InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTest

Carlos R. Dampierre (Traductor)
ISBN : 8413621798
704 páginas
Editorial: Alianza (04/02/2021)

Calificación promedio : 4.23/5 (sobre 81 calificaciones)
Resumen:
Este libro contiene la segunda parte (volumen 2 de 2) de una de las novelas más famosas de Víctor Hugo, verdadero icono del romanticismo, presentada en una magnífica
edición ilustrada. Un relato entre el drama y la epopeya, pintoresco y poético a la vez,
llevado por la extraordinaria sensibilidad parisina de su autor. Una sensibilidad compartida
por el ilustrador Benjamin Lacombe, que explora en esta obra la época medieval y se
deleita of... >Voir plus
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESAgapeaCasa del libro
Críticas, Reseñas y Opiniones (35) Ver más Añadir una crítica
rafaperez
 16 March 2022
Ya me advirtió mi compañera de lectura que esta reseña me haría sufrir.

Los sudores aparecen cuando la eterna dicotomía del defecto y la virtud se enfrentan al según se mire.
Y así miro yo.

Por más vueltas que le doy, llego al callejón sin salida de que Nuestra Señora de París es una obra imperfecta en su conjunto pero con una calidad literaria sobrehumana.

¿Quién es el protagonista? ¿París, su arquitectura, Quasimodo, Esmeralda, Notre Dame?

Pues aunque resulte algo ambiguo y completamente descerebrado, defiendo la idea de que es una novela atípicamente coral.

Por acabar por la vía rápida con el defecto y así deleitarme en lo demás Hugo se va por las ramas.

Lo se, vaya noticia.
El principal problema es que esos mini ensayos que acompañan a la trama principal no empastan, no suman, nada aportan al argumento y esto le resta velocidad y armonía.

Pero Ave María Purísima que manera de narrar. Que brillante su idea de que la decadencia arquitectónica medieval fue causada por la llegada de la imprenta.

En cuanto a lo que Disney profanó, el autor se maneja en la delgada línea de la ironía y la tragedia para hablarnos primero de una justicia que es sorda.

Después, de una sociedad llena de sombras, supersticiones, clasista y profundamente egoísta.

Y finalmente Quasimodo, que representa la monstruosidad, lo horrendo y, como no, la desventura.

Hugo crea un personaje con malformaciones en todo su cuerpo, sordo, bruto. La fealdad en estado puro.

Apaleado, ridiculizado, vejado y sistemáticamente rechazado nuestro jorobado conocerá a su antagónica Esmeralda.
La gitana de belleza virginal.

No es el único juego de contrastes. Toda la novela lo es.
Desde las calles opulentas y majestuosos monumentos donde habitan las gentes de calidad a la corte de los milagros, barrio marginal con su propia ley, donde sobreviven ladrones, truanes y estafadores todo, para bien o para mal, es París.

Y, por último, la perversa individualidad del ser humano donde sus anhelos están siempre por encima del bien y del mal choca frontalmente con la bondad personificada en la ya citada gitana.

Bajo el prisma de una novela convencional, nuestra señora de París cojea precisamente en su arquitectura.
Sin embargo, la multitud de aristas, capas, reflexiones y la jupiteriana prosa del autor convierten a la novela en una obra inmortal.

A base de pluma y estoque Víctor Hugo saca las vergüenzas de la ciudad de la luz dejandola completamente a oscuras.

Hay que perderle el miedo. Aún teniendo partes complejas y abruptas, recomiendo mucho su lectura.

Eso sí, pausada, sintiendo cada letra. Cada gota de tinta, incluso cada pausa.
Un libro maravillosamente imperfecto!

Padres de la literatura hay muchos...dios solo uno.
VÍCTOR HUGO.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         234
Nuryta
 15 February 2023
Otro gran clásico que tenía pendiente, aunque claro, mi imagen preconcebida estaba totalmente viciada por Disney y pues me he llevado un buen chasco.

Víctor Hugo hace una descripción detallada de la arquitectura de Nuestra Señora y otras edificaciones de la época, casi sollozando al pensar que ese tipo de estructuras tan llenas de significado indudablemente fueron perdiendo importancia, según él, debido al advenimiento de la imprenta y con ella, la proliferación de otro tipo de arte expresivo.

En fin, que la historia propiamente de Quasimodo y Esmeralda, casi pasa a un segundo plano, sin que por ello deje de llamar la atención una serie de aspectos socio culturales de ese momento que hoy nos llevan a reflexionar. Lo único que diré al respecto, es que la historia es muy diferente a lo que Disney nos ha pintado, y que vale la pena su lectura.
Comentar  Me gusta         162
Janire
 07 October 2019
Llevaba postergando la lectura de este libro años. de Victor Hugo me leí hace tiempo Los Miserables y me enamoró su manera de narrar. Pese a lo denso que resultó, mereció completamente su lectura. Deseaba seguir leyendo su otra obra cumbre, Nuestra Señora de París, pero me daba pereza encontrarme con otra novela densa de nuevo y por eso fui posponiendo año tras año esta lectura.

Cuando Raquel, de la pecera de Raquel, propuso hacer una lectura conjunta, me animé. Sentí que era ahora o nunca y mejor enfrentarse a la historia que tanto miedo y pereza me daba acompañada que hacerlo sola.

Para quien no lo sepa, Nuestra Señora de París es la historia original de El jorobado de Notre Dame. Si os gusta esta maravillosa película de Disney no dudéis en leer el libro, os va a gustar sin duda alguna.

Victor Hugo nos presenta una historia más cruda, más dura y mucho más humana que la planteada por el gigante cinematográfico. La historia tiene similitudes pero la original es mucho más completa, emotiva y humana.

Los personajes que nos muestra el autor son Esmeralda, Quasimodo, Claude Frollo, Phoebus y varios secundarios más, maravillosamente formados, descritos y perfectamente definidos. Cada uno tiene su papel y lugar en la trama y es muy sencillo conectar con absolutamente todos ellos. Pero hay un personaje muy especial en toda esta historia, y es la Catedral de Notre Dame. El autor le da la importancia que se merece a este emblemático edificio gótico, dedicándole varios capítulos del libro, profundizando en su historia y mostrando al lector lo especial que era ese edificio para el autor y la importancia de preservar edificios antiguos. Victor Hugo escribió esta historia para defender la restauración de los edificios antiguos frente a la demolición que estaba llevando a cabo el gobierno en 1830. El autor no entendía por qué había que tirarlos abajo por el simple echo de ser viejos. Los antiguos edificios tienen mucho que contar, son historia y como tal hay que cuidarla.

La manera de describir a Notre Dame del autor la hace más especial si cabe. Denota un sentimiento de admiración y amor hacia ella que pone los pelos de punta y te hace comprender a ti, como lector, lo maravilloso que es ese edificio. Tuvimos la mala surte de estar leyendo esta obra cuando ocurrió el fatal incendio de la catedral y absolutamente todas las participantes de la lectura nos quedamos bastante tocadas...

Tengo que reconocer que los personajes masculinos son absolutamente odiosos, no se salva ninguno, son mezquinos, retorcidos y malvados en todas sus formas. Me han sacado de quicio en muchas ocasiones sus actitudes interesadas y sus formas de actuar, pero esa es la gracia, pues es la esencia de cada personaje.
En cuanto a Esmeralda, es un personaje muy tierno y adorable que hace cosas un tanto desquiciantes, fruto de su edad, ya que tiene 16 años. Pero tiene un carácter que me ha atrapado desde el minuto uno, fuerte pero a la vez muy frágil, necesitada de protección. Me he pasado toda la obra deseando abrazarla.

Esta obra de Victor Hugo tiene algunas partes que se pueden hacer cuesta arriba, ya que el autor se explaya que da gusto en numerosos temas y descripciones históricas, sobre todo de arquitectura y sobre el París de la época, pero os aseguro que es una delicia leerlo y que merece la pena cada párrafo de la historia.

He llorado, he reído y me he puesto nerviosa a lo largo de la trama. Esta historia está plagada de todos los sentimientos habidos y por haber y hará al lector pasar un rato más que agradable.

La primera mitad de la historia es más introductoria, pero durante la segunda mitad os aseguro que no podréis soltar el libro. Es muy adictiva y engancha de tal manera que querréis seguir leyendo para ver qué ocurre con los personajes.

Si queréis empezar con el autor, considero que entre sus obras maestras, ésta es la más idónea. Es mucho más ligera que Los miserables y mucho más sencilla de leer. Pero eso sí, leedla por favor, es una joya!
+ Leer más
Comentar  Me gusta         40
Crislefica
 12 July 2020
Cuantos de nosotros no conocemos la historia de Quasimodo, el campanero de noble corazón de Notre Dame de París, recluido al amparo de la majestuosa caredral debido a sus malformaciones y su fealdad, y bajo la protección del juez (arcediano en el libro) Frollo, enamorado de la joven gitana (egipcia en el libro) Esmeralda quien a su vez está enamorada del capitan Phoebus y a la vez es objeto de obsesión del propio Frollo? Seguro que la mayoría conoce al menos la versión edulcorada y apta para todos los públicos de la película de Disney de 1996. No obstante, os traigo la version real escrita por Victor Hugo, que, como pasa con muchas de las historias que adapta Disney, no es tan fiel a la historia como pensamos pero a pesar de sus fatalidades es una historia preciosa.

Victor Hugo público su historia en el s.XIX (a pesar de estar la historia ambientada en pleno
S XV) momento del máximo apogeo del romanticismo, como podemos ver en su historia de amor trágico y destino fatal. Así como el amor por todo lo gótico que podemos ver en las descripciones que de la propia catedral hace pasando por sus fastuosas gárgolas etc (y que pueden resultar algo contundentes y pesadas, al igual que las partes correspondientes a las descripciones del Paris de la época). de hecho la novela empieza en el hecho que el propio autor encuentra dentro de la propia catedral, en su momento actual, la inscripción griega "Anaikh" que significa fatalidad y en la que se inspira para contarnos su historia. de hecho la fatalidad recorre toda la historia, empezando por la obsesion del arcediano por Esmeralda y todo lo que ello conlleva, hasta su fatal desenlace pasando por la rebelion del propio Quasimodo a su propio benefactor por salvar de la horca a la joven y todo lo que ello conlleva también. No daré más detalles al respecto para evitar destripar la historia pero os invito a redescubrir la verdadera historia de Esmeralda su cabra Djali, Quasimodo, Frollo Phoebus, Gringoire o la vieja Paquette (no busquéis en la película porque no sale y su historia también pone de manifiesto la fatalidad de la que hablaba antes), la corte de los milagros etc. La verdad reconozco que el primer tomo se me hizo algo pesado, que cambié varias veces de opinión al respecto de algunos personajes, y varias veces pensé...quien me llamaba a mi meterme en semejante berenjenal con Víctor Hugo. Pero, el tomo II me ha encantado, ya te has acostumbrado al lenguaje rebuscado del autor y solo quieres saber más y más porque ves que no es la historia que tu conocías...es más bella y más trágica. Por todo ello, una vez más, os invito a despojaros de los perjuicios que se pueden tener al leer un clásico de estas características y os sumerjais en la historia para poder disfrutar de la verdadera historia acontecida en los aldeaños de una de las catedrales europeas más importantes, Nuestra Señora de París.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         60
Lecturasparavivir
 27 February 2021
El poder de la ficción. ⁣

Cuando Victor Hugo escribió en 1831 𝐍𝐮𝐞𝐬𝐭𝐫𝐚 𝐬𝐞ñ𝐨𝐫𝐚 𝐝𝐞 𝐏𝐚𝐫𝐢́𝐬, la famosa catedral había perdido su esplendor medieval luego de sufrir los embates del tiempo y de las sucesivas remodelaciones. El gran escritor francés construye una obra en la que los contrastes violentos y los dualismos irreductibles propios del Romanticismo están a la orden del día. La fatalidad une los destinos de personajes inolvidables como Quasimodo, Esmeralda y su cabrita, Frollo, pero no hubiese sido lo mismo en otro escenario. El París del siglo XV con su Corte de los Milagros, su río y, por supuesto, su emblemática iglesia tienen su protagonismo. ⁣

En varias ocasiones, el autor interrumpe abruptamente la acción para mostrarnos la ciudad a vuelo de pájaro o para describir la catedral, deleitándose con los elementos góticos y criticando el mal gusto de los retoques posteriores. La historia también se detiene cuando Hugo consagra un largo capítulo para explicar la frase de uno de los personajes: “𝘦𝘴𝘵𝘰 𝘮𝘢𝘵𝘢𝘳á 𝘢 𝘢𝘲𝘶𝘦𝘭𝘭𝘰” asegurando que el libro matará al edificio, que la imprenta matará a la arquitectura. Son pasajes que nos alejan de la trama pero que sugiero darse el tiempo para leerlos para no perderse las grandes reflexiones que el libro contiene. ⁣

La novela tuvo éxito, consagró a su autor y ocasionó un movimiento social para la preservación y restauración del edificio. ⁣

Escribir con un propósito y lograrlo ¿se puede pedir más? Sí, que la novela obtenida con tal fin sea una de las más bonitas de toda la historia de la literatura. ⁣

+ Leer más
Comentar  Me gusta         90

Las críticas de la prensa (2)
revistan18 March 2021
En la ficción de Victor Hugo, Quasimodo es un hombre sordo y deformado por una joroba en su espalda, cuyo trabajo es ser el campanero de la icónica iglesia francesa.
Leer la crítica en el sitio web: revistan
elperiodico17 April 2019
Víctor Hugo reflejó todo un mundo a través de la catedral calcinada este lunes en 'Nuestra Señora de París', hito del romanticismo.
Leer la crítica en el sitio web: elperiodico
Citas y frases (109) Ver más Añadir cita
DiemDiem06 August 2022
(…) y además de vez en cuando este conglomerado de ruidos sublimes se entreabre para dar paso a la fuga del Ave María que estalla y burbujea como un penacho de estrellas. Por debajo, en lo más profundo del concierto, se puede distinguir confusamente el canto interior de las iglesias que transpira a través de los poros vibrantes de sus bóvedas. Todo esto es, de verdad, una ópera que merece la pena ser oída. Normalmente los ruidos que de París se oyen durante el día, son como el habla de la ciudad y por la noche son su respiración, pero, en este caso, es la ciudad que canta. Aprestad el oído a ese tutti de campanarios, desparramad por el conjunto el murmullo de medio millón de hombres, la queja eterna del río, el aliento infinito del viento, el cuarteto grave y lejano de los cuatro bosques, emplazados en las colinas del horizonte cual inmensas cajas de órgano; eliminad como en una media tinta todo lo que el carillón tenga de excesivamente agudo y bajo y decid si habéis visto a oído en el mundo algo tan rico, tan alegre, tan dorado, tan deslumbrante como este tumultuoso repique de campanas, como ese ardiente brasero de música, como esas diez mil voces de bronce cantando juntas en flautas de piedra de trescientos pies de altura, como esa ciudad que es una orquesta toda ella, o como esa sinfonía comparable al ruido de la tempestad.
+ Lire la suite
Comentar  Me gusta         50
DiemDiem08 August 2022
Era, digámoslo de paso, un destino singular para la iglesia de Nuestra Señora en aquella época, el ser amada de tal manera con intensidad y finalidad diferentes, pero con tanta devoción, por aquellos dos seres tan dispares como Quasimodo y Claude. Amada por uno de ellos –aquella especie de semihombre instintivo y salvaje– a causa de su belleza, por su grandiosidad, por la armonía que se desprende del magnífico conjunto y por el segundo –imaginativo, culto y apasionado– a causa de su significado, por su mito, por el sentido que encierra, por el simbolismo que se desprende de las esculturas de su fachada, como un texto sobre el que se ha escrito otro en un palimpsesto; en una palabra: por el enigma que propone eternamente a la inteligencia humana.
+ Lire la suite
Comentar  Me gusta         80
DiemDiem08 August 2022
–¡Pardiez! ¿Qué libros son los vuestros?
–Aquí tenéis uno –dijo el archidiácono.
Y abriendo la ventana de la celda, señaló con el dedo la inmensa iglesia de Nuestra Señora, que perfilando contra el cielo estrellado la negra silueta de sus dos torres, de sus costillas de piedra y de su monstruosa grupa, parecía una enorme esfinge de dos cabezas sentada en medio de la ciudad.
El archidiácono contempló silencioso durante unos momentos el gigantesco edificio, y extendiendo con un suspiro su mano derecha en dirección del libro impreso, abierto encima de la mesa, y su mano izquierda hacia Nuestra Señora, y paseando con pena la mirada del libro a la iglesia, dijo:
–¡Ay! Esto matará a aquello.
+ Lire la suite
Comentar  Me gusta         70
DiemDiem11 August 2022
La arquitectura ha sido hasta el siglo XV el registro principal de la humanidad; en ese intervalo no ha aparecido en todo el mundo el más mínimo pensamiento, por complicado que haya sido, que no se haya hecho piedra en un edificio; toda idea popular, como toda ley religiosa, ha tenido sus monumentos; en fin, que no ha existido pensamiento importante que no haya sido escrito en piedra. ¿Y por qué? Porque cualquier pensamiento, religioso o filosófico tiene interés en perpetuarse, porque cualquier idea que haya sido capaz de conmover a una generación, quiere arrastrar otras ideas y dejar su huella.
+ Lire la suite
Comentar  Me gusta         80
DiemDiem05 August 2022
(…) subid a cualquier punto elevado de donde podáis dominar la capital entera y asistid al despertar de todos los carillones y ved, a una señal venida del cielo –pues es el sol quien la da– cómo sus mil iglesias se estremecen al tiempo; primero son tintineos aislados que van de una iglesia a otra, como cuando los músicos advierten que se va a comenzar y después, de pronto, contemplad, pues parece que en algunos momentos los oídos tengan ojos también, contemplad cómo se eleva al mismo tiempo de cada campanario algo así como una columna de ruido o como una humareda de armonía.
Primero la vibración de cada columna sube recta, pura y, por así decirlo, aislada de las demás, hacia el cielo esplendoroso de la mañana y después, poco a poco, se funden acrecentándose, mezclándose y borrándose unas en otras; se amalgaman en un magnífico concierto. Ya es únicamente una masa de vibraciones sonoras, desprendida sin cesar de los innumerables campanarios, que va flotando, que se ondula, que salta y que gira sobre la ciudad conduciendo hasta más allá del horizonte el círculo ensordecedor de sus oscilaciones.
+ Lire la suite
Comentar  Me gusta         30
Videos de Victor Hugo (3) Ver másAñadir vídeo
Vidéo de Victor Hugo
El escritor Elías Canetti escribió: “odio los juicios que sólo aplastan y no transforman”. Ultimamente, los jueces y los juicios se han convertido en protagonistas de nuestra vida diaria. Hoy hablaremos de grandes juicios en la literatura. Cuando toda la fuerza de los Estados se concentra en una sola causa y la espada de la justicia, mellada e implacable, se blande sobre una persona, las conciencias se remueven, las opiniones se dividen y alguien paga el precio por mentir, por robar, por matar. Como dijo Victor Hugo: “ser bueno es fácil, lo difícil es ser justo”.
La otra aventura Copyright ADN40 Raymundo Ramírez / Director Adjunto ADN40 Luis Ángel Córdova (Pantera) / Productor Ejecutivo Enrique Piña / Productor
+ Leer más
otros libros clasificados: romanticismoVer más
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESAgapeaCasa del libro





Test Ver más

¿Conocedor o experto en literatura francesa?

¿Cuál de los siguientes libros fue escrito por Gustave Flaubert?

Memorias de un loco
El más bello amor
Elogio de París

16 preguntas
52 lectores participarón
Thèmes : literatura francesa , Literatura en francésCrear un test sobre este libro
.._..