InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
>

Crítica de Celeste_Cruz


Celeste_Cruz
15 febrero 2021
Si ser padres primerizos no es suficiente desafío para Erica y Patrik, los crímenes tampoco les dan descanso. Ha aparecido una niña de unos siete años ahogada en el mar y, aunque al principio se piensa que es un accidente, pronto se dan cuenta de que es un asesinato. Así pues, Patrik se ve de nuevo al frente de la investigación para esclarecer lo sucedido mientras Erica se encarga de la recién nacida Maja. Erica siente que no puede más, que la maternidad la está consumiendo y encima Patrik apenas la ayuda, pues se pasa todo el día fuera trabajando. Añadido a la presión que siente como madre, su hermana Anna casi no le coge el teléfono y, cuando lo hace, Erica no puede evitar pensar que está sucediendo algo extraño. Por suerte, ha encontrado una nueva amiga en el pueblecito de Fjällbacka, Charlotte, madre de dos hijos con la que compartir sus inquietudes maternales. Charlotte tampoco está en su mejor momento, pues se ha visto obligada a trasladarse a la casa de su madre con su familia, ya que su esposo, Niclas, encontró un buen puesto como médico en el pueblo y tuvieron que mudarse. Las constantes críticas de su madre, Lillian, hacia todo lo que hace y el hecho de que Niclas apenas pase tiempo en casa con ella y con sus hijos hace que Charlotte haya encontrado en Erica a una buena amiga, pues ambas se entienden muy bien.

Por desgracia, las cosas se torcerán más para Charlotte y su familia cuando se descubra que el cadáver de la niña que se ha encontrado es el de su hija mayor, Sara. A partir de ese instante, Patrik se encargará de llevar la investigación y de averiguar quién querría hacerle daño a una simple niña, por lo que empezarán a surgir los trapos sucios de la familia y ciertos recuerdos que querían dejar atrás.

De los tres libros que me he leído hasta ahora de la saga, quizá haya sido este el que más me ha gustado. Mantiene la misma esencia de alternar el presente con el pasado, pues ciertos acontecimientos que tuvieron lugar muchos años atrás están relacionados con el fatal desenlace de Sara, así como el hecho de que siempre hay más de una familia implicada de una manera u otra en el suceso. Se repiten, pues, los mismo patrones que en las novelas anteriores. La trama engancha igual que los libros anteriores y te mantiene en vilo tratando de deducir qué fue lo que ocurrió y, al igual que en el inicio de la saga, Erica vuelve a estar implicada en el asesinato de una forma u otra, algo que no vimos en el segundo.

Si recordáis, en las reseñas anteriores mencioné que estas novelas tenían un tufillo machista bastante sospechoso y he de decir que en esta tercera entrega eso mejora bastante. Seguimos teniendo maridos de dudosa ética, pero exitosos en sus trabajos mientras que sus mujeres se limitan a ser amas de casa, cuidar de los niños y mantener una posición sumisa. Sin embargo, en esta ocasión esas mujeres, a lo largo del libro, se van dando cuenta de su situación e intentan cambiarla o, al menos, se quejan acerca de ello y ponen en cuestionamiento los roles que les ha tocado vivir solo por ser mujeres. Hay varios ejemplos, pero, para mí, el más relevante es el de Asta, la madre de Niclas y esposa de Arne (sí, volvemos a tener nombres prácticamente idénticos). Arne es un hombre a la vieja usanza, tremendamente religioso cuyo fuerte carácter y exacerbadas ideas calan mucho en su esposa. Así pues, Asta siempre ha creído que su sitio como mujer es al lado de su marido, acatando sus órdenes, respetando sus decisiones y apoyándole en todo, independientemente de si está bien o mal porque, como ella dice, su marido siempre tiene la razón porque para eso es el hombre de la casa. No obstante, esa férrea convicción de que ella no vale nada y no puede hacer nada más que lo que su esposo le manda va cambiando conforme avanza el libro y termina por darse cuenta de que ser mujer no le hace inferior y de que ella se merece ser la protagonista de su vida, no estar a la sombra de Arne. No solo eso, sino que terminará por enfrentarse a él en un momento dado, con un discurso que me puso los pelos de punta y que dejó al imbécil de su marido por los suelos. Aunque este es el ejemplo más claro, también vemos esta crítica o despertar hacia el machismo en otros personajes como Erica, que está cansada de ser la única que cuida de su hija de recién nacida, o en Charlotte, que está en una situación similar a la protagonista, ya que ella se limita a cuidar de la casa y de sus hijos mientras que su marido Niclas cumple el papel de esposo perfecto y trabajador.

Este cambio de rumbo en los personajes femeninos y su mentalidad puede deberse a que conforme la autora iba escribiendo su propia forma de ver las cosas en lo referente al machismo ha ido también evolucionando y lo ha reflejado en su novela o, quizá, son personajes que fueron construidos desde un punto de vista patriarcal a propósito. Sea como fuere, me ha alegrado mucho ver estos cambios y espero que Lackbërg siga por este camino.
Otro punto que me gustaría destacar y que ya he avanzado un poco es cómo se trata la maternidad en este libro. Es cierto que la autora trata muchos tipos diferentes de relación madre-hij@, pero temía que, debido a esa fijación por las mujeres limitándose a ser madres y amas de casa, planteara la llegada de un bebé como algo idílico. Para mi sorpresa ha sido al contrario. No idealiza la maternidad, sino que la muestra tal y como es: algo muy bonito, pero que desgasta mucho. de hecho, la propia Erica cuenta que a causa de los libros sobre maternidad que ha estado leyendo para prepararse durante el embarazo la convencieron de que tener un hijo era algo maravilloso, deseable y sin ningún pero. Sin embargo, ella ha comprobado en su propia carne que todo eso es mentira y que, si bien tener hijos es algo muy bonito, es agotador física y mentalmente.

Asimismo, me gustaría mencionar que Lackbërg trata aquí temas como los trastornos TDA y el síndrome de DAMP (Déficit de Atención, del control Motor y de la Percepción). No sé si la manera en que los aborda es correcta o no porque apenas tengo conocimiento de estos síndromes y no estoy familiarizada con ellos, pero es cierto que la autora profundiza en los mismos e, incluso, introduce a una psicóloga en la trama para que asesore a los investigadores. También se nos habla de otros temas más turbios como la pedofilia y la trata de menores, así que lo menciono en la reseña por si sois sensibles a ese tipo de cosas, para que lo tengáis en cuenta.

En lo referente a la trama, no os puedo decir más que sigue los mismos patrones que los dos primeros libros, que engancha muchísimo y que, por más que hagas tus teorías, no tienes ni idea de quién es el verdadero culpable hasta el final. También aquí nos encontramos muchos giros de trama del todo inesperados.

Las hijas del frío es una digna tercera parte para esta saga. Aunque mantiene la esencia de las dos primeras novelas, se nota una mejoría en cuanto a la trama, la construcción de personajes y, sobre todo, el machismo del que hacía gala en las dos primeras entregas.

Enlace: https://notodoesfantasia.blo..
Comentar  Me gusta         40



Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro
Apreciaron esta crítica ()(4)ver más