InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
Crea una cuenta en Babelio para descubrir tus próximas lecturas Babelio en Français
>

Crítica de AlhanaRhiverCross


AlhanaRhiverCross
27 febrero 2019
Viendo la expectación que tenía esta novela, juraría que no era la única que tenía fichada a Kerri Maniscalco y su serie de historias ambientadas en el siglo XIX resolviendo misterios de la época, aunque seguro que también coincido con más lector@s en que lo que llama la atención por encima de todo son las preciosas portadas con las que cuentan los libros. Antes de empezar a leer no había leído el argumento pero sí que lo hice nada más terminar la novela y siento que la contraportada exagera un poco el tema de la relación entre la protagonista y uno de los asesinos en serie más fascinantes de la historia negra de Inglaterra. En general es una novela de misterio victoriano con algún toque de romance juvenil, para cuestión de gustos mejor o peor ejecutado, pero lo que mantiene nuestro interés para continuar leyendo sin pausa es la resolución del misterio de quién es Jack el Destripador, al menos en la ficción.

Para conducir esta investigación, la autora ha elegido como protagonista a Audrey Rose, una chica encantadora y muy actual, adelantada a su tiempo. Estudia medicina y ciencias forenses a escondidas de su familia y de la sociedad en general, que no considera profesión adecuada para una señorita de la alta sociedad londinense la investigación sobre las causas de la muerte de las personas. Tras la muerte de su madre, su padre parece haberse vuelto un loco de la seguridad y la salud, de modo que trata a su hija como si fuera de cristal y solo apta para bordar pañuelos, por lo que envidia a su hermano Nathaniel, que mantiene cierta libertad solo por ser el hijo varón. La relación con su padre está bastante deteriorada a la vez que la complicidad con su tío Jonathan se debe al interés que sienten ambos por la ciencia. Su tío, profesor en la facultad y médico forense, permite a su sobrina aprender y asistir a sus clases sin que nadie más se entere y también la deja ser su ayudante en el laboratorio, así que Audrey Rose tiene que hacer malabares para salir de casa furtivamente y deslizarse por las sombras de Londres para continuar con su formación.

Su compañero de aventuras es Thomas Cresswell, un alumno de medicina que hace las prácticas en su tiempo libre con el tío de Audrey Rose, de modo que cuando descubre que se cuela disfrazada de chico en sus clases, en vez de delatarla, le sigue el juego y decide ayudarla a averiguar quién está detrás de los macabros asesinatos de prostitutas en Whitechapel. Su personalidad es un tanto peculiar y hasta diría que está basada en una especie de Sherlock Holmes adolescente, con una capacidad de deducción y observación increíbles pero con unas habilidades sociales prácticamente nulas. Es muy inteligente e incisivo pero también resulta exasperante por su arrogancia, es grosero y maleducado la mayor parte del tiempo y no respeta las normas del decoro, así que Audrey Rose tiene que armarse de toda su paciencia para aguantar su presencia porque necesita su ayudar si quiere atrapar al misterioso asesino y hasta diría que ella es la doctora Watson de esta pareja, la emocional, la que tiene sentimientos por lo que está ocurriendo con las víctimas, cosa que Thomas parece ser incapaz de empatizar con nadie. No sé si está pensado para caer bien o solo para molestar un rato a Audrey Rose con su personalidad inaguantable a ratos, pero creo que el chico tiene buen fondo y a mí me gustan mucho este tipo de personajes en las novelas juveniles así que, entre eso y lo que os comento de los paralelismos con Holmes y Watson, me ha encantado este particular dúo de investigadores.

A través de Audrey Rose, la narradora en primera persona, Kerri Maniscalco aprovecha para hacer una crítica mordaz a las costumbres machistas de la época y el sinsentido de muchas de las normas sociales sobre lo que era apropiado para una mujer y cuál era su papel en la sociedad decimonónica. Además, teniendo en cuenta que en la historia real todos los investigadores involucrados eran hombres y que los únicos nombres de mujeres que pasaron a la historia fueron los de las víctimas, además prostitutas de los suburbios, el hecho de que Audrey Rose protagonice esta novela como joven investigadora en contra de la corriente oficial me parece un buen punto a tener en cuenta. Sin embargo, en contraste, el resto de personajes femeninos quedan como las perfectas mujeres victorianas superficiales que solo necesitan un taza de té en la mano y un buen vestido de encaje para ser felices. Además, por esto mismo, la protagonista tiene que estar en constante tira y afloja con todos los hombres que la rodean (su padre, su hermano Nathaniel, su compañero Thomas, el comisario Blackburn al cargo de la investigación oficial…) que la sobreprotegen y la subestiman continuamente, pero me ha gustado ver cómo la chica se defiende de esa desigualdad imperante en la época.

Por otra parte, tengo que hacer mención a la magnífica documentación que hay detrás y delante de nuestros ojos mientras leemos esta novela porque no solo se hace visible gracias a las fotografías reales que se incluyen en la edición impresa, mostrándonos autopsias o enfermos de lepra, sino que también se refleja en muchos de los datos que va soltando la autora por toda la novela. Los procedimientos forenses en sus primeros inicios o los métodos de investigación tradicionales están muy bien descritos sin escatimar en detalles, por muy desagradable que parezca leer cómo Audrey Rose examina los hígados de los cadáveres en el laboratorio de su tío. Y como buena “fan” de Jack el Destripador que soy (aunque dicho así, y teniendo en cuenta que fue un asesino en serie, suena raro) me ha encantado el cuidado que ha tenido la autora de jugar con la historia real y la ficción. Por ejemplo, ha sido una delicia ver detalles como la transcripción exacta de las cartas que el asesino envió a la policía, que en la edición incluso mantiene las palabras subrayadas como en las cartas originales; o también el juego de fechas de cada víctima y la descripción de cómo encontraron sus cuerpos, las teorías de cómo pudieron ser sus vidas antes de convertirse en prostitutas y pasar a la historia del crimen solo como víctimas (un gesto muy humano por parte de Kerri Maniscalco). Son toda una serie de detalles que si controláis el caso real, disfrutaréis tanto como yo, y si no, servirá para tener un primer contacto con este misterio sin resolver (aunque para quien sienta curiosidad posible spoiler→ ←fin del posible spoiler).

Kerri Maniscalco tiene una manera muy ágil de narrar una novela que en el fondo es thriller histórico, con todas las descripciones necesarias para transportarnos a las noches londinenses de nieblas y farolas de aceite en las que las sombras acechan de la forma más horrible. Y sin embargo, lo que podía haber sido una simple novela de misterio, ha conseguido con su toque juvenil iniciar una serie de novelas que pueden convertirse en favoritas para muchos lector@s a la vez que nos muestra otra época de la forma más veraz posible. En definitiva, esta novela tiene todos los elementos que me apasionan: siglo XIX, un caso sin resolver, un asesino fascinante devenido a mito, una protagonista que incumple los cánones de su propia época para demostrar la valía de las mujeres y un coprotagonista que recuerda sospechosamente a otro inteligente detective decimonónico famoso por sus particulares dotes de deducción. Dicho de otra forma, no había forma de que esta novela no me encantara a no ser que la autora manejara tan mal todo esto que me aburriera pero como no he podido soltar el libro: misión cumplida.

Así que resumiendo un poco lo anterior, estoy muy emocionada por haber podido leer esta novela que tanto tiempo llevaba esperando. No veo el momento de continuar con la siguiente aventura de Audrey Rose y Thomas cuando viajen a Rumanía para investigar otro de los mitos de la época: Drácula. Pero de momento, solo puedo recomendaros A la caza de Jack el Destripador si os gustan las novelas de misterio, sobre todo teniendo en cuenta que está basada en hechos reales y, para más motivación, sin resolver.
Enlace: http://enmitiempolibro.blogs..
Comentar  Me gusta         00



Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro




{* *}