InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTest
ISBN : 8467065923
Editorial: Austral (30/11/-1)

Calificación promedio : 4.27/5 (sobre 296 calificaciones)
Resumen:
Alice Gould es ingresada en un sanatorio mental. En su delirio, cree ser una investigadora privada a cargo de un equipo de detectives dedicados a esclarecer complicados casos. Según una carta de su médico particular, la realidad es otra: su paranoica obsesión es atentar contra la vida de su marido. La extrema inteligencia de esta mujer y su actitud aparentemente normal confundirán a los médicos hasta el punto de no saber a ciencia cierta si Alice ha sido ingresada i... >Voir plus
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Bookshop ORGCasa del libroAmazon ESAgapea
Críticas, Reseñas y Opiniones (99) Ver más Añadir una crítica
Celia_0504
 21 November 2022
“Dios escribe derecho con renglones torcidos”.
Me ha resultado muy difícil escribir esta reseña. Y no solo por lo descolocada que me ha dejado este libro. Que también. Pero más bien se ha debido a que “Los Renglones Torcidos de Dios” es un libro muy valorado entre quienes lo han leído, la mayoría de opiniones sobre él que he leído son muy positivas. Pero a mi, aunque me ha gustado… no me ha parecido lo que esperaba encontrarme. Una vez más (por qué no es la primera vez que me pasa) creo que las altas expectativas y la fama de la propia novela me han jugado muy mala pasada. Lo que es innegable es que en 1979, Torcuato Luca de Tena escribió una novela inclasificable, de esas que no dejan frio o indiferente a nadie. Y creo que ese es un piropo que se le puede poner a pocos libros y que dice mucho de su creador.
No soy muy quisquillosa cuando leo reseñas, y mucho menos cuando las hago, pero si hay algo que no me gusta mucha es que en ellas aparezca la manida frase de que para conocer el argumento de tal o cual libro lo mejor es leerlo y dejar que el texto te sorprenda mientras lo vas descubriendo. No digo que te destripen toda la trama, faltaría menos, pero ese comentario siempre me ha parecido muy carente de imaginación y que demuestra pocas ganas de esforzarse por describir el libro. Pero llego “Los Renglones Torcidos de Dios” para callarme la boca porque ahora me toca usar a mi la frasecita de las narices. No sé si será porque he cogido el libro sin saber mucho sobre él, pero realmente creo que estamos ante una novela que cuanto menos sepa sobre ella al abrirla por primera vez mejor. Así es más fácil que todo lo que pasa entre sus páginas pueda sorprenderte. Baste decir que nuestra historia empieza con la llegada de una mujer, Alice Gould, a un manicomio en plena Castilla. Se supone que Alice ha sido ingresada debido a un peligroso problema mental. Pero, según ella, se las ha ingeniado para meterse en el lugar en calidad de detective infiltrada para desentrañar un asesinato que tuvo lugar hace unos años en Madrid.
A partir de ahí Luca de Tena extenderá una red en la que el lector acabara irremediablemente atrapado. Todo su libro es un juego, un juego en el que el lector se verá obligado a decidir sobre qué opinión le merece la protagonista. Y todo ello aderezado con una trama detectives y con un fino y lucido tratado sobre la situación de los manicomios y la locura humana. En ese sentido es un libro que a veces se hace muy difícil de leer. Por la crudeza de muchas de las cosas que trata, al hablar explícitamente de enfermedades mentales, suicidios, autolesiones e incontinencia física o sexual. En ese respecto encontramos a un autor muy concienciado con la situación que en la España de los 70-80 se vivían en los manicomios, siendo una parte muy importante e interesante de la trama la disputa que hay dentro del propio centro sobre dos formas de entender la psiquiatría y el trato hacia los pacientes. Luca de Tena presenta a los pacientes que pueblan el centro donde acaba ingresada Alice desde una perspectiva profundamente humana, empatizando y compadeciéndose de ellos y de su situación, viéndolos como seres humanos dignos ya no solo de compasión, sino de ser tratados con cuidado y consideración. Y también hace de su libro un canto a la labor dura, ingrata y poco considerada de tantos médicos, psiquiatras, psicólogos , enfermeros y cuidadores que hacen ímprobos esfuerzos por cuidar de todos estos “renglones torcidos de Dios”, de hacer que tengan una buena calidad de vida y que se encuentren bien tratados y atendidos. No en vano ( y esa es una de las cosas que más me ha llamado la atención de toda la obra) el propio Torcuato Luca de Tena ingresó por voluntad propia en un manicomio para documentarse para su libro, fingiendo tener una dolencia mental. Esto le da a todo lo escrito una patina de realismo que resulta muy interesante, y facilita que el lector conecte con todo lo que se cuenta.ademas de que se nota que ayuda a crear una ambientación muy conseguida y que introduce a quien lee en ese microcosmos que supone el manicomio. La situación de su protagonista permite a Luca de Tena no solo hacer disquisiciones de corte filosófico, humano y moral. También le permite explayarse sobre como era la vida para los residentes y los trabajadores de los manicomios, sobre las dificultades y problemas que encontraban en su día a día, y abogar por que se mejorasen las condiciones de dichos lugares y el trato psiquiátrico y humano ofertado a sus pacientes y habitantes.
Después de leer esta novela solo puedes alegarte de que las condiciones hayan mejorado en los centros psiquiátricos en la actualidad. Desde luego el cambio de paradigma medico se nota no solo en eso. El propio escritor usa una terminología y unos nombres que ya han quedado muy desfasados, y que en la actualidad serian vistos con bastante suspicacia ( cuantos menos) si se usasen. Pero bueno, al fin de al cabo el libro ya tiene sus añitos y es hijo de su tiempo. Hay que juzgar a las obras según el periodo histórico en que surgieron, sino muchas no pasarían el corte de lo aceptable en estos tiempos que vivimos ahora.
Desde luego , no se puede negar que los años le han pasado factura a la novela. Y no solo en el aspecto antes mencionado. La propia prosa de Luca de Tena tiene un sabor muy añejo e incluso muy pesado y barroco, si bien es ,también, muy directa, sin que por ello no deje de ser muy rica y compleja. Pero aún así muchos diálogos me han parecido muy poco naturales y creíbles, me dejaban la sensación de que estaban demasiado preparados y de que eran muy impostados. Lo que mas he valorado de la narrativa de la novela es la manera en que, desde el primer momento, lleva de la mano al lector y le guía por el laberinto humano, moral y mental que es su trabajo. No solo se trata de que logre que el lector no se pierda entre los mil y un giros que pueden despistarle y que cambian constantemente las tornas dentro de la novela. Es también el hecho de que logra que le resulten conocidos y perfectamente diferenciables unos de otros, algo de agradecer debido a la gran cantidad de personajes que aparecen a lo largo del texto. Y también por la fuerza que tiene el propio argumento y la manera en que el autor juega con el lector por medio del personaje de Alicia. Desde el minuto cero hasta el ultimo punto de la novela uno no sabe que pensar de ella, ¿esta loca o, por el contrario, está cuerda y es más lista que nadie? Ese enigma mantiene totalmente en vilo durante toda la lectura, siendo una de sus fuerzas motoras al ser una de las heridas que tira al lector para continuar con el libro.
Desde luego que “Los Renglones Torcidos de tiene muchos puntos a su favor,y que a mi me han gustado. Pero aún así, siento decir que ha sido una lectura que no ha terminado de convencerme del todo. Y como he dicho más arriba, eso era algo con lo que no contaba. Estaba convencida de que iba a resultarme una obra maestra. Pero para mi a tenido un ritmo muy irregular que me ha sacado muchas veces de lo que tenia delante. Y es que en muchos momentos me gustaba lo que estaba leyendo, donde la atmósfera de duda y tensión que el autor manejaba y los giros de guión y los descubrimientos que se hacían en la historia me tenían muy enganchada y me resultaban muy disfrutables. Pero estos momentos se han alternado con partes en las que la lectura se me ha hecho repetitiva, aburrida y terriblemente densa. No es un libro fácil de leer, hay muchas situaciones angustiosas y duras, y la prosa de Luca de Tena es resulta a veces muy farragosa de digerir. Y si a esto se suma todas esas partes en lo que es la trama propiamente dicha no avanza y se estanca solo en las descripciones de la vida y las dolencias y actuaciones de pacientes del manicomio, ha hecho que muchas veces no me haya convencido lo que leía y que a medida que avanzaba la trama se me hiciera mas pesada y me diera la sensación de que no avanzaba. Y de ahí que mi interés fuera paulatinamente desvaneciéndose.
Además, acabe muy saturada del personaje de Alice. En muchas ocasiones no me la podía creer, todo lo que hacia o, incluso, pensaba, me parecía muy fantasioso incluso para un personaje cuya cordura esta en tela a de juicio durante absolutamente toda la obra. Es cierto que Alice es una de las cosas que marcan la diferencia de esta novela respecto a otras, y que la incertidumbre que genera el hecho de que este o no loca, y sea realmente un psicopata delirante es algo que intriga, y mucho. Su descripción psicológica está finamente triturada durante las mas de 400 paginas que componen el volumen, de una forma muy nítida y conseguida, de forma que la gran mayoría de sus actuaciones se pueden justificar por su forma de ser. Y tiene. Y por detrás no se puede negar que tiene una historia de fondo muy consistente. El hecho de que las dudas entorno a ella queden sin resolverse al final de la obra me ha parecido todo un puntazo, ya que Luca de Tena logra que esto funcione sin que resulte frustrante para el lector y que casa con la atmósfera recrea a lo largo de la novela . Pero a la vez me ha sido imposible tragarme la forma en que logra meterse en el bolsillo a la inmensa mayoría (que no a todos, y eso es importante) , y acaba representada como una suerte de Sherlock Holmes en versión femenina, siendo mas inteligente, bella, elegante y compasiva que la inmensa mayoría del resto de caracteres. Esa idealización que ella puede tener de si misma es comprensible por su perfil psicológico, pero que otros personajes se la crean y la asuman totalmente hasta limites insospechados me ha escamado mucho y me ha parecido incomprensible porque me costaba verla como algo que pudiera darse en la vida real.
De todas maneras es un personaje muy bien desarrollado y caracterizado, algo que se extiende también al resto de pacientes y profesionales del centro psiquiátrico. Todos resultan bastante creíbles y tienen, de alguna manera, su peso e importancia dentro de la historia. Aunque el personaje de Ignacio Urquieta me ha decepcionado un poco. Parecía un personaje que prometía, con una presentación dentro del libro bastante potente gracias al dialogo que cruza por primera vez con Alice, con la cual desarrolla una amistad muy interesante y que prometía mucho. Y todo esto con una dolencia detrás que era muy sorprendente por lo diferente que resultaba y por lo bien llevada que estaba, ya que todo lo que había detrás de ella estaba muy bien explicado y resultaba muy creíble. Pero todo ese trabajo de fondo de personaje para mi se ha quedado en nada. al final Ignacio no pincha ni corta dentro de lo que es la trama, su historia se cierra de una forma que bien llevada está, pero que no deja su huella dentro de la historia. Una pena, porque, como no he parado de decir en todo este párrafo, prometía.
En resumidas cuentas, “Los Renglones Torcidos de Dios” me ha parecido una novela que tiene muchas cosas positivas y muy buenas pero que no me ha terminado de convencer. Me esperaba poder ponerle cinco estrellas, y le he acabado por poner 3,8. No es mala puntuación, pero me esperaba más de esta obra. Los personajes, la ambientación, el trasfondo y el juego que tiene como pieza central a su protagonista están muy conseguidos, además de que es una novela que se puede adscribir dentro de varios géneros. Luca de Tena lleva muy bien la tensión y el misterio detectivesco junto a la crítica a los cuidados a la salud mental y a las diferentes formas de entenderlos durante la época en que escribió su obra. Pero aún así, para mí esta novela no termina de despegar debido a lo densa que se va volviendo según va avanzando. Tanto que en buena parte de su tramo central sentía que no avanzaba absolutamente nada con esta lectura. Eso es lo que me ha decepcionado de ella. Porque aunque es una novela desfasa en muchos aspectos, no se puede negar la gran labor como narrador de su autor y su compromiso a la hora de hablar sobre la locura y como es la vida dentro de un manicomio y a reconocer la labor y dedicación de sus trabajadores.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         214
surfeandoentrelibros
 27 August 2022
En primer lugar creo que antes de empezar el libro se debe tener en cuenta que se escribió en el año 1979, lo que nos viene a decir que el trato de el enfermo mental no es ni de lejos el mismo que hay hoy en día (aunque por aquel entonces ya se empezaba a ver ciertos cambios y se empezaba a considerar a estos como personas con todas sus necesidades vitales).
Independientemente de si el libro te pueda gustar más o menos cabe resaltar la grandísima labor de estudio en profundidad que realizó Torcuato a la hora de darle la personalidad a la gran cantidad de personajes de los que dispone. Sin duda todos y en especial Alicia están explicados e hilados de forma que sean un claro ejemplo de diferentes enfermedades mentales.
Otro punto que se debe resaltar del libro es la capacidad con la que el autor te hace dudar y te hace replantearte la veracidad de los hechos que se han ido desarrollando a lo largo de la lectura.
Si algo debo criticar de esta lectura es quizás la actitud que en ciertas ocasiones negligentes pone a los psiquiatras que se dejan embaucar más por sus sentimientos que por su profesionalidad.
Pero al final del todo el libro ha conseguido divertirme y entretenerte que es el fin último por el que empecé a leerme este libro. Sin duda recomiendo su lectura.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         388
smartinez143
 18 October 2022
Los renglones torcidos de Dios es una novela escrita por Torcuato Luca de Tena en el año 1979.
Se llama así porque trata sobre la locura, y uno de los personajes de la novela cree que los locos son los renglones torcidos o las faltas de ortografía de Dios.
La acción transcurre en el psiquiátrico de Nuestra Señora de Fuentecilla. Allí ingresa la protagonista, Alice Gould de Almenara, para investigar un crimen.
La novela se desarrolla teniendo en cuenta dos puntos principales:
Primero está la descripción de los enfermos mentales del manicomio. Nos muestra diferentes patologías (paranoia, oligofrenia, etc.). Por la obra van desfilando un sinfín de enfermos mentales: la mujer gato, la que se autocastiga, el gnomo, etc. cada uno con su enfermedad.
Destaca el hecho de que el autor estuvo en un hospital psiquiátrico durante dieciocho días para documentarse.
El segundo punto importante es descubrir si Alice Gould realmente está investigando la muerte del padre de su cliente. Se establece un tour de force entre ella y el director del sanatorio, Samuel Alvar, que tiene otra opinión sobre ella.
Me ha gustado mucho la novela; aunque es descriptiva también tiene muchos diálogos que la agilizan.
Los personajes están muy bien caracterizados, tanto los dementes como la protagonista, que o te cae bien o mal, pero que no te deja indiferente.
He disfrutado descubriendo patologías y conceptos de la psiquiatría que no conocía.
Por último, indicar que vi la película y, aunque no me desagradó, en ella quedan oscuros algunos puntos, sobre todo el final.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         3527
mariabv2012
 18 September 2022
Esta novela me ha parecido fantástica, es la primera obra que leo de Torcuato Luca de Tena y seguramente voy a leer algunas más. Me ha impresionado su forma de escribir y la acertada construcción de los diferentes personajes. He tenido muy en cuenta la época en la que se escribió la novela, pero esta circunstancia no le resta interés a la historia, más aun sabiendo que el autor, para documentarse para la novela, pasó 18 días ingresado en un "manicomio" conviviendo con los pacientes como uno más.
La historia que nos cuenta es fascinante y aterradora por igual, retrata la vida en una institución pública dedicada al cuidado de los más desfavorecidos enfermos mentales, los "renglones torcidos de Dios"; por cierto, un título magnífico.
Empieza la historia con el ingreso en la institución de Alicia, una investigadora privada que pretende encontrar pruebas para el caso de asesinato en el que trabaja. La trama te atrapa y te envuelve desde el principio. A medida que vas leyendo vas conociendo, desde el punto de vista de la protagonista, la vida en el hospital psiquiátrico de los diversos personajes que lo pueblan y los problemas con los que se va encontrando nuestra detective.
Llega un momento en el que el relato se complica, ya no lo tienes tan claro y te empiezas a preguntar si Alicia está realmente cuerda o enferma. El suspense se mantiene durante toda la trama y tienes que seguir leyendo para averiguar más y más y así aclarar el estado mental de la protagonista. Llegas al final y todo se pone en su lugar, queda todo claro, no sin dejarte sorprendida por un final tan originalmente pensado y creado por nuestro autor.
Si te ha interesado lo referido anteriormente y no has leído la novela, te recomiendo que la leas, es una experiencia interesante; para mí lo ha sido, y mucho...
+ Leer más
Comentar  Me gusta         297
Gemmaentrelecturas
 18 June 2022
Es más que una novela de suspense, es el reflejo de los dos movimientos enfrentados en dos personajes, el conservador, de los viejos métodos, y el nuevo, de la terapia y los fármacos.
Si tuviese que ponerle rostro a Alice Gould sería el de Nellie Bly, os animo a descubrir quién fue esta periodista que arriesgó su vida para destapar el drama de los manicomios.
 
Qué fácil resultaba declarar a alguien loco, leemos las razones y nos llevamos las manos a la cabeza, para nosotros es tan evidente que no lo es, pero ¿realmente es sencillo no dejarse llevar por este tipo de mentes? Hace unos años, no puedo precisar, compartí charlas con Napoleón, sí, siempre son grandes personajes de la Historia, se tiene mucha documentación, Y por qué no, sales diciendo. ¿Es acaso una locura creer en la reencarnación? ¿Cuántos libros conocéis que hablen de vidas pasadas? No es fácil mantener la mente fría cuando alguien te habla de confabulaciones, y si te pasas escuchando todo el día paranoias y delirios, por qué vas a creer a Alice. 
Para el doctor Teodoro, que confía en el criterio de su colega, no hay género de duda, es clara la paranoia, una mujer detective y rica ha creado una vida novelesca, una mente quebrada. Hace años valía todo para encerrar a alguien, las razones eran de lo más variopintas, la inteligencia, una de ellas, cuántas mujeres fueron ingresadas por esto o por leer novelas románticas o tener curiosidad por la ciencia o estudio. En el siglo XIII bastaba con lo siguiente para terminar enjaulado: gritos, agitación, dejar de comer, desgana, intento de suicidio, agresividad, desnudez (valía mostrar un tobillo, no os penséis otra cosa). Más de la mitad estaríamos encerrados. Era fácil declarar a alguien loco y encerrarle de por vida, no se revisaba los expedientes, no los había. ¿Qué hacía falta? Pagar una generosa suma a alguien con influencia.
El caso de Alice no era raro. La escritora Sarah Wise nos recuerda en su novela, Inconvenient People, que en la época victoriana estas prácticas eran habituales, hijos desagradecidos o socios mal intencionados, que no dudaban en poner la camisa de fuerza a padres, madres y socios, por una herencia o un negocio. Si queréis adentraros un poco más, os recomiendo Cartas desde un manicomio, Olga Villasante.
La Alice de esta historia ingresa en un psiquiátrico con pocos recursos, los había peores. ¿Qué nos encontramos? Poca higiene y personal que carece de formación. Una figura poco mencionada y muy relevante en estos lugares era: el cirujano barbero, te cortaba la barba y el pelo, como te practicaba una sangría o te trepanaba el cráneo por una jaqueca. Hospitales de los horrores, por moradores y cuidadores. ¿Sabéis de que año es la ley que regula el ingreso en psiquiátricos? Te animo a buscarlo.
Esta novela fue publicada en 1979 cuando los rumores y las historias sobre los manicomios generaban escalofríos y se miraba de reojo a todo el que trabajaba en ellos. En esos años se realizan reformas sanitarias y se habla de incluir a la psiquiatría dentro de la Seguridad Social, la salud mental inquieta al mundo después de siglos de marginación. Se habla de asistencia psiquiátrica y su deseo de cambiarla, aunque en esta novela se resisten, se verá. Hasta este momento los manicomios se mantenían de donaciones privadas y corporaciones locales. No dejéis de leer el prólogo, con detenimiento y valorar quién es el autor. Muchas de las prácticas que se mencionan a lo largo de la novela ya no se realizan, lo mismo que no se hace una sangría cuando alguien tiene fiebre, la medicina avanza y si hay un campo complicado es el de la mente. Era una lectura obligada en psicología y en psiquiatría, ahora no lo sé.
Los renglones torcidos de Dios. Para poder escribir la novela se ingresó en un psiquiátrico, tal y como hizo Nellie Bly en 1887 alegando locura (mujer valiente y sagaz). Es una obra compleja, que debe leerse dentro del contexto social en el que fue escrita, fuera de él puede parecer homófoba, racista, quizá machista. Quiso con ella dignificar al colectivo, porque entre tanto matasano, había profesionales que se preocupaban por los pacientes, pero sin restarle cierta objetividad.
Sí, se denunciaba a una institución que, en lugar de ayudar, arrancaba de cada individuo su humanidad convirtiéndoles en seres grotescos y babeantes. Pero qué momento se vivía, de conmoción, rumores e historias macabras circulaban alrededor de los manicomios desde hacía siglos. Nellie abrió la caja de Pandora, puso en el ojo de escritores, pintores y gente de a pie, los manicomios, ¿qué pasaba realmente dentro de aquellas paredes? Porque no olvidemos que los locos son personas incómodas a las que se presta poca atención.
Había llegado el momento de que los pacientes fueran tratados de un modo más humano.
 
¿Homófobo T. Luna de Tena? Se le acusó de serlo, por la frase:
 
«—Me ha dado mucha pena conocerlo. Mucha, ¿es homosexual?
—Es amanerado, como su escritura, pero es pederasta. Carece de huellas de perforación anal.».
 
Se olvidaron, los que leyeron por encima, que el personaje, César Arellano, es el manual del psiquiatra al pie de la letra. La homosexualidad para la psiquiatría ha sido un trastorno mental hasta hace bien poco y tenía solución, no voy a entrar en este tipo de aberraciones que se practicaban. La homosexualidad estaba dentro del grupo de perversión sexual junto a paidofilia, voyerismo, necrofilia, coprofilia... Por lo tanto, si uno padecía tal cosa, podía tener síntomas de otro, por eso enlaza: amaneramiento, pederastia y homosexualidad.
1886 Richard von Kraff Ebing en su libro Psicología sexual, asegura que está enfermedad mental se hereda, la homosexualidad. Otras teorías señalaban a la madre como responsables por ser fría y exigente. En 1973 se elimina la homosexualidad del Manual de Diagnóstico de los Trastornos Mentales y en 1990 la OMS la retira de la lista de enfermedades mentales. Llegamos al 2000 y Fernando Chacón firma una declaración diciendo que las terapias no son efectivas y la homosexualidad no se corrige, no existen evidencias científicas. ¿Cuáles eran los tratamientos? Terapia reparativa, electroshock, cirugía cerebral (destruir una parte del hipotálamo). 
La institución psiquiátrica, que ya no manicomio. Podemos asegurar que gracias a las iniciativas de Samuel Alvar se moderniza este psiquiátrico. Intenta que esa parte tan vital para el hombre como es la sociabilización no se pierda. Aislad a un ser humano dentro de una mazmorra encadenado durante años y tiradle las sobras de comida desde la puerta, sus instintos más primarios resurgirán con fuerza, olvidando que fue un hombre civilizado y moderno. Estos eran los horrores de los manicomios.
Pero regresemos a nuestra institución. Una y otra vez nos habla de terapia de choque por insulina, ¡ay, dios! Se usaba en el tratamiento de la esquizofrenia. Creada por Manfred Saket en 1933 y suprimida por muchos psiquiatras en 1960, no era útil y los pacientes que sobrevivían lo recordaban con terror, un trauma más a la tan larga lista. Consistía en inyectar insulina en el paciente, convulsionaba con tanta fuerza que podía partirse los dientes y entraba en coma, se le tenía unos minutos y con una inyección de glucosa regresaba a este mundo, algunos, otros morían. Esta institución donde se encuentra Alice es de pago, si fuera otra con menos recursos se hubiese usado un tratamiento más barato que nació unos años después, tratamiento con Cardiozal, las convulsiones eran tan violentas que fracturaba la columna vertebral, se pretendía una especie de reseteo. Luego llegó la terapia electroconvulsiva o electroshock, que todavía se usa, pero con anestesia y en casos de depresión profunda. Todos estos horrores empezaron a cambiar con los antipsicóticos que nacieron en 1960. Por lo tanto, nos encontramos con un director que tiene un pie en el presente y otro en el pasado, datamos la historia en 1970, dos vertientes de curar y cuidar. 
Qué largo es el pasillo que recorre Alice y qué desolador lo que ve en él. Y si de todas las frases hasta ahora leídas destacase alguna, sería: En algún lugar y un tiempo tuvieron unos padres, un hogar y una cuna. Ahora desde nuestra posición nos parece impensable que un esquizofrénico sea encerrado junto a un niño con síndrome de Down, un autista, un muchacho con malformación, un bulímico o un depresivo, pero hubo un tiempo que estos lugares eran considerados el zoológico de los monstruos. Qué horror la visión de los gemelos en ese largo pasillo, son sólo niños, cuyo mal fue unos padres con incapacidades intelectuales, pero ¿puede permanecer cuerdo alguien creciendo en tal lugar?
Muchos entraban adolescentes y morían viejos entre aquellas paredes. Catatónicos, dice una y otra vez al ver esos cuerpos maltrechos y en posiciones impensables tirados por el suelo. Personas drogadas durante años, aniquilada su humanidad y me remito a la frase, un día alguien los quiso.
Hasta la década de los ochenta no llegan los grandes cambios. Las familias cuidaban de estos enfermos mentales, muchos encadenados a camas o encerrados en sótanos aislados, cuando los cuidadores morían llegaba el problema, nadie los quería y muchos vagaban por las calles, sufriendo maltrato y vejaciones. Cuánta incomprensión y ceguera, los autistas gritan, golpean al aire y así mismos cuando se les quitaba su rutina, estaban poseídos o locos de remate, decían, hoy sabemos que no.
Este era el ambiente en el que estos llamados locos, que alguno habría, sobrevivían, pero recordad y no perdáis de vista una cosita, que no existía un lugar para ninguno de ellos ni recursos para mantenerlos, los religiosos se hacían cargo de muchos, por lo tanto, era impensable personal formado. Sí, los primeros lugares fueron todos religiosos, luego llegó el caos y el negocio de la locura. 
+ Leer más
Comentar  Me gusta         50

Las críticas de la prensa (1)
Abc04 October 2022
'Los renglones torcidos de Dios' fue el mayor éxito literario del nieto del fundador de ABC.
Leer la crítica en el sitio web: Abc
Citas y frases (39) Ver más Añadir cita
sinoloveo_nololeosinoloveo_nololeo21 January 2023
Quizá la verdadera locura no sea otra cosa que la sabiduría misma que, cansada de descubrir las vergüenzas del mundo ha tomado la inteligente resolución de volverse loca.
Comentar  Me gusta         40
5an5an09 November 2022
El hombre es el único animal que se crea necesidades que nada tienen que ver con la subsistencia del individuo y con la reproducción de la especie. No le basta comer para alimentarse, sino que condimenta los alimentos, de modo que añadan placer a la satisfacción de su necesidad. No le basta vestirse para abrigarse, sino que añade, a esta función tan elemental, la exigencia de confeccionar su ropa con determinadas formas y colores. No se contenta con cobijarse, sino que construye edificios con líneas armoniosas y caprichosas que exceden de su necesidad.
[...] la gastronomía, la hoy llamada «alta costura» y la decoración son las primeras artes creadas por nuestra especie, porque representan los excesos inútiles añadidos a las necesidades primarias de comer, abrigarse y guarecerse.
+ Lire la suite
Comentar  Me gusta         160
arealareal29 December 2022
... voz de barítono, profunda, pastosa, excelentemente bien modulada. Cuando la descubrió, no supo si reír o llorar. ¡Quien así cantaba era el Falso Mutista, su compañero de mesa, el que - según propia manifestación expresada por escrito - no hablaba "porque no le daba la gana"! ¡Que insondables misterios los del alma!
Comentar  Me gusta         210
arealareal01 January 2023
... su corazón volvió a latir aunque muy pocos segundos. Recordó los versos de Jorge Manrique: "...querer el hombre vivir cuando Dios quiere que muera es locura".
Y los recompuso de esta suerte: "No es cordura querer hacer revivir a aquel que quiere morir".
Comentar  Me gusta         250
ResiResi07 March 2019
El hombre es el único animal que se crea necesidades que nada tienen que ver con la subsistencia del individuo y con la reproducción de la especie. No le basta comer para alimentarse, sino que condimenta los alimentos, de modo que añadan placer a la satisfacción de su necesidad. No le basta vestirse para abrigarse, sino que añade, a esta función tan elemental, la exigencia de confeccionar su ropa con determinadas formas y colores. No se contenta con cobijarse, sino que construye edificios con líneas armoniosas y caprichosas que exceden de su necesidad: lo cual no ocurre con la guarida del zorro, la madriguera del conejo o el nido de la cigüeña. ¿Hay algo más inútil que la corbata que lleva usted puesta? ¿De qué le sirve al estómago una salsa cumberland o un Chateaubriand a la Périgord? ¿Qué añade al cobijo del hombre el friso de una escayola o las orlas en la forma de signos de interrogación de los hierros que sostienen el pasamanos de una escalera? Pues bien: todo eso que está inútilmente "añadido a la pura necesidad"... ¡ya es arte! La gastronomía, la hoy llamada alta costura y la decoración son las primeras artes creadas por nuestra especie, porque representan los excesos inútiles añadidos a las necesidades primarias de comer, abrigarse y guarecerse.
+ Lire la suite
Comentar  Me gusta         30
otros libros clasificados: psiquiatríaVer más
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Bookshop ORGCasa del libroAmazon ESAgapea





Test Ver más

Literatura española

¿Quién es el autor/la autora de Episodios Nacionales?

Emilia Pardo Bazán
Benito Perez Galdós
Rosalía De Castro
Gustavo Adolfo Bécquer

5 preguntas
227 lectores participarón
Thèmes : literatura españolaCrear un test sobre este libro