InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
Crea una cuenta en Babelio para descubrir tus próximas lecturas Babelio en Français
>

Crítica de LAKY


LAKY
23 abril 2020
Nos encontramos en París en el siglo XV. En un París más oscuro y pobre que el que ahora conocemos viven personajes de todo tipo: la nobleza por una parte, el pueblo llano por otra, ladronzuelos y gente de mal vivir por otro lado. En París vive también una preciosa gitanilla, una “egipcia” que junto a su listísima cabrita baila por sus calles.

En Notre Dame, la preciosa catedral que ya entonces presidía la ciudad, vive un ser deforme, sordo, jorobado: Quasimodo. Es el campanero de la ciudad y vive allí protegido por su mentor: el canónigo Frollo.

La historia de “Nuestra señora de París” es de sobra conocida. Incluso aunque no hayamos leído el libro, estoy casi segura de que casi todo el mundo ha visto alguna adaptación cinematográfica; aunque sea El jorobado de Notre Dame, la amable adaptación obra de Disney. Yo ví una película hace muchos años y la de Disney años después, también hace muchos. Así que me acerqué a la novela casi sin saber de qué iba pues aparte de Quasimodo y Esmeralda, no me acordaba de nada más.

Para leer “Nuestra señora de París” hay que armarse de paciencia y ganas. Es muy buen libro; yo diría más: es una obra de arte. Pero la lectura se hace cuesta arriba en muchas ocasiones. No porque sea dificultosa. No lo es. Yo he leído la primera parte en francés y lo he entendido perfectamente. Sí que había alguna palabra, sobre todo adjetivos (que abundan en el texto,) que no entendía Pero , vamos, la parte que he leído en español no tenía ninguna dificultad. La dificultad viene de lo densa que es la narración en muchas ocasiones. Se suceden páginas, capítulos e incluso libros sin que pase realmente nada transcendental para la trama. de hecho, al principio es difícil ver cuál es la trama verdadera porque tarda páginas y páginas en llegar a plantearla. Hay capítulos totalmente prescindibles. Incluso podríamos saltarnos algún libro entero y no pasaría nada (de hecho, creo que hubo alguna edición con nueve libros y no once como la actual). Hay, por ejemplo, un libro con dos capítulos: en uno de ellos describe París, en otro la catedral. Ambos están divinamente escritos y en ellos Hugo demuestra una erudición tremenda. Pero, claro, igual no nos interesa leer cincuenta páginas sobre la catedral, ¿no?

He de reconocer dos cosas: he leído en ocasiones en diagonal, saltándome algún capítulo y he estado tentada de abandonar la lectura. Si no fuera porque participaba en una lectura conjunta –que, además, convocaba yo- igual la hubiese abandonado. Y habría hecho mal porque, me ha costado en ocasiones, sí, pero al final ha sido una lectura que ha merecido mucho la pena. Hasta en los pasajes más aburridos, me incitaba a seguir el hecho de ser consciente de estar leyendo una verdadera obra de arte. Que todo hubiese sido más fácil si, entre tantos conocimientos, Monsieur Hugo hubiese conocido también el significado de la palabra “resumir”, pues sí; hubiese sido mucho más fácil y más placentero, sin duda. Pero aún así, aún requiriendo un pequeño/gran esfuerzo, la lectura merece mucho la pena. Porque Víctor Hugo escribe de una forma maravillosa, porque hace gala de una erudición tremenda: sabe de escribir, por supuesto, pero también de historia, urbanismo, conoce su ciudad a la perfección… Su riqueza de vocabulario es increíble y la forma de expresar las cosas a veces te deja sin aliento. Así que, sí, paciencia y esfuerzo pero al final el lector sale recompensado.

Como he leído el libro en dos ediciones, os hablo un poco de ellas. La de Edelvives ilustrada por Lacombe es una auténtica joya. Lacombe es un ilustrador que me fascina y ha sabido captar totalmente el tono de la historia. Por otro lado, la edición es magnífica: en dos tomos, con tapa dura, acotaciones…, una maravilla. La de Alianza Editorial que yo tengo es sencilla pues es una edición de bolsillo (Alianza tiene otra, ilustrada, que es más bonita). Lo que sí he podido comprobar, sin embargo, es las buenísima traducción de Carlos Dampierre. Daos cuenta que la primera mitad la he leído en francés pero con el libro en español al lado por si había alguna cosa que no entendía. He ido comparando algunos párrafos y el trabajo del traductor es impecable.

Conclusión final

Nuestra señora de París” es una novela densa, muy descriptiva, en la que abunda la narración y en la que hay partes que se hacen un poco pesadas. Por todo ello, requiere un esfuerzo lector: paciencia y tiempo. Pero el esfuerzo es recompensado porque es una auténtica joya, Gracias a ella he recordado por qué en mis tiempos leía literatura clásica francesa sobre (casi) cualquier otra.
No puedo sino recomendaros esta lectura. A muchos os dará pereza y más después de deciros que me ha costado pero creo que merece la pena. Si no os atrevéis os aconsejo hacerlo como yo: acompañada.
Enlace: https://librosquehayqueleer-..
Comentar  Me gusta         00



Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro




{* *}