado a tres personas: Florence Tanner, una atractiva médium espiritualista; Benjamin Fisher, médium físico y único superviviente de la masacre de 1940; y el doctor Barrett, un físico que lleva veinte años estudiando parapsicología y que tiene su propia teoría respecto a este tipo de fenómenos. Los tres, acompañados de Edith, la mujer de Barrett, se adentran en esa casa el 21 de diciembre de 1970. ¿Cuántos saldrán con vida de ella?
A primera vista puede parecer que hay similitudes con La maldición de Hill House, pero solo en la superficie. Mientras que en la novela de Shirley Jackson había un encargado de la investigación que usaba a las otras tres personas como cobayas y no utilizaba ningún método científico (se limitaba a esperar a ver qué ocurría), en La casa infernal tenemos a un encargado de la investigación (el doctor Barrett) cuya misión es intentar encontrar una explicación científica a lo que ocurre en esa casa, para lo que se servirá, aparte de medios tecnológicos, de las habilidades y capacidades parapsicológicas de los dos médiums que le acompañan. Eso hace que la dinámica de los días que pasan allí sea totalmente distinta y que la tensión entre los personajes sea latente, porque unos quieren demostrar que sí hay espíritus que encantan la casa, y el otro quiere demostrar que eso que encanta la casa es algo muy diferente.
Otra diferencia importante es que mientras que en La maldición de Hill House es una novela muy intimista y psicológica, en la que el terror muchas veces solo está en la mente de los personajes, en La casa infernal el terror y los ataques que sufren los personajes por parte de la casa son muy explícitos, y en algunos casos muy crueles. Matheson se deja de sutilezas y todos los protagonistas de su historia reciben su particular ración de un modo u otro, pero desde luego, si hay un personaje con el que se ensaña, es el de la médium Florence Tanner, así que quedan avisados quienes no gusten de ver sufrir a un personaje.
Dejando a un lado comparaciones (que solamente hago para quienes crean que son novelas parecidas cuando en realidad tienen diferencias de base), los personajes y sus motivaciones están bien definidos para lo que se busca en una historia como esta, aunque mirados en conjunto puedan parecer un tanto estereotipados a ojos de un lector del siglo XXI (no tanto, creo yo, para un lector de hace cincuenta años). El doctor Barrett es un físico camino de los sesenta años que quiere ver culminado el trabajo de toda una vida y ganar con ello un dineral que le permitirá retirarse y vivir tranquilamente con su esposa; Florence Tanner era una actriz de Hollywood medianamente famosa hasta que se retiró para dedicarse al mundo de la parapsicología donde se ha hecho rápidamente un nombre como médium mental, y es la más abierta a la experiencia y a establecer contacto con los espíritus de la casa; Fischer, por su parte, sabe de lo que es capaz la casa (a la que sobrevivió treinta años atrás cuando era solo un adolescente de quince años), y aunque sigue siendo el médium físico más poderoso del país, lo esconde, es mucho más precavido, se protege y se cierra a cualquier intento de acceso por parte de la casa; y nos queda Edith, la esposa de Barrett, a quien acompaña por el simple hecho de que le aterroriza la soledad, y que guarda en su interior complejos e inseguridades que harán las delicias de lo que sea que se esconde entre esas paredes.

La narración avanza separada por días y, dentro de cada día, separada por horas, así que el lector es testigo casi en tiempo real de todo lo que va sucediendo en la casa, y lo cierto es que la historia da lo que promete: sucesos raros e inexplicables, el mal que se percibe hasta los huesos, poltergeists, invasión de los sueños con fines suicidas, sesiones espiritistas en las que no salen las cosas como estaban previstas y, poco a poco, ataques físicos contra los nuevos inquilinos de la casa. En cierto momento conocemos la historia de la casa y de su antiguo dueño, Belasco (eso ya daría para una novela de terror), y a todo esto se suma que Florence, que nunca ha sido otra cosa que médium mental (solo admite a los espíritus en forma de pensamiento), adquiere facultades de médium física desde el momento en que entra en la casa sin explicación alguna (los espíritus tienen acceso a su cuerpo y hacen uso de él).
Por resumir todo esto, yo diría que hay que tener en cuenta cuatro cosas a la hora de acercarse a este libro: una es que es una novela muy de su tiempo y, a finales de los 60-principios de los 70, los fenómenos paranormales ocupaban titulares (el matrimonio Warren y sus investigaciones estaban de plena actualidad en aquellos tiempos), con lo que todo lo que podía pasar en una casa encantada, aparece aquí (y cuando digo todo, digo todo); la segunda es que en esta novela el terror no se sugiere ni está implícito, sino que aparece de forma totalmente explícita y, hacia el final del libro, sin ahorrarle detalles al lector (lectores sensibles y/o miedosillos, beware); la tercera es (y, sintiendo volver a La maldición de Hill House, es algo que también pasaba en el libro de Jackson) que la casa vuelve a encontrar su camino hacia la destrucción a través de las mujeres, que al ser retratadas como seres reprimidos y/o enamoradizas y/o rebosantes de traumas y/o complejo de salvadoras del mundo, tienen el cartel de "vía libre" tatuado en la frente y son carne de cañón para estos espíritus malajes; la cuarta es un poco trampa porque no os servirá como "cosa a tener en cuenta", pero yo lo he disfrutado mucho aun siendo consciente de sus defectos y creo que es lectura obligada para quien guste de las historias sobre casas encantadas. No es perfecta, si quieres encontrarle pegas se las encuentras, pero entretiene mucho, que es lo que cuenta. ¿El final? Pues como siempre en estos casos, cuestión de gustos. Para mí, normalito, sin más. Me quedo con el desarrollo de la historia y los momentos de tensión.

Y voy terminando no sin antes hacer alusión a algo que dije cuando os hablé de la casa y el cerebro el martes, y es que creo (y probablemente es algo que de no haberlos leído tan seguidos no hubiese notado) que Matheson se inspiró mucho en La casa y el cerebro, ya no tanto en el concepto de casa encantada como en lo que hay detrás del encantamiento de la casa y sus fenómenos paranormales. de hecho, y sin poder adentrarme más en el tema, hacia el final se hace un descubrimiento en la casa muy similar al que se realiza en el libro de Bulwer-Lytton. Que conste que las similitudes no son literales, existe un margen de originalidad en todo lo que se plantea, pero las bases sí que resultan muy evidentes.
Enlace: http://inquilinasnetherfield..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         50
AnnaLectora
 26 enero 2018
Como bien indica la sinopsis cuatro son los protagonistas que aparecen, aunque yo añadiría uno más...la misma casa Belasco. Y es que para mí en todo momento e incluso antes de que los personajes pongan un pie en la casa, está ya parece ejercer su influencia con tan solo nombrar-la o rememorar su historia, o mejor dicho historial. Y es que la casa como bien se irá descubriendo, se cobró un número incontable de víctimas, que iban desde ricos aburridos y con ganas de probar cosas nuevas, hasta jóvenes aspirantes a artistas.
Todos ellos se ven afectados no solamente por la negatividad de la casa, sino sobre todo por la perturbadora, fría y despiadada influencia de Emeric Belasco el propietario de la propiedad, que se encargó de crear su particular infierno en ella. Un lugar en que la única regla era precisamente que no había ninguna. Se podía ir y hacer lo que se quisiera en la casa, y cuando digo hacer lo que se quisiera, me refiera a hacer todo aquello que más desearas por más perturbador u horroroso que fuera, aunque esto pudiera llegar a "perjudicar" a los demás huéspedes. Como bien dice Belasco en una vieja grabación a través de un gramófono: "que cada uno se las apañe como pueda".
En cuanto al grupo protagonista nos encontramos con el doctor Barrett un físico y estudioso de la parapsicología. le acompaña su mujer Edith, la médium espiritualista Florence Tanner y el único superviviente de la "catástrofe" de 1940, Benjamin Franklin Fischer (Fischer). Todos ellos tienen su particular punto de vista sobre los fenómenos que allí acurren. Mientras que el doctor pretende demostrar que no existen los espíritus, la médium Florence que es altamente emotiva, no solo investiga sino que anima a los espíritus a manifestarse. En cambio Fischer intenta que al enfrentarse a la casa pueda superar su miedo a ella, la misma que le arrebato sus habilidades síquicas, y su seguridad, tras sufrir una crisis nerviosa. Otro caso aparte es Edith la entregada mujer del doctor Barret, que esconde multitud de inseguridades, que la casa y sus espíritus, no dudaran en utilizar en su contra.
La casa infernal contiene todos los ingredientes de una novela de terror clásica. Una lectura que desde el principio hasta el final, te hará sentir que los clásicos siguen poseyendo el atractivo del terror más ancestral. El mismo que hace volar tu imaginación, al ver una vieja casa abandonada.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         20
Kan
 09 junio 2020

Hacía tiempo que no leía un libro con tanto fenómeno paranormal. Toda esta novela está plagada de ellos y ha habido momentos en los que realmente he sentido que se me erizaba la piel. Tras haber leído comentarios sobre ella tanto positivos como negativos, reconozco que yo me encuentro entre los primeros, y si bien, no me ha dado el miedo que me esperaba, he tenido bastantes momentos de tensión y más teniendo en cuenta que la novela fue escrita a principios de los años 70.
Un viejo rico, compra una casa, la casa Belasco, que tiene un oscuro pasado, ya que allá por 1940, cuatro personas que intentaron pasar días enteros en su interior para investigar los fenómenos que allí ocurrían, sufrieron graves consecuencias hasta el punto de que tan sólo uno de ellos pudo salir con vida. 30 años después, la obsesión del señor Deutsch (el viejo rico) por saber si existe vida después de la muerte, contrata a cuatro personas ( entre ellas el superviviente de 1940) ofreciéndole 100.000 $ y una respuesta a sus inquietudes. ¿Podrán salir con vida?
+ Leer más
Comentar  Me gusta         50
Shorby
 11 febrero 2021
Esta fue relectura de una novela que leí hace mil años, cuando descubrí al autor con Soy Leyenda, y que me dio bastante mal rollo. Y sigue cumpliendo.
Si buscáis críticas, vais a ver de todo un poco, desde los que la ponen como una de las novelas más terroríficas, hasta los del “no es para tanto”; vamos a ver, el terror, como el humor, es algo muy relativo y súper personal, pero lo que está claro es que es un clasicazo del género y es más que merecido.
Tengamos en cuenta que es una novela de principios de los setenta (1971), donde estaba súper en auge la temática y sucesos referentes a espíritus, demonios, posesiones y exorcismos.
Así, nos vamos alegremente a la Casa Belasco, en Maine, con un grupo de estudiosos y no-estudiosos de estos temas. Es una casa en la que nadie sabe qué ocurrió con exactitud, más allá de actos blasfemos de lo más variopinto, aparentemente orquestados por el anfitrión Belasco… y nadie ha conseguido sobrevivir más de unos pocos días dentro.
Están, por un lado, un físico que estudia la parapsicología, la mujer del mismo, que se emperra en ir porque “¿por qué no?”, una médium mental y un médium físico, este último es el superviviente de la investigación ocurrida en la casa treinta años atrás, que causó gran revuelo por entonces.
Esta gente va ahí debido a que un millonario moribundo tiene el capricho de saber si hay vida después de la muerte –también muy típico-, así que allá que se lanzan, aún a sabiendas que se considera la “casa más embrujada del mundo”.
Poco a poco, con una tensión brutal y realmente bien llevada, vamos siendo partícipes de lo que los titulares de prensa prometen: que la casa tiene el poder de corromper a todo el que está ahí, aprovechándose de sus debilidades y llevándolas hasta el extremo.
La ambientación es simplemente genial, súper conseguida y prácticamente a tiempo real, pues el autor nos va marcando días y horas cada ciertas páginas.
Es un autor que me gusta mucho y que merece mucho la pena conocer, aunque no se sea amante del género, y la de las casas encantadas es una temática que siempre me ha llamado la atención, generándome mucha curiosidad… así que era evidente que este libro iba a caer sí o sí.
Tenía miedo que con la relectura perdiera, ya que tenía muy buen recuerdo de él, pero en absoluto, las sensaciones han sido tal y como las recordaba: angustiosas y positivas a partes iguales. Porque Matheson era un crack y desde luego sabía crear ambientaciones opresivas y malrolleras.
Un imprescindible si os gusta el terror.

Finalizo comentando que tiene adaptación cinematográfica, bastante apañada, dirigida por John Hough en 1973.
Enlace: https://locaporincordiar.blo..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         30
jaakurichu
 14 julio 2020
El argumento podemos resumirlo rápidamente. Deutsch, un anciano millonario en los últimos compases de su vida, contrata a un físico y estudioso en temas de parapsicología, el doctor Barret, para que investigue una vivienda conocida como la Casa Infernal, propiedad del desaparecido Emeric Belasco, con el propósito de responder a una sola pregunta: saber si hay vida después de la muerte.
Nuestro protagonista tratará de desentrañar esa incógnita junto a su mujer, Edith, y dos videntes experimentados, Florence y Fisch.
Todo muy de andar por casa en pantuflas y batín, si no fuera porque aquí el que nos coge de la mano y nos guía por el inmueble es Matheson, en una narración que va in crescendo. Desde el primer momento en el que los protagonistas ven la casa a lo lejos, uno ya empieza a notar ese cosquilleo que nace alrededor del ombligo, que se va expandiendo y hace que se te erice el vello de los brazos y la nuca. Y esa sensación no se va en toda la lectura. Porque Matheson no necesita enseñarte a veces las cosas, él te pone en un estado constante de alerta primitiva por la supervivencia, y con solo dos frases hace que seas tú quien dibuje el horror que estás compartiendo con los protagonistas.
Aquí no solo encontrarás pasillos interminables, candelabros que se apagan, capillas sacrílegas, visiones espectrales, escaleras angostas, una mansión marcada por un pasado tan perverso como tu mente pueda llegar a imaginar… Aquí Matheson aprovecha este escenario perfecto para plantearnos un conflicto, la eterna lucha entre fe y razón, donde cada uno deberá llegar a sus propias conclusiones y todas ellas pueden ser igual de válidas. O no.
Te lo estás preguntando y la respuesta es sí, este libro es lectura imprescindible si amas este género. Te atrapará. Puedes adentrarte en esta casa inquietante en cualquier momento siendo una persona, pero después de la experiencia saldrás transformado en alguien completamente distinto. Eso si consigues salir.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
Citas y frases (6) Ver más Añadir cita
LuisMinskiLuisMinski29 septiembre 2019
Gritó cuando su cuerpo sufrió una violenta sacudida. Se le cayó el anillo de las manos y oyó que rebotaba sobre la moqueta, muy abajo. Tenía la impresión de encontrarse herida, perdida en una inmensa caverna. No podía percibir las paredes ni el techo; mirara donde mirara, sólo veía oscuridad. Intentó abrir los ojos, pero no pudo. La oscuridad le invadía la mente, borrando su conciencia. El poder, pensó. Querido Dios, el poder.
Empezó a deslizarse por un foso gigantesco, descendiendo hacia una oscuridad mucho más negra de lo que creía posible. Intentó detenerse, pero no pudo. La sensación era física: su cuerpo se deslizaba por unas paredes que eran lo bastante adherentes como para impedir que cayera, pero no lo bastante como para detener su inexorable descenso hacia las tinieblas. La oscuridad que le esperaba tenía carácter, personalidad. Es él, pensó. Está esperándome. Oh, Dios. ¡Está esperándome!
+ Lire la suite
Comentar  Me gusta         20
JessCastzJessCastz01 febrero 2020
Resultaba extraño que aquella casa fuera el lugar en donde habían empezado sus miedos y, a la vez, el lugar en donde había recuperado su confianza.
Comentar  Me gusta         10
JessCastzJessCastz01 febrero 2020
El ego subliminal: esa vasta y oculta extensión de la personalidad humana que, al igual que un iceberg, forma parte del supuesto umbral de la conciencia. Ahí es donde radica la fascinación.
Comentar  Me gusta         00
JessCastzJessCastz01 febrero 2020
Cerró los ojos. Los fantasmas no existen, intentó convencerse a sí misma. Nadie me está mirando. Los fantasmas no existen. Padre nuestro que estás en los cielos, los fantasmas no existen.
Comentar  Me gusta         00
JessCastzJessCastz01 febrero 2020
La peor casa encantada del mundo le daba menos miedo que estar sola.
Comentar  Me gusta         00
Video de Richard Matheson (1) Ver másAñadir vídeo
Vidéo de Richard Matheson
Hay muchas películas, videojuegos, cómics y novelas que hablan sobre pandemias y apocalipsis. Pero hubo una que influyó notablemente en la ficción zombi y en el género de vampiros, y que popularizó el concepto de apocalipsis basado en una pandemia mundial. Una novela que influyó en directores de cine como Steven Spielberg y en Geroge A. Romero, y en escritores como Stephen King.

Ana Ballabriga nos habla en este capítulo de “La gota de sangre” sobre Soy leyenda de Richard Matheson.
otros libros clasificados: espiritismoVer más
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libroBookshop ORG





Test Ver más

¿Cuánto sabes sobre la literatura de Estados Unidos?

La leyenda de Sleepy Hollow es un relato corto de terror y romanticismo, se desarrolla en los alrededores de...

Nueva York
Londres
Chicago

10 preguntas
44 lectores participarón
Thèmes : literatura norteamericanaCrear un test sobre este libro