InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
Crea una cuenta en Babelio para descubrir tus próximas lecturas Babelio en Français

Juan Francisco González Sánchez (Traductor)
ISBN : 8417761721
Editorial: Duomo ediciones (31/08/2020)

Calificación promedio : 3.76/5 (sobre 17 calificaciones)
Resumen:
La mujer de la falda violeta es de una edad indeterminada, vive sola, no se relaciona con nadie, tiene trabajos temporales y es el entretenimiento del vecindario. Probablemente sea por esa falda violeta que nunca se quita y por seguir siempre las mismas rutinas. La gente repara en ella cuando sale de casa y los niños que juegan en la calle la persiguen e insultan. Esta mujer tiene un talento especial: es capaz de pasar entre muchedumbres sin tocar a nadie y son much... >Voir plus
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro
Críticas, Reseñas y Opiniones (16) Ver más Añadir una crítica
RepellentBoy
 14 octubre 2020
Desde que vi esta novedad tuve la necesidad imperiosa de leerla. Tanto la portada, como la sinopsis me recordaron muchísimo a "La dependienta" de Sayaka Murata, y esta fue una de mis lecturas favoritas del año pasado. Así que me dio mucho alegría conseguirlo a través de masa crítica de Babelio. Ha sido todo un acierto, y aunque no me ha parecido tan contundente como me lo pareció en su día "La dependienta", también lo he disfrutado mucho.
A través de los observadores (y acosadores) ojos de nuestra narradora, descubriremos el día a día de una extraña y enigmática mujer, a la que todos apodan "la mujer de la falda violeta". Nuestra narradora pasa los días persiguiendo a esta mujer, mientras hace un repaso de todos los detalles que conoce de la vida de esta. Sus paseos por el barrio, el asiento donde descansa cuando acude por las tardes al parque, todos los trabajos que ha tenido y ha perdido... Lo extraño de esa falda violeta que nunca se quita y el aparente silencio, transforman a esta mujer en un enigma allá donde va y todos reparan rápidamente en su presencia.
No voy a engañar, es un libro extraño y probablemente no disfrutable por todo el mundo. Pero lo que es a mí, me ha mantenido en vilo todo el tiempo. A veces, no sabía bien hacia donde iba la historia o que me quería contar, pero el viaje me seguía pareciendo interesante. de hecho, tiene un toque como de misterio, que consigue atraparte durante el transcurso de las páginas. Y cuando empiezas a entender todo lo que te quiere contar, ya solo es disfrute (y un poco de impotencia). Además, es de esos libros que te dice mucho más de lo que una lectura superficial pueda transmitir.
De una manera muy sencilla, vamos a ver una crítica a la sociedad, como lo diferente se señala. Atrae al inicio, pero asusta rápidamente. Y la sociedad castiga la diferencia. Si te sales de la norma, eres castigada. En la novela vemos como la mujer de la falda violeta es constantemente juzgada, insultada, e incluso, repudiada. Las excusas para este comportamiento siempre son las habladurías entre unos y otros. de tanto contar una mentira o suposición, se vuelve verdad.
La autora se sumerge completamente en esta nueva oleada asiática de autoras que hablan sobre el machismo en países como Japón o Corea. A través de una relación que la mujer mantendrá con un hombre casado, veremos como la sociedad la castiga a ella, como trepa. No al hombe como infiel. La historia más antigua del mundo, pero no por ello deja de sorprender y asquear.
En definitiva, es una historia sencilla, que se lee de un tirón. Quizás especialmente rara, pero que cuenta mucho más de lo que a priori pueda parecer. Ya estoy deseando que publiquen algo más de la autora, que este me ha sabido a poco. Necesito más.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         80
carlotenia
 12 septiembre 2020
La novela estará contada en primera persona por una de las protagonistas de la historia, no la principal, que como podéis adivinar se trata de la mujer de la falda violeta, pero sí alguien que lo sabe casi todo de ella, porque está obsesionada, no vamos a saber la identidad, ni el nombre de ninguna de las dos mujeres, pero asistiremos a las acciones que hace una por coincidir con la famosa mujer de la falda violeta, conocerla, incluso fantaseando con convertirse en amigas, con un fín oculto que no sabremos hasta llegar a las últimas páginas de esta historia tan pero tan peculiar...
En las primeras páginas se nos va a presentar a la mujer de la falda violeta. Pero sólo lo que podrías intuir si por ejemplo te cruzas todos los días con una vecina de la calle pero no la conoces verdaderamente. Podrías intuir su edad de manera indeterminada, que en este caso siempre viste con una falda violeta, que no es muy cuidadosa en el aseo, que no habla con nadie, lo que le gusta comer cuando hace su descanso matinal en el parque, que los niños le tienen una especie de miedo/admiración y para ellos es un reto tocarla... Pero no tenemos más datos de esta mujer. Nos tendremos que hacer un retrato propio en nuestra mente, y es lo guay de este libro, es como el juego que te propone, intentar saber cuáles serán las reacciones de esta mujer según los datos que se nos dan, si conseguirá por ejemplo el próximo trabajo al que se presente como candidata, si alguna vez se cansará del juego de los niños y les increpará... Vamos recibiendo pistas y nosotros nos iremos creando nuestro personaje, y seguro que es distinto en el caso de cada lector.
Nos dice la sinopsis que este libro contiene grandes dosis de humor. Bueno, yo no diría tanto, contiene ese humor sutil de los japoneses, que es un humor respetuoso, inteligente, nada soez, quizás no el que estemos acostumbrados los lectores de Occidente, aún así, a lo largo de la lectura esta novela te sacará algunas sonrisas. Pero lo que más te producirá es curiosidad. Por saber sobre esta mujer, por conocer como se va a desenvolver en su vida, el porqué de sus actitudes, porqué actúa así...
La mujer de la falda violeta comenzará un trabajo y podremos ver que al principio parece que no casa con la empresa, que no va a poder sacarlo adelante. Habrá alguien en la sombra que está vigilándola también en ese empleo. Todo esto produce mucha intriga, también una intriga sutil, todo hay que decirlo, sobre porqué esa persona está tan interesada en esta mujer, qué busca? le tiene envidia? Celos? Quiere ser amiga de alguien tan peculiar? Intenta saldar una deuda del pasado? Me ha sorprendido que en este trabajo de la mujer de la falda violeta muchas compañeras, encargadas, hasta el mismo jefe, se desviven por ayudarla, por intentar que supere sus miedos, su timidez... Vamos, que da gusto trabajar ahí. al principio me sorprendí, será algo tipico del carácter y los modales de este país, porque por propia experiencia, aquí te hubieran comido vivo si llegas a un trabajo y te comportas como ella. Así pues, la protagonista va teniendo suerte y va prosperando en su empleo contra todo pronóstico.
Pero ocurrirá algo inesperado (también encontramos pequeños giros en esta novela), que descolocará todo lo que pensábamos de la mujer de la falda violeta. Por lo menos, en mi caso, no es como pensaba que era, ni mejor ni peor, pero la idea que al principio nos hemos formado de ella se va tergiversando, aunque teniendo en cuenta que el relato nos lo cuenta otra persona, puede ser que sea esa persona lo que lo va cambiando todo, quizás para conseguir lo que busca, que sabremos al final de la historia, y esto es otro de los misterios del libro, si es cierto todo lo que se dice de la mujer de la falda violeta, o son paranoias de la persona que relata tanto su día a día como el de la mujer. Por otra parte, en el trabajo se empiezan a torcer las cosas. Es complicado contar los pormenores de la historia sin desvelar nada, por eso lo hago como todo muy cogido con pinzas. No olvidemos que se trata de una novela de 185 páginas pero en la que pasan muchas cosas.
Cosas que a medida que vamos llegando al final, se van enrevesando, en el trabajo los problemas no paran de crecer y lo que antes parecía tanta amabilidad que me sorprendía, se transmuta y surgen otros tipos de sentimientos. La mujer de la falda violeta tiene que tomar una difícil y valiente decisión... Y hasta aquí puedo leer. No sin hablaros de la guinda del pastel, el último giro que nos sorprenderá y ataremos cabos hasta tener nuestras propias conclusiones, que cada lector puede tener unas distintas, porque este libro se presta a ello.
En definitiva, una novela amable, curiosa, que se sale de los estereotipos de la novela occidental que estamos acostumbrados a leer, pero eso es lo que busca todo buen lector verdad? Lecturas distintas! Es una historia que nos va a entretener con su lectura, donde conoceremos costumbres japonesas, como actúan en el trabajo, su ocio, lo que comen, y que cuenta con una protagonista peculiar y otra protagonista que persigue a la primera y que quizás sea aún más extravagente que la mujer de la Falda Violeta!
Enlace: https://losauguriosdelaluna...
+ Leer más
Comentar  Me gusta         20
LEMB
 31 agosto 2020
Con una narración casi melódica y, en cierta manera, sincera, a pesar de que mientras leía tenía la sensación de se engañaba a sí misma, la narradora nos acerca a su existencia a través de sus percepciones sobre la mujer de la falda violeta. Es la narración de una obsesión, y casi de un espejo; el reflejo de sus propios miedos y frustraciones en un personaje al que cree conocer.
Sin querer contaros mucho, os diré que, narrada en primera persona, la protagonista nos habla de una mujer a la que mira, de la que cree conocer, a la que intenta acercarse pero de lejos, y todo con la distancia del voyeur, del que mira, juzga y decide, pero no se acerca. Así empieza, y así hay que adentrarse en ella, con esa mirada totalmente sesgada, de quien cuenta y de quien decide, con la impunidad de quien se siente en posesión de la verdad.
En la contraportada, se puede leer que «es una novela con altas dosis de humor que explora la vulnerabilidad de las mujeres y la dificultad de encontrar un lugar propio cuando se es diferente», y justo es eso, sin más. Estoy totalmente de acuerdo. Un texto lleno de significado, lleno de anhelo por conocer, por acercarse a esa mujer de la falda violeta, y con mucha soledad, miedo y distancia.
En cierta manera, la narradora vive a través de la mujer de la falda violeta, o lo que cree conocer de ella. Lo que no sabes es si eso convierte todo en una obsesión complicada o en una locura inevitable.
Lo he leído como si todo fuera una metáfora de las vidas anónimas y de la soledad; de la soledad de la narradora y de la soledad de la mujer de la falda violeta. Son personajes tan pequeños y tan insignificantes que pueden pasar desapercibidos en la vida de una ciudad; realizan lo que tienen que hacer, pero de una manera mecánica, pausada y carente de intensidad o de emoción. Son tan insignificantes que no es hasta que llevamos mucho leído cuando sabremos más sobre ellas y sobre parte de la verdad que se esconde tras las palabras.
Magnífico giro de la historia prácticamente al final; inesperado y esencial. Consigue que la tristeza con la que iba leyendo, cambie a asombro, demostrando que los personajes toman sus propias decisiones, aunque no lo esperemos.
Es una historia urbana y atemporal, intimista, llena de humor y con demasiada verdad, y, en parte, triste. Hay muy poca interacción, y la que existe, no porque la leamos sino porque está implícita, es la que es. Y todo para que, al final, se demuestre la bajeza humana, o la simpleza, o el egoísmo, o los miedos...
Me ha gustado muchísimo cómo está escrita. He tenido que agudizar toda mi comprensión para intentar sacarle el jugo a lo que me contaba, aparentemente básico pero lleno de significado: la falda violeta, el parque, los niños, el autobús, los silencios, las relaciones personales, los gestos, las envidias... quizá, lo más interesante de todo ha sido la postura de la narradora y su manera de involucrarse. Aunque os suene extraño, son dos historias independientes contadas con una sola voz y en un solo momento.
Recomendaría este libro a aquellos que busquen un texto que transmita, tanto con lo que cuenta como con las palabras usadas. Todo un descubrimiento.

Enlace: https://millibrosenmibibliot..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         50
oscarseron
 31 agosto 2020

A través de una narradora omnisciente y omnipresente, nos vamos enterando de la vida cotidiana de una mujer la cual era observada por todos sus vecinos de forma especial por cumplir siempre el mismo ritual diario.
Pero esta mujer tímida y apocada, acostumbrada al fracaso, va cambiando su personalidad al encontrar un trabajo y compañeros, que al principio no la juzgan. Así termina desplegando una personalidad arrolladora que vuelve a despertar envidias a su alrededor.
En mi opinión toda la novela es una denuncia hacía la Sociedad que no sabe o no acepta a aquellas personas que sobresalen de la media, ya sea por arriba o por abajo, o de la mediocridad. Además deja también una reflexión sobre la inocencia o falta de maldad de los niños, que son los únicos que no juzgan a nadie por su aspecto y si por su comportamiento. Otra cosa que también deja claro la autora es la necesidad de espiar la vida de los demás que tiene esta Sociedad para sentirnos más cómodos con nuestras vidas y sus miserias. Por ello, los adultos nunca o casi nunca pensamos bien de las relaciones que puedan existir entre hombres y mujeres, o entre jefes/as y empleado/as, al igual que ocurre en la novela.
Con todo la moraleja que lleva implícita la obra es el ansia de los compañeros de trabajo por acosar, hundir y arruinar la reputación de todo aquel que los pueda poner en una situación donde se sientan inferiores o se vean sus carencias laborales. al igual que es muy sencillo criminalizar y acusar a alguien por ser diferente, aunque todos tengamos los mismos comportamientos en el trabajo. Por otro lado si tenemos rasgos que nos diferencian o alejan de los convencionalismos sociales seremos siempre o casi siempre vilipendiados hasta que tengamos que abandonar el trabajo.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         40
Blog_La_Copela
 28 septiembre 2020
Cuando leí La Dependienta de Sayaka Murata, quedé muy impresionada por el estilo de la narración. Sencilla, inteligente, de las que te hacen pensar. Uno de esos relatos ligeros que esconden un mensaje altamente inflamable.
Con la publicación de la mujer de la falda violeta, tuve el pálpito de que iba a reencontrarme con este tipo de literatura y, cuando la editorial confirmó que los que disfrutamos leyendo La dependienta íbamos a disfrutar también de esta historia de Natsuko Imamura, sentí la necesitad de conocer la historia que había detrás del Premio Akutagawa.
Hay una mujer que, enfundada en una falda violeta, sigue siempre las mismas rutinas, pasea por las mismas calles y, a pesar ser capaz de no rozar a uno solo de los viandantes, despierta la curiosidad de todos los que perciben su presencia. Y no solo eso. Es una suerte de leyenda entre los niños de la zona que tejen juegos alrededor de su presencia.
"Hay en mi barrio una mujer a la que todo el mundo conoce como «la mujer de la falda violeta». Evidentemente, tal sobrenombre responde al hecho de que nadie la ha visto nunca vistiendo una falda de cualquier otro color."
Natsuko Imamura, La mujer de la falda violeta
Pero, a pesar de lo enigmático de la historia tras esta mujer y de que todo parece girar a su alrededor, me he encontrado en esta breve novela con otro personaje aún más interesante y que, bajo mi punto de vista ha dado sentido a la trama.
Desconocemos la identidad de la narradorra pero ella conoce muy bien a la mujer de la falda violeta; sus movimientos, sus rutinas, sus lugares de paso, en los que se detiene, lo que hace en ellos e incluso mucho más. Tanto sabe de ella que es muy probable que pronto decida hacer más que observar. ¿Y si interviniera en su vida? ¿Y si le diera un pequeño empujón en la dirección que ella considera como correcta?
"Si la abordara de improviso le resultaría un tanto raro. No me parece que haya habido mucha gente que se presente ante ella solicitando su amistad."
Natsuko Imamura, La mujer de la falda violeta
Esta es una de esas lecturas con la que no puedes parar de avanzar porque quieres saber qué ocurre al final entre estas dos mujeres y qué destino les aguarda al final del camino. Te ves absolutamente atrapado en una maraña de tejemanejes muy sutiles que sospechas que no acabarán del todo bien pero que, sin presentar una acción trepidante, te tienen completamente absorbido.
El final no te deja indiferente. Hay un giro en las últimas páginas que, si bien esperabas desde el principio que ocurriera algo entre ellas, no habías imaginado que sucediera de esta manera tan abrupta y con precipitada urgencia.
La brevedad de la novela de Imamura no me permite contaros más detalles sobre la historia. Solo me queda recomendarla, tanto si leíste La dependienta como si no. A los que leyeron la historia de Murata y la disfrutaron sí puedo decirles que esta les encantará también. A quienes aún la tienen pendiente les animo a leer a ambas autoras. Estas dos lecturas conforman un retrato de las mujeres de Japón muy pintoresco, pero realista. Además, La mujer de la falda violeta (al igual que anteriormente vimos en La dependienta), nos obliga a reflexionar, a través del humor y la ligereza de su trazo, sobre cuánto cuesta encontrar un hueco en el mundo cuando eres diferente.

Enlace: http://lacopela.blogspot.com..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         30
Citas y frases (6) Ver más Añadir cita
libroscuentosyleyendaslibroscuentosyleyendas05 noviembre 2020
Cuando de comida se trataba, su habitual y reverencial pudor no era lo suficientemente firme como para permitirle mantener su consabida compostura y refrendar dicha obsesión.
Comentar  Me gusta         30
LEMBLEMB04 agosto 2020
A pesar de que a todo adulto se le supone la capacidad de dirigirse a sus congéneres con un saludo, no es del todo raro toparse con personas que no han desarrollado tan elemental destreza.
Comentar  Me gusta         10
LEMBLEMB04 agosto 2020
No hay duda de que es mucho más censurable el acoso por parte de los compañeros que la timidez congénita, pero también es cierto que ellos incapaces de ofrecer un «Buenos días» a otra persona deberían plantearse un cambio. Pero yo no soy quién para juzgar a nadie.
Comentar  Me gusta         00
LEMBLEMB04 agosto 2020
Hay en mi barrio una mujer a la que todo el mundo conoce como la mujer de la falda violeta. Evidentemente, tal sobrenombre responde al hecho de que nadie ha visto nunca vistiendo una falda de cualquier otro color.
Comentar  Me gusta         00
oscarseronoscarseron21 julio 2020
No hay duda de que es mucho más censurable el acoso por parte de los compañeros que la timidez congénita.
Comentar  Me gusta         10
otros libros clasificados: Literatura japonesaVer más
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro




Test Ver más

Completa el título de la novela

La guerra del fin...

del mundo
de los tiempos
del universo

10 preguntas
12 lectores participarón
Crear un test sobre este libro
{* *} .. ..