InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
Crea una cuenta en Babelio para descubrir tus próximas lecturas Babelio en Français
Críticas sobre Jaque al psicoanalista (16)
Ordenar por :   Fecha   Los más apreciados  



Añadir crítica
Maya
 17 noviembre 2018
“Cuando había recuperado ingenuamente su nombre y su profesión, había vuelto a ser vulnerable. Se regañó a sí mismo por haber llegado a pensar en algún momento que estaba a salvo. Cinco años le habían dado una sensación de seguridad que era falsa”.

John Katzenbach, escritor norteamericano, estudió periodismo, profesión que ejerció en el área de sucesos y crímenes, adquiriendo conocimientos que luego utilizaría en sus novelas. En 1987 comenzó a dedicarse exclusivamente a la literatura con libros de intriga psicológica.

En 2002, John Katzebach nos sorprendió con El psicoanalista, una obra que a casi todos nos dejó sin aliento hasta el final. El protagonista, el Doctor Starks, psicoanalista de éxito, recibe un anónimo el día de su 53 cumpleaños. Si en quince días no descubre al autor, debe elegir entre suicidarse o ver morir a sus allegados. El motivo de este reto es básicamente la venganza.

Ahora con Jaque al psicoanalista, no solo nos provoca una lectura compulsiva para saber su final, si no que tanto a quien ya lo leyó como a quien no lo ha leído, le dan ganas de hacerlo.

Pero volviendo a Jaque al psicoanalista, seguimos el hilo de la anterior novela. El Doctor Starks ha estado cinco años escondido, con una identidad falsa. Ahora recupera su solitaria vida y su trabajo en Miami, según él, ciudad ideal para esconderse entre la gente. Se ha especializado en estrés postraumático y a menudo trata a gente sin recursos. Un día encuentra a su antiguo enemigo, el Señor R., sentado en su consulta y apuntándole con una pistola. le pide ayuda para salvar a sus hermanos. Nuestro doctor no sale de su asombro y a partir de este momento, ya no podremos dejar la lectura en una acción imparable.

El personaje del psicoanalista está perfectamente definido, no es un hombre de acción, es un hombre de pensamiento que analiza todo lo que hace o va a hacer, que lleva una vida tranquila en su mundo, con sus pacientes, y sin embargo, siempre está alerta esperando la aparición de su enemigo. Lo más importante es cómo el autor sabe dar la vuelta al Doctor Stark para convertirle en prácticamente un asesino. Son excelentes las escenas en que Starks se pone a pensar qué haría un asesino y entonces lo hace o cambia sus planes:

“Sabía que la llamada estaba planeada para que el aspirante a asesino recabara información sobre él. Y sabía instintivamente que el truco consistía en aparentar responder sus preguntas sin contestar en realidad demasiado, mientras averiguaba muchísimas más cosas acerca del hombre que estaba al otro lado del teléfono”.

Como en todo thriller psicológico, el protagonista tiene que meterse en la retorcida mente del asesino para intentar adelantarse a sus pasos y solucionar el caso sin que haya víctimas.
Su oponente vuelve a ser el Señor R. un hombre perverso cuya única aptitud es matar, cuyo leiv motiv es la venganza, y el poco amor que tiene es para sus hermanos. Es un asesino nato, sin escrúpulos que no parará hasta conseguir su objetivo. Sus hermanos, una bella actriz y un poderoso abogado, solo son marionetas en sus manos, hacen lo que él les manda hacer. Es a ellos a quien persigue el anónimo asesino y a quien Starks tendrá que salvar.

Mi personaje favorito es la Sra. Heath, paciente riquísima, una mujer que lo ha vivido todo, enferma pero con una fuerza que supera a cualquier otro personaje, que no teme arriesgar, que no teme recordar y que no teme enfrentarse ni a sus mismos hijos.

También, como en su predecesor, en Jaque al psicoanalista encontramos un giro sorprendente en la acción cuando casi podría decirse que la historia está terminada. No es así: aquí empieza lo bueno.
En fin, solo una frase más para los que todavía dudan si leer o no esta novela:

“Volverán a encontrarte y entonces te matarán”
Enlace: https://www.salamandranegra...
+ Leer más
Comentar  Me gusta         50
Shiva_booklover
 31 enero 2020
Jaque al psicoanalista es la secuela, de esté no os voy a contar de qué trata para no hacer ningún spoiler, solo deciros que tengo sentimientos encontrados con esta segunda parte.
Este libro, igual que el primero, está dividido en dos partes, la primera parte me gustó mucho, el libro me tenía atrapada y muy intrigada, pero la segunda parte se me hizo bastante más lenta, le faltó una chispa, algo que me sorprendiera, metió cosas muy interesantes en la historia, pero que después quedaron en el aire, pudiendo haberle sacado mucho partido a esos detalles. El final me pareció un poco previsible y el epílogo me decepcionó.
Aún así el conjunto me gustó, me parece un thriller imprescindible para tener en nuestra estantería
Comentar  Me gusta         30
laurass89
 08 diciembre 2018
Las relaciones entre personas son cada vez son más complejas. El tener que contemplar diferentes factores como el tiempo, las circunstancias, las diferencias culturales o las particularidades individuales, hace que en algunas ocasiones más que relacionarnos con alguien estemos interpretándolo. Además, si la relación es profesional, la cosa se complica, jefes-empleados, profesores-alumnos, médico-paciente... Todo ello provoca que siempre tengamos que ir un paso por delante de lo que tenemos ante nuestros ojos y ese paso puede ser correcto o... ser un paso en falso.

Podemos entender que esta idea es uno de los motores que impulsa las tramas de las novelas de Katzenbach. A ella, por supuesto, tendríamos que añadir el requiebro psicológico que imprime a sus personajes. Ahora bien, ¿no tenemos todos algún recoveco por el que puede introducirse la luz de lo psicopático? 

Y, a mi juicio, esta es la exploración que John Katzenbach acomete en su nueva novela Jaque al psicoanalista, publicada por Ediciones B y que constituye la continuación de su anterior novela El psicoanalista.

Laberinto Técnico

Una de las primeras impresiones que me causó la novela fue que todo eso ya lo había leído antes. El género de suspense, sobre todo si es un thriller psicológico, puede tener como hándicap que su estructuración y puntos de giro (plots en el lenguaje cinematográfico) sean típicos: el asesino que parece que ha muerto, pero que no ha muerto; la muchacha seductora que está compinchada, etc.
Sin embargo, debo reconocer que en esta cuestión en la novela había ciertos regustos que me eran muy gratos. La relación entre el protagonista y el asesino, sea quien sea este, es muy entrañable, ya que recuerda mucho a la relación que Sherlock y Moriarty tenían entre ellos. En este sentido, la necesidad que tiene el doctor Starks de ponerse en el lugar del asesino, la reflexión secuencial de ambos, bebe, bajo mi punto de vista, de la más pura novela detectivesca. Sea esta Sherlock o cualquier otra.

Pero no solo la relación entre personajes tiene regustos familiares, sino que también el tono de las escenas más oscuras puede recordar a otro grande: Stephen King. La novela no es de terror, pero la tensión narrativa de ambos géneros puede ser compartida y en ese punto de unión es donde vemos la niebla de King en la novela de Katzenbach. El relato de la América profunda, la necesidad de que lo que sucede en el pueblo se quede en el pueblo, recuerdan escenarios y ambientes tan memorables como el de It, por ejemplo.

No obstante, hay alguna fisura en la parte técnica que desluce todo el entramado de la novela. En primer lugar tiene una construcción algo repetitiva, lo que  permite al lector saber qué va a pasar en las próximas páginas. Y no tiene nada que ver con la estructura del thriller en sí, sino con la propia novela. Cuando la misma secuencia la ha presentado ya tres veces, ya sabes cómo va a ser a cuarta y la quinta. Además, a nivel de la descripción del entorno, bien sea el escenario o bien sea la tensión psicológica superficial, emplea construcciones exactamente iguales y muy subjetivas, como si el propio autor no recordara que ya nos ha dado su opinión sobre tal edificio o no sé cual persona. Estos dos problemas hacen que la novela sobre todo en la primera parte sea un poco ralentizadora. 

Eso sí, el desenlace es brutal. En mi caso al menos, no me lo esperaba de ninguna manera. Se te dan varias posibilidades, puedes elucubrar otras tantas, pero es tan inesperado y tan poco ambientado que es sin duda genial. La parte del epílogo se hace un poco pesada, porque precisamente el desenlace quita el protagonismo a quien se supone que debería tenerlo y parece que el autor quiere devolvérselo en el epílogo. Pero lo dicho, un desenlace sorprendente y además con una puesta en escena estupenda.

El Cazador Cazado

Así como decíamos que lo primero que notas al nivel técnico son los aires conocidos, a nivel de trama, al principio de la novela, encontramos algunos problemas. Problemas que afectan al lector tanto si se ha leído El psicoanalista, la primera parte, como si no. En mi caso, no me había leído la primera novela y cuando se me dio la opción de coger esta no parecía completamente indispensable haberla leído. Y es cierto, me he enterado de todo lo que sucedía porque el autor no ha parado de explicar la primera novela durante toda la primera parte.

Esto es contraproducente. Por una parte, el lector de El psicoanalista conoce ya la historia como para que le tenga que estar explicando qué paso. Además, de malas maneras porque lo explica como flashes o como reflexiones internas del protagonista muy flojas, del tipo «claro, como hace cinco años yo hice esto y aquello y lo de más allá es normal que el asesino esté enfadado». Por otra parte, para quienes no hemos leído la primera parte, el contexto es suficiente y todo lo anterior casi innecesario. Lo podía haber solucionado con una referencia a que hacía cinco años el protagonista se había enfrentado a un asesino que le propuso un juego muy turbio. Lo que motivó al asesino hace cinco años no es relevante en esta segunda parte, no porque lo diga yo, sino porque el propio autor se centra más en que no ha podido cumplir su plan. Es decir, el motor de esta segunda parte es la venganza de los tres hermanos huérfanos (Virgil, Merlin y el señor R.) y terminar el trabajo, no el trauma... Menudo giro, ¿no?

Sin embargo, una vez que pasé esas páginas, una vez que terminaron las ráfagas del pasado, la novela me enganchó. Su protagonista es un personaje muy particular, cuya configuración se efectúa en la novela y a través de ella. Ha pasado de ser un hombre con una vida, a un hombre que busca su lugar, pasa del lujo y la riqueza a convertirse en un ser necesario para una comunidad que realmente lo necesita, como le sucede en Nueva Orleans o Miami. Y gracias a ello, va evolucionando como ser moral a través de sus casos (Tarik, Sra. Heath, Charlie, Roxxy). No solo atiende a sus pacientes y pone la mano para recibir el dinero, sino que aprende de ellos cómo es el mundo y qué dilemas aparecen teniendo en cuenta cómo este está estructurado.

Todo esto no es obvio en la novela, cosa que el autor hace muy bien, ya que la primera causa del movimiento de nuestro protagonista es arreglar el «fallo» que comete al final de la primera novela: dejar con vida al señor R. Sin embargo, pronto se da cuenta de que esto no es posible y de manera muy sutil y muy bien enlazada el autor le dará un nuevo motivo para continuar.

Así, y como ya hemos dicho antes, se llega a un final que si a nivel técnico era inesperado, a nivel de trama es inesperado y te saca una sonrisa. Quizá lo mejor de esta nueva novela de Katzenbach no sea el suspense en sí, sino la reflexión de los personajes, la valentía que nos muestran y el entramado psicológico de la misma. La partida llevada a cabo por los huérfanos se vuelve en su contra. Pasa de partida a baile, nuestro protagonista se convierte en el director de orquesta y las nuevas generaciones en los participantes. al final, de una u otra manera, todos somos algo psicópatas. 
Enlace: https://ellibroenelbolsillo...
+ Leer más
Comentar  Me gusta         30
fillola
 12 febrero 2020
Me gustó tanto la primera novela que me lancé a esta inmediatamente después de acabarla. Y aunque también me ha atrapado desde el primer momento reconozco que es un poco más floja que su predecesora. Sin embargo es también una lectura altamente recomendable con varios giros interesantes y un final totalmente inesperado.
Comentar  Me gusta         20
Silvinitah
 03 febrero 2020
Esta continuación género en mí, una contradicción me gustó y no me gustó.
Aún así, logró captar mí interés recién a mitad del libro, cosa que no me pasó con la primera parte, que me encantó desde el comienzo.
En líneas generales, me pareció más de lo mismo, sobre todo cuando el autor decide mostrar las cartas reales de la trama. Hubiera sido genial que le diera otro giro.
El final, inesperado, no me gustó demasiado porque esperaba una jugada brillante, por parte del protagonista (aunque tampoco es demasiado brillante su personalidad , la cual considero un poco cobarde). Sin embargo, le doy 4 estrellas porque Katzenbach logró engañarme hasta mitad del libro.
Comentar  Me gusta         20
ingbazapata
 25 diciembre 2018
Me tomo el atrevimiento de compararlo con lo sucedido con " Origen" de Dan Brown: un libro del que esperábamos mucho y recibimos poco. Siento que el autor se apresuró, que la historia pudo dar para más, que no logró conectar al lector con las mismas emociones, los mismos miedos, las mismas dudas de la entrega anterior. Supongo que Katzenbach quiso aprovechar el éxito del Psicoanalista, pero no siempre una secuela es tan buena idea.
Comentar  Me gusta         20
MisLecturas
 25 julio 2020
Cuando el año pasado leí "El psicoanalista", una novela publicada en español en el 2003, jamás imaginé que al autor se le ocurriría escribir una secuela. Digo esto porque la trama quedó perfectamente cerrada, o al menos eso parecía. Por eso cuando vi este título entre las novedades de la editorial, decidí leerlo para comprobar de qué hilo tiraría el autor que pudiera justificar esta historia que hoy os traigo. Los que no hayáis tenido ocasión de leer la anterior novela pero tengáis intención de hacerlo… abstenerse de leer mis impresiones. ¡¡Avisados estáis!!.



"La muerte es como cualquier deuda de dudoso cobro. al final hay que pagarla".



Cinco son los años transcurridos desde que el doctor Frederick Starks recibió una carta, firmada por un tal Rumpelstilskin (señor R.) que lo obligaba a suicidarse o uno tras otro, sus familiares y amigos, todos gente inocente, morirían a manos de un asesino. Aún sufre Ricky una pesadilla recurrente sobre este terrible episodio de su pasado, aunque ha intentado comenzar de cero en un lugar alejado de todo aquello. Ahora nuestro hombre vive afincado en Miami, donde tiene una pequeña consulta en la que recibe tan solo a pacientes adinerados, de modo que le queda tiempo libre para ofrecer sus servicios, de manera altruista, en el ala de psiquiatría de un hospital. Tras los acontecimientos en los que casi pierde la vida, germinó en él un interés creciente por los trastornos de estrés postraumático, lo que le llevó a atender a víctimas de las inundaciones de Nueva Orleans o del terremoto de Haití, además de impartir conferencias sobre el tema por diversos puntos del país. Todo esto forma parte del proceso de rehabilitación progresiva de su credibilidad y prestigio profesional. Starks se ha convertido en un psiquiatra itinerante, como a él le gusta sentirse, lo menos arraigado que puede permitirse.



Al volver a casa tras una jornada de trabajo encuentra al señor R, a quien ya creía que había eliminado de su vida, tumbado en el diván de psicoanálisis y apuntándole con una pistola. Necesita su ayuda, quiere que salve la vida de otras dos personas muy queridas para él y que están siendo amenazadas por un desconocido, la de sus hermanos. de no conseguir su objetivo, pagará con su vida. Starks deberá averiguar la identidad del asesino y resolver un crimen antes de que se produzca. Es un reto sin la menor oportunidad y las apuestas suben con cada segundo que pasa. Tictac. El tiempo corre en su contra. ¿Por qué motivo se pondría deliberadamente una persona cuerda entre un cazador y su presa? ¿Está dispuesto nuestro protagonista a arriesgar su vida por esas personas que un día quisieron acabar con él? ¿Podrá equilibrarse el juego de la muerte? Tendrás que leer este libro para averiguarlo…



Es inevitable hacer comparaciones entre estos dos títulos del autor que ¿formarían parte de una bilogía? Contundentemente sí. ¿Era necesaria la publicación de esta nueva entrega? En un tema que da para debatir, con sus detractores y sus partidarios, si bien la bloguera que suscribe se mantiene al margen de esa polémica. Estamos ante una novela cuyo desarrollo argumental sigue el mismo esquema que su antecesora, por lo que el factor sorpresa y originalidad se desvanecen. Una vez más tenemos a su protagonista amenazado, en una carrera contrarreloj tratando de desvelar la identidad de un asesino y cuando lo hace, intentando ir un paso por delante para desbaratar sus planes. Hasta ahí es todo lo mismo, una repetición calcada que incluso se articula en el mismo número de partes, tres en concreto, aunque esta secuela contiene una mayor cantidad de capítulos.



De la mano de un narrador omnisciente, la narración se focaliza única y exclusivamente en torno a su protagonista principal, impidiendo conocer la perspectiva del resto de personajes secundarios que participan en los acontecimientos y que le van a aportar cierto frescor a la historia. Tenemos pleno acceso a sus pensamientos para intentar comprender su comportamiento y las decisiones que toma. Seremos testigos de cómo va argumentando, debatiendo y valorando interiormente la situación. Por eso el punto fuerte de esta novela recae en su personaje principal, perfectamente planteado psicológicamente y a quien veremos darlo todo para lograr enfrentarse a un gran reto. Un reto que lo adentrará en el mismo pantano que se extendió ante él hace cinco años y que amenaza con engullirlo. Está cayendo por el abismo de un crimen y este es la cuna de otro que amenaza con producirse. En lo referente al estilo, Katzenbach hace uso de detalladas descripciones mediante una prosa sencilla y concisa en la que hay algo más de diálogos que en la primera entrega, por lo que su ritmo es bastante más marcado, incrementándose la tensión y el suspense conforme avanzamos en su lectura para confluir en un final sorprendente.




Sintetizando: "Jaque al psicoanalista" es un thriller psicológico con una trama que gira en torno a la venganza gestada en el pasado y transcurre a ritmo de thriller de la mano de un personaje memorable. John Katzenbach nos hace testigos de cómo reacciona alguien expuesto, una vez más, a una situación límite y de cómo dicha presión será el germen de una increíble transformación. Una historia en la que hay cabida para la desesperación, la duda, el miedo, la angustia, la valentía y la supervivencia, y que nos muestra lo vulnerables que nos tornamos cuando nuestra rutinaria vida se tuerce. Una novela de fácil lectura que incluye nuevos personajes secundarios y unos cuantos giros narrativos que asombrarán al lector, y que recomiendo a los amantes de este género literario.
Enlace: https://www.mislecturas.es/2..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
vcg26
 27 mayo 2020
Cuando pienso acerca de este libro lo primero que me viene a la mente es la palabra innecesario. La historia básicamente se podría decir que es un re-telling de «El psicoanalista». Mismos personajes, misma trama, casi mismo desenlace. No quiero hacer muchos spoilers pero creo que con solo leer la sinopsis se puede intuir de que trata la historia.
Enlace: https://amantedelaliteratura..
Comentar  Me gusta         00
Chapterbychapter_books
 15 mayo 2020
El doctor Starks cree que está a salvo y ya nunca tendrá que revivir lo sucedido hace 5 años cuando un grupo de hermanos vino a cambiarle la vida para siempre. En este tiempo ha logrado reconstruir su vida profesional, aunque esta vez está situado en Miami, donde enfoca su ayuda en adolescentes con problemas psicológicos y algún que otro caso de gente adinerada de Miami que busca pasar el tiempo para charlar.

Sin embargo, la seguridad del doctor se terminará pronto cuando descubre que el Señor R lo ha encontrado y esta vez vino en busca de su ayuda, pero no se irá con un no como respuesta.

Opinión personal:

Creo que para poder reseñarlo necesito dividir el libro en dos partes. El principio donde se genera el problema y la investigación, por un lado, y por otro el desenlace.
Me gustó mucho la forma en la que el autor volvió a incluir al señor R en la vida de Starks, porque al darle la vuelta y haberse convertido en las “victimas” que necesitan ayuda, le daba una cierta situación de poder que planteaba un libro que podría ser muy interesante. (Aunque sabiendo lo que pasó, no puedo comprender como Starks no hizo absolutamente nada para prepararse para esta eventualidad).

Una vez planteado el caso e iniciada toda la parte de investigación donde el doctor usará sus capacidades analíticas para descubrir la amenaza el libro muestra el típico estilo Katzenbach que tanto disfruto en sus historias. Te mantiene en el borde del asiento constantemente sin saber que giro dará a continuación, y el plot twist cuando descubre lo que está pasando me pareció excelente y la verdad es que estaba tan concentrada en otro sospechoso que no lo vi venir.

Lo que nos lleva al final del libro, y ahí es donde me decepcioné. Me gusta el detalle de como el mismo doctor Starks termina cubriendo el papel de “malo” del libro, pero la forma en la que terminan la historia me pareció demasiado apresurada, como que el nudo de la historia fue tan grande que al final, ya no sabía como desatarlo y fue por la solución fácil.

Es un buen thriller, tiene sus partes super intrigantes y atrapantes, pero simplemente creo que no está a la altura de lo que fue El psicoanalista.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
Vanevanegc
 08 mayo 2020
Ha sido una buena lectura pero no tanto como su predecesor pero aún así me mantuvo enganchada más y más con forme me acercaba al final.
El inicio fue muy desconcertante no sabía porque estaba pasando eso pero llegando a la mitad del libro todo tenía sentido además noté muchas cosas en común con "el psicoanalista"
Es se esos libros en los que justo llegando al final sucede un giro inesperado que te sorprende te deja paralizado pensando si es verdad lo que estas leyendo y eso me encantó

¡Pero que final! Inolvidable
Comentar  Me gusta         00


Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro





Test Ver más

¿Quién es el autor?

El retrato de Dorian Gray

William Shakespeare
Oscar Wilde
Emily Dickinson

15 preguntas
277 lectores participarón
Crear un test sobre este libro
{* *}