InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
>

Crítica de GemaMG


GemaMG
22 marzo 2021
“Me pregunto si en el pueblo se recordaba mucho a Mai y Yulia Lavinia. le dije que sí, aunque no estaba seguro. Pero cuando un caso así no tiene ninguna pista y ningún culpable, y la atención pública se cierra tan rápido, se queda viviendo dentro de las personas como una tenia, devorándolo todo.”

Cuando uno llega nuevo a “un pueblo”, al menos a uno de los pueblo de mi castilla, se convierte en una especie de “atracción de feria”. Todo el mundo desconfía de él, todo el mundo quiere saber todo de ese extraño que llega a nuestra vida sin que sepamos muy bien como, todos, al fin, intentamos hacer algo o que él haga algo para poder considerarle de los nuestros.
Supongo que el sentimiento es distinto en los pueblos de la costa, más que acostumbrados a recibir cada verano una serie indeterminada de “nuevos pobladores” que habitarán sus calles durante unos meses y luego se irán, dejando un recuerdo que se acabará diluyendo en quienes les conocieron. Pero están también los que se quedan, los que se hacen parte permanente del paisaje sin desentonar del lugar en el que se encuentran, claro que esto es mucho más sencillo cuando te haces parte de una de las pandillas del pueblo y cuando dentro de esa pandilla se encuentra “la elite” del pueblo, el que vuelve permanentemente de vacaciones al pueblo de sus padres, que por ende, es uno de los más “ricos del pueblo”, y claro, eso da cierto cache y una especie de prerrogativa de que vas a ser buena gente.
Y así sucede con Mai, que llega a ese pueblo de la costa del que no sabemos ni el nombre y se hace parte de la pandilla bien enamorándose sin dudar de Santiago.

“Cómo era novia de Santi Galvache no hacía cosas de pobre, sino de jipi, del mismo modo que cuando perdía los estribos no hacía locuras, sino excentricidades.”

Pero claro, las cosas van bien hasta que van bien, la historia de amor continua durante un corto espacio de tiempo y el día en que Mai y Santiago sellan su amor en una ceremonia nada ortodoxa, la niña desaparece y nadie es capaz de conseguir encontrarla. Y claro eso, tiene consecuencias.

“Después de la boda todo el mundo se sintió con derecho a contar lo que ocurrió a su manera, casi siempre de una forma muy literaria, quizá porque el camino más corto para olvidar un cuento de terror es convertirlo en un cuento infantil.”

El caso es que veinticinco años después una periodista de las de “raza” se empeña en darle una vuelta más a ese caso “en suspenso” y para ello se desplaza al pueblo a intentar entrevistar a todo aquel que en el pasado tuvo algo que ver con las protagonistas de esta historia. Para ello se lleva consigo a un oriundo del pueblo que, además, mantuvo lazos estrechos con la protagonista de esta historia, pues era parte de aquella pandilla de verano.

“Pidió otra cerveza y explicó, “aunque supongo que ya lo sabes”, qué significa fixer, alguien que conozca el terreno y se lo prepare al periodista de fuera, que de información sobre los entrevistados, que faciliten las cosas. También estaría bien, dijo, que tomase notas. “Hay gente que piensa que escribir solo es eso, escribir, pero escribir es retener; teclear es una cosa de gilipollas, pero en fin, en todos los oficios nobles, como ocurre con este, el dinero te lo da hacer la labor más estúpida”- dijo.”

Pero claro, 25 años después las cosas se ven de manera muy distinta, la gente ha tenido tiempo más que de sobra para analizar lo que pasó, para darle más de 200 vueltas a cada situación, para inventarse teorías y tirarlas abajo con la teoría siguiente. Y han tenido sobretodo tiempo para analizar desde la distancia a esa mujer misteriosa que pasa de ser parte del pueblo a ser una especie de “objeto” a quienes todos parecen conocer y/o interpretar.

“De la gente sin pasado siempre se sospecha que ese pasado sea malo y condicione el presente. Sí en 1993 nada se sabía de May Lavinia hasta que apareció en el pueblo, y ella no ayudó a esclarecer de dónde venía y mentía de forma divertida cada vez que se le preguntaba, quería decir que ocultaba algo monstruoso. Se inscribía por defecto a Mai en una moral consensuada según la cuál quién oculta es culpable, o lo es otro a quien encubre.”

Pero las cosas no son lo que parece, y en ese ir y venir a través de las entrevistas que Berta Sorniera va realizando, la imagen de Mai y de Yulia se va conformando, como en los caleidoscopios, a través de las distintas versiones que escuchamos, convirtiéndose en distintas versiones de la misma realidad.
Y ese camino de reconstrucción es fascinante, la forma en que Manuel se desliza por las acciones de unos y de otros, 25 años atrás, va conformando un paisaje complejo dentro de la rutina, un paisaje en el que apenas pasa nada fuera de lo normal, una rutina en la que lo importante son Mai y Yulia, la forma en la que los demás las perciben.

“Mi padre supo algunas verdades tiempo después, y las llevó al pasado cómo si las hubieses sabido siempre, qué es lo que pasó con mucha gente del pueblo respecto a Mai.”

Una narración que te arrastra a través de esos eternos días de verano que todos hemos vivido en nuestra adolescencia. , una narración que vemos a través de esos ojos aun inexpertos. Una narración que se basa, en muchos momentos, en esos recuerdos que construimos y reconstruimos después de un hecho traumático, una narración basada en muchos casos en los malentendidos que aquella situación es capaz de crear en cada uno de quienes la sufren.
Leer a este autor, al que me he acercado por primera vez, ha sido una verdadera delicia. Un disfrute literario en cada una de las líneas por las que se deslizaban mis ojos, una magnifica visión de los personajes y del entorno, una maravilla de lectura en la que lo importante no es la desaparición de la niña, sino el porqué de esa desaparición, un porqué que el autor nos hurta hasta las últimas páginas y que suponen una gratísima sorpresa al final de un gratísimo libro.
Primera novela, si, pero seguro que no será lo último que lea de este autor que me ha ganado con una prosa sencilla y pura y una historia que se queda a vivir contigo.

“Durante años, cuando se hablaba sobre la desaparición de Yulia Lavinia, aparecia Mai envuelta en interrogantes, que es el mayor insulto que se le puede hacer a una víctima.”
Comentar  Me gusta         30



Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libroBookshop ORG
Apreciaron esta crítica ()(3)ver más