InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
>

Crítica de Inquilinas_Netherfield


Inquilinas_Netherfield
15 enero 2018
Hoy toca la historia de un mago que hace magia potagia (la de los trucos y efectos visuales) y que se cruza en su camino con la otra magia, esa que la RAE define como "arte o ciencia oculta con que se pretende producir, valiéndose de ciertos actos o palabras, o con la intervención de seres imaginables, resultados contrarios a las leyes naturales". Es que es tan chula la definición que tenía que ponerla. Pues nuestro mago (¿potago?), escéptico donde los haya, se topa con ese otro tipo de magia en la que no cree en un bosque por ahí perdido de Suecia, y le empiezan a pasar cosas muy raras... a ver si va a resultar que la magia de verdad existe :)

Anton (que así se llama nuestro mago profesional) se gana la vida haciendo actuaciones en residencias de ancianos y poco más en Estocolmo y alrededores. Es un artista de cuarta categoría, y él lo sabe. Narra esta historia en primera persona, que es para que intentase dar la mejor versión de sí mismo y ocultar sus defectos... pero no hay manera: no puede esconderlos cada vez que abre la boca y suelta una de sus perlas, y además los vemos muy claros a través de los ojos de otros personajes que se cruzan con él. ¿Y cómo es Anton? Antipático, gruñón, cuadriculado, maniático, escéptico, sarcástico, egoísta, egocéntrico, narcisista, amargado... se siente fracasado aunque no quiera reconocerlo, está muy solo, no tiene amigos y apenas se relaciona con su familia. Pero Anton no te cae mal. Tampoco bien, pero comprendes muchas de sus reacciones a lo largo de la historia. Él es su peor enemigo, lo sabes y le das manga ancha, porque también sabes que él mismo se irá dando cuenta conforme pasen las páginas de que buena parte de la culpa de su situación la tiene él, y solamente él. Y quieres ver qué pasa cuando eso ocurra.

¿De qué va la historia? Pues estamos en los días previos al solsticio de verano, que al parecer en Suecia es un pedazo de acontecimiento donde se junta la gente de barbacoa en sus bonitos jardines y tal. Pues en esos días, entre los habitantes del bosque de Tiveden (todos descendientes de brujas) comienza a circular un rumor siniestro al que tiene que hacer frente la reina del bosque, llamada (atención, porque me encanta) la Vieja Gandula (es vieja y es gandula. Tiene sentido xD). Este rumor siniestro tiene forma de un zomer (un espíritu) llamado el Eterno Llorón, y la Gandula, que lo ve crudo porque la magia del bosque está muy debilitada y no pueden hacerle frente, piensa en ofrecerle un sacrificio humano, un trotavías (alguien de fuera del bosque) a ver si lo contenta... y aquí es donde entra el pobre Anton, que sin comerlo ni beberlo se encuentra en el bosque de Tiveden, del que no puede alejarse por mucho que lo intente, haciendo frente a una maldición por la que no dejan de ocurrirle accidentes que tarde o temprano le llevarán a la muerte, y con la única ayuda de Greta y Gunnar, un matrimonio mayor un poco hippy que vive en el bosque y que le atiborra a comida y café cocido.

Además de esta trama en el presente, Anton nos narra mediante flashbacks (y también en primera persona) cómo comenzó su carrera como mago profesional siendo un adolescente, así como su amistad con Sebastian, compañero de actuaciones al principio de su carrera, y su noviazgo con Charlotta. Y esta subtrama es muy importante porque nos desvela por qué Anton es como es en la actualidad. Hace décadas que no habla con estos dos personajes, y su vida sigue girando obsesivamente alrededor de ellos y lo que ocurrió.

El libro tiene para mí dos partes muy diferenciadas. Las primeras cien páginas las lees casi de una sentada; el autor te mete de lleno en la maldición que cae sobre Anton y el mundo mágico y bastante surrealista del bosque de Tiveden con una naturalidad casi pasmosa, además de mucho humor (no de partirte de risa, entendedme, pero hay diálogos absurdos que te sacan la sonrisa aunque no quieras). La segunda parte es más pausada; una vez tenemos planteada la historia asistimos al camino de redención de Anton... o más que redención, de reconocimiento de lo que ha hecho con su vida, lo perdido que está y la persona desagradable en que se ha convertido. Sigue habiendo situaciones disparatadas y diálogos absurdos, pero Anton comienza a plantearse cosas, y esa es realmente la finalidad del libro. Es un antihéroe egoísta que no cae bien a nadie pero que no es consciente de ello hasta que se adentra en esta aventura... un mago escéptico que no cree en la verdadera magia y que sin embargo, no tan a su pesar, acaba dejándose llevar por ella.

Cuando comencé a leer el libro intrigada por la vitola de literatura feelgood que le precedía; quería ver cómo era este género "a la sueca". Y sí, promueve valores como la empatía, la solidaridad, la amistad, la búsqueda de la felicidad y el estar bien con uno mismo y lo que le rodea... pero esta historia tiene un punto estrambótico y desenfadado que yo no había leído en ninguna novela del género (supongo que ahí radica lo de "a la sueca" xD). Es un viaje hacia la absolución de un personaje que anda perdido por la vida, que no quiso ni supo perdonar hace muchos años y que optó por apartarse de la gente y no establecer lazos con nadie... pero Johansson nos lo cuenta a modo de hechizo: por las páginas campan a sus anchas la extravagancia, el humor, la magia, los espíritus y seres diabólicos, y unos personajes excéntricos con un punto surrealista que serán los encargados de sacar (si pueden) lo mejor de Anton.

Puede parecer que os he contado mucho y os aseguro que no os he destripado nada, porque Anton pasa muchas peripecias en el bosque de Tiveden (y alrededores) de las que no os he dado ni una sola pincelada. Es una historia diferente que te hace sonreír y recapacitar a partes iguales sobre algunas decisiones que tomamos en la vida y cómo nos condicionan para siempre... de esas historias que entre lecturas más sesudas cumplen su función de entretenerte y sorprenderte, porque muchas veces no hace falta nada más. Y encima es tan original que se queda contigo, no se pierde entre la marea de lecturas que acaban pareciéndose demasiado unas a otras. Ni mucho menos es perfecta, que de esas hay pocas... pero tiene magia. de la de verdad, la que no necesita trucos.
Enlace: http://inquilinasnetherfield..
Comentar  Me gusta         10



Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Bookshop ORGCasa del libroAmazon ESAgapea
Apreciaron esta crítica ()(1)ver más