InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
Crea una cuenta en Babelio para descubrir tus próximas lecturas Babelio en Français

Francisco Abelenda (Traductor)
ISBN : 8445076787
Editorial: Booket (01/01/1901)

Calificación promedio : 3.93/5 (sobre 7 calificaciones)
Resumen:
«Escribiré mi informe como si contara una historia, pues me enseñaron siendo niño que la verdad nace de la imaginación. El más cierto de los episodios puede perderse en el estilo del relato, o quizá dominarlo: como esas extrañas joyas orgánicas de nuestros océanos, que si las usa una determinada mujer brilla cada día más, y en otras en cambio se empañan y se deshacen en polvo.»
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro
Críticas, Reseñas y Opiniones (5) Añadir una crítica
laurass89
 24 noviembre 2018
¿QUIÉN ERES TÚ? ¿QUÉ SOY YO? LA MANO IZQUIERDA DE LA OSCURIDAD DE URSULA K. LE GUIN
Con unas palabras simples, aisladas, pero grandiosas y complejas en su contexto, comienza la novela de ciencia ficción La mano izquierda de la oscuridad de la autora estadounidense Ursula K. le Guin, quizá mi novela de CF favorita. Sin embargo, puede que su nombre nos suene más por otras novelas englobadas en su serie fantástica de Terramar. Por desgracia, la poca fama que tuvo el género de la ciencia ficción frente al fantástico (Terramar) ha hecho que no se preste tanta atención entre el púbico a una de las mejores novelas de nuestro tiempo. Así, de hecho, ha sido contemplada entre de los expertos en el género y recompensada con un gran número de premios.
Lo que me propongo ahora es mostrarla –en un momento donde los prejuicios contra la ciencia ficción están en desuso, aunque no hayan desaparecido– tal cual y sin adscripciones ideológicas. En una sociedad que anda en pañales con la cuestión del respeto y la adscripción genérica, e incluso diría más, que anda en pañales en cuanto a la oposición masculino-femenino, mujer-hombre, este libro, creo que aún puede levantar ampollas porque estas etiquetas llevan implicaciones políticas. Os comento, no es de ayer... se escribió en 1969.
Y como andamos en pañales y señalamos con un dedo inquisidor lo extraño, no vemos el árbol en el bosque. Las especulaciones de esta estupenda escritora son maravillosas, pero no dejan de ser especulaciones de cómo habría de ser una sociedad donde el género no sea determinante. Su propuesta política es que sería determinante algo más peligroso, bajo mi punto de vista, el prestigio. Por ello no quiero centrarme en el aspecto político, sino en lo que sí podemos aplicar ahora mismo y que creo que es urgente aplicar. La novela nuestra algo tan insólito como desconocido: ellos, vosotros, nosotros.
Buscando la enseñanza
Ai, un hombre de Terra (terrano) viaja hasta Gueden, en terrano Invierno, para anexar el planeta a la confederación intergaláctica del Ecumen, parecido a nuestra Unión Europea. En dicho planeta habitan los «guedenianos», humanoides andróginos y cuyo sexo biológico está determinado una vez cada tres semanas por el contexto hormonal en el que se encuentren en ese momento. Esto que podría parecernos que reside en la esfera de lo privado, sin embargo, se convierte en dominio público, quizá debido a la periodicidad de estos cambios, ya que el estado atiende a ellos como un elemento más de la sociedad guedeniana. Todo está configurado en torno a las fases de kémmer (¿‘sexualidad', ‘apetencia sexual'...?): desde la monarquía, que contempla que su rey pueda quedarse embarazado y lo que ello conlleva, hasta el mundo laboral, ya que se han de dar días libres y el estado estará comprometido a garantizar la satisfacción del kémmer de cada ciudadano. de este modo podemos ver que la novela nos ofrece un estupendo escenario donde se nos permite contemplar otra manera de relacionarnos. Otro sistema del que tendremos que aprender para comprendernos a nosotros mismos.
¿Por qué a nosotros mismos? ¿Cómo entidad colectiva? He leído el libros varis veces y mi evolución personal ha ido cambiado en cuanto a su comprensión. En unas primeras lecturas Cuando vez me pareció interesante fabular con ese estado político sin etiquetas.

Publicado por Laura Santiago Sánchez noviembre 23, 2018
¿QUIÉN ERES TÚ? ¿QUÉ SOY YO? LA MANO IZQUIERDA DE LA OSCURIDAD DE URSULA K. LE GUIN

Escribiré mi informe como si contara una historia, pues me enseñaron siendo niño que la verdad nace de la imaginación. […] sin embargo, no hay tampoco en estas páginas ninguna falsedad y todo es parte del relato.
Con estas palabras, tan simples, aisladas, pero grandiosas y complejas en su contexto, comienza la novela de ciencia ficción La mano izquierda de la oscuridad de la autora estadounidense Ursula K. le Guin, quizá mi novela de CF favorita. Sin embargo, puede que su nombre nos suene más por otras novelas englobadas en su serie fantástica de Terramar. Por desgracia, la poca fama que tuvo el género de la ciencia ficción frente al fantástico (Terramar) ha hecho que no se preste tanta atención entre el púbico a una de las mejores novelas de nuestro tiempo. Así, de hecho, ha sido contemplada entre de los expertos en el género y recompensada con un gran número de premios.
Lo que me propongo ahora es mostrarla –en un momento donde los prejuicios contra la ciencia ficción están en desuso, aunque no hayan desaparecido– tal cual y sin adscripciones ideológicas. En una sociedad que anda en pañales con la cuestión del respeto y la adscripción genérica, e incluso diría más, que anda en pañales en cuanto a la oposición masculino-femenino, mujer-hombre, este libro, creo que aún puede levantar ampollas porque estas etiquetas llevan implicaciones políticas. Os comento, no es de ayer... se escribió en 1969.
Y como andamos en pañales y señalamos con un dedo inquisidor lo extraño, no vemos el árbol en el bosque. Las especulaciones de esta estupenda escritora son maravillosas, pero no dejan de ser especulaciones de cómo habría de ser una sociedad donde el género no sea determinante. Su propuesta política es que sería determinante algo más peligroso, bajo mi punto de vista, el prestigio. Por ello no quiero centrarme en el aspecto político, sino en lo que sí podemos aplicar ahora mismo y que creo que es urgente aplicar. La novela nuestra algo tan insólito como desconocido: ellos, vosotros, nosotros.
Buscando la enseñanza
Ai, un hombre de Terra (terrano) viaja hasta Gueden, en terrano Invierno, para anexar el planeta a la confederación intergaláctica del Ecumen, parecido a nuestra Unión Europea. En dicho planeta habitan los «guedenianos», humanoides andróginos y cuyo sexo biológico está determinado una vez cada tres semanas por el contexto hormonal en el que se encuentren en ese momento. Esto que podría parecernos que reside en la esfera de lo privado, sin embargo, se convierte en dominio público, quizá debido a la periodicidad de estos cambios, ya que el estado atiende a ellos como un elemento más de la sociedad guedeniana. Todo está configurado en torno a las fases de kémmer (¿‘sexualidad', ‘apetencia sexual'...?): desde la monarquía, que contempla que su rey pueda quedarse embarazado y lo que ello conlleva, hasta el mundo laboral, ya que se han de dar días libres y el estado estará comprometido a garantizar la satisfacción del kémmer de cada ciudadano. de este modo podemos ver que la novela nos ofrece un estupendo escenario donde se nos permite contemplar otra manera de relacionarnos. Otro sistema del que tendremos que aprender para comprendernos a nosotros mismos.
¿Por qué a nosotros mismos? ¿Cómo entidad colectiva? He leído el libros varis veces y mi evolución personal ha ido cambiado en cuanto a su comprensión. En unas primeras lecturas Cuando vez me pareció interesante fabular con ese estado político sin etiquetas donde:
En Invierno no existen. Uno es respetado y juzgado solo como ser humano. La experiencia es asombrosa
Pero después de leerlo unas cuantas veces más decidí mirarlo desde otro punto de vista ¿Y si hay que empezar la pirámide por abajo? ¿Y si es la práctica y no la teoría la que podría llevarnos a ese estado? Así que decidí que si tenía que destacar algo eran las conclusiones a las que había llegado en todas las lecturas.
Incapacidad en la otredad
Y empecé el planteamiento. Si los guedenianos no tenían definido el sexo la mayor parte del tiempo, el trato sería algo neutro, es decir, no habría nada biológico que inclinara a un guedeniano a hablar o no con otro, no habría ningún tabú frente a un otro diferente... Entonces, ¿cómo se veían entre ellos? La respuesta era sencilla: como guedenianos. La traducción a nuestro mundo es sencilla también, aunque abre una cuestión harto compleja, se veían como seres humanos morfológicamente iguales, se trataban como humanos. Pero, ¿qué es un ser humano?
Esto, en mi opinión, es lo que explora la novela por dos medios: por un lado, tendremos la concepción del terrano Ai, con el que el lector se sentirá identificado, que tiene un primer problema básico, su primer descubrimiento es el de la incapacidad de nombrar a los guedenianos tal cual eran.
El lenguaje queda así anulado, puesto que las fórmulas ‘él' o ‘ella', y lo que conllevan en cuanto a nuestras ideas sobre cómo comportarnos, no se adecúan a la realidad que está viviendo Ai. Por tanto, la capacidad de análisis social de Ai queda mermada, sus informes no son capaces de transmitir las relaciones de poder y cuando lo intenta, sin querer habla de actitudes femeninas o masculinas. Él se siente completamente diferente a ellos, pero sin embargo, lo tratan como a un igual, siendo de hecho diferente, lo que provoca a su vez su rechazo.
Por otro lado, tendremos la visión de «el otro», lo ajeno, representada por el personaje de Estraven. Guedeniano, perteneciente a la clase política y desterrado por su apoyo a Ai, aunque siempre están soterradas las cuestiones del prestigio, no entiende cuál es la diferencia entre él y el terrano. Atender a las particularidades de Ai, fuera de su sistema de prestigio, es algo de lo que no es capaz y la comunicación gestual y social (no la verbal) queda anulada en su caso. Sin embargo, al contrario que Ai, él no queda aislado sino que es el que aísla, algo inusual en Gueden donde hay uniformidad tanto física como social. Y esto precisamente es lo que hace que sienta curiosidad por el terrano.
Toda comunicación basada en la convención, en un principio, quedaría destruida y la relación entre ambos debe establecerse en otro plano. Con esta dificultad lo que se consigue es romper el término de normalidad, puesto que Ai querrá ser como los guedenianos para no sentirse aislado, es decir, ser «normal», concepto que estaría enfrentado con su propia noción terrana (y la del lector) de normalidad. Por su parte, Estraven busca la diferencia para poder comprender a Ai, cuando es algo inconcebible en la mentalidad guedeniana, donde prima, como hemos dicho, la uniformidad.
De este modo, se rompen en la novela las dos convenciones sociales más fuertes de una sociedad: el lenguaje y la homogeneidad. Es decir, nos quitamos los revestimientos que nos hacen ser un ser social para quedarnos, en un sentido figurado, en la infancia de las relaciones entre los hombres. Observamos y nos dirigimos a la primera categoría que se nos puede adscribir: lo humano, el ser, sin ninguna otra carga más que lo individual.
Lo humano, el otro, el yo
En ella, es donde llegamos a la única característica que obtenemos con certeza sobre la concepción de lo «humano». Ambos personajes, diferentes e iguales, descubren, no al mismo tiempo, que hay una cosa que tienen en común por encima de toda enseñanza o convención La única verdad es que moriremos. Ambos recorren caminos paralelos que en algunos momentos se entrecruzan, llegando, Estraven en primer lugar y finalmente Ai, a conocer cuál es el verdadero significado de la palabra humano. le Guin no hace un libro de autoayuda, no resuelve las cuestiones, solo las plantea para que nosotros pensemos, para que lleguemos a la verdad reconociendo nuestra propia ignorancia.

Enlace: http://ellibroenelbolsillo.b..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         20
laberintosdetinta
 25 octubre 2017
Publicada originalmente en Laberintos de tinta (https://laberintosdetinta.blogspot.com.es/2017/10/resena-la-mano-izquierda-de-la-oscuridad.html)
Este es el segundo libro de Ursula K. le Guin que leo, y si el primero, La rueda celeste, ya me sorprendió, ese me ha terminado de cautivar en forma y contenido.
Voy a empezar hablando de la prosa de le Guin, ya que me parece especialmente destacable, incluso dejando a un lado la trama. Su narración tiene un corte lírico muy bello que sumerge al lector de lleno en la historia y le trasmite miles de sensaciones para una misma escena. Por otro lado, la autora domina perfectamente el ritmo narrativo: la novela intercala piezas religiosas, mitológicas y políticas que configuran la construcción del mundo literario, Gueden, junto con los sucesos de Genly, el enviado del Ecumen, y Estraven, miembro del kiorremi (personas de confianza del rey de Karhide, una de las ciudades de Gueden).
Gueden es un planeta a más de 1000 años luz de la Tierra donde también se ha desarrollado vida humanoide y el Ecumen es una organización de carácter simbólico y regulativo, ya que no interfiere en la política de cada planeta, únicamente pretende unir a los diferentes planetas en los que se ha encontrado vida con una base de existencia similar, es decir, humana, para su colaboración y para propiciar la creación de vínculos entre ellos.
Me parece un gran acierto cómo está enfocado este hecho, ya que durante muchos años en la ciencia ficción ha sido un tópico describir la Tierra como el primer planeta con la capacidad intelectual y material como para descubrir otros planetas y, una vez descubiertos, colonizarlos. En este caso no es así, la Tierra fue visitada por miembros de otros planetas mucho más avanzados que ya estaban formando el Ecumen y nunca se establece un yugo sobre estos planetas “descubiertos”. El Ecumen pretende unir a la humanidad en general sin proceso de aculturación, es decir, sin intentar cambiar las costumbres, religiones o creencias de ese mundo. Esta creación literaria casa con la ideología de la autora, anarquista, y por lo tanto en contra de la autoridad del Estado.
En Gueden nos podemos encontrar, en general, un sistema socio-económico parecido al feudalismo terrestre, pero donde al mismo tiempo se ha dado un proceso de industrialización. También las formas de los guedenianos son muy diferentes a las terrícolas, toda interacción social está filtrada por el Shifgredor (una mezcla de poder, orgullo, reconocimiento público y honor) que convierte cada conversación en una batalla que lo aumenta o lo disminuye, por lo que los diálogos están llenos de fórmulas y de dobles sentidos que generan múltiples malentendidos entre quienes no son nativos (incluyendo, por supuesto, al lector) de Gueden y, precisamente, son los malentendidos los que sirven de detonante para la acción. Un malentendido entre nuestros dos protagonistas: Genly y Estraven.
Situándonos en ese plano, la construcción de los personajes secundarios disminuye en detrimento de la maravillosa caracterización que se realiza de estos dos personajes principales. Ambos están perfectamente matizados y se construyen a partir tanto de descripciones como de sus actos, la autora deja que ellos mismos se construyan (Recalco también la diversidad de sus personajes, ya que en las dos novelas que he leído de la autora aparecen personajes de diferentes razas, tanto por el lado extraterrestre como por el lado terrestre). La interrelación entre ambos personajes es, aunque no lo parezca en principio, el núcleo de esta novela. Ahora bien, lo que rodea a este núcleo narrativo es esa peculiar sexualidad de los guedenianos que se explica redundantemente en la sinopsis. En Gueden todos son andróginos, excepto durante una época al mes, llamada Kémmer, en la que de forma aleatoria, las hormonas de las parejas de kemmerantes se autoregulan para que uno pueda gestar y el otro fecundar. Es decir, la división sexual que en nuestra cultura es, biológicamente, “hembra” o “macho”.
La descripción de este sistema sexual se explica poco a poco, sin darnos un maremoto de información enciclopédica, pero al final nos queda un resultado coherente y, sobre todo, muy interesante. Muy interesante por su capacidad extrapolación a nuestro ámbito, uno de los fines de la novela. le Guin siempre se ha declarado feminista, y esa vertiente se ha dejado ver en novelas como esta y en algunos ensayos suyos, preocupada por el papel de la mujer como escritora, como lectora y como personaje. Básicamente, lo que hace en este libro es eliminar el dualismo de sexo, y por lo tanto, de género, y explorar qué es adquirido y qué es biológico.
Es un gran acierto que el protagonista principal, Genly Ai, sea de la Tierra y tenga, aunque algo mas matizados, los mismos prejuicios de género que se tienen en nuestra sociedad de ahí que esté continuamente confundiendo hechos y sucesos de Gueden y etiquetándolo todo automáticamente como masculino o femenino, algo que en Gueden no tiene sentido, de aquí también surgen los malentendiendo antes mencionados. No creo que la autora lo exponga como una mala actitud de Genly en sí, si no como un comportamiento adquirido en cualquier persona que forme parte de una cultura como la nuestra que hay que ir deconstruyendo.
Creo que lo que Ursula propone es que una vez eliminados los estereotipos o roles de genero, solo queda la humanidad desnuda, lo que realmente se debería juzgar de una persona y esto se expresa metafóricamente en el viaje que Ai tendrá que llevar a cabo. La autora también pone en primer plano el debate sobre cómo los roles de género no son algo abstracto, sino que tienen peso político y se materializan en cualquier vertiente de la sociedad. Ahora bien, si tenemos en cuenta que este libro se publicó en 1969 entenderemos mucho mejor por qué estas son unas de las grandes preocupaciones de la novela, ya que el feminismo radical (aclaro que la denominación radical en "feminismo" viene de "raíz", que significa que ataca y analiza lo que se considera el núcleo del problema: el patriarcado y los roles de género) que tuvo su auge en los años 70 estaba totalmente focalizado en los roles de género y en la destrucción de estos. Es muy interesante comparar la teoría feminista con la práctica literaria de le Guin.
Me pasaría toda la entrada poniendo ejemplos extraídos de la novela, pero me voy a contentar con señalar unos pocos para no spoilear el libro a posibles interesados. Por ejemplo, Genly ve a todos los guedenianos como hombres, aun siendo su forma antropomorfa, pero andrógina porque el universal siempre ha sido el sexo masculino, el género privilegiado; por eso, le choca encontrar gestos que, según su cifrado del mundo son "femeninos" o "masculinos" en una misma persona, pues la dicotomía entre los sexos siempre ha sido muy hierática. O por ejemplo, un asunto trivial, uno de los reyes de un país de Gueden queda embarazado: a Genly le parece hilarante y ridículo imaginarse a un rey embarazado porque lo extrapola con la experiencia en la Tierra donde que un hombre, y más un rey, tenga atributos considerados femeninos es considerado negativo y humillante, por la devaluación de lo considerado femenino, el género oprimido, en nuestra sociedad. Los guedeniandos también se ríen del rey, pero por muy distintos motivos, nunca por el embarazo, que ellos consideran algo positivo. En este contraste se encuentra el diálogo de la novela. En suma, estas son algunas de las muestras que nos da le Guin para poner de relieve cómo afectan los roles de género a nuestra concepción del mundo.
En fin, es genial asistir a ese viaje conceptual tan confuso al que se ve sometido Genly desde la incomprensión y el desagrado hasta la comprensión. Os dejo con un fragmento que me ha encantado para cerrar este tema:
"Un hombre desea que se tenga en cuenta su virilidad, una mujer desea que se aprecie su feminidad, por más indirectos y sutiles que sean este tener en cuenta y estas apreciaciones. En Invierno no existen. Uno es respetado y juzgado solo como ser humano. La experiencia es asombrosa".
Por último, solo me queda exponer aquí un detalle que me ha dejado una espinita clavada, ya que me hubiera gustado verlo reflejado en la novela. Creo que se desaprovecha la oportunidad de tratar el tema de la atracción sexual y/o sentimental por parte de Genly hacia algún guedeniano, simplemente por las reflexiones que podrían surgir de ahí debido a que Genly es heterosexual, pero se deja ver de forma implícita que se siente atraído por un personaje guedeniando que, como hemos dicho, es visto por este personaje como un hombre, entonces, ¿qué nos atrae realmente? ¿Estamos condicionados también por los roles de género en ese aspecto? Son preguntas muy sugestivas y tremendamente pertinentes en el marco de la obra, pero parece que la autora no quiere ir más allá de la insinuación.
En conclusión, La mano izquierda de la oscuridad en una gran obra literaria en general, y una maravillosa novela de ciencia ficción en particular. Su manera de afrontar el género es modélica: explora la cultura, la sociedad y las costumbres extraterrestres como modo de explorar al ser humano mismo y todas las cuestiones que le inquietan en general sin pecar de “teórica”, sino que su estilo literario es verdaderamente notable.
Enlace: https://laberintosdetinta.bl..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         20
GuadalupeVazquez
 29 enero 2019
Primero que nada tengo que decir que, a pesar de ser el cuarto libro de la saga, todos se pueden leer de manera independiente. Por lo tanto, esta reseña no contiene spoilers de la saga y, por supuesto, tampoco del libro.
Lo que más me gustó fue la premisa de este libro, y lo que promete. Ursula nos presenta una sociedad asexual, que posee un solo sexo y a la vez ambos. Es bastante interesante la manera en que desarrolla este concepto, y cómo nos va mostrando, a través del personaje principal, su comportamiento. Genly es humano, y por lo tanto lo único que conoce es femenino y masculino, luz y oscuridad, esto o lo otro. Por eso, desde el principio, se le dificulta "relacionarse" con estas personas sin dividirlas en uno o lo otro. Busca en ellos comportamientos femeninos, o masculinos, e intenta colocarlos en una de esta clasificación. Esto es bastante curioso, y nos demuestra lo acostumbrados que estamos a clasificar y dividir a las personas que nos es imposible concebir algo que no es ni masculino ni femenino y a la vez es las dos cosas.
La historia en sí y la trama no son lo más importante en este libro, sino el worldbuilding por así decirlo. Si bien tiene su peso, y avanza bastante rápido y ligero, lo más interesante de leer son las partes donde Genly estudia y analiza esta raza, sus costumbres, sus creencias y todo lo relacionado con ellos. al fin y al cabo, él no conoce mucho y está allí no solo para aprender de ellos sino también para convencerlos de unirse al Encumen. Las partes que me dejaron alucinada, personalmente porque soy aficionada al worldbuilding y la sociología/psicología, fueron las que hablaban sobre la organización de este mundo. Había muchos capítulos interesantes donde se explicaba sobre el kemmer, las creencias como el handdara (el cual me pareció bastante interesante, dejo unos ejemplos):
"El handdara es una religión sin instituciones, sin sacerdotes, sin jerarquías, sin votos, y sin credo; no sé todavía si tienen o no Dios. Es una religión elusiva, que se nos aparece siempre como alguna otra cosa. La única manifestación constante del handdara es la que se muestra en las fortalezas, sitios de retiro donde la gente va a pasar una noche, o la vida entera. No me hubiese interesado tanto en investigar este culto curiosamente intangible en sus lugares secretos si yo no hubiera deseado una respuesta a la pregunta que los investigadores habían dejado sin contestar. ¿Quiénes son los profetas y qué hacen realmente?"
----------
"—No estoy seguro. Soy sumamente ignorante.
El joven rió y me hizo una reverencia.
—¡Muy honrado! —dijo—. He vivido aquí tres años y todavía no he adquirido una ignorancia que valga la pena mencionar. —Parecía divertido, pero se mostró amable a la vez, y recordando algunos fragmentos doctrinarios del handdara entendí que había estado vanagloriándome demasiado, como si me hubiese acercado a él diciéndole «Soy sumamente hermoso».
—Quiero decir, no sé nada acerca de los profetas.
—¡Envidiable! —dijo el joven—. Mire, hemos de ensuciar la nieve con marcas de pisadas, para ir a alguna parte. ¿Puedo mostrarle el camino a la cañada?"
la forma de comportarte y de pensar, y el apéndice donde se hablaba del tiempo y la clasificación del mismo. Tiene, a su vez, cierto tinte científico que le da su toque de realismo, dejando en claro que Genly no es solo un emisario del Encumen sino que fue entrenado en diversas doctrinas y conocimientos antes de llegar a ese mundo extraño para ellos.
Lo único que quería resaltar, y que no me agradó mucho, fue la manera en que se nombra a las mujeres. Cada vez que el personaje principal hace relación a ellas, las cuales son pocas, lo hace de manera despectiva. Utiliza el género femenino cuando observa actitudes sumisas, tontas, impulsivas en la raza de este nuevo planeta. Incluso llega al punto de decir que le da asco uno de los personajes cuando observa en él rasgos femeninos. Comprendo que fue un tema de la época en la que el libro fue escrito, y más que nada del personaje, ya que no se puede culpar a un autor por la actitud de su personaje, pero esos pequeños pensamientos quedaron haciendo ruido en mi cabeza.
Podría hablar muchísimo más sobre todo el análisis social que podemos encontrar en este libro, pero no solo aburriría sino que también spoilearía los temas importantes que se toman. No me voy a cansar de decir que estoy alucinada con este libro, su construcción y todos los análisis y las teorías que se hacen sobre la sociedad y la naturaleza humana. Como dije antes, si bien la trama del libro es interesante y se desarrolla sin volverse pesada, lo importante del mismo son las cuestiones filosóficas que se plantean y desarrollan.
Enlace: https://loslibrosdelosdragon..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         10
Pau
 15 abril 2018
Creo que este libro tiene una belleza algo escondida. Tiene una narrativa tranquila y un ritmo que te atrapa.
Esta es la historia de Genly Ai, un enviado por el Ecumen para poder contactar con los habitantes de Gueden, para que formen una alianza interplanetaria.
Dos particularidades de este nuevo mundo, el frío es pan nuestro de cada día y los habitantes de este planeta son hermafroditas, que una vez al mes adaptan un sexo definido en un ritual de apareamiento.
Es un libro lleno de enseñanzas sobre cómo las diferencias en cuanto a género definen muchas cuestiones sociales, que en este lugar no existe.
Así como también, poder darnos cuenta de que a pesar de ser una raza de otro planeta, existe el miedo, el dolor y la corrupción.
Como jugando bien las cartas que se nos dan, se pueden llegar a lograr cosas.
Me encariñe mucho con ambos personajes principales, aunque al principio cuesta un poco porque no sabes si confiar en uno o no.
Recomendable.
Comentar  Me gusta         10
Jeraviz
 26 octubre 2018
Imagino que en su día este libro debió de ser todo un acontecimiento. Por la carga social, por las relaciones entre personajes y la investigación sobre el género.
Pero hoy en día me he aburrido como una ostra.
La acción comienza al 60%, todo lo anterior es una disertación sobre el mundo y las relaciones sociales sobre Invierno, el planeta donde transcurren los hechos. Y la parte final, aunque buena, no consigue olvidar el desierto (helado) por el que has pasado antes.
Comentar  Me gusta         00
Citas y frases (8) Ver más Añadir cita
Sara_feericaSara_feerica28 enero 2018
La capacidad humana de amar es muy variada. Pero el amor pasional es muy sexual, aunque no lo sea abiertamente. Creo que el amor se ha de basar en la confianza y la verdad, es una promesa de establecer algo, de ir adelante; eso me interesa más. Si la relación es in­feliz, familias que no funcionan, amores que no van, no sé. La vida es tan compleja.
Comentar  Me gusta         00
laurass89laurass8908 septiembre 2018
Escribiré mi informe como si contara una historia, pues me enseñaron siendo niño que la verdad nace de la imaginación. […] sin embargo, no hay tampoco en estas páginas ninguna falsedad y todo es parte del relato
Comentar  Me gusta         00
laurass89laurass8908 septiembre 2018
Un guedeniano me parecía entonces primero un hombre, y luego una mujer, y les asignaba así categorías del todo irrelevantes para ellos, y para mi fundamentales
Comentar  Me gusta         00
Sara_feericaSara_feerica28 enero 2018
La luz es la mano izquierda de la oscuridad, y la oscuridad es la mano derecha de la luz; las dos son una, vida y muerte, juntas como amantes.
Comentar  Me gusta         00
laurass89laurass8908 septiembre 2018
Las diferencias de Ai con nosotros son profundas, y no se ven fácilmente. Hay que conocerlo para saber que es un extraño
Comentar  Me gusta         00
otros libros clasificados: ciencia ficciónVer más
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro





Test Ver más

Literatura española

¿Quién es el autor/la autora de Episodios Nacionales?

Emilia Pardo Bazán
Benito Perez Galdós
Rosalía De Castro
Gustavo Adolfo Bécquer

5 preguntas
56 lectores participarón
Thèmes : literatura españolaCrear un test sobre este libro
{* *}