InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
Crea una cuenta en Babelio para descubrir tus próximas lecturas Babelio en Français
>

Crítica de Carampangue


Carampangue
13 noviembre 2019
Una novela negra que en realidad es otra cosa, un alegato en favor de las mujeres que no lo es tanto, una discusión sobre la prensa disfrazada de novela. Y una buena historia bien contada.


La novela parte como piden los cánones de la novela negra: con un misterio imposible. En una pequeña isla sueca desapareció una joven hace cuarenta años, sin que se pudiera saber jamás de su paradero, ni se hallara su cuerpo tampoco. Pero hay más: la muchacha tenía por costumbre enviar a su tío una flor en su cumpleaños, y desde su desaparición, en cada cumpleaños, el tío sigue recibiendo una flor enmarcada, sin que deje de pasar un solo año ¿Lo hace la misma chica desaparecida? Pero, si es así, ¿por qué no manda una carta, o llama, o algo? Y si es quien la hizo desaparecer, ¿para qué sigue torturando de esa manera a un anciano?


Pues bien, el tío, que es un viejo magnate de una empresa venida a menos, decide contratar a Mikael Blomqvist para que lo intente resolver. Se trata de un periodista sagaz e incorruptible, pero caído en desgracia por un juicio por calumnias que perdió. Blomqvist dirige una pequeña revista que navega fuera del sistema, criticando al mundo del poder y las finanzas. Es un tipo comprometido con su trabajo, inteligente y capaz: un poquito demasiado políticamente correcto incluso. Y un imán para las mujeres: él no las busca, sólo tiene que ser él mismo y ellas caen rendidas. En fin, si Harrison Ford fuera más joven, sería perfecto para el papel.


Y Blomqvist necesitará un asistente... el cual resulta ser Lisbeth Salander. Y Salander es un personaje fascinante, porque casi parece inhumana, excepto cuando es humanísima. Se trata de una chica de aspecto mucho más que desaliñado, de carácter brutal, de modales casi inexistentes, y que ha conseguido batírselas sola a pesar de tener un tutor legal, por su incapacidad mental. Incapacidad mental, las pinzas: Lisbeth en realidad es una hacker de nivel mundial, pero le desagrada la gente y más aún los psicólogos y sus tests. de modo que, después de que su madre fuera declarada incapaz de cuidarla, decidió no contestar ningún test, ni hablar más que lo imprescindible, y el sistema la declaró incapaz mental.


Esta pareja improbable debe intentar resolver un misterio, y al intentarlo iremos levantando algunos trapos sucios: el colaboracionismo nazi en Suecia, el tráfico de mujeres (y lo fácil que es: vas al extranjero a buscar letonas o búlgaras en la pobreza, las pasas clandestinamente por la frontera, las vendes y voilá: descubrirás que el destino de las indocumentadas no le importa a nadie), la absurda adoración de "los empresarios" hecha por la prensa y la opinión pública, más absurda aún si consideramos que esos empresarios en realidad no dirigen empresas, sino que compran y venden acciones en un mercado de capitales que tiene más de religión que de economía.


Stieg Larsson se da espacio para reflexionar sobre todas las cosas que le interesan: en sus varios cientos de páginas, la novela se permite el lujo de no avanzar para contarnos historia de Suecia, contarnos cómo opera una empresa de seguridad, o la historia personal de Lisbeth Salander, sin que tenga relación directa con la historia principal. Todo esto funciona perfecto, y termina siendo uno de los atractivos de la novela. Quizá si el autor hubiera sido más experimentado (es su primera novela) hubiera quitado más cosas y nos hubiera entregado la historia principal más depurada, pero nos habríamos perdido algunas de las mejores partes del libro.


Y es que el conflicto principal es un poco aburrido: la investigación parece atascarse, parece que no hay cómo avanzar, y el lector no recibe pista alguna sobre quién puede ser el malvado... hasta que el malvado aparece en escena. Y en verdad que no había razón para sospechar de éste: Larsson simplemente se saca de la manga un sótano, instrumentos de tortura, mujeres compradas y vendidas, sin que haya razón ni justificación suficiente. Y el misterio de la chica desaparecida... pues lo mismo. La solución emerge mágicamente. Y también la reivindicación profesional de Blomqvist, que de periodista condenado por calumnia pasa a héroe del periodismo nacional.


Una novela negra que no es tan interesante como novela negra, pero funciona en otra clave: como un retrato de algunos problemas de la Europa desarrollada: los derechos de las personas en la globalización, la libertad personal, el cuestionamiento al verdadero poder de las corporaciones. Un intento de novela grande escrita por un autor bienpensante y progresista.


Y, por supuesto, Lisbeth Salander. Si ella no existiera, probablemente no estaríamos hablando de este libro.
Comentar  Me gusta         23



Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro
Apreciaron esta crítica ()(2)ver más




{* *}