InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
Crea una cuenta en Babelio para descubrir tus próximas lecturas Babelio en Français
Críticas sobre El ruiseñor (23)
Ordenar por :   Fecha   Los más apreciados  



Añadir crítica
Anuca
 30 julio 2020
La guerra, esa dama negra que destruye el mundo tal y cómo lo conocíamos hasta ese momento, que pone nuestra vida patas arriba ofreciéndonos una perspectiva terrible e inhumana. Me gustan las historias ambientadas en alguna de las guerras que forman parte de nuestra Historia. Soy muy afortunada, no he vivido ninguna y espero no tener que hacerlo, pero creo que nos enriquece conocer los capítulos más oscuros de nuestro pasado si no queremos que se repitan.

El ruiseñor no deja indiferente porque la guerra no lo hace, arrasa por donde pasa y Kristin Hannah, una vez más, sabe desarrollar lo que nos quiere contar con sensibilidad, dramatismo y verosimilitud, dejándonos devastados de igual manera que el ejército alemán lo hizo con Francia. Me gustan las historias dramáticas porque adoro las novelas que me hacen sentir, que me remueven y que me roban sonrisas y lágrimas. Atendiendo a esta premisa, Kristin Hannah están convirtiéndose en una de mis autoras de cabecera. Si El baile de las luciérnagas se convirtió en mi mejor lectura de 2019, El ruiseñor, al menos de momento, se ha hecho con el mismo título en este 2020.

En tiempos de guerra, ¿qué es la cobardía?, ¿sinónimo de supervivencia? ¿Qué es la valentía?, ¿sinónimo de patriotismo y solidaridad? No hay respuestas rápidas y evidentes para preguntas tan complejas. Vianne e Isabelle, protagonistas absolutas de esta novela, nos hacen reflexionar largo y tendido sobre las diferentes formas de encarar la guerra, y Hannah jugará con nosotros a través de la complejidad y realismo de sus personajes, haciéndonos mudar nuestras perspectivas y cavilaciones a medida que el conflicto de la novela se desarrolla. La trama principal es la Resistencia francesa durante la II Guerra Mundial, el trasfondo... las diferentes formas de resistir en un continente en el que la segregación y las atrocidades están la orden del día.

Con esta ambientación tan sombría y desoladora, la autora nos regala una historia que nos habla del amor en todos los sentidos; de la supervivencia, de esa fortaleza que tiene el ser humano y de la que no es consciente hasta que se encuentra en una situación límite; del perdón y de las segundas oportunidades, pero también de la dificultad para comenzar de nuevo cuando el pasado es tan duro que aún sigue oprimiendo. El ruiseñor nos habla de invasiones, de campos de concentración, de cartillas de racionamiento, de reclutamientos, de despedidas, de reencuentros... Nos habla del miedo, ese que siempre está ahí, a la sombra de nuestros actos valientes, sustentándolos porque dejarnos engullir por él supondrá nuestro fin. El ruiseñor habla de memoria histórica, habla de guerra, concretamente de una de la que cuánto más descubrimos, más nos horrorizamos. Y nos habla desde una ficción demasiado real, con un estilo narrativo exquisito y una trama ágil, a pesar de su extensión, que se guarda algún que otro giro sorprendente.

¿Qué más os puedo decir? Pues que salvo que huyáis de este tipo de temática o ambientación, ya estáis tardando en descubrir esta historia.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         70
Calaveritalee
 20 diciembre 2019
Novela histórica que me tenía completamente absorbida. Evidentemente no contaré nada de la trama, ni del final sorprendente y emocionante. Sólo os hablaré de lo evidente y conocido: que los aliados desembarcaron en Normandia, fueron ganando terreno a los alemanes. Hitler se suicidó en su bunker. Y los presos en campos de concentración fueron liberados por las tropas aliadas. Muchos de ellos murieron un poco antes de la liberación, ya que los nazis en su afán por borrar pruebas los masacraron. Otros estaban tan débiles que no tuvieron la suerte de ver Francia y una Europa Libre. En memoria de esos luchadores que intentaron cambiar el rumbo de la guerra, deberíamos ser conscientes de la suerte que tenemos, y agredecerles todos los días el relativo bienestar en el que vivimos. Por aquellos que salvaron a cualquier ser humano (independientemente de su sexo, raza o religión) va mis más emocionado agradecimiento. La vida humana es tan hermosa y breve!! Disfrutadla!
Comentar  Me gusta         40
Magmta
 08 junio 2020
El ruiseñor es una historia que te cautivará.
Cuanta la historia a través de dos hermanas durante la ocupación nazi. Hay cambios en el
Tiempo. Y la ambientación y personajes es perfecto. Muy bien construido y encajado
Comentar  Me gusta         30
sandey
 16 junio 2018
Este libro como es bien sabido es una historia de la Segunda Guerra Mundial, aunque desde la perspectiva de la ocupación francesa, por momentos es desgarrador, y hay que ir leyendo despacio para dosificar la maldad contada en sus páginas. Otro eterno pendiente fuera de la lista
Comentar  Me gusta         30
vecks30
 01 febrero 2020
"Si algo he aprendido en mi larga vida es esto: en el amor descubrimos quiénes queremos ser; en la guerra descubrimos quiénes somos"

Así comienza El Ruiseñor, una novela que gira su historia en sus dos epicentros, las dos hermanas Isabelle Rossignol y Vianne Mauriac. Dos maneras de afrontar una guerra, dos clases de valentía, una más activa que la otra, pero no por eso más arriesgada.

Vianne e Isabelle son dos hermanas que perdieron a su madre a una edad temprana, su padre acababa de regresar de la Gran Guerra (1ª Guerra Mundial), y la perdida de su esposa junto con los efectos que le causó la guerra, hizo que éste apartara a sus dos hijas de su lado.

Vianne es una madre de familia, vive en le Jardín, una finca en el pueblo de Carriveau, con Antoine (su marido) y Sophie (su hija). Es una mujer madura y responsable, ha tenido que crecer antes de tiempo, que vive tranquila como cualquier familia a la que la guerra le queda lejos.

"Aquella había sido la diferencia esencial entre las dos. Vianne era la que acataba las reglas e Isabelle, la rebelde"

Isabelle es el lado opuesto a su hermana, una chica de 18 años, rebelde e impetuosa, que actúa antes de pensar. Se ha escapado de varios internados a lo largo de su corta vida, para llamar la atención de su padre. Es la que más ha sufrido la perdida de su madre, ya que su padre la ignora y su hermana la dejó de lado en cuanto fundó su propia familia. Siempre sola, busca su lugar en el mundo, donde encajar, y por el que hacer algo que merezca la pena luchar.

"- Para un hombre es duro perder a su esposa.
- Para una niña lo es perder a su madre. -Isabelle sonrió desafiante-. Aunque en realidad he perdido a mi madre y a mi padre, ¿no cree? Una murió y el otro me dio la espalda. No sé qué me dolió más."

La historia comienza en Carriveau, cuando de sorpresa a la familia Mauriac le llega una carta en la que piden a Antoine que se aliste, a pesar de ser un simple cartero, dejando solas a Vianne y Sophie. Por suerte cuentan con la ayuda y amistad de Rachel, cuyo marido Marc también va a la guerra, y sus hijos Sarah y Ari.

Por otro lado tenemos a Isabelle, que vuelve a casa de su padre en París tras su expulsión del último internado. No logran llevarse bien el poco tiempo que pasan juntos, Isabelle lo dedica a trabajar en la librería de su padre y tontear con chicos que no han ido a la guerra. Algo que cambia con la ocupación de Paris por parte de los nazis, que provoca un gran éxodo por parte de los parisinos a otras partes de Francia. Isabelle es enviada a Carriveau por su padre, con unos conocidos de la familia. En ese viaje, tras separarse de la familia que la llevaba, Isabelle conoce a Gaëton, su primer amor, un hombre que acrecentará sus ganas de luchar por Francia. Cuando llegan a le Jardín, Gaëton se va dejando una nota a Isabelle, y ésta se queda en casa de su hermana con el corazón roto y la guerra a punto de alcanzarles.

Todo sigue normal, Vianne con sus tareas como profesora en la escuela, Isabelle cansada de estar de brazos cruzados, hasta que los nazis llegan a Carriveau y ocupan el pueblo y las casas de sus habitantes. A le Jardín llega el capitán Beck, un soldado alemán de la edad de Vianne, educado, caballeroso, que no se interpone en sus vidas si no es necesario.

"-Me alojaré aquí -declaró el capitán con su pésimo francés.
-¿Cómo que se alojará? -dijo Vianne-. ¿Va a vivir aquí?
-Oui, madame.
-¿Alojarse? ¿Usted? ¿Un hombre? ¿Un nazi? No. No. -Isabelle negó con la cabeza-. No.
La sonrisa del capitán ni desapareció ni decayó.
-Usted estaba en el pueblo -dijo mirando a Isabelle-. La vi cuando llegamos.
-¿Se fijó en mí?
El capitán sonrió.
-Estoy seguro de que todo hombre con sangre en las venas del regimiento se fijaría en usted.
-Que interesante que hable usted de sangre -dijo Isabelle."

Esta ocupación hace que Vianne tome conciencia de que es capaz de hacer cualquier cosa por proteger a su familia, consciente o no, hasta de pedir favores al enemigo, e Isabelle por fin tendrá su lugar en la guerra, luchando a su manera o ayudando a aquellos que lo dan todo por una Francia libre.

La historia se va alternando entre Vianne e Isabelle una vez vuelven a separar sus caminos. Como sus actos afectan a las personas de su alrededor. Por todo aquello que tienen que pasar, inviernos muy crudos, con poca comida, hambre, enfermedades, pérdidas. Como alguien quien crees tu enemigo, te ayuda poniéndose en peligro, y como alguien peor, cruel y sádico, puede llegar a tu vida para destrozarla.

También hay algunos capítulos contados desde el presente (año 1995) por una mujer ya mayor, la cual no se desvela su identidad hasta el último capítulo.

"¿Cómo puedo ir sin revivirlo todo, las cosas terribles que he hecho, el secreto que guardé, el hombre al que maté... y el que debería haber matado?"

Os podría contar más, pero es una de las reseñas mas difíciles de realizar sin contar algún spoiler. (con deciros que al escribirla he vuelto a llorar, recordando algunos momentos). Además prefiero que descubráis esta gran historia poco a poco. Veréis como va creciendo por momentos, pasareis por situaciones de mucha tensión, de amor, de nervios, de odio y tristeza.

Una historia que os removerá el corazón y el alma. Difícil de olvidar.

Su párrafo final es perfecto:

"Les sonrío, a mis dos chicos que deberían haberme roto y que sin embargo me salvaron, cada uno de una manera distinta. Gracias a ellos ahora sé lo que es importante, y no es lo que he perdido. Son mis recuerdos. Las heridas se cierran. El amor perdura.
Permanecemos."
+ Leer más
Comentar  Me gusta         21
Wanda
 24 marzo 2018
El ruiseñor fue un libro con el que me encontré de casualidad. Estaba en el aeropuerto en una escala de 6 horas, aburrida y cerca había un negocio con dos estantes de libros. Solo había unos pocos, de los cuales la mayoría ya los había leído. Fue cuando me cruce con El ruiseñor. La tapa me pareció hermosa, muy elegante, y al leer la sinopsis me convenció que podia ser un buen libro.

Simplemente lo ame, en todo sentido.

Los capítulos se van alternando desde la perspectiva de las dos protagonistas principales, Vianne y Isabelle. Personajes completamente opuestos entre sí.
La vida de las protagonistas se ve alterada cuando la Segunda Guerra Mundial llega a Francia.

Vianne, se ve obligada a hacerse fuerte para proteger a su hija, luego de que su marido es llamado a unirse al ejército. El pueblo donde vive se ve invadido por el ejercito alemán, quienes ocupan sus viviendas y racionan sus comidas, quedándose ellos con la gran mayoría de los víveres. El hambre y el sufrimiento se convierten en algo cotidiano.
Con el transcurrir de la historia Vianne deja de ser una persona pasiva simplemente intentando pasar desapercibida y superar los obstáculos, y comienza a tomar parte activa ayudando a sus vecinos y niños judíos a salvar sus vidas.

Isabelle por su parte, impaciente por la acción, se une a la resistencia y lleva a cabo peligrosos recorridos destinados a salvar la vida de pilotos aliados. Exponiéndose todos los días a ser atrapada y condenada a muerte por traición.
Isabelle experimenta también lo que es el amor y su personaje va entendiendo la importancia de ser prudente.

Sus vidas se cruzan en algunas partes de la historia, y demuestran cierta incomodidad entre ellas producto de problemas familiares del pasado. Pero al final de todo, la familia es lo más importante.

El ruiseñor muestra como personas comunes, mujeres fuertes cada una a su manera, hicieron una gran contribución durante la Guerra.

El modo de escribir de Krintin Hannah es precioso. Logra sumergirte completamente en la historia, querer a los personajes y sufrir con ellos. Tengo que admitir que hasta me hizo llorar.
La intriga se ve reflejada desde el principio del libro, dado que comienza con una escena de una de las hermanas, muchos años de finalizada la guerra, y muy de a poco a lo largo del libro, va dándote indicios de quien se trata. Sin embargo, no es hasta al final que lo descubrís.

Sin duda es un libro que recomiendo. Es la primera vez que leo algo de la escritora y en breve seguiré con otro libro de ella porque me encanto.

Enlace: https://entrelibrospeliculas..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         20
CARMINA
 24 enero 2018
Una frase me marcó al principio, esa voz en off que yo imaginaba profunda y llena de misterio, y que recitaba cada poco para mi, En el amor descubrimos quiénes queremos ser. En la guerra descubrimos quiénes somos en realidad, y es que no puedo imaginar mayor verdad, el ser humano puesto contra las cuerdas, sometido a presión descubre donde puede llegar, quién es realidad, y esta novela pone a sus personajes, a todos sin excepción en situaciones muy difíciles, excepcionales diría yo, y a pesar de encontrarnos ante una ficción histórica transmite sensaciones muy verosímiles que nos permite meternos en la piel de los personajes, avanzar con ellos, transformarnos con ellos, preguntarnos como habríamos actuado de encontrarnos en su situación.

Uno de los puntos fuertes de esta novela sin duda alguna son sus protagonistas, Vianne e Isabelle, dos mujeres antagónicas, dos mujeres a las que les cuesta quererse, enfrentadas desde el mismo momento en que perdieron a su madre, porque Vianne adolescente no supo cuidar de Isabelle, no supo darle la protección y el amor que solo una madre puede dar, y esta última pasó su infancia en internados de donde fue expulsada por distintos motivos y forjó un carácter rebelde, indómito que le ayudaría a afrontar la guerra con mucha inconsciencia e impulsividad.

Vianne es la mujer cabal, madre de familia, la que actúa de forma un tanto inocente y racional cuando Francia es invadida por los nazis despúes de la caída de la línea Maginot, una mujer débil que siempre ha estado protegida por su marido Antoine, que a penas sabe desenvolverse sin él, una mujer que se apoya en su mejor amiga, una judía, Rachel. El anuncio de la rendición del gobierno de Petain les llega a las dos hermanas juntas, en el pueblo donde su padre las abandonó tras la muerte de su mujer. Quizás ese sea el momento en el que es más patente ese carácter tan distinto, porque su forma de reaccionar no puede ser más contrapuesta, máxime cuando un nazi ocupa la casa e Isabelle es consciente del peligro que supone para su hermana y su sobrina.

Mientras Vianne sigue aferrada a su fe ciega en los gobernantes, Isabelle planta cara como puede, y descubre una forma de minar al enemigo, se convierte en una persona indispensable en La Resistencia, y vive su vida de forma inconsciente, siempre en el filo de la navaja. El transcurso de los meses también hacen mella en Vianne, el hambre, el frío, las injusticias, la persecución de los judios, la preocupación por su hermana... Quizás de ambos personajes es el que más evoluciona, el que más sufre, el que acumula más pérdidas en su alma, tal es su evolución que sorprende muy gratamente al lector, arriesgando su vida, pero sin la impulsividad de Isabelle.

Las gestas de la pequeña de los Rossignol son más heroicas, aventuras en mayúsculas, sin embargo hay momentos en que me hubiera gustado tenerla enfrente y decirle que no es bueno perder el miedo y jugar a ser Dios, que la suerte un día se acaba, y que nuestros actos tienen consecuencias para los demás, la he admirado tanto como me hubiera gustado reprenderla y meterla en vereda. A Vianne me hubiera gustado darle un baño de realidad en más de una ocasión, abrirle los ojos, pero la vida que es muy perra ella, consiguió todo lo que yo hubiera querido hacerle ver.

Junto a estos dos personajes protagonistas, nos encontramos secundarios de lujo, mujeres y hombres que saben darnos una lección de vida, que están dibujados con el mismo mimo y esmero que las dos hermanas, más mujeres que hombres, porque estos se podrían reducir a dos, Julien el padre de Vianne e Isabelle, el gran redimido de esta historia, y Gaëton, el hombre con los pies más anclados en la tierra que circula por la novela.

Además de las protagonistas la autora juega con los tiempos, con el presente y el pasado, con la primera persona y la tercera del singular, la acción transcurre casi integra desde 1939 a 1945, sin embargo comienza en América, donde una anciana con cáncer prepara una mudanza, desde que quedó viuda la casa le parece demasiado grande, está demasiado sola, y su hijo la traslada a una zona residencial de mayores. de su vida solo quiere llevarse un baúl lleno de recuerdos, y es precisamente ese baúl el que la hace volver a su Francia natal y a un periodo nada fácil de su vida.

Son pocos las capítulos que se ambientan en el presente y que están narrados por una mujer cuya identidad desconocemos, tampoco los flash back al pasado nos van a ayudar a desvelar su nombre, puesto que en la Francia ocupada el narrador es omnisciente, y nos cuenta tanto la perspectiva de Vianne como la de Isabelle, los capítulos se alternan, en todo momento sabremos como pasan la guerra ambas mujeres, las veremos evolucionar, sufrir, intentar protegerse la una la otra, pocas veces coincidirán en el mismo plano, y pocas veces sabrán la una de la otra. En un primer momento temí que la historia de una de las hermanas me atrajera más que la de la otra, que una terminara por eclipsar a la otra, sin embargo ambas me sedujeron por igual, quizás porque la autora ha sabido dosificar bien la intriga, la falta de osadía de Vianne la ha suplido poniéndole obstáculos cada vez más insalvables, con lo que el alma siempre la tenía en un puño, por un lado sufriendo por la osada Isabelle, por otro temiendo el momento en que la hermana cabal cayera en desgracia, porque las injusticias terminan por minar la resistencia, cuando una persona pasa de tenerlo todo a coleccionar ausencias llega un momento en que despierta del aletargamiento, y pasa a la acción.

Habrá de volver de nuevo al presente, y al final de la novela para conocer la identidad de la anciana y desvelar muchas de las incognitas, porque con el final de la guerra le perdemos la pista a Isabelle, a Vianne y a su familia, y esas pocas páginas noquean al lector, le dan un baño de realidad que más bien semejan un jarro de agua fría, pero eso lo tendrá que descubrir cada lector, deberá estar dispuesto a que le estrujen el corazón.

Son más de quinientas páginas llenas de magia, de amor, de traiciones, de frustraciones, de pérdidas y reencuentros, la autora hace gala de una prosa cuidada, bella e incluso en ocasiones poética, que proporciona un rayo de luz en tanta oscuridad, en tanta desgracia. Kristin tiene la habilidad de ponernos en la piel de sus personajes, nos hace sentir el hambre, el cansancio, el miedo, la desesperación, no nos ahorra ninguno de esos sentimientos, y lo hace de una manera magistral, dosificando el suspense, llevándonos de la mano de forma realista por las calles de Paris, que son las que transita Isabelle, pero también por los caminos embarrados de Carriveau, donde quizás la presencia nazi para el lector es más palpable.

Ambas localizaciones se convierten en un personaje más de la novela, las vemos lozanas, luminosas, alegres, desenfadadas, antes de la invasión nazi, y somos testigos de su declive, de sus sombras, sus miedos, su oscurantismo conforme pasan los años, nadie se siente seguro en una Francia en la que unos pocos para salvar sus propiedades colaboran con el enemigo, son capaces de vender a su vecino judío para quedarse con su casa o con su negocio. Nadie está seguro, y en ese ambiente la Resistencia se dedica a minar a los nazis, a intentar cambiar la situación, y poco a poco va consiguiéndolo a costa de arriesgar mucho.


Conclusión:


El Ruiseñor es una novela dura y a la vez bella, una historia que hará que veamos de otro modo la historia, y sobre todo que nos replanteemos las relaciones familiares, porque a veces cuando queremos ya es tarde. La autora nos conquistará desde las primeras páginas, nos guiará por la ocupación nazi de Francia de la mano de dos hermanas tan distintas como valientes.

Si te gustan los personajes femeninos con carisma, en El ruiseñor encontrarás unos cuantos, y de todas las edades, disfrutarás a la vez que descubrirás episodios nuevos, o al menos yo si los he descubierto, porque puedo afirmar sin temor a equivocarme que no es una novela más sobre la II Guerra Mundial y el holocausto judío, pero quizás para saber de que hablo deberías perderte entre sus páginas.
Enlace: https://detintaenvena.blogsp..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         20
Ohmybooks_19
 14 abril 2020
Para empezar es un libro que recomiendo por que no creo que deje indiferente a nadie, trata sobre la guerra entre la Alemania nazi y Francia pero no entra en política apenas se centra en el pueblo.
Hasta mitad del libro más o menos estaba en plan: vale si esta bien pero que pase algo fuerte ya!! (Yo soy así de morbosa) y ahora pienso que la autora quería que conociese a fondo a los personajes primero, que me encariñase de ellos, que me hiciese parte de ellos para luego enseñarme de las maneras más crueles lo terrible y despiadada que es una guerra.
Yo cuando pensaba en las guerras solo pensaba en el hombre que va al frente quiera o no a convatir con el enemigo separandolo de su familia sin saber si volverá, pero nunca había pensado en los que se quedan, en las mujeres que se quedan solas con los hijos, en las mujeres que no les queda nada más para quemar para pasar el durísimo invierno, en las mujeres que van a hacer largas colas para comprar comida y no queda, en las mujeres que enferman y ven enfermar a sus hijos sin poder hacer nada, en las mujeres que tienen que convivir con el enemigo y agachar la cabeza, en que los actos de valentía tienen consecuencias muy buenas pero también muy malas y aún así tan necesarias...
En fín yo os lo recomiendo si tenéis ganas de leer algún libro y no sabéis cuál creo que este es un acierto 😊
Enlace: https://www.instagram.com/p/..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         10
Lecturista
 09 enero 2020
Es una historia que habla sobre la pérdida, pero no solamente la obvia que es la muerte, sino la pérdida de la esperanza, la patria y la dignidad, por lo tanto te estremece hasta la última fibra, así que si son de los que les da pena llorar en público, absténganse de leerlo sólo en casa, especialmente las últimas cien-doscientas páginas que concentran la mayor parte de los momentos más duros de la historia, no sólo la muerte de algunos personajes sino las vejaciones, las torturas que se describen, que no es que sean muy detalladas, pero es que no hay necesidad de hacerlo para sentirlo en las entrañas y momentos que conmueven por su ternura, El Ruiseñor te hace llorar de coraje, tristeza y también de alegría, lo cual no es muy común en esta clase de historias.

Lee la reseña completa:
Enlace: https://bit.ly/37VtkPH
Comentar  Me gusta         10
lore_granpi
 28 enero 2019
Precioso.
Comentar  Me gusta         10


Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro

Otros libros de Kristin Hannah (3)Ver más




Test Ver más

¿Cuánto sabes sobre la literatura de Estados Unidos?

La leyenda de Sleepy Hollow es un relato corto de terror y romanticismo, se desarrolla en los alrededores de...

Nueva York
Londres
Chicago

10 preguntas
30 lectores participarón
Thèmes : literatura norteamericanaCrear un test sobre este libro
{* *}