InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
Crea una cuenta en Babelio para descubrir tus próximas lecturas Babelio en Français
ISBN : 1521251851
Editorial: Independently published (31/05/2017)

Calificación promedio : 3.5/5 (sobre 2 calificaciones)
Resumen:
En octubre de 2016, todo parece estar a punto de estallar: una bebé de cuatro meses no deja de arañarse la cara; las elecciones gallegas y vascas borran a los socialistas del mapa; un maltratador es denunciado; el payaso de Micolor acude a la firma de la paz entre el gobierno colombiano y las FARC; una anciana quiere ser enterrada bajo tierra catalana; el kilo de calabacín está a 4,5 euros; el cambio climático es bienvenido; alguien tararea una canción de Mecano. <... >Voir plus
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro
Críticas, Reseñas y Opiniones (2) Añadir una crítica
Inquilinas_Netherfield
 17 diciembre 2017
Isabel es una de esas personas que, por suerte o por desgracia (nunca se sabe), posee una piel tan permeable que lo que a algunos les produciría una simple y molesta urticaria, a ella su sensibilidad le afecta hasta los rincones más oscuros y cerrados de su alma.
Isabel es sensible, empática, solidaria y, sobre todas las cosas, inteligente; ella es así gracias Montoya Jackson, el autor de la novela. La ha investido de todos estos atributos que, en su justa medida y equilibrio, hacen que Isabel avance permeabilizando y absorbiendo todos los sentimientos, contradicciones, desequilibrios e injusticias, provocando en ella tal estrés y desasosiego que su cabeza se sumerge en una atmósfera de ruido y descontento... y así, utilizando sus propias cualidades y recursos, podremos atisbar un poco de esperanza para Isabel.
Cuando una asume, queriendo o sin querer, todos los roles de su propia vida, de la vida de su pareja, y además se responsabiliza de una nueva vida, de alguna manera las cosas pasan factura. al final el día solo tiene veinticuatro horas, las cuales, en los últimos cuatro meses, las ha dedicado a su bebé sin renunciar a todas las responsabilidades anteriores, a su maternidad... ella ve, siente, se rebela interiormente, pero en cierto modo no sabe delegar o rehusar alguna de esas responsabilidades.
Su pareja Alex, denominado el fenómeno, más que fenómeno es el gran ausente de las vidas de Isabel y de su hija; está perfecta e intencionadamente desconectado de ellas. Incapaz de seducir a su mujer, se conforma con sus fantasías érotico-políticas; y así, cuando esta le pide un simple gesto, a él le da tanta pereza que prefiere seguir en su zona de confort, en su mundo, del cual no ha cedido ni una parcela para poder llegar a Isabel y a su hija... al final todo requiere de un aprendizaje, ya sea teórico o práctico, y si no, para eso están los grandes gurús que te explicarán que si un bebé llora será por algo, pues los bebés no suelen mentir...
Como nuestra protagonista es visionaria, inteligente y, sobre todas las cosas, superviviente a su realidad, es consciente del esfuerzo físico y psicológico que supone la maternidad. Igualmente es la que recoge la cosecha de todos estos esfuerzos, la viga maestra de su familia, la que con esa apariencia de vida ordenada se remanga para luchar contra falsas denuncias, suegras sabias, vecinos traidores, amigas un tanto neuróticas... complicaciones que una se echa a la espalda, además de las que vienen de serie con su nuevo estatus de madre.
Mientras, el ausente Alex, además de vagabundear por sus mundos y dentro de los márgenes de su comodidad y eficacia, intenta de alguna manera recuperar los terrenos perdidos.
Últimos días de maternidad es un retrato coherente y realista de nuestra sociedad, un libro que recomiendo leer. A través de frases lapidarias y profundas, absorbe todo el trasfondo político, social y económico del año 2016; así, encontramos hilados diversos fragmentos reconocibles, distintas e equidistantes ideas políticas, maltratos ya sean de género o infantiles, la conciliación familiar, la solidaridad e insolidaridad... todo ello siempre recalando en Isabel.
En primera persona, se nos hace partícipes de su lucha, pensamientos, opiniones y sentimientos... nos habla de su maternidad, un estado que no la ha aislado del mundo sino todo lo contrario, potenciando y amplificando su sensibilidad. Es consciente de la realidad que la rodea, sobrepasando así los estereotipos trillados y desfasados imperantes en estos últimos tiempos sobre lo que significa ser madre.
Montoya Jackson, con su narración ágil y lapidaria, susurra en todo momento a nuestra protagonista pues, una vez terminada la lectura, reconocemos esa retranca narrativa, impregnada de humor y sentido de autocrítica, que hace que nos asomemos más allá del personaje y queramos seguir y seguir platicando con el autor.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
Bajolapieldeunlector
 02 marzo 2018
Si una madre primeriza ya tiene suficiente con tener que hacerse cargo de una pequeña vida que requiere cuidados las veinticuatro horas, imaginad lo que tiene que suponer hacerlo sola porque tu marido no piensa más que en él mismo. Alex solo habla del libro que no acaba de escribir, de lo duro que es ser un funcionario de pensiones o de cómo la situación política parece ir en contra de las ideas progresistas de su partido local de Podemos. Es un hombre bueno, pero no es consciente de que cierta ayuda supondría un alivio para la madre de la criatura.
"Su yo acabó en el mismo momento en que fecundó mi yo. Su universo literario [...] solo le ha valido para ligar y hacerse el interesante a la hora de conocer a una chica. [...] Porque en cuanto nace la criatura, queremos que el tipo creativo, soñador y atormentado se convierta en padre modelo, responsable y realista. Y a ser posible, sin apetencia sexual"
Isabel es una madre sincera, que no duda en mostrar sus verdaderos pensamientos sobre la maternidad, no piensa sucumbir a la opresión de una sociedad que solo busca apareciencia para quedar bien. Incluso escapa del famoso "efecto espectador", cuando al contrario de lo que este dice, decide actuar cuando todo el vecindario parece darse cuenta de que su vecina de efidificio está siendo maltratada. Así que actúa, llama al 112 y la policía se lleva a su vecino detenido.
Y a partir de ese momento las cosas se complicarán más para ella, como si no tuviera suficiente con tener que aguantar a medio vecindario preguntar, con cierto tono de crítica, por los arañazos que surcan la cara de su hija. O aguantar la presión que ejercen las madres que promueven, a toda costa, la lactancia materna, cuando ella no hace más que ir a la farmacia a comprar leche en polvo. Y ya no hablemos del sexo tras el parto...
"Llevamos tanto tiempo sin hacer el amor, sin follar a lo loco, sin desearnos, que hasta me cuesta escribir sobre ello. Yo no tengo la culpa de que la ginecóloga rozase la ablación, cuando di a luz. Yo no tengo la culpa de que me cosiera como a un muñeco de trapo..."
Así que Isabel nos relata, a modo de confidencia, y desahogándose de la vida y la maternidad en general, los cuarenta y cinco días que le quedan para terminar su baja de maternidad. Aunque será el mes y medio más largo de toda su vida, porque a Isabel, como a cualquier madre, le surgen dudas sobre qué es lo mejor para su hija. Y trata de solucionarlas...aunque estas la llevarán a terreno pantanoso y acabará inmiscuida en una serie de situaciones surrealistas que no hacen más que complicar su existencia. No la de su marido, él seguirá con sus agobios por la política y su "faceta" de escritor, pues ella prefiere no preocuparle.
Yo me imaginaba a esta mujer agarrada al carrito del bebé, siempre a carreras de un lado para otro, tratando de descubrir, cual detective, quién trataba de destrozar su vida y me entraba la risa floja. Porque todo se la complica por momentos, cuando ella no tiene nada más que buenas intenciones.
Esta parte de investigación le da un toque de misterio a la trama, que se contrapone con el retrato social que Isabel, siempre crítica y ácida, nos hace de nuestra sociedad. Su día a día se llenará de temas como el maltrato de género, nuestra política nacional o la que se nos viene encima con la elección de Trump, hasta el cambio climático o el cómo nuestra sociedad nos dirige hacia una maternidad también determinada por las modas más absurdas.
"Últimos días de maternidad" es una lectura perfecta para desconectar de todo. Además me ha encantado y sorprendido que esta lectura que, en cierto modo, reivindica las preocupaciones y dificultades de la maternidad esté escrita por un hombre.
Si queréis una lectura ligera y con la que echaros unas carcajadas con su humor negro, echadle un ojo porque merece la pena.
Enlace: https://bajolapieldeunlector..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
otros libros clasificados: humorVer más
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro




Test Ver más

Literatura española

¿Quién es el autor/la autora de Episodios Nacionales?

Emilia Pardo Bazán
Benito Perez Galdós
Rosalía De Castro
Gustavo Adolfo Bécquer

5 preguntas
61 lectores participarón
Thèmes : literatura españolaCrear un test sobre este libro
{* *}