InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
Crea una cuenta en Babelio para descubrir tus próximas lecturas Babelio en Français

Carlos Dampierre (Traductor)
ISBN : 8420671622
Editorial: Alianza (20/03/2012)

Calificación promedio : 4.2/5 (sobre 27 calificaciones)
Resumen:
Este libro contiene la segunda parte (volumen 2 de 2) de una de las novelas más famosas de Víctor Hugo, verdadero icono del romanticismo, presentada en una magnífica
edición ilustrada. Un relato entre el drama y la epopeya, pintoresco y poético a la vez,
llevado por la extraordinaria sensibilidad parisina de su autor. Una sensibilidad compartida
por el ilustrador Benjamin Lacombe, que explora en esta obra la época medieval y se
deleita of... >Voir plus
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro
Críticas, Reseñas y Opiniones (15) Ver más Añadir una crítica
AGamarra
 07 enero 2019
"¡Si supieras como te amo! ¡Si supieras cómo es mi corazón! ¡Oh! ¡Qué deserción de todas las virtudes! ¡Que abandono desesperado de mí mismo! Soy doctor y desprecio la ciencia; gentilhombre y mancillo mi apellido; sacerdote y convierto el misal en una almohada de lujuria. Escupo el rostro de mi Dios. ¡Y todo por ti, hechicera! ¡Para ser más digno de tu infierno!"
Bueno empecé el libro con pocas expectativas y al final ni me encantó ni me decepcionó mucho. Definitivamente hay para mí desaciertos que han hecho que no me guste mucho esta obra de Víctor Hugo. No puede ser que hay que esperar 50 páginas de un libro para recién conocer a los personajes más importantes de una novela, igualmente existe un capítulo del libro a mi parecer innecesario, larguísimo, aburrido, que no colabora demasiado con la historia y que es uno de los tantos aspectos políticos del mismo (Víctor Hugo por el tiempo que lo escribió defendía a la Catedral de Notre Dame del maltrato arquitectónico).
La obra es relativamente simple, por un lado el archidiácono Claude Frollo quien crió a su campanero Quasimodo desde que era un bebé, éste es un ser deforme, patizambo, jorobado, con casi un solo ojo, sordo y muy maltratado por todos. Esmeralda, una joven gitana que se dedica a bailar y hacer trucos por las calles de París es el interés ferviente del lujurioso archidiácono, especie de Fausto (por sus impresionantes conocimientos en las ciencias ocultas), pero es deslumbrada por el joven capitán de arqueros del rey Febo de Châteaupers.
La lectura en muchos pasajes se me hizo pesada y aburrida, hay a mi parecer mal manejo del hilo de la historia, con cortes frecuentes que uno no sabe cuánto van a durar y detalles en demasía extensos que le quitan intensidad a la trama. Por supuesto reconozco en Hugo una erudición extraordinaria, sabe bastante sobre la edad Media (que no conozco tanto como la moderna de la historia de Francia, tal vez por ello no me gustó tanto), sus costumbres y la cantidad de alusiones clásicas y medievales hacen de ésta una obra enriquecedora. Así mismo hay pasajes realmente bellos de leer cargados de un gran romanticismo, de ilusiones, de sentimientos bien explicados. A mi parecer el personaje mejor retratado con toda su crueldad, lujuria, locura por la ciencia y por una joven gitana es desde luego Claude Frollo, sus parlamentos así mismo son los más logrados y profundos. Toda la maldad y la obsesión de un viejo están plasmadas en sus actos y palabras. Los demás personajes son BASTANTE superficiales desde Esmeralda y su "amor a primera vista", pues desde su alegría, inocencia hasta su tragedia parece que nunca se entiende el por qué de su inclinación, devoción y sacrificio, el propio Febo que está apenas descrito a lo largo del libro, y Quasimodo que aunque tiene poder atrayente por su condición de feo, tuerto, Etc. no bastó para mí en ser un gran personaje; tal vez porque yo no le suelo dar una importancia a estos aspectos para ganarse el favor del público; no me encantó tampoco la relación entre Esmeralda y Quasimodo y su súbito despertar de Quasimodo desde que lo viéramos a lo largo del libro como el ser que se describe hasta el final donde sorprendentemente se vuelve en un perfecto cortesano, inteligencia rápida, frases declamatorias y una consciencia que no se le había visto en toda la obra sobre la vida y los sentimientos, para convertirse en un final un poco forzado en un héroe romántico.
Situaciones forzadas como el reconocimiento de madre e hija, los desenlaces de los personajes sinceramente me hacen calificar bajo esta novela. Sé muy bien que las novelas románticas tienen bastante de eso, como lo dije en el caso de Dumas, poca profundidad de personajes (aunque Hugo me pareció más superficial), situaciones casi imposibles pero románticas, descripciones amplias. Pero luego de leer a tantos autores franceses sinceramente Dumas es capaz de novelas mucho más interesantes, románticas y apasionadas aunque Hugo tenga más erudición.
Una de las cosas que me ha hecho ver este libro es lamentarme de no haber subido a la Catedral cuando estuve en París, con todas las descripciones hechas en este libro, hubiera sido interesante saber si se puede ver en la actualidad el Hotel Dieu perfectamente desde allí, lo que sí recuerdo perfectamente es la hermosa vista del Sena que hay desde ese punto, la mejor creo de todo París, aunque claro ahora las cosas son muy diferentes.
Creo que definitivamente "Nuestra señora de París" no es lo mejor que pueda tener Hugo y me parece una obra regular, con muchos pasajes extraordinarios pero con muchos puntos negativos que han hecho que no me guste tanto. Estoy seguro que "Los miserables" debe ser mejor por lo que he leído y espero que no me decepcione.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         10
Janire
 07 octubre 2019
Llevaba postergando la lectura de este libro años. de Victor Hugo me leí hace tiempo Los Miserables y me enamoró su manera de narrar. Pese a lo denso que resultó, mereció completamente su lectura. Deseaba seguir leyendo su otra obra cumbre, Nuestra Señora de París, pero me daba pereza encontrarme con otra novela densa de nuevo y por eso fui posponiendo año tras año esta lectura.
Cuando Raquel, de la pecera de Raquel, propuso hacer una lectura conjunta, me animé. Sentí que era ahora o nunca y mejor enfrentarse a la historia que tanto miedo y pereza me daba acompañada que hacerlo sola.
Para quien no lo sepa, Nuestra Señora de París es la historia original de El jorobado de Notre Dame. Si os gusta esta maravillosa película de Disney no dudéis en leer el libro, os va a gustar sin duda alguna.
Victor Hugo nos presenta una historia más cruda, más dura y mucho más humana que la planteada por el gigante cinematográfico. La historia tiene similitudes pero la original es mucho más completa, emotiva y humana.
Los personajes que nos muestra el autor son Esmeralda, Quasimodo, Claude Frollo, Phoebus y varios secundarios más, maravillosamente formados, descritos y perfectamente definidos. Cada uno tiene su papel y lugar en la trama y es muy sencillo conectar con absolutamente todos ellos. Pero hay un personaje muy especial en toda esta historia, y es la Catedral de Notre Dame. El autor le da la importancia que se merece a este emblemático edificio gótico, dedicándole varios capítulos del libro, profundizando en su historia y mostrando al lector lo especial que era ese edificio para el autor y la importancia de preservar edificios antiguos. Victor Hugo escribió esta historia para defender la restauración de los edificios antiguos frente a la demolición que estaba llevando a cabo el gobierno en 1830. El autor no entendía por qué había que tirarlos abajo por el simple echo de ser viejos. Los antiguos edificios tienen mucho que contar, son historia y como tal hay que cuidarla.
La manera de describir a Notre Dame del autor la hace más especial si cabe. Denota un sentimiento de admiración y amor hacia ella que pone los pelos de punta y te hace comprender a ti, como lector, lo maravilloso que es ese edificio. Tuvimos la mala surte de estar leyendo esta obra cuando ocurrió el fatal incendio de la catedral y absolutamente todas las participantes de la lectura nos quedamos bastante tocadas...
Tengo que reconocer que los personajes masculinos son absolutamente odiosos, no se salva ninguno, son mezquinos, retorcidos y malvados en todas sus formas. Me han sacado de quicio en muchas ocasiones sus actitudes interesadas y sus formas de actuar, pero esa es la gracia, pues es la esencia de cada personaje.
En cuanto a Esmeralda, es un personaje muy tierno y adorable que hace cosas un tanto desquiciantes, fruto de su edad, ya que tiene 16 años. Pero tiene un carácter que me ha atrapado desde el minuto uno, fuerte pero a la vez muy frágil, necesitada de protección. Me he pasado toda la obra deseando abrazarla.
Esta obra de Victor Hugo tiene algunas partes que se pueden hacer cuesta arriba, ya que el autor se explaya que da gusto en numerosos temas y descripciones históricas, sobre todo de arquitectura y sobre el París de la época, pero os aseguro que es una delicia leerlo y que merece la pena cada párrafo de la historia.
He llorado, he reído y me he puesto nerviosa a lo largo de la trama. Esta historia está plagada de todos los sentimientos habidos y por haber y hará al lector pasar un rato más que agradable.
La primera mitad de la historia es más introductoria, pero durante la segunda mitad os aseguro que no podréis soltar el libro. Es muy adictiva y engancha de tal manera que querréis seguir leyendo para ver qué ocurre con los personajes.
Si queréis empezar con el autor, considero que entre sus obras maestras, ésta es la más idónea. Es mucho más ligera que Los miserables y mucho más sencilla de leer. Pero eso sí, leedla por favor, es una joya!
+ Leer más
Comentar  Me gusta         10
Crislefica
 12 julio 2020
Cuantos de nosotros no conocemos la historia de Quasimodo, el campanero de noble corazón de Notre Dame de París, recluido al amparo de la majestuosa caredral debido a sus malformaciones y su fealdad, y bajo la protección del juez (arcediano en el libro) Frollo, enamorado de la joven gitana (egipcia en el libro) Esmeralda quien a su vez está enamorada del capitan Phoebus y a la vez es objeto de obsesión del propio Frollo? Seguro que la mayoría conoce al menos la versión edulcorada y apta para todos los públicos de la película de Disney de 1996. No obstante, os traigo la version real escrita por Victor Hugo, que, como pasa con muchas de las historias que adapta Disney, no es tan fiel a la historia como pensamos pero a pesar de sus fatalidades es una historia preciosa.
Victor Hugo público su historia en el s.XIX (a pesar de estar la historia ambientada en pleno
S XV) momento del máximo apogeo del romanticismo, como podemos ver en su historia de amor trágico y destino fatal. Así como el amor por todo lo gótico que podemos ver en las descripciones que de la propia catedral hace pasando por sus fastuosas gárgolas etc (y que pueden resultar algo contundentes y pesadas, al igual que las partes correspondientes a las descripciones del Paris de la época). de hecho la novela empieza en el hecho que el propio autor encuentra dentro de la propia catedral, en su momento actual, la inscripción griega "Anaikh" que significa fatalidad y en la que se inspira para contarnos su historia. de hecho la fatalidad recorre toda la historia, empezando por la obsesion del arcediano por Esmeralda y todo lo que ello conlleva, hasta su fatal desenlace pasando por la rebelion del propio Quasimodo a su propio benefactor por salvar de la horca a la joven y todo lo que ello conlleva también. No daré más detalles al respecto para evitar destripar la historia pero os invito a redescubrir la verdadera historia de Esmeralda su cabra Djali, Quasimodo, Frollo Phoebus, Gringoire o la vieja Paquette (no busquéis en la película porque no sale y su historia también pone de manifiesto la fatalidad de la que hablaba antes), la corte de los milagros etc. La verdad reconozco que el primer tomo se me hizo algo pesado, que cambié varias veces de opinión al respecto de algunos personajes, y varias veces pensé...quien me llamaba a mi meterme en semejante berenjenal con Víctor Hugo. Pero, el tomo II me ha encantado, ya te has acostumbrado al lenguaje rebuscado del autor y solo quieres saber más y más porque ves que no es la historia que tu conocías...es más bella y más trágica. Por todo ello, una vez más, os invito a despojaros de los perjuicios que se pueden tener al leer un clásico de estas características y os sumerjais en la historia para poder disfrutar de la verdadera historia acontecida en los aldeaños de una de las catedrales europeas más importantes, Nuestra Señora de París.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         30
Yani
 10 agosto 2018
Un libro que esté bien escrito, que tenga una historia atrapante y que, además, sea entretenido no se encuentra todos los días. El jorobado de Nuestra Señora de París es uno de ellos. Lamentablemente, flaquea en ciertos puntos que contribuyeron a que no me gustara del todo y hasta me decepcionaron, porque mientras leía este libro estaba segura que iba a terminar calificándolo con cinco estrellas y agregándolo a mis favoritos. No sucedió ni una cosa ni la otra, como habrán podido ver. Quedó en 3.5 y en un tibio "read".
El jorobado… es un rompecabezas de historias sueltas que deambulan por París en 1482. Hugo presenta personajes que parecen totalmente desconectados entre sí, pero que con el tiempo convergen (no siempre de una manera muy fluida, por cierto) y hacen avanzar la trama. A grandes rasgos, el libro cuenta las desventuras de Quasimodo, el campanero deforme y solitario de la iglesia, y Esmeralda, una joven doblemente demonizada por su condición de gitana y por ser bella. Así que ambos están ligados al Mal: él por tener una fealdad propia de un demonio, ella por tener una belleza del Infierno. Existen otros dos personajes que pelean por el protagonismo del libro: el poeta Pierre Gringoire y el sacerdote Claude Frollo. Hugo les da el espacio necesario para desarrollarse en capítulos en donde el narrador omnisciente elige en quién enfocarse, según sus necesidades.
El libro está tan bien escrito que sentí envidia prácticamente durante toda la lectura. No es un estilo complejo (así que olviden el famoso “no lo leo porque tengo miedo de que sea difícil”) y hay frases dignas de figurar en una colección de citas, algo que esperaba al saber previamente que Hugo se adhería al romanticismo. Por otro lado, los personajes representan estamentos sociales y hacen que los cambios de perspectiva sean interesantes. Por supuesto, Hugo prefiere a los marginados y hace más hincapié en sus historias que en la de los personajes ligados al poder (como el rey Louis XI) o a alguna fuerza militar (como Phoebus), que suelen estar ridiculizados y aparecen esporádicamente. Hasta ahí mis elogios, porque ahora empiezan mis problemas.
Sé que el romanticismo conlleva que los personajes sean arrastrados por sus pasiones y reflexionen poco. Es comprensible, pero no terminé de deducir (y tal vez una relectura sea útil) por qué algunos personajes son ambivalentes y otros, como Esmeralda, están limitados a un solo lugar. Ella, que es la protagonista que mueve toda la trama, es la más unidimensional de todos. al principio parece aguerrida e independiente pero se convierte rápidamente en una muchacha pasiva, ingenua, cruel, frágil y con pocas luces. Una lástima. Lo peor es que uno termina admirando a Frollo en ciertos momentos, a pesar de que es un hombre que preferiría tener bien lejos. Por otra parte, algunos capítulos me parecieron innecesarios. Hay uno muy lindo sobre la arquitectura y la literatura, pero se inserta de una forma poco natural. Y las comparaciones entre la París de 1482 y la del tiempo de la composición (se publicó en 1831) se vuelven tediosas y distraen. Esas pausas en la narración de los hechos terminaron provocando que me olvide hasta de algunos personajes y pierda el hilo de lo que se estaba contando.
En resumen (porque esto ya está pasando a ser una pequeña monografía), El jorobado de Nuestra Señora de París es un libro que se disfruta y se lee sin demasiadas complicaciones, exceptuando las digresiones que me molestaron un poco. No hay que pedir demasiado de los personajes porque a veces se vuelven planos e irritantes. La historia es buena y tiene algunos giros predecibles (y muchos golpes bajos), pero no por eso se arruina la lectura. Un consejo: no lo lean pensando en la película de Disney.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
LAKY
 23 abril 2020
Nos encontramos en París en el siglo XV. En un París más oscuro y pobre que el que ahora conocemos viven personajes de todo tipo: la nobleza por una parte, el pueblo llano por otra, ladronzuelos y gente de mal vivir por otro lado. En París vive también una preciosa gitanilla, una “egipcia” que junto a su listísima cabrita baila por sus calles.
En Notre Dame, la preciosa catedral que ya entonces presidía la ciudad, vive un ser deforme, sordo, jorobado: Quasimodo. Es el campanero de la ciudad y vive allí protegido por su mentor: el canónigo Frollo.
La historia de “Nuestra señora de París” es de sobra conocida. Incluso aunque no hayamos leído el libro, estoy casi segura de que casi todo el mundo ha visto alguna adaptación cinematográfica; aunque sea El jorobado de Notre Dame, la amable adaptación obra de Disney. Yo ví una película hace muchos años y la de Disney años después, también hace muchos. Así que me acerqué a la novela casi sin saber de qué iba pues aparte de Quasimodo y Esmeralda, no me acordaba de nada más.
Para leer “Nuestra señora de París” hay que armarse de paciencia y ganas. Es muy buen libro; yo diría más: es una obra de arte. Pero la lectura se hace cuesta arriba en muchas ocasiones. No porque sea dificultosa. No lo es. Yo he leído la primera parte en francés y lo he entendido perfectamente. Sí que había alguna palabra, sobre todo adjetivos (que abundan en el texto,) que no entendía Pero , vamos, la parte que he leído en español no tenía ninguna dificultad. La dificultad viene de lo densa que es la narración en muchas ocasiones. Se suceden páginas, capítulos e incluso libros sin que pase realmente nada transcendental para la trama. de hecho, al principio es difícil ver cuál es la trama verdadera porque tarda páginas y páginas en llegar a plantearla. Hay capítulos totalmente prescindibles. Incluso podríamos saltarnos algún libro entero y no pasaría nada (de hecho, creo que hubo alguna edición con nueve libros y no once como la actual). Hay, por ejemplo, un libro con dos capítulos: en uno de ellos describe París, en otro la catedral. Ambos están divinamente escritos y en ellos Hugo demuestra una erudición tremenda. Pero, claro, igual no nos interesa leer cincuenta páginas sobre la catedral, ¿no?
He de reconocer dos cosas: he leído en ocasiones en diagonal, saltándome algún capítulo y he estado tentada de abandonar la lectura. Si no fuera porque participaba en una lectura conjunta –que, además, convocaba yo- igual la hubiese abandonado. Y habría hecho mal porque, me ha costado en ocasiones, sí, pero al final ha sido una lectura que ha merecido mucho la pena. Hasta en los pasajes más aburridos, me incitaba a seguir el hecho de ser consciente de estar leyendo una verdadera obra de arte. Que todo hubiese sido más fácil si, entre tantos conocimientos, Monsieur Hugo hubiese conocido también el significado de la palabra “resumir”, pues sí; hubiese sido mucho más fácil y más placentero, sin duda. Pero aún así, aún requiriendo un pequeño/gran esfuerzo, la lectura merece mucho la pena. Porque Víctor Hugo escribe de una forma maravillosa, porque hace gala de una erudición tremenda: sabe de escribir, por supuesto, pero también de historia, urbanismo, conoce su ciudad a la perfección… Su riqueza de vocabulario es increíble y la forma de expresar las cosas a veces te deja sin aliento. Así que, sí, paciencia y esfuerzo pero al final el lector sale recompensado.
Como he leído el libro en dos ediciones, os hablo un poco de ellas. La de Edelvives ilustrada por Lacombe es una auténtica joya. Lacombe es un ilustrador que me fascina y ha sabido captar totalmente el tono de la historia. Por otro lado, la edición es magnífica: en dos tomos, con tapa dura, acotaciones…, una maravilla. La de Alianza Editorial que yo tengo es sencilla pues es una edición de bolsillo (Alianza tiene otra, ilustrada, que es más bonita). Lo que sí he podido comprobar, sin embargo, es las buenísima traducción de Carlos Dampierre. Daos cuenta que la primera mitad la he leído en francés pero con el libro en español al lado por si había alguna cosa que no entendía. He ido comparando algunos párrafos y el trabajo del traductor es impecable.
Conclusión final
Nuestra señora de París” es una novela densa, muy descriptiva, en la que abunda la narración y en la que hay partes que se hacen un poco pesadas. Por todo ello, requiere un esfuerzo lector: paciencia y tiempo. Pero el esfuerzo es recompensado porque es una auténtica joya, Gracias a ella he recordado por qué en mis tiempos leía literatura clásica francesa sobre (casi) cualquier otra.
No puedo sino recomendaros esta lectura. A muchos os dará pereza y más después de deciros que me ha costado pero creo que merece la pena. Si no os atrevéis os aconsejo hacerlo como yo: acompañada.
Enlace: https://librosquehayqueleer-..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00

Las críticas de la prensa (2)
elperiodico17 abril 2019
Víctor Hugo reflejó todo un mundo a través de la catedral calcinada este lunes en 'Nuestra Señora de París', hito del romanticismo.
Leer la crítica en el sitio web: elperiodico
elperiodico16 abril 2019
Víctor Hugo reflejó todo un mundo a través de la catedral calcinada este lunes en 'Nuestra Señora de París', hito del romanticismo.
Leer la crítica en el sitio web: elperiodico
Citas y frases (16) Ver más Añadir cita
LEMBLEMB15 febrero 2020
No intentaremos dar al lector una idea de que ella nariz tetraédrica, de aquella boca en forma de herradura, de aquel pequeño ojo izquierdo tapado por una ceja pelirroja, espesa como un matorral, mientras que el ojo derecho desaparecía completamente tras una enorme verruga, de aquellos dientes en desorden, mellados por varios sitios, como las aspilleras de una fortaleza, de aquel belfo calloso, entre el que se asomaba uno de los dientes, como el colmillo de un elefante, de aquel mentón bipartido, y sobre todo de la expresión que se extendía por todo el rostro, mezcla de malicia, de asombro y de tristeza. Imaginad, si podéis, un conjunto semejante.
+ Lire la suite
Comentar  Me gusta         10
LEMBLEMB21 febrero 2020
Y lo que aquí decimos de la fachada hay que decirlo de la iglesia entera; y lo que decimos de la iglesia catedral de París, hay que decirlo de todas las iglesias de la cristiandad en la edad media. Todo concuerda en este arte surgido de sí mismo, lógico y propuesta proporcionado. Medir el dedo gordo del pie es medir el gigante.
Comentar  Me gusta         10
LEMBLEMB18 febrero 2020
Y es que una de las diferencias radicales entre las ciudades de entonces y las de ahora es que actualmente son las fachadas las que asoman a plazas y calles, mientras que entonces eran los hastiales. Desde hace dos siglos, las casas han dado media vuelta.
Comentar  Me gusta         10
LEMBLEMB15 febrero 2020
En las puertas, en las ventanas, en los tragaluces, sobre los tejados, hormigueaban miles de buenos burgueses, de rostros tranquilos y honrados, que contemplaban el palacio, que miraban a la multitud sin adoptar a nada más; pues hay muchas gentes en París que se conforman con el espectáculo de los espectadores y para ellas constituye una cosa muy interesante, la contemplación de un muro tras el cual algo está sucediendo.
+ Lire la suite
Comentar  Me gusta         00
LEMBLEMB15 febrero 2020
Creedme, señor, es el fin del mundo. Jamás se vieron semejantes desafueros entre los estudiantes. Son los malditos inventos del siglo los que lo echan todo a perder. Las artillerias, las serpentinas, las bombardas y, sobre todo, la imprenta, esa peste que nos viene de Alemania. Se acabaron los manuscritos y los libros. La imprenta mata a la librería. Está acercándose el fin del mundo.
Comentar  Me gusta         00
Video de Victor Hugo (1) Ver másAñadir vídeo
Vidéo de Victor Hugo
Victor Hugo escribió que la melancolía es la felicidad de estar triste. Esta frase define en cierta forma la obra de uno de los magos de las letras francesas, el escritor que se adueñó del siglo XIX francés, el longevo poeta que como si hubiera pactado con el diablo logró que sus obras atravesaran todos los tiempos:
otros libros clasificados: romanticismoVer más
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro





Test Ver más

¿Conocedor o experto en literatura francesa?

¿Cuál de los siguientes libros fue escrito por Gustave Flaubert?

Memorias de un loco
El más bello amor
Elogio de París

16 preguntas
27 lectores participarón
Thèmes : literatura francesa , Literatura en francésCrear un test sobre este libro
{* *} .. ..