InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
>

Crítica de Ferrer


Ferrer
23 junio 2019
Un tema poco tratado por los historiadores es el que ha abordado Irene Sánchez en la monografía editada por la Universidad de Sevilla. En ella, tras dos años de investigación, nos aproxima a las relaciones entre la Organización de Naciones Unidas (ONU) y España hasta el ingreso en esta institución, es decir, desde que España es sancionada por la ONU en 1945 hasta que ingresa en la organización diez años después. Un proceso de reinserción que introdujo de nuevo a España en el concierto de naciones gracias a la inexistencia de una alternativa viable a Franco, al declive de la dividida oposición en el exilio y al acercamiento del régimen a EE. UU. Un apoyo, el norteamericano, que no fue único, ya que Franco desarrolló una “política de sustitución”, sobre todo con Perón, con la llamada Hispanidad (siempre votaron a favor de España en el contexto de la ONU El Salvador, Perú, República Dominicana y Argentina) y los países árabes.
La entrada de España en la ONU era necesaria si Franco quería asegurar la pervivencia de la dictadura y sus intereses en un difícil contexto internacional y el citado ingreso español supuso el descarte de cualquier acción internacional, que contribuyese a derribar el régimen y conllevó resignación y decepción entre las deslavazadas filas opositoras. Curiosamente en la votación de ingreso, España no obtuvo ningún voto en contra, solo dos abstenciones, las de Bélgica y México, esta última a pesar de que no establecería relaciones diplomáticas con España hasta 1977 y del voto en contra a la incorporación de España a la UNESCO (1952). El papel jugado por EE. UU. fue clave, pero no único como sostiene la autora: “era una condición absolutamente necesaria, pero no por ello suficiente”. España ingresó junto con otros quince países con normalidad sin que pueda deberse únicamente a un éxito diplomático español, si no, más bien, a una “transacción en bloque entre el Kremlin y Washington”. La derogación, en noviembre de 1950 de las sanciones impuestas a España, fue la antesala del ingreso español en la ONU y el inicio de la progresiva normalización internacional de la dictadura.
Resulta llamativa la imposibilidad de los historiadores para determinar la cuantía económica, que percibió España por las bases americanas en virtud del Pacto de Madrid de 1953, porque la cifra de 12 millones de dólares parece que no fue la definitiva. Este estudio se lee con interés y cumple con el cometido de transmitir sin fanatismos una tesis y entretener. Poco más se puede pedir.
Comentar  Me gusta         10



Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Bookshop ORGCasa del libroAmazon ESAgapea
Apreciaron esta crítica ()(1)ver más