InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura

Ana Flecha Marco (Traductor)
ISBN : 8412141458
Editorial: Gatopardo Ediciones (16/11/2020)

Calificación promedio : 4.25/5 (sobre 8 calificaciones)
Resumen:
Galardonada con el Premio Brage, el más importante galardón literario de Noruega, esta novela ha supuesto la consagración de Nina Lykke como una de las grandes escritoras de su país gracias a la ironía con la que critica el supuesto paraíso de los países nórdicos. Estado del malestar es una divertida sátira de la insoportable levedad de la clase media surgida al calor del Estado del bienestar, vista por una mujer privilegiada que vive en uno de los países más ... >Voir plus
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Bookshop ORGCasa del libroAmazon ES
Críticas, Reseñas y Opiniones (7) Ver más Añadir una crítica
Marinieves
 21 marzo 2021
El título del libro contrasta con la nacionalidad de la autora, desconocida para mí hasta que Bookish me envió su novela en diciembre del año pasado. Nina Lykke es de Noruega, uno de los países famosos por su supuesto estado del bienestar.
El libro recibió uno de los grandes premios en su país y fue libro del año en 2019. Físicamente, como todos lo de Gatopardo, es una edición muy cuidada, un libro pequeñito de los que me gustan, con hojas blanditas y suaves, y la historia me ha llamado mucho la atención y tocado algunas fibras en estos tiempos deprimentes.
La protagonista, que lo es casi en exclusiva pues conocemos la historia a través de su relato en primera persona, es Elin, una médica de cabecera que nos traslada su estado de ánimo, su desesperada situación vital y poco a poco su trayectoria personal y profesional, mientras se refugia en la consulta en la que trabaja, sin atender al teléfono móvil y durmiendo en la camilla, manteniendo conversaciones, fuera de la atención a los pacientes, con el esqueleto que tiene enfrente al que llama Tore.
Elin estaba casada con otro médico, aparentemente un buen partido, una buena persona y, aparentemente, un buen marido. Tiene dos hijas que ya se han independizado o por lo menos están fuera, vive en una urbanización que en su día presumió de bohemia, situada frente a otra de "gente bien", un barrio de gente que se juntaba a comer o a beber, despreocupada y sin mucha atención por la limpieza y el orden, lo que obligaba a la ordenadísima Elin a descolocar el salón y poner cosas por el medio cuando venían los vecinos para no parecer un ama de casa obsesionada por la limpieza. Su madre, que la tuvo sin querer ya muy mayor (pensaba que era la menopausia), no se ocupaba nada del tema hogareño lo que hizo que Elin se ocupara de todo y seguía haciéndolo sin ayuda de su marido, que hacía lo que ella le pedía, pero "no salía nunca de él".
Al principio del relato no sabemos qué ha pasado para que Elin, al borde de un ataque de nervios, prácticamente viva en la consulta, comience a decirles las verdades a sus pacientes, con las consiguientes reclamaciones y hable con un esqueleto de plástico, que le da réplicas, se burla de ella, la contradice y le chincha para que espabile. Parece que se ha separado y regalado la casa a su marido, porque en un momento dado se reencontró con su primer novio y comenzaron una relación clandestina que salió a la luz desencadenando la complicada situación que ha acabado en la consulta.
Poco a poco vamos sabiendo cómo era la vida de Elin, cómo comienza a sentir hastío, como empieza a beber sin medida, a ver serie tras serie, cómo comienza su desencanto y qué la lleva a contestar un mensaje en una red social de su antiguo novio, también casado, al que su esposa, que lo amenaza a cada minuto con divorciarse si no hace lo que ella quiere, e iniciar una relación de espaldas a sus respectivos cónyuges.
Conocemos a Bjørn, el amante, muy atento con Elin y con la corresponsabilidad en las tareas domésticas; a Aksel, el marido, más preocupado de su afición al esquí que de su mujer, y los vamos comparando y les vamos dando vueltas para conocer sus aristas e ir entendiendo los porqués, virtudes y defectos que sólo se obvian cuando se complementan. Elin compagina a ambos hombres y comienza a ser feliz. Deja el alcohol, adelgaza y disfruta de la vida. Pero, la cosa no dura mucho hasta que estalla y pone a Elin en el brete de decidir qué quiere con su vida en su quinta década.
A la par que su vida familiar, vamos conociendo la actividad laboral, la sucesión de pacientes con dolencias reales o ficticias, que se creen con derecho a que el sistema sanitario atienda cada demanda de atención sanitaria que consideren oportuna y que quieren que les mande al especialista, aunque no proceda o les recete medicamentos que no necesitan porque lo han visto en Internet y si no presentan quejas. El paciente quiere tener siempre la razón, la tenga o no. Y con humor negro y frases críticas contra el sistema vamos avistando que en el estado del bienestar noruego también cuecen habas.
Elin se encuentra en crisis, en el estado de malestar que da título a la novela y analiza su pasado, que la ha llevado de esposa y madre perfecta a tirar por la borda todo, el por qué trabaja en atención primaria, por qué no quiso trabajar en el hospital como su marido para evitar el politiqueo de puestos entre el que no quería desenvolverse, el cansancio que las horas de atención a los pacientes le está provocando, la desidia que a veces le genera. Ello a la vez que cuenta anécdotas graciosas, impactantes o incluso escatológicas como la del paciente de las hemorroides que no se había lavado el trasero en días. Elin, que no se encuentra en su mejor momento personal, va perdiendo la paciencia profesional, realizando una sátira del sistema en el que trabaja y del mundo en el que ha vivido, hasta que comienza a serenarse y pararse a pensar qué va a hacer. Aunque la salida no acaba de cuadrarme, pero es su decisión.
Si el protagonista fuera un hombre, creo que esa crisis de los cincuenta no hubiera tenido las mismas consecuencias que para Elin.
Me ha gustado el libro, me parece muy bueno y la forma de describir a los hombres de su vida, aportando una visión poliédrica que, lejos de esas descripciones planas y fijas que aparecen en algunas obras, consigue que les veamos como hombres reales y que lo que al principio nos parece idílico vaya mostrando partes oscuras y lo que nos parecía insoportable se nos haga más pasable. Y algunas frases memorables y la crítica social muy desmitificadora del elogiado sistema de vida nórdico. He disfrutado con la lectura. Y con la música, que se me olvidaba: muy buena música la playlist que venía en la caja.
Enlace: https://marinieves.blogspot...
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
Kansas
 09 enero 2021
"Desde lejos, todas las personas parecen normales y corrientes. Simples e inofensivas, y sin segundas intenciones. Pero cuando nos acercamos un poco más, la imagen empieza a cambiar. Hasta ahora no he conocido a nadie que pueda considerarse normal. Nunca he conocido a personas corrientes, criaturas simples, personas promedio, personas formato A4 (...), no existen las criaturas simples".
Esta novela que ha vendido miles de ejemplares en su país y tiene hasta algún premio, es hasta cierto punto una obra muy de estos tiempos de postureo, hipocresía politicamente correcta y ansiedades existenciales en los mundos del bienestar. El título le viene genial, creo que es muy acertado porque en este aparente estado del bienestar, se crea una especie de estado de malestar soterrado, porque de cara a la galeria, todos son muy felices en sus núcleos familiares bien estructurados pero cuando te encuentras contigo mismo, la infelicidad y el vacio se desbordan.
"Pero me quedé tumbada mirando el móvil, porque a lo largo del día Linda había subido fotos nuevas, primero de las vistas de camino a la oficina, el sol bajo de la mañana sobre un prado, después un plato de ensalada y una copa de vino blanco -Celebrando que tengo la casa para mí sola un lunes-"
La verdad es que la novela empieza genial porque en cuánto la empecé pensé -he aquí una novela que describe perfectamente lo que veo todos los días en cuanto a comportamientos y angustia a la hora de enfrentarse al día a día-, la autora es ácida, seca y tiene una enorme agudeza a la hora de describir la sociedad en la que se mueve. Elin es médico de cabecera, un poco cansada de lidiar con un matrimonio estancado en los roles de siempre, pasivo donde ella es la que tiene que tirar del carro. Tras una infidelidad y una separación, comienza a caer en un agujero negro donde, ya ha dejado de ser la parte activa y se deja llevar casi sin tomar decisiones. El caso es que podría parecer una lectura deprimente, pero no lo es: Nina Lykke envuelve la narración de un humor seco donde a veces no puedes dejar de sonreir por culpa de algunas situaciones domésticas y laborales que cualquiera de nosotros puede reconocer.
"El problema que veo aquí es la codicia. Estáís hasta arriba de todo, pero nunca es suficiente. Acaparáis demasiado. Casa, casas de campo, barco, niñeras. Veo muchas formas de codicia últimamente, una codicia cada vez mayor por la comida, los estupefacientes, las distracciones, el alcohol, las vacaciones, las compras y el entretenimiento (...) Despedíos de los lagos, trabajad menos, ganad menos dinero..."
La autora es una observadora nata y creo que traslada muy bien ese análisis de la sociedad actual en la narración, sin embargo, en mi opinión en lo que puede fallar es que llegado un punto, se vuelve repetitiva en lo tocante a la psicologia de los personajes, y me refiero concretamente al triángulo de Elin, Bjorn y Aksel; quizás si hubiera recortado páginas no se me habría hecho tan cuesta arriba a partir de la mitad. Cuando ya conoces a los personajes y ya has ahondado en ellos, es muy gratuito estirar el chicle. El final también me ha decepcionado porque no creo que tenga mucho que ver con el rollo que hasta ahora nos había estado marcando el personaje de Elin. de todas formas, es una novela muy entretenida y solo por el análisis del que somos testigos por parte de la protagonista del tan cacareado estado del bienestar, merece la pena.
"Estoy en contra de todas estas cosas domésticas, que en cuanto se sale de un hogar uno ya está preparado para construir otro y, además, casi idéntico al que acaba de abandonar. Todo el mundo tiene que hacer de todo y tenerlo todo. No basta con zanjar una relación y empezar otra, no, Cuando ya se está inmerso en una nueva relación, tampoco pueden faltar la cuberteria de plata y los vestidos de novia y los embarazos y los anillos y los faldones del bautizo, y si uno no lo consigue por sí mismo, le ayudara el Estado. Me niego a fomar parte de tanta tontería."
Enlace: https://kansasbooks.blogspot..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         10
Maral
 07 febrero 2021
Como me ha gustado este libro. Cierto que le sobran unas cuantas páginas, aunque no tantas. Yo no me he centrado en la historia que forma el hilo conductor de la novela, la historia central, ese vicio tan inconfesable como el alcohol, en forma de amante del que no puede o no quiere desprenderse a pesar de sus intentos reiterados. Likke dice mucho más. Habla de la hipocresía de la sociedad, de esa libertad de expresión que brilla por su ausencia, de esa necesidad de ser lo que se espera de nosotros, de ser políticamente correctos mientras de paredes a dentro se esconde otro mundo.
Habla de la amistad, a una edad en que rehuye de ella, en la que las relaciones sociales pesan más de lo que aportan. Habla de las familias, de ese entorno que nos protege y nos ahoga a partes iguales.
Presenta un debate interesante:
Merece la pena separarse y romper una estabilidad económica material por una historia que será finalmente la misma?
Te puede hacer vibrar el amor a partir de cierta edad en que la piel deja de estar tersa?
Habla de la vejez, de la infancia, de como esta determina las historias de las vidas, habla de una personalidad que se hizo a si misma para sobrevivir...
Habla de la vanidad. Lo queremos todo, no importa que nos matemos a trabajar, tenemos que tenerlo todo y ya. Queremos que el sistema nos lo de todo sin ser conscientes de donde sale ese todo. Organizamos nuestras vidas y las calculamos tal que nada se interponga en nuestro camino y si lo hace hay que buscar una solución porque tenemos derechos. Critica solapadamente la educación que damos a nuestros hijos.

Bien escrita, fluida, con muy buen ritmo, con una buena traducción, un monólogo con dosis a partes iguales de ironía y humor, con la sátira de tore en esas respuestas a ese monólogo interno de la narradora en primera persona.
Likke dice mucho, mas de lo que he escrito, mucho más.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         20
thia_
 18 mayo 2021
Estado del malestar puede entenderse como un canto a la rutina y contra la idealización de la vida humana y el bienestar. A través de la historia de Elin, a la que conoceremos mediante la narración en primera persona, nos vemos inmersos en la vida de una médica de cabecera de mediana edad que ha perdido el interés por lo que la rodea al verse atrapada en un matrimonio aparentemente perfecto y en un trabajo ideal.
Es importante esta idea de lo aparente, porque a lo largo de la novela son frecuentes las críticas, cargadas de humor ácido, a los privilegios y los privilegiados, ya no por serlo sino por la idea errónea que tenemos de ellos, las expectativas que generamos hacia lo desconocido, hacia lo envidiable, y lo mal encaminados que están este tipo de planteamientos, ya que sólo conociendo a las personas somos capaces (o ni aún así) de juzgarlas fidedignamente.
Elin decide luchar contra la dirección que ha tomado su vida, porque no siempre es tarde para reiniciar, para reilusionarnos o para cambiar completamente, pues todos los seres vivos estamos en continuo cambio. Pero su lucha no es valiente, sino cotidiana, porque se pueden tener todos los medios y certezas y seguir huyendo de lo que queremos mediante distracciones o adiciones. Y no se es más ni menos por elegir las vías rápidas como el escape o la negación, simplemente se es.
Una novela valiente, divertida y refrescante, donde naturalidad e ironía actúan como hilos conductores de una narración dinámica gracias a la sucesión de pacientes en la consulta y el propio paso de los días de nuestra protagonista.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         10
Viajeenlibro
 10 junio 2021
Nuestra protagonista es Elin, una médico de cabecera cansada un poco de todo y que está pasando por un momento bastante convulso en su vida. Casi sin quererlo, y por su desconocimiento del uso de las redes sociales, contacta con su exnovio y pone su vida de mujer casada patas arriba. Mientras que en su consulta cada vez soporta menos a los pacientes y tiene un esqueleto con el que habla a modo de conciencia.
Un libro que nos hace reflexionar sobre esa continua búsqueda del bienestar. El ser humano siempre tiene algo en su vida de lo que se queja, algo que le gustaría mejorar. Muchas veces acudimos al médico para que nos dé esa receta milagro que nos haga sentirnos bien, pero si la receta que nos da no nos interesa (nos recomienda comer sano, hacer ejercicio…) pasamos de sus consejos.
Nina Likke construye una sátira de la sociedad, en concreto de la Noruega, pero aplicable también a la nuestra. Donde nuestro inconformismo se ve apaciguado por la mera comodidad. Hay muchos aspectos de nuestra vida que nos molesta o situaciones del día a día a las que nos enfrentamos que nos incomodan, pero la comodidad que implica el no hacer nada hace que no las cambiemos.
Un libro divertido, pero también con momentos duros. Con muchas reflexiones sobre aspectos que nos afectan a todos como las relaciones sociales, la familia, las nuevas tecnologías, la salud… Os recomiendo su lectura.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
Citas y frases (8) Ver más Añadir cita
ViajeenlibroViajeenlibro10 junio 2021
...estoy tan harta de la gente y de los datos y de los olores y de todas sus tonterías que, si fuera posible, me cambiaría de especie. Me operaría para convertirme en un chimpancé, para que nadie esperara de mí ningún sonido que no fuera oh-oh-oh-oh, y así me libraría por siempre jamás de estar sentada a la mesa de una cafetería y tener que hablar de cualquier cosa.
Comentar  Me gusta         10
thia_thia_18 mayo 2021
En muchas de las series había algo que me resultaba familiar, y solía tener una sensación vaga, pero al mismo tiempo precisa, de lo que iba a ocurrir. Sabía lo que iban a decir los personajes antes de que lo dijeran. Pensaba que si era capaz de entender así de bien las series y de adivinar todos los trucos de los guionistas, debía de ser muy inteligente, hasta que me di cuenta de que el motivo era otro mucho más sencillo: ya las había visto antes, pero con tanto alcohol en sangre que había tenido que cerrar un ojo para no ver doble.
+ Lire la suite
Comentar  Me gusta         00
MientrasvivimosMientrasvivimos02 enero 2021
"Eso es Dios, pienso en ese momento, porque si Dios existe en algún lugar ha de ser aquí, en la imparable lucha cotidiana"
Comentar  Me gusta         20
MientrasvivimosMientrasvivimos02 enero 2021
"Todo el mundo tiene un punto débil, un punto ciego, un ángulo muerto, una zona sin vigilancia. Una zona que no sabemos que existe hasta que alguien la encuentra y entonces ya es demasiado tarde"
Comentar  Me gusta         00
MientrasvivimosMientrasvivimos02 enero 2021
"Las personas solo consiguen reprimir sus pasiones si sus pasiones no son tan fuertes, respondo. Si las pasiones tienen la fuerza suficiente, entonces no hay elección posible"
Comentar  Me gusta         00
Libros más populares de la semana Ver más
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Bookshop ORGCasa del libroAmazon ES




Test Ver más

Completa el título del libro

El hombre de .......... de C. J. Tudor

papel
tiza
ceniza

15 preguntas
201 lectores participarón
Crear un test sobre este libro