InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
Crea una cuenta en Babelio para descubrir tus próximas lecturas Babelio en Français
>

Crítica de LAKY


LAKY
28 diciembre 2018
En el año 1994 un horrible crimen sucedió en la tranquila y turística villa de Orphea, en los Hamptons. La familia del alcalde fue asesinada en su propia casa y el asesino se llevó también por delante a una mujer que estaba haciendo deporte delante de la mansión y que tuvo la desgracia de ver al asesino. Los por entonces jóvenes policías Jesse Rosenberg y Derek Scott resolvieron el caso pero éste, su primer caso importante, les dejó bastante tocados.

Han pasado veinte años y vuelve a celebrarse el festival de teatro que justo se inauguraba aquel fatídico día de 1994. Una periodista está escribiendo un libro sobre el cuádruple asesinato; ella está convencida de que el caso no se resolvió satisfactoriamente y que el asesino sigue suelto. Cuando la periodista, Stephanie Mailer, desaparece suenan todas las alarmas. Serán los mismos policías quienes se encargarán de investigar esta misteriosa desaparición. Para ello serán ayudados por Anna Kanner, una talentosa policía que se ha incorporado hace poco a la comisaría de Orphea

La desaparición de Stephanie Mailer” es una novela de corte policíaco pero que, siendo de Joel Dicker, no se limita a una simple investigación sino que va mucho más allá. Con una serie de tramas y subtramas de todo tipo, su estructura es realmente compleja. Joel Dicker no se despeina a la hora de tirar de diferentes hilos, de mezclar tiempos y tramas, de enriquecer la historia principal con diferentes subtramas relativas a todos los personajes que pululan por la novela. Y, aunque parezca increíble, todo acaba encajando de la manera más perfecta posible, dejando todo resuelto de la forma más satisfactoria y dándose al final cuenta el lector de lo difícil que ha tenido que ser crear esa estructura donde todo encaja con absoluta perfección. Estructura complicada pero lectura super sencilla pues, una vez más, este autor consigue que nos quedemos pegados a las páginas de su libro y que no podamos parar de leer.

Como digo, es una novela policíaca en la que el equipo investigador tendrá que resolver dos casos: el del presente -la desaparición de Stephanie Mailer- y el del pasado -el cuádruple asesinato-. Porque, aunque este caso fue resuelto, se encontró al culpable y todo quedó atado, surge la duda en los investigadores de si realmente se resolvió adecuadamente. Así que tendrán que revisar todo lo que ocurrió hace veinte años. Y ello supondrá para Derek y Jesse un tremendo coste personal pues fue un caso que les afectó terriblemente

Pero, además, hay muchas subtramas que se enredan con la trama polícíaca y que nos hablarán de las historias personales de algunos de los habitantes de Orphea, tanto los del presente como los del pasado. No os cuento nada más porque no quiero desvelar nada transcendente pero sí he de decir que esas historias personales encajan perfectamente dentro de la trama principal y la dotan de mucho interés. Además, están introducidas de una manera muy adecuada en mi opinión. Por ejemplo, en la historia del presente se dice algo concreto y ese algo da pie a que la novela se retrotraiga al pasado para ver los antecedentes (me ha parecido un recurso muy teatral y , dado que todo gira en torno al festival de teatro de Orphea pienso que, quizás, el autor ha querido hacer un homenaje a dicho género. Aunque no me hagáis tampoco mucho caso que quizás son sólo cosas mías...)

La novela atrapa desde las primeras páginas y te mantiene así hasta las últimas. Si hay algo que Dicker saber hacer es suscitar el interés del lector. He leído tres novelas suyas y son a cada cual más adictiva. Ésta, en concreto, quizás no sea la más adictiva de las tres (para mi, la más “page-turner” sigue siendo “El caso Harry Quebert) pero, aún así, es difícil parar de leer. El interés no decae en ningún momento, la intriga tampoco. Necesitas saber y, como la historia está contada con mucho ritmo y el libro se lee fácil, es difícil parar de leer. Es un tocho de seiscientas cincuenta páginas pero, aún así, vuela entre las manos.

Como no podía ser de otra manera, tiene muchos giros inesperados y sorpresas varias. En esta ocasión, cosa rara, adiviné desde el principio una de las sorpresas principales de la historia pero da igual, me esperaban muchas otras.

Como he señalado más arriba, la estructura es compleja. Con saltos continuos en el tiempo y muchas subtramas, además hay cambios de narradores y, lo mismo nos encontramos con un narrador omnisciente que algún personaje que se dirige a nosotros en primera persona. Todo muy bien llevado

Joël Dicker siempre sorprende. Las tres novelas que he leído suyas son muy diferentes y sólo coinciden en lo buenas que son y en lo mucho que me han gustado. Por lo demás, no tienen demasiado que ver unas con otras. Si bien las otras podían considerarse novelas de intriga en un sentido amplio, ésta lo es sin duda alguna: concretando más, es una novela policíaca. Pero no es ni mucho menos como cualquier novela policíaca al uso sino mucho más compleja y rica. Las diferentes subtramas aportan historias familiares, asuntos políticos, odios exacerbados, deseos de venganza, relaciones amorosas, pérdidas…. Es difícil encontrar en otras novelas del género tanta riqueza en cuanto a la trama y a los personajes.

Otro de los puntos fuertes del autor, en todas sus novelas, es la caracterización que hace de los personajes. Todos ellos, los protagonistas pero también los secundarios, son personajes reales y al final acabas conociéndolos y entendiendo sus motivaciones. Se nos van desvelando a lo largo de la historia porque casi todos ellos guardan algún secreto que tendremos que descubrir y que el autor apunta desde el principio pero no revela hasta muy avanzada la novela. Jesse, Derek, Anna, los dos alcaldes, algunos periodistas… Son muchos los personajes que desfilan por la novela pero cada uno tiene su personalidad por lo que es fácil hacerse con todos ellos


Conclusión final

Una vez más, Joël Dicker me ha hecho disfrutar muchísimo con la lectura de una de sus novelas. “La desaparición de Stephanie Mailer” es un libro que es puro entretenimiento y está hecho para devorar pero, a la vez, es un muy buen libro: bien escrito, con personajes muy potentes y con una estructura y una trama complejas llevadas con mucho acierto. Muy muy recomendable


Enlace: https://librosquehayqueleer-..
Comentar  Me gusta         20



Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro
Apreciaron esta crítica ()(2)ver más




{* *}