InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
ISBN : 8491814906
Editorial: Grupo Anaya, S.A. (07/03/2019)

Calificación promedio : 4.03/5 (sobre 20 calificaciones)
Resumen:
La historia del gran novelista inglés Thomas Hardy está ambientada en el mundo rural de finales del siglo XIX,cuenta las desventuras de la protagonista, de una manera intimista y muy detallada, en un entorno rural, a veces idílico, a veces cruel.También hay momentos para la descripción un tanto irónica de algunos de los personajes.Es de esas novelas cuya lectura, fácil y amena, te atrapa.La recomiendo a los amantes de la novela realista del siglo XIX y todas aquello... >Voir plus
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Bookshop ORGCasa del libroAmazon ESAgapea
Críticas, Reseñas y Opiniones (16) Ver más Añadir una crítica
EmilianoPD
 04 December 2022
Cuando el genial Polanski (que es lo que es, pero yo sé distinguir entre el bailarín y el baile) estrenó su Tess todos nos quedamos boquiabiertos, maravillados ante la profunda Belleza de esta tragedia con tintes telúricos, esta cruenta batalla entre la pureza y la maldición. Fue entonces cuando descubrí a este autor que posee un mundo propio, terrible y admirable dentro de su coherencia y una voz propia, sabia y brava, para señalarnos qué nos espera si nos apartamos de la populosa y concurrida vía.

Vuelvo ahora tantos años después a este libro, y aún lo encuentro más valorable, más verdadero.
De la Fiesta de Mayo hasta Stonehenge, entre Alec D'Uberville y Angel Clare, por barrancos, montes y caminos acompañamos a la que quiso ser maestra mas la necedad que la rodea la arroja como una moneda en el tapete verde del juego cruel que lidian los prejuicios y convenciones de una sociedad convulsa y estremecida por los cambios de la industrialización y el éxodo de los campesinos libres a la ciudad, y las fuerzas inexorables de la madrastra naturaleza, que nos ilumina, nos eleva, y nos deja caer después, como a Tess, atisbando la bóveda y reposando exhausta en el lecho de fría roca.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         63
loragonzalez94
 12 April 2020
Este clásico inglés de Thomas Hardy me ha despertado tantas emociones que casi parece que estuviera antes de leerlo en una especie de calma permanente, y digo esto porque Tess es una chica que tiene que superar muchos obstáculos y dificultades en su vida. Ella tiene que sobreponerse a tantas desgracias y a tan temprana edad que es imposible no tener los sentimientos a flor de piel durante la novela. Desde ya os digo que Tess de los d'Urberville es un drama de los de toma pan y moja que te mantiene enganchado al "culebrón" de principio a fín.
También me resulta muy interesante que la obra haya sido escrita por un HOMBRE hace más de 120 años (1891), donde el machismo y la privación de derechos de la mujer estaban a la orden del día tanto en el sentido moral como en el religioso. Pero Thomas Hardy ha conseguido que su obra trascienda los siglos y se haga un título imprescindible para el lector, por la contemporaneidad de su narrativa y porque cuestiona la moral de su época.
Tess Durbeyfield es una chica campesina que junto a sus padres John y Joan Durbeyfield y a sus hermanos pequeños viven en una humilde casita en Marlott. Un día John Durbeyfield descubre que desciende de uno de los linajes más honorables y ricos de la comarca, sino el que más: los d'Urberville. Es entonces cuando la familia decide enviar a Tess a las tierras de los únicos d'Urberville que conocen, para que les reconozcan el apellido con el propósito de aspirar a una vida mejor para su familia. 
Cuando Tess llega a la mansión de los que ella cree que son sus parientes se encuentra con Alec d'Urberville, quien le ofrece un puesto de trabajo cuidando de las aves de corral para así poder ayudar con el problema económico que está sufriendo su familia. En los meses que Tess pasa allí se ve perseguida incansablemente por Alec, que quiere hacerla suya pecaminosamente y sólo piensa con egoísmo irracional en el deseo que siente hacia ella. Tess no imagina que las consecuencias de sus inconscientes actos le acarrearán una vida de obstáculos, frustración y culpabilidad que la hostigarán hasta el fín de sus días.
Un poco más tarde a la época en la que Tess estuvo cuidando las aves de corral de la mansión d'Urberville y después de superar una de las situaciones más tristes de su vida, Tess decide marcharse lejos hacia el sur, a Talbothays y probar suerte en la lechería que una conocida le ha recomendado. Allí conoce a Angel Clare, el hijo de un importante y aclamado clérigo que está aprendiendo los oficios del campo con el objetivo de tener su propia granja en un futuro próximo. Angel y Tess se enamoran el uno del otro y sienten un deseo puro y sano de estar juntos. Son respetuosos y a la vez se aman con ferocidad, es por esto que Angel quiere hacerla su mujer para poder ser feliz con ella toda la vida. Pero el destino es caprichoso y no todo es lo que parece.
Claramente habrá un triángulo amoroso, que más que trágico yo diría que es funesto, entre Tess  y los dos hombres que se han cruzado en su vida: Alec d'Urberville y Angel Clare, los dos tan diferentes y, a la hora de la verdad tan parecidos. Tess sufrirá en lo profundo de su ser hasta la más efímera virtud de su belleza. Padecerá por su amor puro y sincero y se resignará a un destino incierto.
Recomiendo encarecidamente esta novela: es una obra de arte, una genialidad de la vida victoriana inglesa que muestra con todo detalle la ambientación rural del siglo XIX en conjunto con las corrientes religiosas de la época.

+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
crismonteoliva
 22 September 2020
Hay personas con un alto sentido de la moral. Para ellas, hay cosas que están muy mal y cosas que están muy bien, y las personas que las hacen son, respectivamente, muy malas o muy buenas. Si una persona hasta entonces buena comete un error, estas personas con tal altos valores morales dirán que ya son malas para siempre. Los puntos intermedios no existen, y de nada vale pedirles que miren caso por caso antes de opinar. Pensando en este tipo de personas, pero de la época victoriana, escribió Thomas Hardy una magnífica obra. Esta no es otra que Tess de los d'Urberville, la novela de la que os hablo a continuación.
La vida de John Durbeyfield, conocido holgazán y alcohólico de la aldea de Marlott, cambia para siempre el día que descubre que su apellido es una deformación de d'Urberville. Supuestamente, John desciende de un noble y viejo linaje que se extinguió hace años, al igual que sus riquezas. Convencido de que se puede sacar algo provechoso de este descubrimiento, John y su esposa animan a la mayor de sus numerosos hijos, la joven Tess, a visitar a unos parientes lejanos que viven a unos kilómetros de su casa. Los parientes, en realidad, no son tales, pues el rico dueño de las tierras y la casa a la que llega Tess, ya fallecido, acuñó el apellido como propio no mucho tiempo atrás. En la casa, Tess se encontrará con un puesto de trabajo relativamente sencillo de desempeñar, una viuda ciega obsesionada con las aves y su hijo, Alec, un joven seductor que no tardará en echarle el ojo a la hija mayor de John. Aquello que le ocurre a Tess mientras trabaja para los falsos d'Uberville marcará para siempre su vida, convirtiéndola en una auténtica pesadilla.
Tess, la hija mayor de John Durbeyfield es una chica trabajadora e inteligente, aunque también muy inocente, dispuesta a hacer cualquier cosa por ayudar a sus padres y sus hermanos. Prácticamente empujada por sus progenitores, viajará hasta la casa de unos supuestos familiares lejanos. Allí se verá acosada por Alec, el hijo de la viuda dueña del lugar. Demasiado joven para conocer el mundo, Tess acabará siendo víctima del primo lejano, lo que, sin lugar a duda, dejará una mancha muy negra en su expediente moral. Pero aunque Tess está dispuesta a quedarse soltera, pronto el amor se cruza en su camino. ¿Será posible que la joven pueda por fin ser feliz con el hombre al que quiere?
El narrador de esta historia no es una voz cualquiera: es la de alguien que conoce la moral de su época y los claros prejuicios que la gente de su tiempo tiene a la hora de juzgar a los demás. Intentando remover las conciencias de sus semejantes, gracias a un experimento tan literario como sociológico, esta voz nos cuenta la historia de una muchacha desgraciada. Esta muchacha, pobre pero inteligente, voluntariosa pero inocente, comete lo que a la vista de todos podría ser una falta grave. El narrador intentará que reflexionemos sobre su posición en cada momento, de lo que hace y lo que no hace, de si acaso podría una chica como ella hacer algo para impedir que ese hecho oscuro tuviera lugar en su vida. Asimismo, nos hace preguntarnos, con consternación, si a un hombre en su misma situación, en su época, se la juzgaría de la misma manera.
Tess de los d'Urberville es, sin lugar a dudas, una gran novela, tanto por su prosa, que nos transporta fácilmente a los valles ingleses de la época victoriana para conocer sus paisajes, sus gentes y sus costumbres, como por la perfectamente construida historia feminista de Tess, esa mujer que ha de cargar con la duda, el miedo, la tristeza, la preocupación y la vergüenza durante buena parte de su vida. Es desesperanzador comprobar, por cierto, que lo que le pasa a la chica protagonista de esta novela le está pasando continuamente en el mundo a muchas otras. Incluso que si le preguntáramos por su caso a muchas de esas personas del mundo más desarrollado con altas premisas morales, dirían que la mancha negra del expediente de Tess habría de perdurar. Avanzamos tanto en unas cosas, y tan poco en otras. Es por eso que debemos leer historias que nos entretengan, pero que también nos hagan reflexionar, replantearnos cosas continuamente. Como Tess de los d'Urberville, diría yo. En serio: no dejéis escapar esta lectura. Pero preparaos: es imposible salir indemne de este libro. Ni para todos sus personajes ni para nosotros, los lectores.

Enlace: https://laorilladelasletras...
+ Leer más
Comentar  Me gusta         20
Yani
 14 June 2018
Qué buen libro y qué buen final. Temía un poco perderme en la fama que tenía y decepcionarme, pero en la lectura me di cuenta de que la atención puesta en este libro no es gratuita. Tess of the d'Urbervilles: A Pure Woman Faithfully Presented (título original) habla, muestra, protesta. No creo que Hardy haya sido tan inocente como para no hacerlo adrede y eso se nota en sus prefacios. Imposible no tratar de decir algo de una época tan acartonada e hipócrita como la victoriana.
La historia es, desde el principio, muy desgraciada y hay un hecho bisagra (que sucede en los primeros capítulos) que está en casi todas las sinopsis. Me veo en la encrucijada de contarlo o no, pero en todo caso lo oculto como spoiler. Tess Durbeyfield es una joven muy hermosa, hija de un vendedor de colmenas que de la noche a la mañana se entera de que él y sus hijos son el último eslabón de una familia muy antigua, los d' Urberville. El padre de Tess se pone loco de contento y empieza a proclamar por todo el lugar (esto transcurre en el sur de Gran Bretaña, si no me ubiqué mal en el mapa, en lugares cuyos nombres el autor reelaboró) que es descendiente de caballeros. Ahora bien, parece que alguien más ha adoptado la forma original del apellido en la región y cuando se produce un momento de necesidad económica (los Durbeyfield son pobres) la envían a Tess a pedir limosna, básicamente. Y, si es posible, que se case con el joven de la familia.
Hay un acontecimiento que marca el libro. Esto pondrá en duda, por la consecuencia que trae, qué tan pura es Tess. Porque a ella nadie le preguntará qué pasó y si se siente bien, no, no. Ni su madre (una bestia) lo hará. A Tess la señalarán con el dedo y murmurarán detrás de sus espaldas, no importa si se quiebra el cuerpo trabajando y trata de ganarse el sustento. Entonces Tess tendrá que buscar un rumbo nuevo e irse de la casa paterna. Previamente, habrá un cruce con un personaje importante de la historia, Angel. Cuento todo esto porque, más allá de que el libro sea literariamente bueno, creo que la historia merece un foco aparte.
Hardy lleva al lector a dar un paseo (no siempre grato) por el campo. La ciudad siempre es algo lejano, un lugar de rebote, no de paso. A la ciudad se va para viajar hacia otra parte, al campo se va a vivir experiencias. Las descripciones en tercera persona de los trabajos rurales son muy buenas (y supongo que acertadas, porque admito que no busqué el proceso de elaboración de la manteca en esos tiempos, por ejemplo) y demuestran el poder de observación y de compromiso del escritor, quien, al parecer, tenía ciertos problemas con la industrialización. Pone a prueba a la gente, porque los términos que utiliza no son los que una acostumbra a cruzarse en los libros, ya que la labor en la lechería tiene sus términos específicos, al igual que las demás. En ese momento la lectura se entrecorta un poco. El único tramo en donde sentí que el libro se hacía lento fue durante la cuarta y la quinta parte, porque hay algunos hechos que se alargan innecesariamente y esto, acompañado de las descripciones de Hardy, me causó cierto malestar.
En cuanto a los personajes, todos poseen sus luces y sus sombras. Hardy los matizó maravillosamente bien porque en algunas situaciones una duda de ellos, de su verdadera personalidad. Las reacciones que cada uno de ellos tiene ante el pasado de Tess sirven como vara para medir, por ejemplo. Y más de uno causa una decepción, ya que se espera más compasión por la protagonista. Tess me cayó bien como heroína porque toma decisiones pero es exasperante cuando no piensa por sí misma. Está atravesada (y me juego a que está hecha así a propósito) por las creencias de los demás, por los pensamientos ajenos, por los tiempos ajenos. Piensa que su condición la limita y no tiene otra opción que agachar la cabeza y dejarse manipular. Como ya dije, el siglo XIX se encargó de destrozar a las mujeres con su paradigma moral insostenible y disparejo y el desinterés por verlas más allá del rol de esposa, madre y cosa (sí, ser una cosa sigue siendo un rol). La ingenuidad y la desesperación por ser aceptada la llevan a cometer un error muy grande y pierde lo que más quiere por eso. Tess es arrastrada por las circunstancias, a fin de cuentas. Los demás protagonistas, como Angel, el desagradable Alec, los padres de Tess (aunque estos aparecen menos) y las nada rencorosas Izz y Marian, contribuyen a elaborar el destino de Tess.
No sé si seré muy exagerada al decir que Tess me pareció uno de los mejores libros escritos durante la época victoriana. Hay muchos y tal vez en un punto todos se asemejan, por eso me atrevo a decirlo. Y creo que la protagonista sufrida y desesperada, en este caso, toma un riesgo que no vi que lo tomaran otras. Me quedo con la sensación de que Tess logró cubrir mis expectativas con sólo contarme la historia de una mujer desdichada, víctima de su entorno íntimo y del contexto social.
Enlace: http://desarmandoclasicos.bl..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
Edd62
 25 October 2018
Una novela victoriana clásica, pero no típica, thomas Hardy, toma los elementos de esta para crear una historia, donde los personajes someten al entorno, o se ven sometidos al mismo segun se interprete, asi pues, Teresa, Tess, cambia sus sensaciones, y sentimientos y el clima y entorno estan en consonancia con ellos, . En sus ratos de felicidad, la temperatura es calida, la vegetacion exhuberante y los mismos animales se comportan de manera alegre, cuando por el contrario se ve acometida por sentimientos negativos, la rodea la oscuridad, el entorno es umbrio, los mismos animales se comportan huraños, o abatidos,
Realiza descrciones altamente detalladas de la naturaleza, los habitaculos, incluso las personas, sus fisonomias e indumentarias, poniendolas en consonancia con el caracter del personaje en cuestion,
Multiples referencias a literatura, pintura, escultura, e incluso culturales, intentan ornamentar su escritura, eso tal vez incomprensible en la epoca actual
Las florituras propias del lenguaje de la epoca convierten la lectura en un relato mas que agradable, en algunos momentos algo recargado, pero justificable,
La historia gira en torno a Tess, hija mayor de una familia de estancieros, que por azar se entera que su ascendencia es noble, pero muy venida a menos, dando lugar a la serie de eventos que pasando por un intento de reclamar sus privilegios ante quienes los ostentan en su época, hacen uso de tess como un instrumento , contra su voluntad,para este objetivo, a partir de esto se cierne sobre Tess, eso que se denomina destino,
A pesar de ello Tess intenta colocar por sobre ello su voluntad y deseos, que se ven una y otra vez refrenados, por su condicion femenina, por su pobre educacion y por su humilde procedencia,
Todo lo anterior se interpone entre ella y sus deseos, su amor, sus intenciones,
A modo de interpretacion, dire que todo se maneja con doble moralidad, regido mas por la apariencia y conveniencia que por el libre albedrio, y todo intento de emancipación natural es retenido, por la religion, la creciente industrializacion y el “ desarrollo “ de la sociedad, manifestada en frases muy especificas, tal cual cuando la madre de Tess le menciona, “ las mujeres no deben ser cuidadas, para eso leen ahora libros para saber,” o la busqueda de un mejor destino por parte de Angel Clare, eventual esposo de Tess, en el Brasil. Y la madre de el mismo , que para ponderar a Tess pregunta si acude a los oficios dominicales.
Ilustrador de la intencion de Tomas Hardy, de oponerse a tal moral victoriana es el devenir de Tess que de la Inglaterra rural, pasa a aldeas, cruza ciudades y termina su periplo en Stonhenge, como una manifestacion pagana,,,,
A destacar el esbozo de sexualizar la novela de parte de Mr Hardy, lo que llevo esta novela a ser censurada en su epoca,
Por cierto citada varias veces por E.L. James, en su trilogia de “Sombras de Grey
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
Citas y frases (32) Ver más Añadir cita
EmilianoPDEmilianoPD04 December 2022
No era Ángel el único en descubrir que la magnitud de las vidas estriba, más que en sus cambios y movimientos exteriores, en sus experiencias subjetivas. El aldeano impresionable lleva una vida más amplia, henchida y dramática que un rey de sentidos obtusos.
Comentar  Me gusta         40
EmilianoPDEmilianoPD04 December 2022
A veces, su caprichosa fantasía acentuaba los fenómenos físicos que la circundaban, hasta el punto de imaginarse que eran episodios de su misma historia. Y no era que lo creyera, sino que lo eran con toda realidad, pues este mundo es sólo un fenómeno psicológico y lo que eso parecía, lo era. Las brisas y ventoleras de la medianoche, gimiendo por entre las apretadas yemas y la corteza de las ramas invernales, eran voces de amargo reproche. Un día de lluvia era la expresión de un dolor sin consuelo ante su debilidad en el alma de algún vago ser ético al que ella no podía clasificar resueltamente como al Dios de su niñez, sin que pudiera explicarse tampoco quién sino Él pudiera ser.
+ Lire la suite
Comentar  Me gusta         00
EmilianoPDEmilianoPD04 December 2022
Yo no sé nada de fantasmas, pero lo que sí sé es que nuestras almas pueden abandonar los cuerpos en vida. [...] Ya lo creo. ¡Como que es muy fácil sentir cómo sale, el alma! —continuó Tess—. No hay más que tenderse por la noche en el campo y mirar fijamente a cualquier lucero, y si lo hace usted así un ratito notará que su alma está a cientos y cientos de miles de leguas de su cuerpo y le parecerá como si éste no le hiciera la menor falta.
+ Lire la suite
Comentar  Me gusta         00
EmilianoPDEmilianoPD04 December 2022
Una suerte de halo luminoso, de resplandor de ocaso abrillantaba su vida entonces. Sus trabajos y molestias, todas sus desabridas realidades cobraban una como impalpabilidad metafísica, pasando a ser meros fenómenos mentales para una serena contemplación, dejando de ser opresiones torturadoras del cuerpo y el alma.
Comentar  Me gusta         00
EmilianoPDEmilianoPD04 December 2022
¿Quién era el hombre moral? O por mejor decir, ¿quién era la mujer moral? La belleza o fealdad de una persona radica no sólo en sus acciones, sino también en sus impulsos y designios; la verdad de su historia no estriba en las cosas que hace, sino en sus objetivos e impulsos.
Comentar  Me gusta         00
otros libros clasificados: Literatura clásicaVer más
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Bookshop ORGCasa del libroAmazon ESAgapea





Test Ver más

Cuánto sabes sobre la literatura clásica

Es un poema épico griego compuesto por 24 cantos, atribuido al poeta griego Homero. Narra la vuelta a casa, tras la guerra de Troya, del héroe griego Ulises

La Divina Comedia
La Ilíada
La Odisea

10 preguntas
86 lectores participarón
Thèmes : Literatura clásicaCrear un test sobre este libro