InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
>

Crítica de crismonteoliva


crismonteoliva
01 enero 2021
Los viajes familiares pueden dar para mucho, especialmente cuando hablamos de trayectos largos en los que al menos tres personas comparten vehículo y hay algún niño entre ellas. Seguro que hay paisajes nuevos, bares de carretera pintorescos y habitaciones de hotel de todo tipo. Habrá momentos tensos producto del cambio de rutinas o del mayor contacto con los demás, pero también muchas risas. La aventura será fácilmente olvidable o todo lo contrario, como sucede en Desierto sonoro, la novela de Valeria Luiselli de la que hoy os hablaré.
Tras trabajar varios años juntos documentando los sonidos de Nueva York, el marido de una de las narradoras de esta historia decide que ha de emprender un viaje en coche hasta Arizona para inventariar los ecos de Gerónimo y los últimos apaches libres. Con la esperanza de llegar lo suficientemente al sur como para encontrar allí a las hijas de una conocida, niñas que han migrado solas desde su país latinoamericano originario para encontrarse con su madre, nuestra narradora se embarca en el viaje junto a su marido, el hijo que este aportó al matrimonio y a la hija que ella ya tenía cuando le conoció. Es evidente que el matrimonio está en crisis. Aun así, los integrantes de la pareja intentan, durante todo el largo trayecto, aparentar cierta normalidad ante los niños, muy interesados por todo lo que los adultos dicen. Dentro del coche, los relatos de los audiolibros se entremezclan con las historias de los niños perdidos que migran a Estados Unidos y las de los últimos indios americanos sin que los adultos lleguen a imaginar que la mezcla de toda la información hará que los niños creen una historia nueva: una que acabarán yendo a buscar por su cuenta.
Todo comienza con los preparativos de un viaje. La narradora encargada de contárnoslo es una mujer que trabaja documentando los sonidos de Nueva York junto a su marido. Una vez terminado este trabajo, su marido decide ir en busca de los ecos de los últimos apaches libres, con la idea de, una vez en Arizona, quedarse allí. La mujer y su hija no se quedarán. Está claro que estamos ante el preludio del final de un matrimonio, si bien en la parte final de esta historia sobre los ecos del pasado, los niños migrantes, la vida familiar, los largos viajes en coche y el amor por la buena literatura, el destino de esta familia de cuatro podría cambiar drásticamente.
El viaje ha de realizarse en coche, lo que permitirá a la familia comprobar lo diversa que es América, en todos los sentidos. En el maletero, el marido ha metido cuatro cajas con materiales que necesitará para su trabajo, y los otros componentes de la familia, una por cabeza. El contenido de las cajas, tan variopinto como dispar de una caja a otra, nos será descrito a lo largo de esta historia, de manera que los lectores nos sentiremos aún más como parte de esta aventura.
Desierto sonoro nos habla de la importancia de los sonidos en las ciudades y fuera de ella; de las historias que tuvieron lugar hace muchos años, de cómo nos llegan y cómo las interpretamos; de la crisis migratoria mundial; de los niños que viajan solos y se pierden por el camino; de la soledad que vivimos estando en sociedad; de la incertidumbre que nos produce este mundo tan cambiante y de la fantasía. Y para alimentar la fantasía, ¿qué mejor que un buen puñado de buenas lecturas? A lo largo de este libro encontraremos muchas, pero aquellas que más influyen en los niños que se sientan en los asientos traseros del coche que seguimos, ya sea en forma de libro tradicional como en la de audiolibro, son El señor de las moscas y Elegías para los niños perdidos.
Y así es como llegamos a una segunda mitad del libro, una parte en la que la desazón de la madre da paso a la narración del hijo, un niño que se dirige a su hermana, mucho más pequeña y que de seguro no recordará el viaje en unos años, para contarle cómo interpretaron ellos las narraciones de los indios americanos y los niños perdidos, y cómo esa interpretación les llevó a emprender su propia aventura.
Desierto sonoro, en definitiva, es una obra rica en matices de todo tipo en la que la esperanza y la desesperanza viajan hacia un final incierto. Una historia sobre un hombre que se aferra a los ecos del pasado, una mujer que se angustia por lo que le pasa a los niños que migran solos y unos hijos dotados de una gran imaginación que acaban emprendiendo su propio viaje. Dicho esto, ¿a qué esperas para subirte al coche de estos neoyorkinos y ver qué te depara esta aventura? Tal vez sea algo muy distinto a lo que me ha aportado a mí. Pero, sin duda, será algo interesante.

Enlace: https://laorilladelasletras...
Comentar  Me gusta         00



Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Bookshop ORGCasa del libroAmazon ES