InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
Crea una cuenta en Babelio para descubrir tus próximas lecturas Babelio en Français

Pilar Adón (Traductor)Miguel Cané (Autor del prólogo)
ISBN : 8415130031
Editorial: Impedimenta (29/10/2010)

Calificación promedio : 3.91/5 (sobre 11 calificaciones)
Resumen:
Febrero de 1900. Un grupo de alumnas del selecto colegio Appleyard para señoritas se dispone a celebrar un picnic el día de San Valentín.

Lo que empieza siendo una inocente comida campestre se torna en tragedia cuando tres niñas y una profesora desaparecen misteriosamente entre los recovecos de Hanging Rock, un imponente conjunto de rocas rodeado de la salvaje y asfixiante vegetación australiana. La única chica que logra regresar, presa de la histeria... >Voir plus
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro
Críticas, Reseñas y Opiniones (10) Ver más Añadir una crítica
Inquilinas_Netherfield
 23 abril 2018
Esta novela que hoy os traigo está considerada la primera novela de culto australiana, un clásico contemporáneo escrito en los años 60 con tintes que retrotraen a muchas décadas antes, solo que ambientada en la Australia agreste en lugar de la campiña británica. Llevaba en la estantería también otros cuantos años, pero me daba miedo que me decepcionase un poco y lo he ido posponiendo una y otra vez (por aquello de las expectativas). Por fin me he decidido a leerlo en mi cruzada (perdida de antemano) por disminuir los pendientes de la estantería. Allá vamos.
Es el día de San Valentín de 1900, en Australia están en pleno verano, y las alumnas del internado Appleyard, junto a dos profesoras, se marchan a pasar un día de picnic en el paraje volcánico y rocoso de Hanging Rock. Después de comer, cuatro de las jovencitas (Miranda, Edith, Marion e Irma) van a dar un paseo; las demás se quedan dormitando en el área reservada para hacer picnic. La comitiva tiene previsto su regreso a las 8 de la tarde, pero dan las 9, las 10, las 10:30, y nadie vuelve a Appleyard. Cuando por fin regresan, les acompaña la tragedia: de las cuatro muchachas que fueron a dar el paseo, solo ha vuelto Edith presa de la histeria y sin recordar absolutamente nada. Además, y de manera incomprensible, también ha desaparecido una de las profesoras, Greta; estaba con todo el grupo durante la siesta, y de repente ya no estaba. Llegan tan tarde porque han estado buscándolas durante horas sin ser capaces de encontrarlas. Como es de suponer, en un internado para señoritas, donde el prestigio y la confianza que depositan los padres en la institución lo es todo, se avecinan muy malos tiempos, y las consecuencias serán nefastas.
Podría parecer que esta novela va de esclarecer la desaparición de las tres chicas y su profesora, pero no es realmente así. Se investiga durante un tiempo, incluso aparece algún informe policial en las páginas, pero ante la falta de pistas esa parte de la trama se diluye por completo y es entonces cuando la autora se mete a fondo en lo que realmente quiere contar: las consecuencias. Porque de eso va la novela a pesar de todo el artificio que la rodea: del efecto que produce la desaparición en todos los que estaban relacionados de algún modo con estas cuatro personas.
Así, somos testigos del derrumbe del prestigio del colegio, de cómo ve la directora desmoronarse su mundo, de cómo los padres empiezan a perder la confianza, de la situación en que quedan el resto de niñas del internado, de cómo les afecta la situación tanto a ellas como a las restantes profesoras o los empleados del internado... y además entran en escena dos chicos jóvenes, Mike y Albert, pero sobre su papel en la trama prefiero no contaros nada, porque a poco que os contase sobre qué pintan en la historia, os desvelaría algo que ni en la sinopsis, con buen juicio, se dice.

¿Cuál es el punto fuerte de la novela? La atmósfera. Lindsay impregna la narración desde el principio de un tono sugerente, gótico, misterioso... se paran todos los relojes a las 12 del mediodía cuando llegan a la zona de picnic, las rocas parece que atrapan en un sueño a las muchachas antes de que desaparezcan... mientras lees te parece estar escuchando a esas rocas murmurar, susurrar y encantar mientras atraen más y más a las alumnas de Appleyard hasta su perdición. La autora quiere que dudes todo el tiempo sobre lo que ha pasado, si algún elemento sobrenatural ha tomado parte, si lo que ha ocurrido es racional, si tiene alguna explicación o su razón está más allá de lo factible. Y en medio de todo eso una de las alumas desaparecidas, Miranda, y la obsesión que provoca en la gente. Muchas de las cosas que ocurren, pasadas las semanas y los meses, giran en torno a ella. de esas personas hermosas y etéreas que hacen que otras personas no puedan dejar de pensar en ellas.
Así que estamos ante un libro de intriga psicológica narrado de un modo preciosista, muy aferrado a la naturaleza, tanto que a veces te da la sensación de que puedes oler la flores y escarpar las rocas o sentir el calor estival. Y en medio de esa prosa tan sensorial, personajes que se sienten casi tan perdidos como las desaparecidas aun durmiendo cada noche en su cama, tensión contenida y latente en busca de la mínima chispa que le haga explotar, miedo ante lo ocurrido, desconcierto, obsesión... y todo envuelto en un fino papel de regalo sugestivo, envolvente y evocador que te atrapa desde el primer momento, que te hace preguntarte las mismas cosas que ellos se preguntan, y te hacen pasar una página tras otra a la espera de que se resuelva el misterio de la desaparición entre las volcánicas rocas de Hanging Rock.
Y aquí es donde me gustaría cortar la reseña y decir que me ha parecido todo estupendo... pero no. Creo que sigo sin perdonar el final, y lo leí hace ya un par de meses por lo menos.
Hasta ese momento me estaba pareciendo (me parece, porque lo es, de veras) un libro fantástico. Pero estoy muy peleada con ese final. Me parece muy cómodón por parte de la autora. Devoré el libro esperando algo que al final, para mi sorpresa, no encontré. Soy muy consciente de que probablemente solo se trata de una preferencia personal, y sé que hay entusiastas de la novela, pero ya pueden venir a decirme que ese final es ambiguo, y maravilloso, y que en esa ambigüedad radica la magia de la historia, y hasta me pueden decir a qué huelen las nubes, que no... es muy comodón.
A mí me gustan los finales ambiguos, adoro libros que tienen finales ambiguos, pero este final no es ambiguo: su resolución no da pie a diversas interpretaciones, porque eso es lo que menos le interesaba a la autora. Así que lo que iba a ser una lectura de 5 estrellas se ha quedado en 4 y porque el resto del libro me ha gustado mucho y me da cosa bajarle más la puntuación, pero por ganas no ha sido al cerrar el libro, porque a punto estuve de buscar las páginas que faltaban debajo de la cama. Comparto la opinión de su legión de admiradores hasta cierto punto. Es más, voy con ellos de la mano hasta cierto punto. Les acompaño. Pero más allá de ese punto que no cuenten conmigo, que yo me siento en un banco y espero a que vuelvan, porque ese final no lo compro. No os puedo decir más y mirad que lo siento, porque es de esos libros que dan para debatir largo y tendido.
A poco que investiguéis un poco, veréis la parafernalia que hay montada alrededor de esta novela. Hanging Rock, el verdadero Hanging Rock, sigue siendo un lugar turístico y de peregrinación, décadas después, para los lectores del libro. Hay incluso rutas a través de las rocas siguiendo el camino que supuestamente siguieron Miranda, Marion, Irma y Edith. Desde luego si algo hay que reconocerle a Joan Lindsay es que, de haber nacido en nuestra época, sería una auténtica gurú del markéting. Comenzaron a preguntarle si estaba basado en una historia real y se le encendió la bombilla. Entretejió todo un halo de misterio alrededor de la desaparición de estas jovencitas, negándose durante toda su vida a desvelar si era un suceso real o no, y el halo de misterio creció y creció... hasta hoy día, donde permanece intacto. Huelga decir que no hay ni un solo papel ni documento oficial que hable siquiera remotamente de que algo así ocurrió en realidad. Lo que se narra en Picnic en Hanging Rock es, simple y llanamente, ficción. Pero aun así, todavía hay gente que cree que aquello ocurrió de verdad, que sigue planteando teorías a cada cual más extraviá, y que va a las rocas buscando vaya usted a saber qué. Hay gente pa'tó, como en la cola del súper xD.
Volviendo al libro y para terminar. Si me preguntáis si os lo recomiendo, os diré que sí, sin lugar a dudas. Pero si me preguntáis si lo considero un poco sobrevalorado, os diré que también, y esto intento decirlo con la boca pequeña porque no quiero que una cosa tape a la otra, no sería justo para la novela. Es un muy buen libro y una muy buena lectura, quien lo lea lo disfrutará mucho, solo que a mí me ha decepcionado la resolución del libro, esperaba otra cosa... o siendo precisa, esperaba más. Han sido muchos años leyendo lo de obra maestra, y el final me ha pillado con el pie cambiado. Opinión personal, como la de cualquiera que da su punto de vista, pero para eso estamos aquí :)
Ah, para cinéfilos/seriéfilos como yo, hay dos adaptaciones de esta novela. Una es la película del mismo nombre dirigida por Peter Weir en 1975, y otra se avecina en formato miniserie y se estrena a la de ya, el próximo 6 de mayo.
Enlace: https://inquilinasnetherfiel..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
JaneMBridge
 14 septiembre 2020
Conocía la trama porque había visto la película hace tiempo (aunque luego me he dado cuenta de que no me acordaba muy bien) y en este caso me ha gustado mucho más la novela que la película. Es una novela bastante corta (225 páginas en mi ebook) pero narrada en un tono muy pausado, recreándose en los detalles y con abundantes descripciones. Pero que no os desanime lo de las descripciones porque para mí no han hecho la lectura pesada sino al revés, las descripciones sobre todo del paisaje pero también del colegio y de los diferentes personajes añaden interés a la trama ya que todo aporta algo al final que alimenta el misterio
La autora juega claramente con el lector pues el tono del relato es como si fuera un “falso documental”, una crónica de un hecho real que lo cierto es que nunca ocurrió.
La trama de la novela no la voy a contar aquí porque está en cualquier contrasolapa o en cualquier web de internet, lo interesante además es que te cuentan de qué va el libro y no cómo termina…. Porque en realidad no termina realmente….

Magistral la descripción del paisaje y el colegio, dos caras dela misma moneda: lugares opresivos y agrestes, magistrales también los retratos de los personajes: la profesora de francés (adorable), la directora del colegio, Señora Appleyard y su descenso a los infiernos, el mozo de cuadra y el señorito inglés y su amistad inverosímil, incluso los personajes secundarios: el hermano de la señorita Lumley, la doncella Minnie y el jardinero etc etc… terminas con la sensación de conocerlos realmente a diferencia de los personajes que la autora mantiene deliberadamente en la ambigüedad me refiero sobre todo a Miranda y un poco menos a Sara.
Porque el personaje central de la novela, el que motiva muchas de las acciones de otros personajes y sin duda muchos de sus anhelos es Miranda, una joven mágica y etérea, de la que no sabemos nada salvo que es rubia, guapísima y super especial, el honorable Michael Fitzhubert la asimila a un cisne y como tal nos la presentan ¿de dónde procedía tanta luz? ¿por qué era un ser tan maravilloso? No nos lo explican…. Su figura se pierde, rodeada de luz, como las hadas de los cuentos, entre las rocas de Hanging Rock.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
RepellentBoy
 07 septiembre 2020
Se viene una opinión super impopular, pero allá vamos jajaja. Durante los últimos años han llegado a mí constantemente maravillosas críticas y opiniones sobre esta obra de Joan Lindsay y mis ganas de leerla iban cada vez a más. La decepción ha sido tal que la considero la peor lectura que he hecho este año.
Estamos en 1900 y nos encontramos ante un grupo de jóvenes pertenecientes a un pijo colegio para "señoritas" llamado Appleyard. Un caluroso domingo, la horrible directora permitirá a las niñas, junto a dos profesoras, trasladarse hasta el Hanging Rock para realizar un picnic en plena naturaleza. Pero las cosas no saldrán bien, ya que una profesora y tres jóvenes no regresarán.
La premisa de la historia me parece interesantísima y tanto si la historia hubiera girado todo el tiempo al misterio de Hanging Rock, como si hubiera servido de excusa para hablarnos de otras cosas y personajes en profundidad, me hubiera parecido bien. Pero ni una cosa ni la otra. El misterio siempre está ahí, pero realmente no se indaga. Simplemente la trama va saltando de un personaje a otro sin ninguna continuidad y sin permitirnos digerir nada de lo que nos cuenta.
Los personajes no tienen ningún tipo de profundidad, no estamos ni cuatro páginas con uno cuando salta al siguiente. Y así, durante toda la novela. La joven Sara, probablemente el personaje más interesante de la novela, sale más por lo que hablan de ella otros personajes, que por ella misma. Realmente ningún personaje parece necesario para la historia. Hay historias que destacan más por su ambientación que por sus personajes, pero tampoco creo que esta obra sea redonda en ello. Veo el intento, pero no lo compro.
La forma de contar la historia se me ha hecho aburrida, cansina y repetitiva. Parece que no sucede nada, y no solo a causa de que tienes la sensación de que pasan pocas cosas, sino que las pocas que ocurren son narradas rápidamente y sin interés. de hecho, hay cierta parte de la novela donde parece que va a estallar un enfrentamiento y con ello le va a dar algo de vidilla a la narración, pero no, es entonces cuando la autora escribe textualmente "Resulta innecesario elaborar un detallado informe de la entrevista que tuvo lugar". Cuando sentía que algo de lo que pasaba se iba a mostrar con algo de intensidad, nueva decepción. Me dieron ganas de tirar el libro.
No pensaba ni por asomo que de esta novela acabaría teniendo una opinión tan hater, pero bueno, no todos los libros son para todo el mundo. Tengo la sensación de que si sabiendo el inicio, me hubieran contado el final, habría jurado que sería una novela que me encantaría. Sin embargo, el desarrollo ha sido tan pésimo y ha tenido tan poca sustancia, que se ha convertido en uno de los libros que más me ha costado terminar.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
Pinky
 21 septiembre 2018
"El lector tendrá que decidir por sí mismo si Picnic en Hanging Rock es una historia real o ficticia. En cualquier caso, semejante cuestión parece no revestir demasiada importancia, dado que el fatídico picnic tuvo lugar en el año 1900, y los personajes que aparecen en este libro llevan mucho tiempo muertos."
Con esta impactante sugerencia, creada y acrecentada por la propia autora, comenzamos la lectura de esta novela atípica y que con el paso del tiempo se ha convertido en una obra de culto.
Día de San Valtentín del año 1900 en el estado de Victoria, Australia. Las alumnas del colegio para señoritas Appleyard se preparan para su excursión a Hanging Rock (formación geológica formada por la erupción de un antiguo volcán que se encuentra a 718 metros de altitud) sin saber que el día acabará con un hecho que marcará el destino de todos los que directa o indirectamente se ven envueltos en él.
Es un día caluroso, ya que en esas latitudes en febrero se encuentran en pleno verano, y las alumnas padecen el calor envueltas en sus sedosos vestidos, embutidas en apretados corsés y siempre tocadas con los imprescindibles sombreros y guantes. Las estrictas normas impuestas por la señora Appleyard, la directora de la institución de la que las muchachas son pupilas, junto con las costumbres que imperan en la época, les impiden deshacerse de tan agobiantes indumentarias, lo que después del consabido picnic provoca un agradable sopor entre las alumnas y profesoras que las acompañan. Pero, no todas ellas se dejan amilanar, y un grupo de cuatro alumnas decide adentrarse entre las rocas a explorar. Una vez llegada la hora a la que deberían estar de vuelta, una de las profesoras decide ir en su busca. Por desgracia, el tiempo pasa y sólo una de las alumnas regresa al cabo de las horas de espera, pero es incapaz de contar lo que ha sucedido ni dónde se encuentran sus compañeras y la profesora desaparecidas.
Este hecho misterioso y sin explicación aparente, sumirá a los habitantes del colegio y de la zona en un estado tal de paranoia e incertidumbre, que la situación irá degenerando hasta llegar a unas consecuencias catastróficas.

La autora se vale de la información que sólo ella conoce para salpicar la narración de diferentes pistas, que los personajes desconocen, y que, a priori, parecen fundamentales para la resolución del caso, consiguiendo darle un toque aún más misterioso a la historia y ayudando a crear esa ambientación gótica tan conseguida que tiene la obra.
Con los hechos que narra la novela, la época histórica que recrea de una manera magistral y los personajes tan bien definidos que la llevan a cabo, la novela tiene todos los ingredientes para ser una obra maestra. Pero no todo es perfecto, y aunque el misterio envuelve la historia desde el principio hasta el fin, aún habiendo terminado su lectura los interrogantes no terminan de esclarecerse al completo, lo que según mi punto de vista, deja al lector frustrado.

Aunque, investigando para hacer esta reseña, he dado con una información que podría hacerme cambiar de opinión sobre mi valoración de la obra. La autora dejó escrito un capítulo final inédito y que a su muerte fue publicado de forma independiente a la novela. En él se esclarecen los hechos que no fueron resueltos en la publicación original, y leyendo un breve resumen del mismo es un final bastante original y que satisface mis expectativas.
Si os apetece adentraros en una historia que conseguirá sumergiros en un ambiente claustrofóbico y cargado de misterio, con un toque de cursilería victoriana, grandes dósis de terror al más puro estilo gótico y todo ello sin saber si ocurrió de verdad o no, no dudéis ni un segundo y comenzad a leer esta inquietante historia.
Enlace: https://misgrandespasiones-r..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         20
nefertiti5
 10 abril 2018
Picnic en Hanging Rock es la crónica de la desaparición de cuatro alumnas y una profesora del exclusivo Colegio Appleyard para señoritas durante un almuerzo campestre el día de San Valentín del año 1900. Los hechos aquí narrados no se sabe con seguridad, si son reales o no.
Esta agradable excursión termina en tragedia cuando cuatro de las niñas y una profesora desaparecen en la maraña de vegetación que rodea las agrestes peñas. Una de las chicas, la más joven, regresa al cabo de unas horas, aterrorizada y conmocionada hasta tal punto que no es capaz de recordar nada de lo sucedido.
A partir de esos sencillos hechos el misterio de Hanging Rock irá creciendo en la imaginación popular, afectando a todos sus protagonistas.
El misterio de Hanging Rock se reduce a poco más que la desaparición, se basa más en lo que no se cuenta, en lo que la autora sugiere y el lector puede imaginarse.
Joan Lindsay consigue el equilibrio perfecto entre realidad y ficción, de modo que es casi imposible determinar si Picnic en Hanging Rock se trata de una crónica novelada o de una ficción realista. La autora administra esta ambigüedad de tal manera, que a pesar de no existir ninguna prueba documental de lo narrado más allá de la autentic del escenario, mucha gente está convencida de que los hechos no solo sucedieron realmente, sino que además Joan Lindsay dejo claves ocultas en el libro esperando que alguien las descifre.
Picnic en Hanging Rock a pesar de tener un misterio como eje de la narración, no es una novela de misterio. de hecho, en lugar de tratar de esclarecer el enigma, Joan Lindsay se centra en contar cómo la desaparición de las niñas y la profesora se extiende como una maldición, en especial, en el Colegio Appleyard, e impide a sus habitantes ver cómo se precipitan hacia el fin.
Es una novela extraordinaria, de ritmo perfecto, cuya deslumbrante sencillez oculta una trama inteligente. Además, el magnífico retrato de los caducos ambientes victorianos apenas disimula la irónica crítica de la autora, que estudió en un colegio similar.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         10
otros libros clasificados: literatura australianaVer más
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro




Test Ver más

Encuentra la pareja

Empezamos con una fácil: Sherlock Holmes

El inspector Lestrade
El doctor Watson

10 preguntas
73 lectores participarón
Thèmes : novela negra , novela policíacaCrear un test sobre este libro
{* *}