InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
Crea una cuenta en Babelio para descubrir tus próximas lecturas Babelio en Français
>

Crítica de Inquilinas_Netherfield


Inquilinas_Netherfield
09 abril 2018
Como buena inquilina de Netherfield, si me ofrecen una historia ambientada en una casa a principios del siglo XX, donde se nos narra la vida de los señores de arriba y la servidumbre de abajo, con lo mucho que eso promete, pues yo voy de cabeza, con el bonete volando, las enaguas alborotando y los bucles rizados con tenacillas danzando. Menuda estampa... no me extraña que los habitantes de las mansiones vecinas murmuren a mi paso xD.

La historia, ambientada en la alemana ciudad de Augsburgo entre otoño de 1913 y junio de 1914, comienza con la llegada de la joven y huérfana Marie a la villa de los Melzer, una familia adinerada que ha hecho su fortuna gracias a la industria de las telas, y cuya fábrica se haya en los mismos terrenos que la villa. Marie entra como ayudante de cocina, que es lo mismo que ser "chica para todo", pero no tiene un carácter fácil. Orgullosa y con mucho genio, aunque acostumbrada a contener sus impulsos, no es lo que se dice el tipo de criada que una familia como los Melzer suele tener a su servicio... y, sin embargo, es por peticion expresa de ellos que ha comenzado a servir en la casa, aunque Marie no lo sabe.

En líneas generales, la novela plantea dos tramas diferenciadas: por un lado está el misterio del pasado de Marie, un pasado que ella misma desconoce porque se ha criado en un orfanato, y que de un modo u otro la conecta con la familia Melzer y que será la trama de largo recorrido a lo largo de la novela. Por el otro, las subtramas que salpican toda la narración y que desglosan la vida misma en la casa, así como las aventuras y desventuras tanto de los Melzer como de sus criados. En la parte de "arriba" tenemos al matrimonio Melzer, formado por Alicia y Johann, y a sus tres hijos: Paul (un tanto díscolo, no le gusta estudiar, siempre con deudas, pero buena persona y tal...), Elisabeth (fría, calculadora, con las ideas muy claras pero la menos agraciada de las dos hermanas) y Katharina (romántica, caprichosa, bohemia, con mucho "cuento", muy mimada y que se lleva a todos los hombres de calle). En la parte de "abajo" se pone más énfasis en las rencillas entre los criados, que forman una familia en sí mismos porque conviven como una pero que, siempre que pueden, se critican o se ponen zancadillas en cuanto tienen la oportunidad de destacar ante sus señores o ganarse su favor. La cocinera, las doncellas, el mayordomo, el ama de llaves... Esta será la familia "postiza" de Marie cuando entra a trabajar en la villa, aunque pronto cambiará su situación.

En la contraportada se intenta acercar este libro a los seguidores de Kate Morton, Lucinda Riley y la serie Downton Abbey. Si os doy mi opinión personal, si buscáis algo parecido a las novelas de Kate Morton, buscaos otro libro porque aquí no lo vais a encontrar. No se parecen en nada. Sobre Lucinda Riley no puedo opinar pero por lo que os he leído yo diría que tampoco. Ahora, si lo que os gusta es una serie como Downton Abbey, o la mucho más antigua de Arriba y abajo, entonces sí que habéis dado con vuestro libro. Es más, la autora de la villa de las telas es una evidente seguidora de DA porque está todo como muy inspirado en muchas de las tramas y subtramas de esta serie británica (lo dejaremos así, en inspirado xD). Es más todavía, en base a esa inspiración, me atrevería a anticipar alguna de las cosas que van a pasar en la segunda novela, ya metida en la Primera Guerra Mundial (y que me callo, claro).

De hecho es que esta lectura ha sido en muchos aspectos como ver la primera temporada de una serie de época británica como la propia DA (es que parece escrita para ser adaptada a la televisión... al tiempo). En esa primera temporada asistiríamos a la presentación de los personajes, a una trama de fondo que se alargaría durante toda la season y que se resolvería al final, y luego tendríamos muchas subtramas arriba y abajo de la casa que seríann las que van surgiendo a lo largo de los capítulos y que conforme surgen, se tarde más o se tarde menos, se van resolviendo. Pues esa es la estructura del libro, ni más ni menos: la trama principal, la que se alarga todo el libro, es la de Marie y el pasado que le conecta con la familia Melzer, y luego tenemos muchas subtramas protagonizadas tanto por los tres hijos del matrimonio Melzer como por la servidumbre, y que son el salseo de la historia.

Arriba decía que la lectura es como muy británica. Pues eso se nota principalmente en el tono, en la relación entre los personajes, en la visión de la alta sociedad... Sé que parece (lo está) falto de intensidad, pero es que el estilo es tan, tan british, que no podría ser de otra manera. Es todo como muy blanco, inmaculado, con destellos puntuales de que les corre sangre por las venas (¡besos en la boca, so dervergonzados! xD)... pero si alguien hace algo deshonroso, también te lo cuentan en plan pasado por lejía. Vamos, que en líneas generales priman la compostura, las distancias y el "sufrir o amar en silencio", mientras de cara a la galería todo es saber estar, prudencia, decoro y moderación. Entiendo que esto pueda parecer como muy soso, pero para mí tiene su gracia porque es muy de época.

No quiero entrar en detalles sobre las cosas que pasan en la casa a lo largo del libro, pero sí quiero destacar que el personaje que sin duda está mejor trazado es Marie, aunque otros personajes como Katharina y Elisabeth, o incluso el señor Melzer, están bien dibujados y sabes a qué atenerte con ellos. La ambientación no es gran cosa a nivel externo, aunque a nivel interno de la casa sí que consigue dibujar una idea aproximada de cómo funcionaba una villa de esas características hace cien años (con muchas licencias para darle vidilla al tema, pero lo que es el funcionamiento en sí, está bien plasmado), y en cuanto a la fábrica de telas, pues se podría haber ahondado más también, pero cumple su función en la trama.

Por cierto, vuelvo una última vez a Downton Abbey para comentar dos cosas que diferencian este libro de la serie. Una es que los Melzer, protagonistas de la villa de las telas, representan a una nueva clase social que surgió tras la Revolución Industrial, los llamados nuevos ricos, que no pertenecían a la alta sociedad por cuna sino que se enriquecieron por su labor como comerciantes e industriales. Viven con los mismos lujos y privilegios que los que ostentan un título nobiliario, pero su riqueza y posición les vienen dadas por su trabajo, no por herencia (para que me entendáis, los Crawley de Downton Abbey los considerarían unos arribistas, al menos en las primeras temporadas). La otra es que estamos en Alemania, y aunque en el primer libro eso no supone mayor diferencia salvo la climatología y poco más, en el segundo libro sí que podría ser interesante el enfoque porque es el bando contrario a los ingleses, el de la Triple Alianza y las naciones agresoras que dieron comienzo a la Primera Guerra Mundial, aunque por el modo en que está enfocada la narración no sé hasta qué punto eso se notará en la historia.

En definitiva, La villa de las telas es una novela que quizás peca de cierta falta de ambición o atrevimiento, pero que, aun así, o a pesar de eso, a mí me ha parecido entretenida, bonita y adictiva. Son más de seiscientas páginas que se pasan volando, y aunque no sea un novelón, cuando una temática te gusta (¿se ha notado que me encanta el rollo "arriba y abajo"?), te la cuentan de una manera amena y pasas un buen rato leyéndola, acabas haciendo la vista gorda con los defectillos, que los tiene. Incluso perdonas las inspiraciones, que también las tiene xD. Continuaré con la trilogía... a ver si se cumplen mis vaticinios de bruja piruja.
Enlace: https://inquilinasnetherfiel..
Comentar  Me gusta         50



Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro
Apreciaron esta crítica ()(2)ver más




{* *}