InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
Crea una cuenta en Babelio para descubrir tus próximas lecturas Babelio en Français
>

Crítica de Shorby


Shorby
14 febrero 2018
Vengo con una reseña de un libro cuya historia no es apta para todo público ni estómago (e imagino que ya con este comentario unos cuantos descartan su lectura), sin embargo me ha fascinado de principio a fin.

Una historia realmente dura, cruel y muy bestia en determinadas ocasiones; pocas veces he parado de leer un libro para “darme un respiro” y con este me ha pasado un par de ellas… ojo, es una sensación que me encanta, pues cuando la historia me hace sentir determinadas cosas –ya sea rabia, alegría, tristeza o lo que sea- es muy muy de agradecer al autor.

Lo que más me ha impactado es que se trata de un hecho real.

Estamos en los años 50, en Estados Unidos, en una pequeña ciudad que pasa sin pena ni gloria, pues tampoco tiene realmente importancia. La típica población con casitas unifamiliares, con su jardín impoluto, sus barbacoas de vecinos y sus niños mamones; es uno de ellos, David, el que nos relata todo el suceso.

Meg y Susan son dos hermanas que han ido a parar a casa de los Chandler, ambas huérfanas y la más pequeña (Susan) lisiada por un accidente, las dos jóvenes están a cargo de su tía Ruth y conviven con ella y sus tres hijos (al loro con ellos). Los risueños e inocentes niños (ejem) quedan como todo hijo de vecino para jugar o pasar la tarde haciendo lo que sea, lo “típico” en adolescentes hormonados, vaya, ven revistas porno y hablan de tetas, fuman para creerse mayores, roban chocolatinas en la tienda del pueblo… y juegan al Juego.
El Juego consiste en dos equipos: uno lo forma el comando, formado por sólo una persona; el resto son los soldados. Si cogían al comando, éste era amordazado y atado y podían hacer con él lo que quisieran durante todo el día –el tiempo que duraba la captura-. El comando nunca gana.
Pero ahora ya no son tan críos, el Juego es diferente, más violento, con más mala leche, donde incluso puede llegarse a perder toda ética y moral. Así que por unanimidad (ejem, de nuevo) se decide meter a Meg en el Juego… y qué mejor escenario que un cubículo construido como refugio de guerra en el sótano de la familia Chandler.

En este caso viene al pelo esa frase de “la realidad supera a la ficción”, ya que lo más escalofriante es que son sucesos, como dije antes, ocurridos de verdad; sorprende realmente hasta dónde puede llegar la crueldad humana, que en este caso nos ofrece todo un espectáculo.

“No la va a creer. No va a hacer nada. Los polis hablan, pero nunca hacen nada por ayudarte.”

La narración mantiene al lector con el corazón en un puño casi desde las primeras páginas, es un libro realmente fácil de leer, por la forma en que está escrito y porque Ketchum tiene la habilidad de mantener tensión durante todo el relato, sin dejar respiro.

Hay dos películas basadas en este hecho, una de ellas (La chica de al lado (Jack Ketchum's girl next door), 2007) directamente en este libro; la otra (An american crime, 2007) en lo ocurrido directamente décadas atrás; he visto esta segunda y me encantó, cualquier peli que protagonice Ellen Page es digna de ver.

Sobre el suceso podemos encontrar información en Internet, leí un poquito para comparar libro y película y quedé anonadada, pues como ya dije unas líneas más arriba, una vez más la realidad se supera con creces.
Y es que la historia de Sylvia Likens, aunque cruda, merece no ser olvidada.
Comentar  Me gusta         00



Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro




{* *}