InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
Crea una cuenta en Babelio para descubrir tus próximas lecturas Babelio en Français
>

Crítica de Celeste_Cruz


Celeste_Cruz
27 agosto 2020
Lowen Ashleigh es una escritora que tiene problemas económicos. Su situación financiera se agravó a raíz del cáncer de su madre, a la que tuvo que cuidar en su propia casa, lo que le impidió seguir escribiendo y trabajando, puesto que no tenía tiempo para ella misma y se dedicaba en cuerpo y alma a su madre, una mujer con la que nunca tuvo ninguna conexión especial y con la que no se llevaba demasiado bien. Por eso, cuando su agente y ex-amante, Corey, le proponga una reunión con una editora de Pantem, Lowen acepta de inmediato, pues sabe que probablemente la oferta que tengan que hacerle será jugosa y, si tiene suerte, lo suficiente como para poder remontar en el sentido económico y profesional. El día de la entrevista sufrirá un percance cuando esté de camino: delante de ella, un hombre será atropellado, empapando su ropa de sangre. Mientras intenta combatir el pánico que siente y decidir qué hacer con su camisa ensangrentada, ya que no puede presentarse así a la reunión, un hombre muy amable se acercara hasta ella para ayudarla a limpiarse y a que se recupere. Lo que no sabe es que ese hombre, Jeremy, es la persona con la que tiene que reunirse. Cuando llega a la reunión, Lowen se lo encuentra allí. Parece ser que Jeremy es el marido de Verity Crawford, una de las autoras más relevantes del panorama literario del momento. Sus novelas, escritas desde el punto de vista del villano, se venden como churros. Pero recientemente la autora ha sufrido un accidente de coche. Aunque la editorial emitió un comunicado de prensa diciendo que sus lesiones no son tan graves y que podrá seguir escribiendo, lo cierto es que está en muerte cerebral. Por lo tanto, Jeremy quiere contratar a Lowen como coautora de su esposa para que escriba los tres libros que quedan de la serie que Verity dejó a medias a causa del accidente, ya que sus estilos son muy similares y podría encajar bien.


Al principio, Lowen se niega. Es una responsabilidad muy grande para una escritora mediocre como ella, que vende bien sus libros, pero no lo suficiente. Además, las novelas de Verity tienen un éxito rotundo y tiene mucho miedo de que ella no pueda estar a la altura y defraudar tanto a la editorial como a los lectores. Por otro lado, su punto débil como autora es que no soporta hablar en público, dar entrevistas o aparecer en las firmas, por lo que no estaría dispuesta a hacer una gira con las nuevas novelas ni darse a conocer. Sin embargo, Jeremy está decidido a que sea ella quien continúe con la obra de su mujer, por lo que no solo le ofrece una cantidad enorme de dinero por cada libro que escriba, sino que también le promete que podrá firmar bajo pseudónimo para que nadie la relacione con los libros y que, además, no estará obligada a hacer ningún tipo de promoción ni a aparecer en público. Finalmente, Lowen acepta la propuesta. Para poder empezar el proceso, se traslada a la mansión de Verity y Jeremy, donde se quedará unos días para poder ponerse al día y cotillear entre los esquemas de Verity para saber cómo quería continuar ella la serie de novelas. Cuando llega, se da cuenta de que la cantidad de archivos que hay en su estudio es mayor de la que esperaba y que necesitará más de un par de días para poder hacer algo decente.

Mientras tanto, conocerá a Crew, el hijo pequeño del matrimonio al que Jeremy adora más que a nada en el mundo. Su familia fue tocada por la tragedia. No solo Verity tiene muerte cerebral debido a un accidente de coche y puede que no se recupere nunca, sino que meses antes perdieron a su hija Harper en un accidente en el lago de la casa y años atrás, a la otra gemela Chastin, por una reacción alérgica a los cacahuetes.

Cuando inicia su investigación en el estudio de Verity, Lowen descubre por casualidad una autobiografía escrita por la propia autora. al principio Lowen siente reparos en leerla porque cree que es algo muy personal y porque no es lo que le han pedido que haga, pero, por otro lado, siente que debe conocer mejor a Verity si quiere meterse en su mente y pensar como ella lo haría, como ella piensa cuando quiere crear sus personajes y sus historias, por lo que termina leyéndola. Y descubre, con horror, que Verity no es como todo el mundo cree: que es una mujer celosa, vengativa, cruel y obsesiva que ha hecho un montón de cosas horribles desde que conoció a Jeremy, cosas que su marido no sabe y que, si descubriera, le destrozarían.

Así pues, la historia va entrelazando dos puntos de vista. Por un lado, tenemos a Lowen (o Laura Chase, que es el pseudónimo que escoge y por el que se refieren a ella en la casa, excepto Jeremy cuando están a solas) y las investigaciones que hace durante el proceso de escritura; y, por otro, tenemos los capítulos de la autobiografía de Verity, donde vamos conociendo la verdad oculta sobre la inocente mujer que descansa en la cama y que debe ser atendida durante todo el día, bien por la enfermera April o bien por su marido. Desde el momento en el que Lowen comienza a leer la biografía, se da cuenta de que en esa casa pasan cosas raras en torno a Verity y que hay un secreto oculto que no logra descifrar. Incluso empieza a sufrir paranoias en las cuales ve a Verity moverse, cuando teóricamente no puede porque está impedida, o la pilla mirándola fijamente.

Me ha sorprendido gratamente la capacidad de Colleen Hoover para ser capaz de transmitir tan bien los momentos de mayor tensión. Hemos sentido el mismo pánico que Lowen conforme esta averiguaba nuevas cosas sobre Verity, la paranoia del lector aumenta al mismo tiempo que la de la protagonista y al final acabamos percibiendo con claridad sus miedos y su incertidumbre. En este sentido, el libro me ha enganchado muchísimo. Me leí como el 80% del tirón porque el misterio estaba tan bien planteado, así como su in crescendo, que era imposible detener la lectura. La novela me estaba encantando y, aunque había algunas cosas que me chirríaban, estaba tan enganchada que estaba convencida de que iba a ser una de mis mejores lecturas. Me estaba reconciliando con Colleen Hoover y con sus historias y me estaba flipando muchísimo la novela. O sea, muchísimo, no os podéis hacer una idea. Hasta que llegó el final. El final fue una decepción enorme e hizo que todo se desinflara. Hubo varios puntos hasta ese momento que no me estaban convenciendo, pero el resto de la historia los superaba con creces. Sin embargo, el final que le da la autora a esta novela hizo que todo lo bueno desapareciera como si no hubiera existido e hizo que terminara detestándola.

Primero, os voy a hablar de las cosas que no me convencían, pero que no opacaban las cosas buenas. Sin duda, Lowen era una de ellas. Aunque la protagonista no terminaba de disgustarme, había ciertas cosas en su comportamiento que sí que lo hacían. Era una mujer muy repetitiva. Sus reflexiones solían girar constantemente en torno al mismo tema y a veces sus pensamientos eran aburridos porque incidía una y otra vez en lo mismo, sin añadir ninguna novedad o reflexión nueva al respecto. Además, llega un punto en el que empieza a meterse en cosas que no son de su incumbencia. Entiendo que se sienta preocupada respecto a la verdadera personalidad de Verity y a ciertos sucesos que relata en su escalofriante autobiografía, pero eso no le da derecho a hacer cosas como interrogar al hijo pequeño del matrimonio, Crew, acerca de su madre y de momentos traumáticos que el pequeño ha vivido con solo cinco años de edad. Para el niño, Lowen es una desconocida y ella no tiene ninguna autoridad para interrogarle sobre esos asuntos que son vivencias en exclusiva de su familia. En situaciones como esta, me pareció que la protagonista era demasiado metomentodo y que podría haber actuado de otra forma sin resultar tan invasiva y desagradable. Otra cosa que no me gustó es que se supone que Lowen ha sido contratada para escribir tres novelas. Aunque entiendo que el plato fuerte de este libro es la autobiografía de Verity y los descubrimientos que hace la protagonista, esperaba que se le diera más importancia a cosas como el proceso de escritura de Verity, a sus novelas, cómo ha construido sus personajes, cómo funcionan sus procesos mentales como autora... Me habría resultado muy interesante que Hoover, a través de Lowen, explorara, en general, el proceso de escritura de Verity o que, por lo menos, nos hablara algo más de las novelas que escribía porque si tan famosas eran y tanta repercusión tenían, al menos yo como lectora sentía curiosidad por saber, por lo menos, la trama o algo destacable de sus historias, más allá del hecho de que están escritas desde el punto de vista del villano. Sin embargo, sobre todo esto se pasa muy de puntillas. Solo se toca cuando es estrictamente necesario, a pesar de que se supone que forma una parte importante del argumento principal, y en este sentido se me quedó bastante corto.

Ahora bien, como ya he dicho, mi problema principal y lo que ha hecho que repudiara el resto de la novela, a pesar de lo mucho que me estaba gustando, ha sido el final. Es imposible que os argumente por qué los últimos capítulos han hecho que todo se desinflara sin hacer spoiler, así que, a partir de aquí, leer bajo vuestra responsabilidad.


SPOILER Como era precedible desde el inicio del libro, Lowen y Jeremy comienzan una relación. Lowen se siente muy atraída por él a raíz de haber leído la autobiografía de Verity, gracias a la cual ha podido conocer facetas de su marido que, de otra forma, nunca hubiera averiguado. al margen de si es ética la manera en la que Lowen se enamora y si es ético que Jeremy inicie una relación sexual-afectiva con Lowen a pesar de estar casado y debido, precisamente, a la incapacidad de llevar un matrimonio normal con una mujer que tiene las capacidades de un bebé, esta relación supone dos problemas principales que son las que me han llevado a sentirme tremendamente decepcionada. El primer punto, que no es tan importante, pero que a mí me dejó patidifusa, es que mantienen sexo sin protección. Es decir, Jeremy afirma no tener condones (comprensible, en su situación no pensaba utilizarlos) y Lowen alega no tomarse la píldora. Aun así, tienen sexo varias veces, aunque Jeremy siempre termina fuera. Sin embargo, una de esas veces, Jeremy se deja llevar y eyacula dentro de Lowen. No solo ninguno de los dos se preocupa al respecto (¿hola?), sino que Lowen describe cómo eleva la cadera para evitar que el semen resbale de su interior. Aunque esto ya de por sí me tenía flipando bastante, lo que me dejó ya muerta es cuando Lowen anuncia CON SORPRESA que está embarazada, algo que ninguno de los dos se esperaba. O sea, ¿me estás vacilando? ¿De verdad te sorprende haberte quedado embarazada después de haber mantenido relaciones sexuales sin protección? Y ya para colmo, ninguno se alarma por el hecho de estar esperando un hijo. Recordemos que Jeremy sigue siendo un hombre casado. Aunque, siendo fieles a la verdad, cuando Lowen se queda embarazada Verity ya no es un problema. Y esto me lleva al punto dos, al desenlace de todo, y a lo que ha hecho que, definitivamente, repudiara el resto de la novela.

En un acto de mala conciencia, Lowen decide enseñarle a Jeremy la autobiografía de Verity. En ella, se puede apreciar que Verity tiene una obsesión insana por su marido hasta el punto de odiar a sus hijos porque Jeremy los adora y les hace más caso a ellos que a su mujer, desde el punto de vista de Verity. Esos celos la llevan a intentar abortar con un percha en su casa a las gemelas y, después, a matar a Harper ahogándola en el lago por creer que la niña tuvo algo que ver con la muerte de su hermana Chasin que, por circunstancias que no vienen al caso, termina convirtiéndose en la hija favorita de Verity. Esos horrores, entre muchos otros, hacen que Jeremy abra los ojos ante el matrimonio falso que ha estado viviendo todos esos años y que, en un ataque de ira, suba a la habitación de su mujer a pedirle explicaciones, pues Lowen le ha dicho que Verity en realidad está fingiendo sus lesiones porque la ha visto varias veces moverse. Jeremy, con el manuscrito en la mano, amenaza a Verity con llevarlo a la policía, pero, finalmente, en un ataque de rabia intenta estrangular a su mujer. Lowen, escandalizada, intenta impedirlo, pero, atención, que aquí viene lo fuerte, "se da cuenta" de que Verity es una mujer horrible y que la única forma de que todos estén a salvo es matarla. Claro, porque denunciarla a la policía, teniendo pruebas más que sólidas de todas las crueldades de Verity, no es una opción. Es mucho mejor convertirse en asesinos. Así que le dice a Jeremy que le provoque el vómito a su esposa y que la obligue a asfixiarse con él para poder fingir que ha sido un accidente y que murió mientras dormía.

Como comprenderéis, yo en este punto estaba patidifusa. En primer lugar, lo que ha pasado es algo exclusivo de Jeremy y Verity, algo que ocurrió durante su matrimonio y algo que tienen que resolver entre ellos dos. de nuevo, Lowen no tiene ningún derecho a interponerse entre ellos y mucho menos a animar a Jeremy a asesinar a sangre fría a su mujer cuando habría un montón de soluciones mucho mejores y que no le convirtieran en un asesino. En segundo lugar, ¿de verdad ninguno de los dos tiene suficientes dedos de frente para darse cuenta de que es una mala, malísima idea? Además, ni siquiera dejan que Verity se explique, porque finalmente admite haber estado fingiendo e intenta hablar con Jeremy, simplemente la ahoga y punto. No sé, me pareció que la solución que daba Hoover al conflicto era malísima y hacía aguas por todas partes. No le hace justifica para nada a todo lo que ha construido con anterioridad. Y no solo eso, sino que cuando Jeremy y Lowen ya han iniciado de manera forma una relación y ella está embarazadísima, nadie piensa que eso es raro. Que es muy extraño que poco después de que Verity muera, Jeremy empiece una nueva relación y, además, nadie tampoco se da cuenta de que las cuentas del embarazo de Lowen no salen, que claramente se quedó embarazada cuando Jeremy aún estaba casado. A parte de eso, tampoco se tiene muy en cuenta todo el trauma que supone la situación para Crew, que ha perdido a su madre y, de la noche a la mañana, tiene que ver a su padre con una nueva novia y con un nuevo hermano en camino.

Bueno, pues si todo eso no fuera poco, preparaos que aún hay más. Cuando están vaciando la mansión para mudarse a otro sitio como una nueva familia feliz y como si nada hubiera pasado, Lowen descubre una carta escrita por Verity donde ella cuenta que la autobiografía era mentira. Que había sido un ejercicio de escritura recomendado por su editora para poder meterse mejor en la piel de los villanos y que así tuviera más soltura para escribir sus propias novelas. Así que lo que había hecho Verity había sido tergiversar su propia vida e inventarse cosas sobre ella misma para parecer la mala de la película. En resumen: no había intentado abortar, no había matado a su hija y adoraba a sus hijos más que a nada en el mundo. Para más inri, no solo habían matado a una persona inocente, sino que Jeremy le había mentido a Lowen. Jeremy sí que conocía la autobiografía, ya la había leído con anterioridad y se había creído cada palabra allí escrita. Hasta tal punto le había dado credibilidad, que había intentado matar a Verity hasta TRES VECES por creer todas las atrocidades que se había inventado. La última vez había estampado el coche contra un árbol y había dejado a su esposa en estado vegetativo. Por eso, Verity fingió seguir estando en muerte cerebral, para poder huir con su hijo de aquel infierno. Lo primero que me llamó la atención de esta confesión es el hecho de que, a pesar de que Verity estaba sometida a pruebas médicas de manera regular, en ningún momento los médicos sospecharan que estaba fingiendo. ¿De verdad tengo que creerme que es tan fácil engañar a un médico? Pero al margen de eso, lo que me cabreó de verdad fue la reacción de Lowen al leer esta confesión. En vez de sentirse culpable por haber matado a una mujer inocente, decide no decirle nada a Jeremy para no destruir la nueva vida que han formado juntos. O sea, acabas de descubrir que eres cómplice de asesinato de una mujer inocente y que, ADEMÁS, Jeremy te ha mentido y ha intentado ASESINAR a su mujer tres veces antes de matarla definitivamente ¿y no te preocupa ni un poco? Es que me flipa que Lowen no se asuste al darse cuenta de que ha sido engañada y que está enamorada de un tipo que ha intentado matar a su ex mujer tres veces sin éxito, un tipo que mató definitivamente a Verity con la excusa perfecta que le dio Lowen al enseñarle el manuscrito, manuscrito cuyo contenido él ya conocía de antemano. ¿En serio Lowen no puede pararse a pensar ni un minuto que Jeremy planeaba rematar a su mujer desde el principio y que ella le dio la excusa perfecta? ¿De verdad no se da cuenta de que está enamorada de un hombre retorcido, de un asesino, y de lo problemática que es la situación en la que se encuentra? Pues no, su única reacción es "no voy a hablarle a Jeremy de esta carta para no causarle disgustos". FIN DEL SPOILER.

Como podréis imaginar, si habéis leído el spoiler, yo en este punto estaba flipando en colores. Sinceramente, creo que se le podría haber dado otro final distinto a esta novela, igual de impactante que el que plantea Hoover, pero mucho más argumentado, con mucho más peso y mejor pensado. Da la impresión de que la forma en la que decide rematar la novela no está del todo meditada, como si tuviera toda la historia planeada menos esa parte; o al contrario, como si desde el principio tuviera claro el final pero la trama que crea para llegar a él fuera infinitamente mejor que el final en sí mismo y los capítulos donde está el desenlace estuvieran ahí como un pegote. No sé s
Enlace: https://notodoesfantasia.blo..
Comentar  Me gusta         20



Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro
Apreciaron esta crítica ()(2)ver más




{* *}