InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
Crea una cuenta en Babelio para descubrir tus próximas lecturas Babelio en Français

Isabel Murillo Fort; (Traductor)
ISBN : 8491291792
Editorial: Suma de Letras (06/09/2018)

Calificación promedio : 4.06/5 (sobre 16 calificaciones)
Resumen:
Entre palmeras y puestas de sol de postal, una maravillosa y fresca novela sobre un encantador hotel, amor, pérdida y segundas oportunidades en la vida y en el mar. Durante un día de playa en Florida en 1988 Maeve Donnelly vive dos momentos extraordinarios: primero, Daniel, el chico de sus sueños, la besa; segundo, un tiburón de puntas negras la muerde. Dieciocho años más tarde, y convertida en una reconocida bióloga marina, Maeve regresa al excéntrico hotel re... >Voir plus
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro
Críticas, Reseñas y Opiniones (15) Ver más Añadir una crítica
elrincondelharlequin
 24 marzo 2019
Hotel de las musas” me ha parecido una historia de lo más original y entretenida. Es de esas novelas que hacen que cuando estamos saturados de leer siempre lo mismo, las lecturas se vuelvan refrescantes.
Y lo más importante, decir que aunque la historia en un principio parezca simple, entre sus hojas esconde más trama de la que parece en un principio.
Hace algunos años que Maeve, nuestra protagonista, fue atacada por un tiburón. Como podría olvidar ese día. El día en que Daniel, el amor de su vida, la beso por primera vez. Y después, todo se volvió negro. Su cuerpo se había hundido en el agua y cuando despertó, se encontraba en la playa junto a Perri, Robin y Daniel con una mordedura de tiburón en la pierna.
Siendo sincera desde ese día todo su mundo dio un giro de 360º. Como si se tratara de un flechazo empezó a sentir una especie de conexión con estos animales tan temidos por el ser humano. Hasta el punto que, actualmente, se ha convertido en toda una gran bióloga marina.
Por fin ha llegado el día en el que su instancia de investigación ha llegado a su fin. Tendrá que despedirse de su compañero Nicholas quien sin saberlo se ha vuelto alguien especial en su corazón.
Ha pasado mucho tiempo, pero ya es hora de volver a casa al Hotel de Las Musas. ¿Pero qué pasaría si un viaje para descansar y desconectar se volviera todo lo contrario con la aparición repentina de Daniel en el hotel? ¿Conseguirá Maeve olvidar todo lo que paso, afrontarlo y perdonarle?
Hasta aquí os puedo contar. Para saber más tendréis que leer la historia completa.
Siéndoos sincera decidí leer esta historia debido a la peculiar sinopsis que se nos planteaba en este libro. Nunca había leído nada relacionado con tiburones, y la verdad que ha sido toda una experiencia.
Nada más empezar a leer, la autora consigue transportarnos a esa época veraniega que a todos nos gusta tanto. Es impresionante como con solo leer el primer capítulo ya te has imaginado gran parte de los paisajes y escenarios que aparecen en el libro.
Desde el hotel, con sus peculiares habitaciones, dedicadas a grandes figuras literarias, hasta esa playa de arena blanca que esconde grandes tesoros en su orilla.
Gran parte de la historia estará narrada en primera persona, a través del punto de vista de Maeve. Gracias a esto, viviremos junto a ella, de una manera más intensa y directa, todas las emociones y sentimientos que tendrá que afrontar a lo largo de los capítulos. Aunque también aparecerán momentos durante la lectura, donde algunos personajes se vuelvan también narradores
Me ha encantado como Maeve narraba los capítulos. Creo que la primera persona queda perfecta para este tipo de historias.
Uno de los puntos fuertes, y que más me ha gustado de la lectura, ha sido la crítica que se hace contra la caza furtiva de los animales salvajes y los negocios ilegales. La autora nos explicará, de una manera super detallada, la situación que se vive debido a la caza furtiva a través del personaje de Maeve. Y la verdad que las emociones y sentimientos han sido tan reales que, muchas veces, llegas a sentir la impotencia y la tristeza de no poder hacer nada en este tipo de situaciones tan injustas.
Como he comentado al principio, esta historia parece más compleja de lo que parece, y es que no solo girará en torno a una historia romántica. A lo largo del libro, viviremos junto a Maeve una etapa donde deberá afrontar todas las heridas abiertas en su corazón. Tendrá que decidir si vale la pena olvidar a Daniel o si es mejor pasar página y vivir, siguiendo adelante con su vida.
Los reencuentros con viejos conocidos, como su abuela Perri, su hermano Robin o su primer amor Daniel, harán que vuelva a recordar los momentos más felices de su vida, que la animarán a querer luchar por el futuro que se merece. Pero lo que realmente nos llegará al corazón, será su encuentro con Hazel, uno de los personajes más encantadores, inocentes y adorables del libro.
La única pega que le pondría a la historia es que no me he terminado de creer del todo el amor que siente Maeve hacia Daniel. Durante más de la mitad del libro la veremos indecisa sobre sus sentimientos y cuando por fin parece estar decidida, cambia de idea sin ninguna explicación.
No me parece normal que si está enamorada de uno de los personajes de un día para otro cambie sus sentimientos así como asi. La verdad es que este personaje me ha decepcionado un poco en este aspecto.
Sobre los personajes, en general, decir que me ha parecido que están muy bien construidos, vemos como con el tiempo van evolucionando haciéndoles parecer más reales
Maeve me ha parecido una chica valiente, aventurera y luchadora. Durante toda la historia tendremos claro cuáles son sus pensamientos y sus objetivos. Aunque, también habrá veces que nos darán ganas de tirarla de los pelos con algunas de sus indecisiones hacia Daniel. Me encanta la evolución que ha tenido, pasando de ser una mujer que teme afrontar su pasado a perdonar y buscar un nuevo futuro.
Daniel ha sido quien, en mi opinión, ha tenido menos evolución. Es un chico inseguro, posesivo y algo controlador. Veremos como se sigue comportando como en el pasado, con la diferencia de que esta vez tiene a Hazel, su hija. A pesar de esta nueva responsabilidad no me ha gustado mucho su comportamiento hacia Maeve. Sigue queriéndola tanto como antes, pero en vez de apoyarla en sus decisiones, demuestra ser algo inmaduro y posesivo. Solo piensa en sí mismo y su futuro con ella y no le importa la opinión de Maeve.
Nicholas me ha decepcionado un poco. A pesar de ser el tercer miembro de este triangulo amoroso no participa casi nada en la historia. Solamente le veremos al principio del libro y desaparecerá hasta prácticamente el final de la historia. A pesar de ello, tampoco me ha gustado su actitud a la hora de luchar por el amor de Maeve. Me ha parecido un poco pasota. Se da cuenta de que hay alguien más en el corazón de Maeve y prefiere quitarse de en medio hasta que ella se haya aclarado.
Para ser la primera historia de la autora me ha sorprendido muchísimo la forma que tiene de narrar y de meternos en el libro. Espero que la editorial nos traiga pronto otro trabajo suyo.
Enlace: http://elrincondelharlequin...
+ Leer más
Comentar  Me gusta         10
Kass_CK
 02 enero 2020
El hotel de las musas ha sido para mi uno de esos libros sencillos y complicados a la vez. Sencillo porque me enganchó rápidamente y me mantuvo en todo momento con el gusanillo de querer saber más. Y complicado por algo puramente personal, soy tremendamente empática con todo lo que tiene que ver con los animales y esta historia abre los ojos a ciertas prácticas que me producían muchísima angustia.
Nos encontramos con una protagonista que quizá inconscientemente está un poco anclada en el pasado, en lo que podría haber sido y no fue, pero que aparentemente estaría avanzando. de un incidente de su niñez acabó sacando la vocación de su vida y ahora se dedica al estudio de los tiburones, en concreto el tiburón limón que por cierto es una preciosidad. A raíz del trabajo conoce a Nicholas, un personaje que junto al de Maeve, me ha encantado. Empieza lo que podrían ser los inicios de una relación, pero por distintas circunstancias Maeve vuelve al hogar de su infancia, el hotel de su abuela y allí se reencuentra con su familia (con la que tiene una relación un tanto distante) y con él que fue el amor de su vida, pero con el que acabó de una forma bastante desagradable. En este momento surge la encrucijada para Maeve, donde tiene que tomar decisiones que marcarán su futuro y donde puede que aprenda que lo en un momento pensábamos que era todo lo que queríamos, no tiene por qué seguir siéndolo.
Sobre los personajes ya he comentado que Maeve y Nicholas son de mis favoritos, pero hay otro más que entraría en esta lista y es Hazel, me ha parecido encantadora. de los demás, sin embargo, no puedo decir lo mismo. Sentía mucha frustración con la familia de Maeve porque hay actitudes que no he entendido para nada y que me habrían vuelto loca de haberlas sufrido en mis carnes, Maeve tiene mucha más paciencia que yo, lo del hermano y su libro es de traca. Y Daniel, el tercero en discordia en lo que sería el triángulo amoroso… bueno, pues está ahí y hay que sufrirle, no se puede hacer otra cosa, cualquiera que me lea se dará cuenta de que no es precisamente santo de mi devoción.
Hablando en general, el estilo me ha resultado muy fácil de leer y creo que sería complicado adivinar solo por este libro que en realidad es su primera novela. Recomiendo mucho esta lectura, creo que la autora ha hecho un gran trabajo y además no solo se ha centrado en la trama amorosa, sino que ha traído a colación un tema super interesante y muy desconocido para muchos, del que creo que el lector puede aprender mucho. Y para ir terminando solo añadiré como algo anecdótico, que el hecho de que las habitaciones del hotel sean temáticas (cada una es de un autor clásico) me ha parecido una maravilla, yo me alojaría en la habitación Austen sin dudar.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         30
Nedyah
 07 noviembre 2018
Conocí la novela a raíz de una nota de prensa de la editorial y me animé a pedir un ejemplar a ver qué tal. El resultado ha sido muy bueno, mucho mejor del esperado, pues no nos encontramos solo ante una historia de amor en una isla paradisíaca, sino también con una trama de superación y avance tanto emocional como personal, y es un aspecto que me ha gustado mucho.
Maeve, nuestra protagonista, es una bióloga marina que descubrió y se enamoró de los tiburones a la temprana edad de 12 años, justo el día en que un tiburón limón le mordió en la pierna y le dejó un recuerdo en forma de cicatriz de más de treinta centímetros. Además, ese mismo día Daniel, el chico de sus sueños, la besó, dando inicio a una bonita amistad que continuó durante años, hasta que, a pocos meses de casarse con él, Daniel hizo algo imperdonable. Ahora, dieciocho años más tardes, Maeve ha decidido volver al hotel de su abuela, el Hotel de las Musas, donde se crió y pasó los mejores años de su infancia. Allí, volverá a encontrase con Daniel y los sentimientos enterrados encontrarán el modo de volver a florecer. Pero Maeve hace mucho que trató de olvidar y ahora tiene a Nicholas... ¿Qué hará? ¿Podrá Maeve perdonar a Daniel, su primer amor, o decidirá jugarse las cartas con Nicholas, el joven por el que empieza a sentir algo? Y entre dudas y encuentros románticos... alguien se dedica a matar tiburones y traficas con sus aletas en el mercado negro. ¿Será capaz Maeve de desenmascarar a los culpables antes antes de que se cobren la vida de más tiburones?
En Hotel de las Musas nos encontramos con dos tramas que se complementan a la perfección. Por un lado, tenemos la historia romántica y el triángulo amoroso entre Maeve, Daniel y Nicholas, pero no es un triángulo amoroso de los que chirrían o echan para atrás. Aquí nos encontramos con un inicio de trama donde Maeve está a gusto con Nicholas, un compañero de trabajo y apasionado de las rayas marinas que le ayuda en su investigación con los tiburones; una persona con la que comparte aficiones, profesión y forma de vida. Es una relación aún en pañales, pero se sobreentiende que lleva meses labrándose y va viento en popa, con algún que otro bache que Nicholas tratará de solucionar. Y también nos encontramos con Daniel, ese primer amor con el que Maeve estuvo a punto de contraer matrimonio y cuyo recuerdo sigue rumiando. Su reencuentro hará resurgir no sólo viejos sentimientos sino también viejas heridas que creía curadas, dando paso a una encrucijada donde Maeve tendrá que sopesar si merece la pena olvidar y volver con Daniel, o si debería pasar página y darle una oportunidad a lo que está empezando a sentir por Nicholas.
Y, por otro lado, tenemos un escenario de suspense y acción relacionado con la profesión de Maeve y sus preciados tiburones: alguien está asesinando a crías de tiburón, cortándoles las aletas para venderlas en el mercado negro y lucrarse con ello. Movida por su amor por el mar y todas las criaturas marinas, en especial los tiburones, Maeve investigará el asunto, poniéndose en el punto de mira de las personas que hay detrás de ese negocio ilegal.
Los personajes tienen una evolución más que notable a lo largo de la novela. Maeve es el personaje que más ha crecido y con el que es sencillo identificarse y empatizar. Maeve es una mujer enamorada de su trabajo y de los animales marinos que ha vivido atormentada por su pasado, dolida y llena de miedo y rencor por lo que le hizo Daniel, aquella persona con la que pensó que pasaría el resto de su vida. Pero, con todo, es una mujer que ha sabido recomponerse y buscar la vida que siempre ha deseado aunque, para ello, tenga que remover un poco el pasado y plantearse una perspectiva diferente.
Nicholas es un personaje que también me ha gustado por su forma de ser y de actuar de cara a los problemas que se le presentan con Maeve. Es un hombre que tiene claro lo que quiere y que también hace bastante cuenta de ello.
Daniel quizá es el que menos evolución tiene pero hay algo en su vida, que no voy a revelar para mantener la incertidumbre, que es clave para la evolución de Maeve, para que se dé cuenta de lo que quiere realmente en su vida y se lance en su búsqueda.
También tenemos a Robin, el hermano mellizo de Maeve, un poco bala perdida, y a su abuela, todo un encanto y buena consejera.
Hotel de las Musas es una novela llena de amor por los animales marinos, por la vida, por los demás, dentro de un entorno de mar y sol que es ideal para su lectura en época estival. Ann Kidd Traylor nos trae una trama en principio sencilla y de romance adulto que se va complicando conforme más nos adentramos en la lectura por la historia de crecimiento personal, la búsqueda de ese lugar en el mundo, y por la investigación y suspense en relación al mercado negro de aletas de tiburón. En cuanto al desenlace, no ha sido el esperado (o típico) pero sí el necesario y perfecto para una historia donde el encontrarse a uno mismo y lo que nos completa en la vida le gana batalla al apartado romántico.
En resumen, 'Hotel de las Musas' es una novela a simple vista sencilla y centrada en el romance que termina desarrollando una trama donde el crecimiento personal cobra gran importancia. Y todo ello aderezado con un poco de suspense e investigación en torno a las criaturas marinas que tanto adora la protagonista: los tiburones.

Enlace: https://eraseunlibro.blogspo..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         10
edicionilustrada
 08 agosto 2018
Hoy os traigo mi opinión sobre “Hotel de las Musas” de Ann Kidd Taylor.
La portada, preciosa, me evocaba a una lectura fresca para el verano, sencilla, con una historia romántica simple. Pero, todo lo contrario, me llevé una grata sorpresa, y me encontré con más de lo que esperaba.
A lo largo de la novela, se tratan muchos temas importantes, bajo mi punto de vista; el primer amor, el deseo de libertad, el pasado, la familia, el respeto por la naturaleza y los animales…
Nuestra protagonista, Maeve, ejerce como bióloga marina, tiene un gran amor hacia los tiburones y estar inmersa en el océano en contacto con ellos la hace sentir en paz, pero cuando regresa a la superficie, hay algo que no le permite ser feliz, los recuerdos dolorosos de su primer amor.
En su infancia, Maeve, sufrió dos grandes desafíos. La pérdida de sus padres, y el ataque de un tiburón. Lo primero, la forzó a vivir con su abuela en un hotel de la isla, donde conoció a Daniel, lo segundo la llevó a querer saber más sobre estos animales, y convertirse en bióloga marina.
Dieciocho años más tarde, Maeve vuelve al hotel de la isla y se ve obligada a enfrentar el pasado, ya no puede escapar y ocultarse en las profundidades. Ahora que parecía haberlo superado y en su corazón hay una puerta abierta hacia el futuro, con Daniel resurgen los recuerdos.
El estilo de escritura de Ann, nos logra transmitir los sentimientos de Maeve a la perfección, la acompañamos en sus dudas, las incertidumbres que surgen en su mente. Lleno de amor por lo que describe, especialmente cuando se trata de animales, logra transmitir el inmenso amor de la protagonista por los tiburones. Una lectura llena de poesía y calidez, con un estilo fluido y ritmo ajustado, no lento, muy introspectivo.
Disfruté mucho con la ambientación que ha creado la autora. Las descripciones de los lugares son cortas pero evocadoras, imaginé el hotel y todo el escenario de una manera vívida. Se siente el encanto del océano, como si el lector estuviera inmerso en ese espejo de agua salada con la protagonista.
En cuanto a los personajes, es un punto que me falló un poco. Ann ha creado a una mujer mujer fuerte y decidida, impulsada por la pasión y el coraje, pero al mismo tiempo, bloqueada, cerrado en sí misma. Evoluciona a través de toda la novela hasta que toma esas dos decisiones finales que nos sorprenderán, pero me ha faltado profundidad. Me hubiera gustado que hubiera más desarrollo de los personajes, tanto con Maeve, como los secundarios, y ese triángulo amoroso no me ha acabado de convencer, pero es mi opinión, que no sé que me pasa con los triángulos amorosos, que no me acaban de gustar.
Quitando esta pequeña pega, “Hotel de las Musas” es uno de esos libros que te hacen reflexionar. Por un lado, el necesario respeto a los animales, y la naturaleza, a todo lo que nos rodea. Por otro, el ser honestos y sinceros con nosotros mismos, y hacer lo que realmente nos haga felices, enfrentando las situaciones que nos provoquen miedo y los recuerdos dolorosos del pasado.
Una lectura ágil, llena de sentimientos, una ambientación fascinante, y que nos transmite un inmenso amor hacia los animales. Muy recomendable.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
MissCherryBooks
 06 diciembre 2019
Hotel de las Musas es una novela inteligente, con sabor clásico, un retrato de la madurez, de superar el pasado y descubrir que lo que una vez fueron nuestros sueños más anhelados, igual ya no lo son.
Maeve es una bióloga marina de treinta años en cuya vida siempre está presente el pasado, encarnado por Daniel su exprometido, los tiburones, el mar y su familia. A lo largo del libro la acompañaremos en una etapa de su vida en la cual se replanteará todo. Su trabajo, la familia, el futuro y el amor, todo esto se vuelve del revés cuando tras una serie de acontecimientos se reencuentra con el que fue el amor de su vida, Daniel, justo cuando empieza a rehacer su vida amorosa con su compañero de buceo, Nicholas. Las relaciones con su hermano gemelo, Robin, y su abuela, Perri, su única familia, son bastante distantes. Por si fuera poco también entra en acción Hazel, un personaje clave en el desarrollo de toda la historia y que a mi me ha resultado encantador. El eje central de su mundo son los tiburones, los cuales se volvieron una obsesión después de sufrir el mordisco de uno cuando era solo una niña, pero ¿Quiere que eso cambie? de eso trata este libro.
Una de las cosas que más me han sorprendido de este libro es que esta es la primera novela de la autora y jamás podría decir sin conocimiento de ello que esta novela es un debut, su brillantez es tal que puede recordar a grandes autores como F. Scott Fitzgerald. La forma narrativa de Ann es fascinante, sabe bien como transportarte, con pocas palabras, justo al punto en el que desea que estés, exponiéndote a un ataque a los sentidos y los recuerdos ¿Para quién es esta novela? Yo diría que no tiene una clasificación o etiqueta concreta, le gustará quizás a la gente que guste de las novelas con toques sentimentales o esas otras a las que les gusta aprender y descubrir cosas nuevas mientras disfruta de la lectura. No puedo evitar hablar también del mensaje "subliminal" tan precioso que tiene Hotel de las Musas, haciéndote reflexionar sobre el maltrato animal, los negocios ilegales que se mueven a su costa y la fama inmerecida que tienen criaturas tan fascinantes como los tiburones, que no generan otra cosa que acciones terribles hacia ellos. Os invito a disfrutar tanto como yo de Florida, el océano, los tiburones y la historia de madurez y re descubrimiento de Maeve, un personaje y un libro que nunca olvidarás.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         20
Citas y frases (2) Añadir cita
LorenaTitaniaLorenaTitania24 febrero 2019
"Siempre hay una tristeza en mí", dije. "No quiero que esté allí, pero lo está. Duerme dentro de mí, y cuando despierta no hay nada que pueda hacer al respecto."
Comentar  Me gusta         00
LorenaTitaniaLorenaTitania24 febrero 2019
Deberías prestarle atención a lo que te haga sentir vivo. Si te hace feliz, vale la pena seguir.
Comentar  Me gusta         00
otros libros clasificados: comedia románticaVer más
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro




Test Ver más

El amor en la literatura

El relato se extiende entre el romance trágico de dos jóvenes pertenecientes a sobresalientes familias enemigas de Verona, Italia.

La excelente y lamentable tragedia de Romeo y Julieta
La tragedia de Macbeth
La tragedia de Hamlet, príncipe de Dinamarca

10 preguntas
60 lectores participarón
Thèmes : romances , amorCrear un test sobre este libro
{* *} .. ..