InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
Crea una cuenta en Babelio para descubrir tus próximas lecturas Babelio en Français
>

Crítica de Inquilinas_Netherfield


Inquilinas_Netherfield
17 diciembre 2017
Isabel es una de esas personas que, por suerte o por desgracia (nunca se sabe), posee una piel tan permeable que lo que a algunos les produciría una simple y molesta urticaria, a ella su sensibilidad le afecta hasta los rincones más oscuros y cerrados de su alma.

Isabel es sensible, empática, solidaria y, sobre todas las cosas, inteligente; ella es así gracias Montoya Jackson, el autor de la novela. La ha investido de todos estos atributos que, en su justa medida y equilibrio, hacen que Isabel avance permeabilizando y absorbiendo todos los sentimientos, contradicciones, desequilibrios e injusticias, provocando en ella tal estrés y desasosiego que su cabeza se sumerge en una atmósfera de ruido y descontento... y así, utilizando sus propias cualidades y recursos, podremos atisbar un poco de esperanza para Isabel.

Cuando una asume, queriendo o sin querer, todos los roles de su propia vida, de la vida de su pareja, y además se responsabiliza de una nueva vida, de alguna manera las cosas pasan factura. al final el día solo tiene veinticuatro horas, las cuales, en los últimos cuatro meses, las ha dedicado a su bebé sin renunciar a todas las responsabilidades anteriores, a su maternidad... ella ve, siente, se rebela interiormente, pero en cierto modo no sabe delegar o rehusar alguna de esas responsabilidades.

Su pareja Alex, denominado el fenómeno, más que fenómeno es el gran ausente de las vidas de Isabel y de su hija; está perfecta e intencionadamente desconectado de ellas. Incapaz de seducir a su mujer, se conforma con sus fantasías érotico-políticas; y así, cuando esta le pide un simple gesto, a él le da tanta pereza que prefiere seguir en su zona de confort, en su mundo, del cual no ha cedido ni una parcela para poder llegar a Isabel y a su hija... al final todo requiere de un aprendizaje, ya sea teórico o práctico, y si no, para eso están los grandes gurús que te explicarán que si un bebé llora será por algo, pues los bebés no suelen mentir...

Como nuestra protagonista es visionaria, inteligente y, sobre todas las cosas, superviviente a su realidad, es consciente del esfuerzo físico y psicológico que supone la maternidad. Igualmente es la que recoge la cosecha de todos estos esfuerzos, la viga maestra de su familia, la que con esa apariencia de vida ordenada se remanga para luchar contra falsas denuncias, suegras sabias, vecinos traidores, amigas un tanto neuróticas... complicaciones que una se echa a la espalda, además de las que vienen de serie con su nuevo estatus de madre.

Mientras, el ausente Alex, además de vagabundear por sus mundos y dentro de los márgenes de su comodidad y eficacia, intenta de alguna manera recuperar los terrenos perdidos.

Últimos días de maternidad es un retrato coherente y realista de nuestra sociedad, un libro que recomiendo leer. A través de frases lapidarias y profundas, absorbe todo el trasfondo político, social y económico del año 2016; así, encontramos hilados diversos fragmentos reconocibles, distintas e equidistantes ideas políticas, maltratos ya sean de género o infantiles, la conciliación familiar, la solidaridad e insolidaridad... todo ello siempre recalando en Isabel.

En primera persona, se nos hace partícipes de su lucha, pensamientos, opiniones y sentimientos... nos habla de su maternidad, un estado que no la ha aislado del mundo sino todo lo contrario, potenciando y amplificando su sensibilidad. Es consciente de la realidad que la rodea, sobrepasando así los estereotipos trillados y desfasados imperantes en estos últimos tiempos sobre lo que significa ser madre.

Montoya Jackson, con su narración ágil y lapidaria, susurra en todo momento a nuestra protagonista pues, una vez terminada la lectura, reconocemos esa retranca narrativa, impregnada de humor y sentido de autocrítica, que hace que nos asomemos más allá del personaje y queramos seguir y seguir platicando con el autor.
Comentar  Me gusta         00



Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro




{* *}