InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
>

Crítica de Celeste_Cruz


Celeste_Cruz
30 abril 2021
Hans Christian Andersen es un escritor que trata de abrirse paso en el mundo de la literatura, sin demasiado éxito. Cuando no está escribiendo o recitando sus composiciones a un no muy entregado público, se dedica a visitar a Ana, una prostituta, pero, al contrario de lo que pueda parecer, no lo hace por placer. al peculiar escritor le atrae el cuerpo femenino y le gusta contemplarla y recortar su silueta en trozos de papel. Así pues, cuando el cadáver de Anna aparezca flotando en uno de los canales de Copenhague, su hermana, Molly, no duda en acusar a Andersen de su muerte, pues fue la última persona a la que vio salir de su cuarto y siempre lo ha considerado un tipo rarito. Así pues, Andersen será el principal sospechoso de asesinato y el inspector encargado de la investigación, con deferencia al protector del escritor, le dará tres días para demostrar su inocencia y encontrar al verdadero culpable o, sino, será incriminado por un delito que no cometió. Andersen conseguirá convencer a Molly de que él no mató a Anna y juntos comenzarán a investigar quién la asesinó y por qué.

Nos encontramos ante un thriller histórico ambientado en la Copenhague de 1834 donde tenemos como protagonista al creador de algunos de los cuentos más emblemáticos como La sirenita. En esta historia nos adentramos en los bajos fondos de la ciudad, nos mezclamos con borrachos, prostitutas, locos y criminales para averiguar quién está detrás de la atroz muerte de Anna. Esta novela está contada a dos voces. Por un lado, tenemos el punto de vista de Andersen, un escritor venido a poco y que acumula fracaso tras fracaso porque su carrera literaria no termina de despegar. Pese a tener como protector al hijo de un hombre influyente y que estos le ayuden a alcanzar sus aspiraciones, nadie parece estar interesado en sus escritos. Es curioso porque se nos retrata a Andersen como un hombre tímido, cobarde, apocado y fracasado, algo que yo jamás habría asociado con su figura. No conozco mucho acerca de la vida de este escritor, por lo que no sabría deciros cuanta rigurosidad histórica existe tras su retrato. Para colmo de males, le acusan de haber mutilado y asesinado a Anna, la prostituta a la que visitaba con asiduidad para plasmar su figura en recortes, hecho que, sin duda, hundirá definitivamente su carrera. Es por esto que no solo está en juego su inocencia, sino también su renombre, o el poco que le queda.

En esta carrera contrarreloj por encontrar al verdadero asesino contará con la inesperada ayuda de Molly, la hermana de Anna. Ambas mujeres han llevado una vida muy dura y en la prostitución han encontrado una vía de escape a su miseria. Soñaban con ahorrar lo suficiente como para poder comprar una taberna a las afueras de la ciudad y poder abandonar la prostitución, sobre todo desde que Anna tuvo a su hija, Marie, a quien quiere proteger a toda costa de aquel mundillo. Sin embargo, todos sus sueños se ven truncados tras el asesinato de Anna, por lo que Molly de repente se encuentra sola, sin recursos y teniendo que cuidar a una niña muy pequeña. A pesar de sus reticencias iniciales, Molly asume que Andersen es inocente y le ayudará a solventar el crimen. Molly es todo lo contrario al escritor. Es enérgica, luchadora, valiente y tiene mucho carácter lo que compensará con creces la desolación constante que rodea a Andersen.

Por otro lado, como ya he comentado, tenemos capítulos alternos donde nos encontramos con otro punto de vista. Y este es, nada más y nada menos, que el punto de vista del asesino, asesina en este caso, Madame Krieger, una mujer elegante, misteriosa y extremadamente inteligente. Si bien he leído algún que otro thriller donde el asesino actúa como narrador, normalmente sus capítulos son breves o dan muy poca información para que no sepas de quién se trata y se cree mucho más misterio alrededor de su figura. No obstante, aquí sabemos desde el principio quién es y se nos describe con todo lujo de detalles cómo asesina a Anna y cuáles serán sus próximos pasos. Esto me chocó porque al principio pensaba que obtener todos estos datos de primera mano le quitaría emoción a la historia, pero nada más lejos de la realidad. Los autores han hecho un trabajo magnífico para mantener la intriga y la tensión hasta el final y os aseguro que conocer a Madame Krieger no le quita ni pizca de encanto. Es más, el hecho de conocerla hace que el desenlace sea aún más sorprendente si cabe y os prometo que cuando os acercáis a la revelación final os quedaréis con la boca abierta.

El perfil psicológico de los personajes, su personalidad, sus deseos y pasiones, sus ambiciones, todo está perfectamente construido. Es muy fácil meternos en su piel y entender por qué hacen lo que hacen y por qué son como son. Además, los autores reflejan muy bien cómo han influido sus vidas en sus decisiones, logrando crear personajes muy realistas. Me ha impresionado especialmente el perfil del asesino y entender por qué mataba fue demoledor.

La pluma de los autores también me ha resultado impresionante. También me chocó al principio, ya que nos relatan las cosas tal y como son, sin embellecerlas, en toda su sucia y fea realidad. Hablan de la prostitución y de los asesinatos sin tapujos, sin utilizar metáforas ni comparaciones para que sea menos grotesco. Retratan a la perfección los bajos fondos de Copenhague, su sordidez y su baja moral sin rodeos, por lo que es una prosa dura y directa que encaja a la perfección con la imagen que se quiere mostrar al lector. La creación del ambiente es fantástica por lo que puedes casi oler los canales llenos de, literalmente, mierda en los que transcurre parte de la acción, puedes oler el humo, sentir la humedad y ver la pobreza que puebla las calles de la ciudad.

Es un thriller que no se hace predecible en ningún momento, pues no sabes qué intenciones puede tener el asesino o qué relaciones tiene con sus supuestas víctimas, lo que mantiene la tensión y la incertidumbre durante todas las páginas. El ritmo es trepidante mientras Andersen y Molly siguen las pistas, sintiendo la misma prisa que ellos porque se les acaba el tiempo; también es más pausado cuando están perdidos y no saben cómo continuar. Además está escrita en presente de indicativo, por lo que ayuda aún más a este ritmo frenético.

Asimismo, nos encontramos con que esta novela se toma como germen del famoso cuento de la sirenita, así como del cuento de la pequeña cerillera, también conocido como La niña de los fósforos, lo cuál me resultó bastante original.

Por poner un punto negativo, diré que no sé si me gustó cómo terminó el libro. No el desenlace en sí, que me resultó cuanto menos apoteósico, sino más bien cómo se trata la motivación del asesino. No os puedo revelar mucho, pero sí os puedo decir que por una parte entiendo el trato que se le da a las razones que tuvo Madame Krieger para asesinar a Anna teniendo en cuenta el contexto histórico, pero, al mismo tiempo, dicho trato me hizo sentir un poco... incómoda.

Como curiosidad, parece ser que Hans Christian Andersen llevaba escrupulosamente un diario personal donde escribía todo lo que le sucedía; sin embargo, parece ser que durante el año 1834 dejó de escribir, hecho en el que se basa esta novela ya que se supone que narra lo que sucedió en aquel año.

Muerte de una sirena es una novela estupenda para todo aquel que disfrute del thriller. Tiene todos los elementos del género que nos hacen coger un libro y no querer soltarlo hasta desvelar el misterio. Nos presenta una historia atípica en la que se relacionan uno de los escritores más celebres de la literatura con el asesinato de una prostituta y, a raíz de ahí, se desarrolla una historia inquietante, sorprendente y fascinante a partes iguales. Es una novela que ningún amante del thriller podría perderse.

Enlace: https://notodoesfantasia.blo..
Comentar  Me gusta         00



Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libroBookshop ORG