InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
Crea una cuenta en Babelio para descubrir tus próximas lecturas Babelio en Français
>

Crítica de Carampangue


Carampangue
23 marzo 2019
Stephen King escribe habitualmente novelas de terror. Pero no debe encasillársele en este género: en su prolífica carrera, King ha pulsado diferentes teclas literarias. Como los novelistas de verdad, no ha prestado demasiada atención al tema de sus novelas, sino que ha atendido a sus propias obsesiones a la hora de escribir. Quizá por eso tenemos tantas historias suyas vinculadas al uso de la violencia, al poder y a gente buena enfrentada a situaciones límite.


Y en el mundo de El fugitivo estas tres cosas abundan: se trata de una novela ambientada en un Estados Unidos del año 2025, con ciudades horrorosamente contaminadas, y una brecha entre ricos y pobres verdaderamente escandalosa, en la que los adinerados pueden permitirse todos los lujos, mientras los asalariados sólo consiguen empleos que les dan lo justo para vivir. Es un mundo en el que ni siquiera es posible una revolución, puesto que ciertas libertades hedonistas (marihuana, libertad sexual), más la decisiva influencia de la televisión ("librevisión" se llama, en lo que es un magnífico chiste, así como llamar General Atomics a la empresa abusiva y todopoderosa) neutralizan a la población, manteniéndola en la obediencia frente a un régimen inaceptable.


Ben Richards es el protagonista de la historia. Y Ben no es un hombre nacido para conformarse; puesto en el trance de ver a su hijita enferma, no conseguir empleo (nadie quiere un empleado que reclama y que hace valer sus derechos), no acepta que su esposa, a la que adora, se tenga que prostituir en las calles para darle medicamentos a su hija, y decide participar en un concurso de a librevisión. Pues hay muchos concursos, y entregan premios en dinero, a cambio de arriesgar la salud, el funcionamiento de los órganos, un brazo o, para los verdaderamente afortunados, puedes ser cazado como una sabandija por tus conciudadanos.


Y Ben Richards es de los afortunados: es elegido para el principal concurso de la cadena, llamado El Fugitivo. En él, debe sobrevivir durante un mes, mientras un equipo especializado de la cadena lo perseguirá para matarlo, y los televidentes recibirán un premio en dinero si dan información que conduzca a su captura.


El fugitivo, entonces, es una novela sobre un hombre desesperado, pero también es una novela sobre nuestros temores: la cruel división de clases en los países desarrollados, el abuso del poder, la televisión como herramienta de dominación, la destrucción del medio ambiente. En una novelita breve, de ritmo muy rápido, con capítulos cortos y en los que predomina el diálogo, Stephen King resulta brillante en su capacidad de mostrarnos su fantasía futurista en pinceladas rápidas, usando un lenguaje coloquial y un tono levemente rabioso y desencantado, nos introduce no solo en su mundo, sino en una forma de ver ese mundo. El autor consigue aquí que no solamente empaticemos con su resentido y mordaz protagonista, sino que tomemos partido por él: deseamos que sobreviva el mes, que se lleve un vagón de dinero, y ojalá que destruya a la cadena y a su horrible sociedad.


Sumando y restando, totalmente recomendable: una novela ágil y atractiva, que presenta, como un espejo deforme y exagerado, algunos de los peores males de nuestro tiempo.
Comentar  Me gusta         10



Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro
Apreciaron esta crítica ()(1)ver más




{* *}