InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
>

Crítica de MissSaru


MissSaru
11 junio 2020
'The Giver' nos habla de un mundo futurista, idílico y esperanzador, donde no hay dolor ni hambre, donde los ciudadanos son felices y conviven en perfecta armonía, cada uno con su oficio y su labor hacia los demás. Todo está escrupulosamente calculado desde el nacimiento del niño, creado en los centros de crianza donde ya no es necesaria la unión conyugal , donde se le instruye hasta que es apto para entrar en la Comunidad y se le entrega a una Unidad Familiar compuesta por dos adultos y dos niños. A partir de ahí, y hasta su edad adulta (los 12 años), es educado conforme las reglas de la Comunidad en referencia al respeto, el grupo como uno solo, el lenguaje preciso y denotativo y válido para entrar en el mundo laboral, donde el propio Comité le escoge la profesión. Finalmente, y cuando sea Viejo y poco útil, el Comité le otorgará la Liberación hacia el Afuera para dar paso a una nueva generación. Es decir, estamos ante una sociedad utópica.
Para los que tengáis más fresca la Filosofía, esta serie de conceptos os habrán recordado a obras como '1984', de George Orwell, o 'Un mundo feliz', de Adlous Huxley. Si no habéis tocado nunca estos libros, aparte de aconsejaros de que los leáis, podéis echar un vistazo a las películas 'El bosque' o 'La Isla' ya que tocan un par de conceptos asemejados a las utopías.

'The Giver' sigue muy de cerca el mundo descrito por Huxley en su obra, desde la crianza de los niños, la desaparición del concepto de "familia", la escueta formación libre de sentimientos, la celebración de la Muerte como una celebración social, el desagradable encuentro con la realidad y el planteamiento de huir de la distopía. Aún así, Lowry refleja otros conceptos como el Gran Hermano de '1984' (en este libro, son altavoces), el miedo al Afuera (el bosque de 'El bosque') o la inhibición sexual para dominar los sentimientos (la educación en 'La Isla').
Cuando Jonás recibe sus instrucciones sobre albergar memoria y recuerdos se da cuenta que está viviendo una mentira, que sus Normas y su Comunidad le reprimen como persona y no le dejan disfrutar de conceptos tan íntimos como el rojo de una manzana o el pelirrojo del pelo de su amiga Fiona. En adición, cuando descubre qué significan el hambre, la guerra o la muerte, desarrolla un aspecto agrio en su carácter y empieza a cuestionarse por qué debe ser él el que cargue con el sufrimiento del mundo mientras los demás siguen ignorando todo lo que hay Afuera, la realidad.

'The Giver' es interesante y reflexivo. La Comunidad empieza siendo una sociedad utópica donde no tener sentimientos, colores o formas son valores positivos ya que la gente vive más feliz al no tener que tomar decisiones, pero a medida que Jonás recibe recuerdos y memorias de tiempos anteriores a este cambio (llamado La Igualdad), descubre que el mundo, con sus defectos y tragedias, tiene más matices que su propia utopía. Si bien hay pasajes que revuelven el estómago (como el descubrimiento de la Liberación -aunque si habéis leído Un mundo feliz, os hacéis una idea-) o simplemente curiosos (como cuando le prohíben usar la palabra 'amor' por ser vacía de contenido), es muy interesante en cuanto historia y moraleja.
Así pues, 'The Giver' nos hace reflexionar sobre el mundo idílico que muchos querrían tener y pensar en la sociedad actual. Tras leerlo, la idea estipulada de un mundo sin guerras puede cojear al comprobar que los extremos tampoco son buenos y que para vivir, hay que tener en mente que también hay que morir. Esta autora ha realizado dos libros más, ambientados en este mismo mundo futurista, que supongo que leeré cuando tenga ocasión. Mientras tanto, mi veredicto para este es claro: Altamente recomendable.
Enlace: https://nubedemariposa.blogs..
Comentar  Me gusta         00



Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Bookshop ORGCasa del libroAmazon ES