InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
>

Crítica de abig_z


abig_z
05 February 2022
Libro hermoso, escuché de este libro en Youtube y pensé en él como incentivo para mi pequeña prima que a último dice quiere ser veterinaria, pero ahora Yo quiero ser veterinaria! jajaja

Este libro recopila muuuchas anectodas del inicio de la vida práctica de un recién egresado, si para los años 30's ya era difícil conseguir trabajo, ¿alguna vez no lo ha sido? por esa parte me identifiqué mucho con él, el temor de ¿qué pasaría si no lo conseguía?, aunque a él le dura poco (o no tendríamos libro). A lo largo de sus relatos me llama la atención como hay destellos de duda sobre la vocación, de su utilidad, del sentido (nada que un siguiente buen caso no cure) la falta de certezas aún haciéndolo significativamente bien, me asombró, me entristeció y también me dió esperanzas, todos están haciendo lo mejor que pueden dónde les toca, tal vez yo también pueda y ya tendré mi dosis de equivocación y tragos de humildad, pero debo intentarlo y estar dispuesta a trabajar. En serio, él habla de la práctica veterianaria, pero creo que es un sentimiento que puede abarcar cualquier oficio (cuando se habla de dinero, por ejemplo, cómo no reconocernos?) y sentir esos destellos de comprensión da mucha luz.

Es un libro de animales, pero es un libro taaan humano, se adentra mucho a los carácteres a su alrededor, de su jefe, en especial de él, qué onda consus contrastes, del hermanito de su jefe, de la secretaria, de cada tipo de granjero, cada dueño de animal, no esperaba encontrar tal empatía y atención por las reacciones de las personas A LA VIDA, fue una experiencia muy grata conocer las situaciones en las que tanta gente se veía involucrada constantemente y de las que podemos no tener ni idea.

Si un veterinario estaba tan atento a las almas humanas(?) por supuesto que lo estaba de las animales, es sorprendente entrometernos en sus primeras lecturas llegando a dónde sea que estuviera la criatura, cómo no era solo un estudio de su condición física, sino del ánimo que presentaba, me impactó como describía los partos, como evolucionaba una mejoría o un decaimiento. Creo que es un goce para cualquier animalista ver el reconocimiento de ese no sé qué que nos un impide ver a los animales como simples ingredientes de un plato, pero va más allá, Herriot no era vegano, nadie en ese entorno rural se imaginaría serlo, y con justísima razón, pero había un respeto y consideración, que en graaan escala se ha perdido, necesitamos la cercanía para recordarlo. Ok, no te vuelvas vegano, pero valora la vida. (nadie en el libro quería que un animal sufriera o muriera antes de tiempo, para eso llamaban al veterinario). Por lo mismo de qué él no era vegano, creo que su visión es más subjetiva, sabemos que no mentía cuando habla del apego, de esos minutos vitales luego del alumbramiento cuando tanto para la cría como para la madre representaba un estimulante tenerse a un lado o que el instinto sobreprotector no desaparecía aún cuando las crías eran mayores, como cuando se lastimaban o las vacunaban y las madres estaban afuera esperando a sus hijos. Eso es real.

Me gustó especialmente la historia de los dos caballos
Comentar  Me gusta         10



Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Bookshop ORGCasa del libroAmazon ESAgapea
Apreciaron esta crítica ()(1)ver más