InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
Crea una cuenta en Babelio para descubrir tus próximas lecturas Babelio en Français
>

Crítica de AlhanaRhiverCross


AlhanaRhiverCross
17 septiembre 2019
al leer la primera parte de esta bilogía, me llevé una sorpresa mayúscula con Alice Kellen porque a pesar de que tenía buenas referencias, pensé que me iba a encontrar con una historia normalita, como me parecen la inmensa mayoría de las novelas románticas contemporáneas. En este caso, después de la sorpresa inicial, he rebajado un poco las emociones que he sentido al leer esta continuación aunque la narración sigue a la altura de Todo lo que nunca fuimos, que sigo pensando que es el mayor punto fuerte que tiene la bilogía al completo. No es que esta segunda parte no me haya gustado tanto como la primera, sino más bien que tiene otro tipo de elementos con los que me ha costado más emocionarme por cuestión de gustos. al tratarse de una segunda parte, es posible que haya alguna referencia a la trama aunque no hay verdaderos spoilers, pero podéis leerla bajo vuestra responsabilidad.

En esta ocasión, la historia comienza tres años más tarde desde el final de la primera parte, con Axel trabajando como representante y busca talentos para una agencia de arte y Leah comenzando sus estudios en la facultad de Bellas Artes, con nuevos amigos y buscándose así misma lejos de su hermano Oliver y del pueblecito australiano en el que creció. Exactamente desde hace tres años no se han vuelto a ver tal y como acabaron las cosas entre ellos por la decisión de Axel. Si la primera parte trataba sobre la necesidad de seguir adelante tras una pérdida enorme, el motor de esta segunda gira en torno al perdón. Quizás este haya sido el primer escollo que me he encontrado con respecto a la trama porque me ha parecido demasiado maximizado para lo que sucede en realidad. Es decir, sí que hay un motivo de peso para que Leah esté enfadada con Axel, pero si bien podía entender todos los sentimientos que tenía la protagonista con respecto a la pérdida de sus padres y la mala gestión de un luto alargado y su dificultad para seguir adelante (que no tiene por qué llegar a ser una depresión, ojo), en este caso no podía ponerme en su piel ni lo más mínimo al magnificar el rencor que le guarda a Axel por los acontecimientos del final de la primera parte, porque todo resulta, en una palabra: exagerado.

Los personajes principales siguen siendo Axel y Leah y la novela sigue estando narrada desde ambos puntos de vista en primera persona, aunque como diferencia con respecto a la primera parte, esta vez Leah tiene bastante más peso como voz narradora, algo que se nota en el número de capítulos que tiene dedicados y en su extensión. de hecho, diría que esto también ha tenido que ver con que no haya disfrutado tanto de sus partes porque se centra demasiado en ella como pintora y en todo el mundo del arte, de lo difícil que es triunfar y de lo fácil que lo tiene ella al parecer porque dala sensación de que todo le va saliendo perfecto con sus obras. Demasiado fácil para una persona que acaba de empezar en la facultad y ya está exponiendo y teniendo representantes de arte y compradores de sus cuadros. Esta parte me ha parecido demasiado idealizada pero también creo que ha tenido algo que ver con que este mundillo no me atraiga demasiado en tal nivel de detalle. Por ello, me ha costado bastante conectar con este aspecto de la novela y con los sentimientos de Leah al respecto, por el mero hecho de parecerme poco creíble o demasiado novelizado de forma poco sutil.

Por el contrario, Axel ha cambiado y ya no tiene el encanto que pude verle al principio. Ahora parece que gira solo en torno a Leah y su única meta en este libro es reconquistarla. Me gusta mucho como personaje pero no noto un cambio real con respecto a la primera más allá de que se ha enamorado y ahora ve Leah como una mujer y no como la hermana pequeña de su mejor amigo. Sin embargo, también es el que más tiene que demostrar porque, de hecho, su forma de ser y de gestionar los conflictos es la que desencadena el principal obstáculo entre la pareja y es él quien tiene que arreglar las cosas con respecto a Leah, a Oliver y en general con toda su familia postiza. A pesar de que sabemos desde un principio cómo va a terminar, la relación sigue siendo muy bonita y con mucha química. Además, la autora tiene la habilidad suficiente para alargar una trama que en realidad es bien sencilla y de la que en principio no hay más jugo que exprimir y aun así, no he podido evitar engancharme y he disfrutado mucho de cada una de las fases por las que va pasando la pareja.

Por otra parte, con esta bilogía he podido conocer a Alice Kellen como autora y todos los elogios que había oído sobre ella hacen verdadera justicia a su forma de narrar y de transmitir a través de las palabras. En muy pocas ocasiones me encuentro ansiosa por leer una continuación de una historia romántica inconclusa pero de esta vez y gracias al bonito estilo de narración que tiene la autora me he sorprendido a mí misma leyendo los dos libros seguidos sin sentir que me saturaba con más de lo mismo. Es una segunda parte natural y coherente con la primera parte aunque he notado algunas páginas de más para lo que finalmente se cuenta en este libro en concreto: en mi opinión, hay mucho menos que superar por la pareja que en la primera parte y sin embargo, se le dedican más páginas, muchas de ellas como he comentado, dedicadas a la faceta artística de los protagonistas. Aun así no se me ha hecho ni largo ni aburrido ni con capítulos vacíos, que siguen siendo tan cortitos y algunos de ellos con párrafos que son pequeñas joyitas narrativas. No me cabe duda de que Alice Kellen se va a convertir en una autora fija por aquí por méritos propios.

En resumen, es un buen final tanto de bilogía como de la bonita historia de Axel y Leah, pero que por un tema de gustos ha sido ligeramente inferior a la primera parte pese a que me haya mantenido enganchada al libro de la misma forma. El amor, la amistad y la familia siguen siendo los referentes para enredar una trama a priori simple pero que queda más que explotada por la destreza de Alice Kellen y decorada con su preciosa prosa. La narrativa es el punto más fuerte con el que juega la autora porque ha logrado que disfrute muchísimo de una historia que en otras circunstancias me habría parecido mediocre (por trama, me refiero) y en cambio he terminado con la sensación de haber leído una muy buena historia contada de una forma magnífica. Una recomendación asegurada cada vez que hable de Alice Kellen, sin dudarlo.
Enlace: http://enmitiempolibro.blogs..
Comentar  Me gusta         00



Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro




{* *}