InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
>

Crítica de Inquilinas_Netherfield


Inquilinas_Netherfield
17 agosto 2018
La mujer de verde es la segunda entrega de la serie de Erlendur Sveinsson, aunque para mí ha supuesto el primer contacto con este peculiar detective creado por Arnaldur Indridason.

Nuestro buen detective es como esa tierra que lo acoge. En una primera capa es fría, dura y descarnada, donde la vegetación se reduce a la mínima expresión, los árboles son protagonistas por su ausencia y la aparición de alguien en el horizonte es verdaderamente chocante. Pero, cuando vamos profundizando en su corteza, nos damos cuenta que ya no todo es frío, sino caliente y más caliente... hasta llegar a la lava viva e incandescente.

Pues así, igual que la naturaleza que le rodea, es Erlendur Sveinsson, un hombre rudo, lejano y en principio indiferente a todo y a todos pero que, conforme vamos descarnándolo, vemos que la indiferencia es la compasión por todo y todos, el trabajo minucioso, el no dejar nunca cabos sueltos y el preocuparse por todos los asuntos inacabados, ya sean del presente o del pasado. Él, a través de su impecable técnica investigadora, irá descarnando y descarnándose hasta llegar a la heridas que siguen y seguirán supurando por asuntos que la consciencia colectiva borra y olvida convirtiéndolas en leyendas islandesas.

Erlendur es un buen conocedor de la naturaleza humana y un hombre introspectivo lleno de remordimientos y asuntos inacabados, por lo que su trabajo le permite al menos cerrar los ciclos y las etapas que él mismo es incapaz de clausurar. Esa compasión le hace comprender y no juzgar (simplemente ayudar), y es la misma que trabaja y mueve su mente en sentido contrario, impermeándolo ante toda posibilidad de felicidad y convirtiéndolo en un ser frío e incomprendido a vistas de la sociedad. Por otro lado, corrientes soterradas mueven y dirigen sus pasos impidiéndole permitirse una pizca de autocompasión, una poca de felicidad y, en definitiva, aceptar y asumir que su vida es tal como es.

Volviendo a La mujer de verde, la historia comienza con la aparición de un esqueleto a las afueras de Reikiavik, aunque no se sabe si se trata de un hombre o una mujer. En un principio solo han podido datarlo en tiempos de la Segunda Guerra Mundial, y con estos datos arranca la que es una gran y tremenda narración.

En esta novela el trabajo de los arqueólogos es el que marca el ritmo del relato. El autor no nos da todos los datos forenses al principio, sino que tenemos que descubrirlos por otras fuentes o ir esperando al transcurrir de las páginas para poder reconstruir toda la historia. Será necesario utilizar toda la psicología creativa e histórica para saber los porqués de ese esqueleto; el mejor para ello es el inspector Erlendur, quien, junto a Elínborg y Sigurdur Óli, formará el equipo de investigadores necesarios para desenterrar y entender lo que pasó hace años.

Arnaldur Indridason nos conduce inteligentemente y con maestría del presente al pasado, uniendo las subtramas en una principal y haciendo que el lector pase de una a otra sin perder el interés por lo que en ellas se nos cuenta, pues todo está compuesto del mismo material sensible: la injusticia social, el silencio acallado, el mirar para otro lado, la falta de denuncia ante situaciones tremendas que hace que una guerra pase desapercibida para esas personas, pues la verdadera batalla se vive dentro de una casa, de una familia... y aunque todos a su alrededor parecen ser conscientes de lo que pasa, miran hacia otro lado o piensan que son asuntos que no les corresponden. El autor muestra hábilmente esta denuncia social sin ni siquiera pendular en su importancia con las subtramas contemporáneas al inspector Erlendur.

Al final nos identificamos con todos los personajes, sentimos su dolor e impotencia, la ausencia de esperanza, la aniquilación de sus almas y espíritus... y anhelamos algún tipo de justicia para poder calmar y mitigar ese dolor injusto y sin propósito. Arnaldur construye un personaje que posee todas las herramientas mentales para enfrentarse a estas circunstancias tan sobrepasadas: la frialdad le invita a no abandonar, a seguir adelante, a enfrentarse con la realidad más descarnada aunque esta tenga más de setenta años. al mismo tiempo, él debe asumir su propia vida, sus fantasmas, sus consecuencias y sus porqués, que también son tremendos.

La historia que se nos cuenta en La mujer de verde no podría encasillarse en una historia típica islandesa, donde el carácter nórdico moldea y escenifica la trama. A mi entender, creo que lo que el autor nos cuenta atañe a todo ser humano (y no tan humano) que sea capaz de engendrar lo peor y lo mejor, y donde la denuncia social después de tantos años no es suficiente para salvar a tantas víctimas inocentes. Usa para ello una técnica narrativa magistral, donde la austeridad y la sencillez comulgan con una cristalina complejidad que hace que todos los personajes, ya sean del pasado o del presente, dejen esa huella indeleble, imborrable e imperecedera en nuestra memoria, pasando, en definitiva, a formar parte de nosotros mismos sacudiendo nuestras conciencias, impidiendo la anestesia social y obligándonos a no mirar hacia otro lado.

Un gran descubrimiento, una gran novela.
Enlace: https://inquilinasnetherfiel..
Comentar  Me gusta         00



Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Bookshop ORGCasa del libroAmazon ES