InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
Crea una cuenta en Babelio para descubrir tus próximas lecturas Babelio en Français
>

Crítica de laurass89


laurass89
27 octubre 2019
Un cruce de caminos, un cruce de circuitos
Audrey Rose no es una chica cualquiera. A ella le gustan las telas bonitas, emplear algo de maquillaje y las tardes de té no le parecen una tortura total; pero también, le gustan sus estudios clandestinos de forense. Audrey, junto a su tío y su compañero Thomas, se dedica cada noche a analizar los cadáveres que la Scotland Yard o el depósito les proporcionan. Una noche todo cambiará, tendrán que analizar el cadáver de una prostituta a la que han extraído órganos. Así se cruzó en sus vidas Jack…, Jack el Destripador.
La historia, la verdad, empieza de manera muy interesante, la autora nos hace una presentación del Londres clandestino de la época estupenda, directa y sin maquillaje de ningún tipo. En ese Londres oscuro nuestra protagonista, Audrey Rose se desenvuelve como una mujer que está buscando la libertad de su intelecto a través de estudios universitarios.
Ahora bien, pronto se nos plantea su problema, es una mujer y en su época todo aquello que realizaba el género masculino, era impropio e indecoroso para el femenino. Se nos presenta así una sociedad con una doble moral, muy encorsetada en las ideas que otorgaban a lo femenino las categorías de delicadeza y debilidad.
Entonces, comienza el caso, comienzan las investigaciones y comienza a hacerse las relaciones entre muertes. Cuando la segunda aparece y ante la posibilidad de haber una tercera anterior a estas dos, la Scotland Yard aparece en la historia de manera fulminante y determinando el camino a seguir de los personajes. Sin embargo, el caso se queda aparcado en la historia, para que conozcamos los entresijos de lo femenino, lo masculino y Audrey, y el problema ante no sería ninguno si todo eso no estuviera unido en un romance. Un romance que por otra parte, es obvio, es típico y es tremendamente aburrido.
Hay romance, sí, hay romance
Esto lo convierte en un texto extraño. Por una parte me atrae y engancha como el mejor caso de Sherlock, pero por otro lado me aburre soberanamente el coqueteo entre personajes y la reivindicación femenina folletinesca. Parece que eso es lo importante, el discurso y no el caso. Creo que ambas cosas pueden ser importantes en la trama, jolín podríamos tener una buena novela con reivindicación feminista, pero no pueden tener una proporción 75%, 25%, más aún si la reivindicación está mezclada con un romance un poco regulero y si se queda en el mero «puede estudiar y que me guste el maquillaje».
Además, en cuanto al caso, es una novela en la que no hay consecuencias por los errores de los personajes. de hecho, tienen bastante peso para el personaje que lo sufre y en la trama, que anula a un personaje durante tiempo. Sin embargo, cuando se «resuelve» esa confusión, no pasa nada, es como si el personaje se hubiera de vacaciones en ese período, y sí hay alguna referencia a desconfianza a quien comete el error, pero pronto se olvida si conviene a la trama. A lo mejor es que a mí me cuesta perdonar, pero quizá esto podría aportar mayor intriga al asunto
¿Me ha gustado algo la historia? Pues es verdad que a nivel de «¿quién es el asesino?» el libro juega al final con un giro interesante, bastante predecible, pero que a mí me colaron porque no quería creerlo. Además la crueldad de Jack, está muy explicada y cuando se trata bien, la ambientación de la época, como se puede ver en la escena del circo, o la concepción de la mujer, como vemos en las tarde de té, da gusto leerlas.
No necesitamos que lo demuestres
Es decir, la historia base está bien, hay adornos que también, pero hay un discurso que a mí no me ha comprado. Puede que se deba no tanto al contenido, sino a cómo está expresado o caracterizado en los personajes.
Mientras que el caso está narrado de manera fluida, cruda, directa, detallada y con su toque de misterio; los diálogos y reflexiones de los personajes son pomposos, recargados, con un montón de piruetas lingüísticas que tratan de imitar ese refinamiento de la época, pero que no termina de encajarlo. Y es que antes quiero ser clara, he leído un montón de Jane Austen y entiendo el lenguaje de la sutileza de la época, pero una cosa es ser sutil y otra obtuso, obscuro, florido… Es que, de verdad, los personajes en concreto de Audrey y Thomas eran muy pesados cuando reflexionaban o se relacionaban entre ellos fuera del caso.
Audrey va contra el canon femenino y tiene que enfrentarse a todos por ello. Esto es perfecto, un aplauso al personaje, pero no si todo son lamentos o reivindicaciones vacías. Además, el tratamiento que hace la propia protagonista al género masculino es igual de sesgado que el que recibe ella.
Por el contrario, Thomas es un muchacho que respeta a Audrey y juega con ella en un plano dialéctico y de transgresión social, pero cuando tiene que sacar a relucir su intelecto, es que es una… Es una exposición de ego que no se soporta. No quiero hacer spoiler, pero hacia el final del libro hay un discurso del compañero de Audrey que he no tirado el libro por la ventana porque, en fin.
Cazado está
La verdad, es que no puedo poner más que un aprobado raspado a la novela, a pesar de que sé que hay un montón de gente que la ha disfrutado muchísimo. Cuando se termina, se menciona que hay una segunda parte y lo curioso es que me han entrado ganas de leerla porque al final el caso, o sea la parte más detectivesca, más «sherlock» está muy, muy bien, pero el problema, como he dicho es la proporción. Entiendo el componente romántico, de hecho, en alguna ocasión me ha gustado, pero creo que no está del todo bien llevado, o por lo menos a mí no me ha convencido para nada y me ha hecho la lectura pesada y ardua en algún punto.
Si os animáis, espero que os guste, de verdad.
Enlace: http://ellibroenelbolsillo.b..
Comentar  Me gusta         30



Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro
Apreciaron esta crítica ()(3)ver más




{* *}