InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
ISBN : 841537464X
Editorial: Ediciones Del Viento, S.L. (17/02/2014)

Calificación promedio : 4.69/5 (sobre 8 calificaciones)
Resumen:
Cuando el joven James Alfred Wight, con 23 años y recién salido de la facultad en Glasgow, tomó posesión de su primer empleo como veterinario rural en Thirsk, Yorkshire, no sabía bien dónde se estaba metiendo. Y literalmente se estaba metiendo dentro de las vacas, desnudo de cintura para arriba, y, sobre todo, dentro de un mundo cerrado, a veces hostil, generoso, humorístico y fascinante, en un marco natural de belleza indescriptible. Desde entonces, en 1939, hasta ... >Voir plus
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Bookshop ORGCasa del libroAmazon ESAgapea
Críticas, Reseñas y Opiniones (5) Añadir una crítica
Inquilinas_Netherfield
 03 abril 2020
Desde que decidí cómo se llamaría el reto Todos los clásicos grandes y pequeños y el libro que tomaría como base para el título, estuve pensando en qué premisa incluirlo. En el primer nivel me resultó imposible, no cuadraba con nada, pero en el segundo me valía para dos y finalmente voy a usarlo como clásico publicado con seudónimo. Y es que sí, el título del reto proviene de Todas las criaturas grandes y pequeñas, autobiografía encubierta del veterinario y escritor James Herriot, uno de los clásicos más queridos y adorados por los lectores británicos, y aunque no es mi intención traer muchas relecturas al reto (vamos, ni muchas ni pocas, mi intención es hacerlo todo con lecturas pendientes), y este libro es una relectura, tenía que hacer una excepción por lo que significa para el reto y porque lo adoro por encima de todas las cosas.
James Herriot es el seudónimo que James Alfred Wight escogió para contar sus inicios como veterinario en un pequeño pueblo de Yorkshire a finales de los años 30. En 1937 encontrar trabajo como veterinario era muy complicado y aun así, recién salido de la universidad con 23 años, Herriot tuvo la suerte de ser contratado como ayudante de un veterinario rural en Darrowby (Thirsk en la vida real del autor), en los valles de York. No era en absoluto el tipo de trabajo que él prefería (se veía en una clínica haciéndose cargo de animales pequeños), pero no estaba la vida como para desaprovechar oportunidades. Y así es como comenzó su aventura práctica de la mano de su jefe, Siegfried Farnon, un veterinario apenas seis años mayor que él bastante peculiar que tiene enamorada a toda la población femenina de la zona sin ser apenas consciente de ello, que se contradice constantemente y que tiene un quebradero de cabeza constante en la figura de su hermano Tristán, que se muda con ellos poco después de la llegada de James y que también estudia para ser veterinario. Entre los tres viven por y para cuidar de toda la población animal, ya sea doméstica o de granja (todas esas criaturas grandes y pequeñas del título), en muchas millas a la redonda siete días a la semana las 24 horas del día (unos más que otros, claro... no te miro a ti, Tristán, que eres muy puñetero y te gusta trabajar más bien poco xD).
A ver cómo os lo digo... ¿Tenéis un libro que os alegre el alma al leerlo, al que no os importe volver las veces que haga falta, que os haga reír a carcajadas, emocionaros y estar en paz con el mundo mientras os sumergís en sus páginas? Porque eso es Todas las criaturas grandes y pequeñas para mí: un libro que desprende tanta vida, tanto amor por los animales y la naturaleza, por las cosas sencillas de la vida, por los detalles que se agazapan y que muchas veces pasamos por alto, por la gente buena hasta las trancas (que haberla, hayla), por ese momento en que aparcas el coche, te bajas de él y admiras la belleza del paisaje que te rodea... Este es de esos libros que hay que leerlos para comprender la magia que desprenden, porque podría tirarme párrafos y párrafos hablando de todo lo que en él se cuenta y sería como contaros nada porque la forma tan personal, cariñosa, irónica e inglesa que tiene Herriot de contarlo lo es todo. Absolutamente todo.
La estructura de la novela puede asemejarse a un salpicón de anécdotas que nos llevan a mil aspectos diferentes de la vida de James en Darrowby sin orden ni concierto, pero solo es mera apariencia, porque conforme avanzas te das cuenta de que todo está contado de manera correlativa y temporalmente lineal, solo que en vez de hacerlo usando una narración clásica, lo hace cogiendo casos y anécdotas aquí y allá que van encajando al milímetro sin que apenas te des cuenta en el puzle total.
¿Y en qué consiste en ese puzle? Pues en acompañar a James Herriot en el descubrimiento de lo que era en realidad la práctica de la veterinaria en un entorno rural muy sacrificado que poco tenía que ver con lo aprendido en la universidad. Pronto descubre que un veterinario rural no se hace rico en dinero pero sí en experiencias y que su vida es, sobre todo, muy variada: tan pronto está tomando champán en la casa más opulenta de la zona como tiene que salir pitando a las dos de la mañana a ayudar a parir a una cerda cuando todavía no le ha dado tiempo a quitarse el esmoquin alquilado; que cuando hace buen tiempo todo es maravilloso pero cuando le sacan constantemente a las cuatro de la madrugada en plena helada empieza a cuestionarse su vocación; que tiene que seguir trabajando aunque no le paguen porque los animales no tienen culpa de la tacañería de sus dueños ni pueden esperar porque unas horas marcan la diferencia entre la vida y la muerte; que tiene que ganarse el respeto y la confianza de los granjeros, porque todos (creen que) saben mucho más que los veterinarios y no se cortan a la hora de intentar demostrarlo... que la vida de un veterinario rural es, en definitiva, muy dura.
Y aun así sigue emocionándose cada vez que ayuda a nacer a unas crías y las observa correr a agarrarse a su madre; con paciencia consigue ganarse el respeto de la gente de los valles y comienza a ver su otra cara, su generosidad, hospitalidad y ausencia de dobleces; derrocha amor y respeto por los animales, a los que muchas veces consigue sacar adelante a pesar de estar sentenciados y otras veces poco puede hacer salvo aliviar su sufrimiento;... y poco a poco va dejando atrás al veterinario en prácticas para trabajar al mismo nivel que su jefe mientras no deja de repasar en su cabeza todo lo aprendido y se pasa media vida desnudo de cintura para arriba (haga calor o hiele, sean las doce del mediodía o las tres de la madrugada) con brazos metidos hasta el hombro en el interior de vacas, cerdos o lo que se tercie.
¿Dónde está el encanto principal de todo esto? En la propia personalidad de James Herriot, arrolladora y llena de vitalidad, entusiasmo, ternura y mucho sentido del humor de ese tan británico que a mí me chifla. Arriba os decía que me emociono y me río a carcajadas con este libro, y no os miento (y ya lo sabéis, os lo digo siempre, soy muy dura en lo que se refiere a reír con un libro). Cuando se pone a contarte sus aventuras en un coche destartalado sin frenos por carreteras imposibles, las peculiaridades de los granjeros y como intentan sacarle de sus casillas, su papel privilegiado y absurdo como "tío" de Tricky (un pequinés al que su dueña trata como a una persona), los innumerables líos en que se mete Tristán, la contradicción andante y condescendiente que es Siegfried o la batalla psicológica que se trae el propio Siegfried con la desesperada secretaria... tienes que reírte, no puedes evitarlo. Muchas veces, más de las que os podría enumerar. Soy incapaz de imaginar la existencia de un lector que no sonría abiertamente al menos una vez leyendo este libro. Si existe alguno que no me lo diga: me romperá el corazón.
Para mí es una lectura de cinco estrellas y lo será todas y cada una de las veces que la lea. No hay que ser veterinario ni tener intención de serlo para adorar este libro. Basta con amar la naturaleza, el mundo animal y las maravillas que se esconden en cada detalle de ambas cosas. Herriot ya se encarga de contártelo de tal manera que no quieras que se acaben las páginas y que des lo que sea por alquilar una habitación en esa casa de idealistas vocacionales y dinero abandonado tirado por el suelo. Ya sabía lo que me iba a encontrar, era la segunda vez que me sumergía en sus páginas, así que me he esmerado en saborearlo, racionarlo y avanzar poquito a poco. Son casi setecientas páginas de puro encanto, y si todavía no os habéis dado por enterados no pasa nada, lo resumo en tres palabras: tenéis que leerlo. Os lo pongo en negrita y subrayado por si acaso :)
Existe una serie que estuvo en antena doce años (entre 1978 y 1990) basada en los libros (hay unos cuantos más posteriores a este, aunque en castellano que yo sepa solo han traducido hasta el tercero) y una miniserie de 2011 que funciona a modo de precuela contando su estancia en la universidad, pero hace poco me enteré de que se avecina nueva adaptación de esta novela y me llevé la alegría del mes. Que viva James Herriot... algo muy bonito tuvo que hacer para que cincuenta años después sigamos hablando de él y de su historia como veterinario en Yorkshire.
Enlace: https://inquilinasnetherfiel..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         60
abig_z
 05 febrero 2022
Libro hermoso, escuché de este libro en Youtube y pensé en él como incentivo para mi pequeña prima que a último dice quiere ser veterinaria, pero ahora Yo quiero ser veterinaria! jajaja
Este libro recopila muuuchas anectodas del inicio de la vida práctica de un recién egresado, si para los años 30's ya era difícil conseguir trabajo, ¿alguna vez no lo ha sido? por esa parte me identifiqué mucho con él, el temor de ¿qué pasaría si no lo conseguía?, aunque a él le dura poco (o no tendríamos libro). A lo largo de sus relatos me llama la atención como hay destellos de duda sobre la vocación, de su utilidad, del sentido (nada que un siguiente buen caso no cure) la falta de certezas aún haciéndolo significativamente bien, me asombró, me entristeció y también me dió esperanzas, todos están haciendo lo mejor que pueden dónde les toca, tal vez yo también pueda y ya tendré mi dosis de equivocación y tragos de humildad, pero debo intentarlo y estar dispuesta a trabajar. En serio, él habla de la práctica veterianaria, pero creo que es un sentimiento que puede abarcar cualquier oficio (cuando se habla de dinero, por ejemplo, cómo no reconocernos?) y sentir esos destellos de comprensión da mucha luz.
Es un libro de animales, pero es un libro taaan humano, se adentra mucho a los carácteres a su alrededor, de su jefe, en especial de él, qué onda consus contrastes, del hermanito de su jefe, de la secretaria, de cada tipo de granjero, cada dueño de animal, no esperaba encontrar tal empatía y atención por las reacciones de las personas A LA VIDA, fue una experiencia muy grata conocer las situaciones en las que tanta gente se veía involucrada constantemente y de las que podemos no tener ni idea.
Si un veterinario estaba tan atento a las almas humanas(?) por supuesto que lo estaba de las animales, es sorprendente entrometernos en sus primeras lecturas llegando a dónde sea que estuviera la criatura, cómo no era solo un estudio de su condición física, sino del ánimo que presentaba, me impactó como describía los partos, como evolucionaba una mejoría o un decaimiento. Creo que es un goce para cualquier animalista ver el reconocimiento de ese no sé qué que nos un impide ver a los animales como simples ingredientes de un plato, pero va más allá, Herriot no era vegano, nadie en ese entorno rural se imaginaría serlo, y con justísima razón, pero había un respeto y consideración, que en graaan escala se ha perdido, necesitamos la cercanía para recordarlo. Ok, no te vuelvas vegano, pero valora la vida. (nadie en el libro quería que un animal sufriera o muriera antes de tiempo, para eso llamaban al veterinario). Por lo mismo de qué él no era vegano, creo que su visión es más subjetiva, sabemos que no mentía cuando habla del apego, de esos minutos vitales luego del alumbramiento cuando tanto para la cría como para la madre representaba un estimulante tenerse a un lado o que el instinto sobreprotector no desaparecía aún cuando las crías eran mayores, como cuando se lastimaban o las vacunaban y las madres estaban afuera esperando a sus hijos. Eso es real.

Me gustó especialmente la historia de los dos caballos
+ Leer más
Comentar  Me gusta         10
Raquel
 05 noviembre 2021
🌺 Esta novela autobiográfica tiene como protagonista a James Alfred Wight, (nombre del autor que escribió bajo seudónimo) que con 23 años y recién salido de la facultad en Glasgow, toma posesión de su primer empleo como ayudante del veterinario rural en Darrowby, teniendo que hacerse cargo de todos los animales que habitan esta comarca, ya sean animales domésticos o de granja, a cualquier hora del día y cualquier día de la semana, un trabajo muy sacrificado.
🌺 Para mí fue una lectura de cinco estrellas, donde nos cuenta la historia de este joven veterinario que gira en torno a un pueblo, las situaciones de sus habitantes, la vida en el campo, sus curiosidades, sus animales, su amor por ellos, las dificultades que se encuentran cuando tiene que tratar a estos pacientes, las situaciones tan graciosas que les suceden, como va conociendo gente, entablando amistades y conociendo el amor.
🌺 Es una lectura divertida, amena, entrañable, detallista, un libro para los amantes de los animales, de la naturaleza, de la vida en el campo, y que a pesar de la extensión que tiene, yo cuando lo terminé dije ¿ya? Me dio mucha pena terminarlo.
Muy recomendable
+ Leer más
Comentar  Me gusta         50
Madamemim83
 08 abril 2021
"TODAS LAS CRIATURAS GRANDES Y PEQUEÑAS" de James Herriot -
"Si tener alma significa ser capaz de sentir amor, lealtad y gratitud, entonces los animales son mejores que muchos seres humanos".
.
En "Todas las criaturas grandes y pequeñas", James Herriot nos cuenta a modo de memorias, sus andanzas como veterinario rural en la Inglaterra de finales de los años 30, cuando comenzó a hacer prácticas de su profesión; y de cómo esta experiencia le descubrió un mundo fascinante.
.
Contado de una manera entrañable, emotiva, y por momentos divertida, hay páginas que no puedes evitar leerlas con una sonrisa, y otras en las que prácticamente se te salta la lagrimita.
.
Una de esas novelas terapéuticas que te dan paz, y te reconcilian con el mundo, de esas que te enseñan el valor de las cosas verdaderamente importantes, y que trasmiten en cada página amor hacia la naturaleza y los animales.
Comentar  Me gusta         00
LiliOtero
 09 julio 2022
Estas memorias de un veterinario en una villa en la Inglaterra de mediados del siglo XX. Me ha encantado, esta muy bien narrado cada hecho, hay ternura, diversión, sorpresa, encanto, hechos interesantes. El lenguaje utilizado es sencillo, las anécdotas nos hacen sentir que estamos allí presenciando las, la manera como nos presenta su labor y atención hacia los animales es fresca, fácil de entender. La descripción de lugares y personajes es justa, no se necesitan tantas palabras para hacernos ver lo que él ve. Es un libro para sentirse bien.
Comentar  Me gusta         00
Citas y frases (5) Añadir cita
abig_zabig_z05 febrero 2022
Ahora ya contaba con seis meses de experiencia práctica
muy dura. Había tratado vacas, caballos, cerdos, perros y
gatos siete días a la semana, por la mañana, tarde y noche, y
hasta en las horas en que el mundo dormía. Había ayudado a
nacer a terneros y cochinillos hasta tener los brazos doloridos y con la piel desgarrada. Me había visto derribado,
pisoteado y literalmente arrojado sobre toda clase de
estiércol. Había visto ya gran parte de todas las posibles enfermedades de los animales. Y, sin embargo, allá en el
fondo de mi mente había empezado a sonar una vocecita que me decía que no sabía nada, nada en absoluto.
+ Lire la suite
Comentar  Me gusta         10
abig_zabig_z05 febrero 2022
Probablemente es que yo nunca había soñado que existiera
un lugar como aquellos valles. Nunca había creído posible
que pudiera pensar en pasarme la vida en unas tierras altas
y barridas por el viento, en las que siempre se percibía el
aroma de la hierba y los árboles, y donde incluso bajo las lluvias invernales podía aspirar el aire y descubrir en él
efluvios de plantas ignoradas que crecían ocultas en algún
lado,
+ Lire la suite
Comentar  Me gusta         00
abig_zabig_z05 febrero 2022
No me cabía en la cabeza que aquellas hembras pudieran
distinguir siquiera a sus crías en aquella masa de criaturas
casi idénticas. Se necesitarían horas… Se necesitaron unos
veinticinco segundo
Comentar  Me gusta         00
abig_zabig_z05 febrero 2022
Por supuesto, cuanto más se sepa tanto
mejor, pero, aunque uno sea un auténtico genio, la
humillación y el ridículo le aguardan a la vuelta de la
esquina.
Comentar  Me gusta         00
abig_zabig_z05 febrero 2022
Y era un trabajo sobrehumano examinar al animal
cuando su propietario rumiaba su disgusto a mi lado,
deseando de corazón que yo fuera otra persona
Comentar  Me gusta         00
otros libros clasificados: autobiografíaVer más
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Bookshop ORGCasa del libroAmazon ESAgapea





Test Ver más

¿Cuánto sabes del Mundodisco?

¿Cuál fue el primer libro de la saga?

Mort
El color de la magia
Ritos iguales
La luz fantástica

11 preguntas
10 lectores participarón
Crear un test sobre este libro