InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
Crea una cuenta en Babelio para descubrir tus próximas lecturas Babelio en Français
>

Crítica de Alpispa


Alpispa
17 mayo 2020
Antes que nada, me gustaría recomendaros que no os dejarais llevar por esa recomendación que aparece en el libro, que dice algo así de que esta saga es ideal para los amantes de Juego de tronos y Los juegos del Hambre. Vamos a ver, yo he leído ambas sagas y sí, son una pasada, pero no tienen nada que ver con esta. No entiendo el empeño de comparar libros con otros que han tenido mucho éxito, cuando la historia de la reina del Tearling brilla con luz propia, no necesita de ninguna ayuda de otros best-sellers. En serio, cuando veo esas cosas en los libros más que llamarme, hacen que me eche para atrás. No sé si a vosotros os pasa lo mismo, pero tenía que decirlo.
Para empezar, os diré que este no es un libro fantástico más, sino que tiene algo que lo hace especial. Creo que esto se debe a que, aunque tenga elementos fantásticos, la historia es tan real que impresiona. Podríamos decir que lector y novela se fusionan, sintiendo en nuestra piel todo lo que ocurre en cada página. Con esto no quiero decir que sea una historia para llorar, porque no es el caso, sino que empatizamos muchísimo con los personajes, sobre todo con la protagonista.
Es una lectura que empieza fuerte, sí señor, ya que la situación de Kelsea es difícil: ya tiene diecinueve años , por tanto, puede ser coronada por fin, ya que es la legítima heredera al trono. Parece una suerte, pero en realidad es una pesadilla, ya que tendrá que conseguir llegar a La Ciudadela lo más pronto posible, evitando a todos esos enemigos que la quieren muerta. Pero eso es solo el principio, porque el Tearling no es precisamente como ella lo había imaginado. He de mencionar que esta primera entrega es un poco introductoria, debido a que se nos tiene que explicar no solo la situación actual y los reinos que hay, sino el pasado y la historia de los personajes que más aparecen, etc. Vamos, que es algo normal, he agradecido que la autora nos dé información a cuentagotas, para no saturarnos ni que tantos datos vuelvan el libro tedioso, añadiendo incluso más interés a la trama. Esta lectura es un vaivén y nosotros nos movemos con ella, en ocasiones nos tensamos, por las situaciones desagradables o el peligro inminente al que nos enfrentamos, acelerándose nuestros corazones (por ejemplo, la escena de la coronación fue sublime), mientras que otras veces toca atender a lo que nos cuentan los personajes, prestando atención a todo detalle porque cada elemento puede ser importante en un futuro.
Sin embargo, tengo una pequeña queja, la cual es la extensión de los capítulos, porque son demasiado largos para mi gusto. Para que os hagáis una idea, lo dejo en que son solo 14 capítulos para un libro de casi 500 páginas, así que ya os podéis imaginar que cada uno está compuesto de 30-50 páginas, dependiendo del que sea. Yo siempre he preferido capítulos cortos, pero los que son de término medio no me molestan, sé que a veces son necesarios y no afectan a la lectura. Pero que sean tan largos como los de esta obra, aunque atrapan, hacían que llegara un momento en el que me preguntaba: ¿pero este capítulo no va a terminar nunca? Cosa que ralentizaba un poco la lectura y provoca que el ritmo fuera irregular. Además, no me gusta dejar un capítulo a medias, tengo la manía de terminarlo antes de dejar el libro para hacer cualquier otra cosa, lo que dificultaba más todavía el parar de leer o tener tiempo para leer varios capítulos de una sentada.
Los personajes están muy bien construidos. Kelsea ha sido una protagonista diez, por varias cuestiones. En primer lugar, haré referencia a su físico. Kelsea no es la típica heredera al trono bellísima, vanidosa, que deslumbra a todos con su cuerpazo, pelazo y todo lo que se le añada el sufijo -azo. Nuestra futura reina es más bien regordeta y feúcha, muy lejos de ser considerada hermosa. Pero eso no hace que los demás la admiren menos, ni que su confianza y seguridad en sí misma mengüe. Kelsea pone en práctica todos esos años de preparación y dedicación, todo eso que ha aprendido en su vida, pero se llevará una sorpresa cuando llegue a su destino. Es un personaje que me ha encantado, porque es digna de ser reina; lucha por sus ideales, sin importar que con ello se gane más enemigos de los que tiene (que ya es decir), tiene una mano de hierro, le gusta hacer las cosas por sí misma y cuenta con un dote de mando, cuando ella habla, parece que el mundo se para a escucharla. Pero no solo vemos esa faceta suya, sino que comprendemos cómo ha sido su infancia, esa soledad que experimentaba, ya que solo vivía con sus padres adoptivos, de los cuales únicamente Barty le expresaba su amor, mientras que Carlin era rígida y distante. Por ello, vemos bien como ha sido una niña que ha sacrificado mucho simplemente por el hecho de ser quién es, que está falta de cariño y ha vivido pensando que su madre biológica era una reina excelente y bondadosa, cuando tal vez la realidad no sea tan bonita.
Del resto de personajes, me gustaría destacar a Maza, el capitán de la Guardia Real. Maza es un hombre implacable, todos le respetan, lo valoran y lo temen. Es bastante distante, quizás un poquito despiadado, pero también deja ver su humanidad en alguna que otra ocasión, mostrando sus sentimientos, aunque de manera muy superficial. Yo diría que es un hombre que se exige demasiado a sí mismo y que carga mucho peso sobre sus hombros, un pasado que no se ha atrevido a dejar ir. No me puedo olvidar de El Traedor, un bandido que se llevará muy bien con Kelsea, todo el mundo lo conoce porque consigue lo que quiere y ha llegado a robarle muchos bienes y dinero al rey Regente.
Por si fuera poco, también contaremos con perspectivas distintas a la de Kelsea, como la de la reina de Mortmense, una mujer sin corazón, cruel y poderosa, la del Regente, el tío de Kelsea, que es un ser despreciable y bastante cobarde, y Javel, un guardia de buen corazón pero que se verá llevado a realizar acciones cuestionables.
Sinceramente, no me esperaba para nada la ambientación que se le ha dado al Tearling. Yo creía que sería un reino luminoso, con riquezas, un lugar donde todo el mundo querría vivir. En cambio, nos encontramos con tierras grises, su gente es infeliz y vive con miedo, hay hambruna, analfabetismo y la Iglesia es leal al Regente, el cual tiene al pueblo explotado y solo se preocupa de los beneficios propios. Kelsea tiene mucho trabajo por hacer, porque si ya es un reto gobernar un reino, imaginad cómo será reinar en un lugar que se derrumba por momentos. Me gustaría hacer referencia al gusto de Kelsea por los libros, y es que les da un valor tremendo, que contrasta mucho con el gusto de la gente que le rodea, sobre todo teniendo en cuenta de que ni siquiera el reino cuenta con imprenta. Me ha gustado mucho la importancia que les da y su empeño en difundir la lectura y hacer de su pueblo gente más culta.
En cuanto a la fantasía, no esperéis dragones, elfos ni seres sobre naturales. Más bien los elementos fantásticos de este libro son sutiles, se notan, pero los tomamos incluso como algo normal. Estos son, principalmente, la clarvidencia que tiene algún que otro personaje y el poder de los zafiros que Kelsea posee, que no sabemos exactamente de dónde vienen, qué son ni cómo funcionan, lo que sí sabemos es que tienen un poder inmenso y no tenemos claro cuál es su límite.
Barty y Carlin le ocultaron mucha información a nuestra querida Kelsea, no conocemos el motivo, pero por algo sería. Esto añade intriga y misterio a la trama, puesto que vamos descubriendo junto a Kelsea cosas que de las que no teníamos ni idea, pero también nos formulamos varias preguntas en nuestra cabeza, que nos animan a seguir leyendo con más ganas, si cabe.

Enlace: http://adictaloslibros.blogs..
Comentar  Me gusta         10



Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro
Apreciaron esta crítica ()(1)ver más




{* *}